Headlines

Cuál es el dolor más fuerte que puedes llegar a sentir

Algunas personas dicen que la vida es un dolor. Esas personas son optimistas: la vida no es un dolor, son muchos dolores, en plural: el dolor de muelas, el dolor de espalda, el dolor que se siente tras una ruptura, el dolor de ver a tus padres envejecer y morir, el dolor de ajustar tus expectativas de vida a la baja, el dolor de estómago, el dolor de cabeza, el dolor que no se sabe de dónde proviene: hay un millar de cepas diferentes, de las cuales experimentarás un porcentaje nada despreciable antes de tu muerte (probablemente dolorosa).
Pero, ¿cuál de estos dolores, si limitamos las cosas a lo físico, duele más? Para descubrirlo, preguntamos a varios doctores e investigadores del dolor, cuyas respuestas retorcieron y problematizaron el concepto mismo del dolor, y la función biológica del dolor.

David C. Yeomans

Profesor Asociado, Anestesiología, Perioperatorio y Medicina del Dolor, Universidad de Stanford.
El tipo de dolor que muchas personas consideran el peor es algo llamado neuralgia del trigémino.
El nervio trigémino proporciona toda la información del dolor de la cabeza y la cara. Si tienes dolor en una muela, dolor en la cara, dolor en los ojos, lo que sea, está entrando por este nervio trigémino. Y lo que sucede en algunas personas es que un vaso sanguíneo se dilata o se hipertrofia, y empuja el nervio trigémino. A menudo, los pacientes describen el dolor resultante como un rayo que golpea el lado de la cara. Los ataques no duran mucho, tal vez hasta dos minutos, pero alguien podría tener cientos de estos dolores en un día, provocados por una estimulación muy leve: una ráfaga de viento frío, por ejemplo, o cepillarse los dientes o afeitarse. Muchas veces, las personas con neuralgia del trigémino dejan de cepillarse los dientes por esa razón, por lo que tienen problemas dentales.
Los especialistas en dolor usan algo llamado escala numérica del dolor para calificar el dolor de un paciente. La escala va de 0 a 10, y prácticamente todas las personas con neuralgia del trigémino calificarán su dolor como 10, el peor dolor imaginable.
Es hasta cierto punto tratable: hay un medicamento llamado tegratol diseñado para la epilepsia que ayuda a muchas personas, al menos al principio. Pero tiene efectos secundarios que la gente odia: baja un poco tu coeficiente intelectual y te deja distraído y un tanto disfórico.
También hay dos tipos diferentes de cirugías que algunas personas terminan recibiendo. En uno de ellas, entran y abren el cráneo y ponen una pequeña almohadilla entre el nervio y el vaso sanguíneo. La liberación generalmente es inmediata, pero algo así como el 50% de los pacientes necesitan repetir la operación. En otra, los pacientes reciben radiación ionizante muy concentrada, dirigida hacia un sitio profundo del cuerpo, con frecuencia en la cabeza, para cocer el sistema. Por lo general, eso también ayuda, pero lleva un tiempo que funcione.
Muchas madres dirán que el parto es el peor dolor que jamás han experimentado, y generalmente lo es. Pero alguien que tuvo un bebé y luego tiene neuralgia del trigémino en algún momento posterior de su vida, te dirá que la neuralgia del trigémino es peor.

Theodore Price

Investigador principal del Grupo de Investigación de Neurobiología PAIN y Profesor de Ciencias del Cerebro y del Comportamiento en la Universidad de Texas, Dallas.
Creo que el peor tipo de dolor físico es el que sientes que no puedes controlar. Es un gran problema para las personas con dolor crónico intratable, ya que a menudo fue causado por una lesión que se curó hace mucho tiempo, pero no hay signos de que el dolor haya disminuido.
Una forma común en la que puede ocurrir este tipo de dolor crónico es cuando alguien tiene un accidente automovilístico y se rompe una extremidad. Esa lesión traumática también puede aplastar un nervio y el aplastamiento del nervio causa dolor neuropático. Todo se cura pero la lesión en el nervio causa dolor neuropático que nunca se resuelve.
Otro ejemplo cada vez más común es la quimioterapia contra el cáncer. Un paciente recibe quimioterapia y esta mata el cáncer, pero la toxicidad de la quimioterapia es una neuropatía que no desaparece cuando la quimioterapia se detiene. El paciente está curado de cáncer, afortunadamente, pero tiene ardor en las manos y los pies durante años después de la quimioterapia.
Este tipo de dolor es devastador para la calidad de vida y la función básica de la gente. Pocas personas se dan cuenta de que entre el 7 y el 10% de la población sufre este tipo de dolor crónico de “alto impacto”. Desafortunadamente, este tipo de dolor también es extraordinariamente difícil de tratar.

Mohab Ibrahim

Profesor Asociado de Anestesiología y Farmacología y Director de la Clínica del Dolor Crónico de la Universidad de Arizona.
Muchas personas, cuando cumplen ciertos criterios y no podemos controlar su dolor, entran en la categoría de la fibromialgia. Y la fibromialgia es notoriamente difícil de manejar. No imposible, solo difícil. Los síntomas pueden variar de persona a persona: dolor difuso, principalmente, pero también depresión.
Desde un punto de vista físico, el peor dolor es probablemente el dolor sin un diagnóstico conocido: cuando haces todas las pruebas y todas salen negativas.
La psicología juega un papel importante en este tipo de dolor, y los problemas psicológicos a menudo también pueden manifestarse como dolor. Una forma de tratarlo es introducir a los pacientes la idea de que su dolor podría provenir de otra fuente no física. Otra es involucrar a los psiquiatras en los tratamientos. Pero es difícil tratar algo cuando no sabes qué tratar.

James McAuley

Científico investigador sénior y líder de grupo en Neuroscience Research Australia y actual presidente del grupo del dolor de espalda de STREAM Health
Depende de quién lo esté experimentando.
A menudo, cuando las personas piensan en el peor tipo de dolor, esperan escuchar algo como “que te metan una aguja debajo de la uña”, algo traumático. Ese tipo de cosas pueden ser muy dolorosas, pero a menudo no duran mucho tiempo, y tendemos a medir el dolor por intensidad y duración. Es difícil decir que algo así sea más doloroso que el dolor de espalda crónico, por ejemplo.
Pero tratar de determinar el peor tipo de dolor también depende de qué pensamos que es el dolor y de cuál creemos que es el propósito del dolor.
El propósito del dolor es advertirnos sobre algo que amenaza nuestro cuerpo: se estimulan las células nerviosas, y nos advierten de que existe una amenaza. Se disparan hacia la médula espinal y luego hacia nuestro cerebro, y luego nuestro cerebro tiene que interpretarlos, en función del contexto.
Hace unos años, un buzo de la Marina de Australia que estaba practicando buceo en el puerto de Sydney sintió un trozo de madera flotando a su lado y contra su pierna. Le molestaba un poco, así que lo apartó. Pero se dio cuenta de que no podía usar su mano. Y luego pensó: “Bueno, tal vez no sea madera flotante”. Y luego miró hacia abajo y vio que toda su pierna estaba dentro de la boca de un tiburón. Su mano también estaba dentro de la boca del tiburón. Y dijo que una vez que vio eso, experimentó el dolor más intenso que puedas imaginar.
¡Sus terminaciones nerviosas gritaban peligro! Pero en su cerebro, aún no creía haber sido mordido por un tiburón. Eso nos dice algo sobre el dolor: su relación no solo con lo que ocurre en tu cuerpo, sino con cómo tu cerebro procesa esa señal. Si procesa esa señal como muy amenazante, eso determinará la cantidad de dolor que experimentas.
La mayoría piensa que el dolor nos dice lo que está sucediendo en nuestros cuerpos: las personas que tienen dolor de espalda, por ejemplo, podrían pensar que tienen un disco deslizándose o que sus vértebras se están agrietando. Pero en realidad, están experimentando dolor porque se sienten inseguros y, a menudo, muchos de estos pensamientos empeoran el dolor. Y ahí es donde estamos en la ciencia moderna del dolor, en términos de pensar por qué las personas experimentan dolor durante mucho tiempo cuando debería haber desaparecido: no es que estén en peligro, es que sus cerebros han cambiado el procesamiento de la información.

Erin Young

Profesor Asistente y Director Asistente del Centro para el Avance en el Manejo del Dolor de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Connecticut.
En mi opinión, el “peor” tipo de dolor es el dolor crónico. El dolor agudo, por ejemplo, por un hueso roto, o el trabajo de parto o el dolor de un postoperatorio puede ser severo, pero el dolor agudo generalmente ofrece información sobre la condición del cuerpo y es transitorio, lo que significa que cuando la lesión o el daño se resuelva va a desaparecer.
El dolor crónico, por otro lado, es un dolor que no se resuelve cuando la lesión o el daño se ha curado. Es mucho más difícil desde el punto de vista médico: los opioides y otros medicamentos tradicionales son en gran medida ineficaces y el dolor crónico se asocia con altas tasas de depresión, ansiedad y discapacidad, junto con una calidad de vida reducida. El dolor agudo es desagradable (incluso en extremo), pero el dolor crónico es sufrimiento.

Steven Harte

Director de Ciencia Sensorial en el Centro de Investigación del Dolor Crónico y la Fatiga de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, donde estudia los mecanismos cerebrales del dolor crónico.
Esta pregunta parece relativamente simple y directa, pero en realidad es bastante compleja y no hay una respuesta correcta.
El dolor es subjetivo, y la forma en que se experimenta difiere mucho entre individuos. Algo que puede ser doloroso para una persona puede no ser doloroso (o tan doloroso) para otra. Por lo tanto, la respuesta más precisa a la pregunta “¿Cuál es el peor tipo de dolor físico?” puede ser que depende de a quién le preguntes.
Vemos estas diferencias individuales cuando medimos la sensibilidad al dolor en el laboratorio. Por ejemplo, muchas personas encuentran sumergir su mano en agua helada muy doloroso y la retiran casi de inmediato, pero otros no lo hacen y mantienen su mano bajo el agua durante mucho más tiempo.
Muchos factores contribuyen a esta variabilidad, incluida la genética, el funcionamiento del sistema nervioso, el historial de consumo de drogas y las experiencias dolorosas previas, así como las expectativas sociales y culturales. El contexto en el que ocurre un evento doloroso también es crítico, ya que el contexto ayuda a definir los significados y las consecuencias asociadas con el dolor. Por ejemplo, el dolor de parto y el dolor de un accidente traumático pueden ser graves, sin embargo, el primero es un aspecto anticipado de la maternidad y generalmente se asocia con un resultado positivo, lo que lo hace más tolerable y menos desagradable que el segundo en la mayoría de los casos.
Dejando a un lado las diferencias individuales, se han identificado ciertas características que amplifican el proceso del dolor. El dolor prolongado, inevitable e impredecible se asocia con más sufrimiento y una calidad de vida más baja que el dolor que es breve, evitable y anticipado. Por estas razones, el dolor crónico mal controlado que puede durar muchos años, como el asociado con la artritis o el daño nervioso, y el dolor asociado con la tortura, son ejemplos de lo que muchos considerarían los peores tipos de dolor.

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes