Headlines

Antes todos querían saber cómo vivían los ricos: las redes sociales agotaron la curiosidad, y la admiración


Cuando el exceso de visibilidad en las redes sociales suplantó a la imaginación sobre cómo vivían, los ricos perdieron interés para los usuarios más jóvenes.
Cuando el exceso de visibilidad en las redes sociales suplantó a la imaginación sobre cómo vivían, los ricos perdieron interés para los usuarios más jóvenes.
La cuestión de la opulencia se convirtió en el tema que logró rasgar la amabilidad permanente en los debates demócratas. “Los multimillonarios no deberían elegir al próximo presidente de los Estados Unidos en sus cavas”, dijo la precandidata a la presidencia Elizabeth Warren. Fue un golpe directo contra Pete Buttigieg, el rival que la sigue en el cuarto lugar de las encuestas —los dos primeros son para el ex vicepresidente Joe Biden y el senador Bernie Sanders— quien había estado en una fiesta de recaudación de fondos que organizaron para él Craig y Kathryn Hall —precisamente en la lujosa cava de su propiedad, iluminada por una araña hecha de un tronco de árbol y cristales Swarovski—, ricos e históricos donantes de California.












La cava donde Craig y Kathryn Hall ofrecieron una fiesta para la campaña de Pete Buttigieg.
La cava donde Craig y Kathryn Hall ofrecieron una fiesta para la campaña de Pete Buttigieg.
El millennial Buttigieg, curiosamente —o no tanto, dado que a la senadora de Massachusetts y a Sanders les va mucho mejor con ese segmento de votantes que al propio joven candidato—, quedó mal parado. Según la columnista Amanda Mull, se debe a que no comprendió el cambio en la perspectiva de las nuevas generaciones sobre los millonarios. Las redes sociales hicieron que los conocieran, los admiraran, los imitaran, los criticaran y finalmente se cansaran de ellos.
Actualmente, reveló una encuesta del Cato Institute, una fundación ubicada a la derecha del espectro político, los jóvenes sienten, en realidad, un resentimiento novedoso hacia los ricos. “Una ajustada mayoría (52%) de estadounidenses de menos de 30 años dijeron que ‘la mayoría’ de la gente rica del país hizo su dinero ‘aprovechándose de los demás’. En contraste, una gran mayoría de adultos mayores (65 años y más), un 72%, dijo que la mayoría de los ricos ‘se ganaron su dinero’ sin explotar a otra gente”.












Antes había que mirar programas y revistas especializados en ricos para saber cómo vivían.
Antes había que mirar programas y revistas especializados en ricos para saber cómo vivían.
La edad se corresponde exactamente con la injerencia de las redes sociales en la visión del mundo de los votantes de menos edad. “Hasta no hace mucho, a la gente trabajadora y de clase media se le ahorraban casi todos los detalles de la riqueza. Los estadounidenses sabían que los ricos existían, pero qué significaba eso, exactamente, en términos prácticos, quedaba en sombras”, escribió Mull en The Atlantic. “Si uno quería saber cuánto salían los trajes de un hombre rico o las joyas de su esposa, había que ir a una tienda departamental de lujo para averiguar. Si uno quería ver el interior de sus casas, tenía que comprar un ejemplar de Vanity Fair o Architectural Digest”.












El 52% de los menores de 30 años opinó que
El 52% de los menores de 30 años opinó que "la mayoría" de los millonarios hizo su dinero "aprovechándose de los demás", según una encuesta del Instituto Cato. 
Programas de televisión como Lifestyles of the Rich and Famous, y sus continuaciones, sus resurrecciones y sus imitaciones, tuvieron éxito durante más de una década como “un emocionante vistazo detrás del muro, y también como un testimonio de lo fuerte que era ese muro”, agregó. “Pero en los últimos años, las redes sociales han permitido que la gente común pueda observar la vida cotidiana de los millonarios mucho más de cerca que antes”.
Según Mull, la década de 2010, que termina ahora, durante la cual las redes sociales se consolidaron como regentes de la cultura y la comunicación, reveló que “mucha gente rica simplemente había estado esperando la oportunidad de contarle al mundo sobre sus bienes, y estaba preparada para hacerlo en gran detalle”. Citó el tumblelog Rich Kids of Instagram, por ejemplo, que en 2012 se volvió viral con publicaciones de los herederos de las computadoras Dell (fotografiados en un avión privado) o los hermanos Morton (en un yate), hijos del fundador de Hard Rock Cafe. “A los millennials que habían nacido en cuna de oro les faltaba la discreción que sus padres podrían haber preferido, y querían probarse en el todavía novedoso 'Gram”.












En los últimos años, las redes sociales han permitido que la gente común pueda observar la vida cotidiana de los millonarios mucho más de cerca que antes. (Shutterstock)
En los últimos años, las redes sociales han permitido que la gente común pueda observar la vida cotidiana de los millonarios mucho más de cerca que antes. 
Con los años la riqueza online se convirtió en una carrera en sí misma —comenzaron a surgir las estrellas de YouTube— y también en una creciente inspiración de memes. "En las generaciones anteriores, las jóvenes ricas interesadas en la moda podrían haber hecho pasantías de lujo en algunas revistas; ahora muchas de ellas se convierten en influencers de Instagram y promocionan ante millones de seguidores el estilo de vida que las recibió en el mundo. En TikTok, una nueva generación de jóvenes ricos se dedica a jactarse de las casas, los automóviles y los helicópteros de sus padres, con la consigna rich-boy check”, describió Mull.
Si bien al comienzo las respuestas combinaron en igual medida fascinación y rechazo —"muchos clicks y likes, y chistes sobre la guillotina"—, a medida que la sorpresa dejó lugar a la costumbre, la perspectiva cambió. Muchos millennials endeudados para pagar sus estudios universitarios, afectados por la crisis del 2008 que los privó del acceso a un hogar propio (algo que parecía casi un hecho natural de trabajar para las generaciones anteriores en los Estados Unidos) y complicados por el aumento del nivel de vida mientras los empleos se volvían más inestables y peor pagos, se cansaron de los millonarios.












De la fascinación a los memes, los millennials cambiaron su perspectiva sobre los millonarios. (Shutterstock)
De la fascinación a los memes, los millennials cambiaron su perspectiva sobre los millonarios. 
El aumento de la desigualdad y el alejamiento del 1% más rico a una cima cada vez más distante hizo el resto: “Cuando uno está esperando el autobús para ir a su segundo empleo y mira fotos de adolescentes que toman su helicóptero hacia los Hamptons, puede ser difícil aferrarse a la antigua idea de la meritocracia estadounidense”, resumió The Atlantic. “Internet levantó el velo, y ahora todo el mundo sabe lo que se escondía detrás”.

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes