Headlines

Europa necesita al menos ocho plantas de baterías para el carro eléctrico

Que Europa necesita ponerse las pilas se ha convertido en un tópico y más cuando se habla de baterías, el elemento fundamental para el desarrollo del coche eléctrico. 
Según los cálculos de la Comisión Europea, Europa necesitaría al menos entre ocho diez gigafactorías para intentar plantar cara a la hegemonía asiática, en particular de China. “Hemos perdido el primer tren y ahora se trata de ser fast fowollers, aprendiendo incluso de los errores que han cometido los que ahora son líderes, pero no va a ser fácil competir con ellos”, dice Mikel Lasa, consejero delegado de InnoEnergy para la península Ibérica.
Se habla de gigafactorías (fabricación de una capacidad de almacenamiento de un millón de kilowatios), porque las inversiones son tan elevadas que sólo con un gran volumen pueden rentabilizarse. Así se lo ha planteado Tesla en Estados Unidos para la planta de Nevada que construye junto con Panasonic.
De momento, Asia concentra todas las fábricas de baterías del mundo. Panasonic es aún el primer productor, pero las empresas chinas sumadas se han encaramado al liderazgo desbancando tanto a japoneses como a surcoreanos.

Han pasado dos años desde que el vicepresidente de la Comisión, MarošŠefcovic, lanzara el proyecto de la Alianza Europea de las Baterías


Europa intenta acelerar ahora, dos años después de que el vicepresidente de la Comisión, Maroš Šefcovic, lanzara el proyecto de la Alianza Europea de las Baterías, un idea que en aquellos momentos llegó a interpretarse como un nuevo Airbus, ceñido en este caso a las baterías. El primer paso se ha dado en Suecia, donde ha empezado a funcionar una línea piloto de lo que debería ser la primera gigafactoría europea. Un proyecto de unos 3.000 millones de euros, que está construyendo Northvolt, una compañía sueca liderada por dos exdirectivos de Tesla en la que InnoEnenergy ha invertido ya 6 millones de euros y tiene una participación minoritaria. En paralelo, Northvolt ha firmado un acuerdo con Volkswagen para crear el European Battery Union (EBU), un consorcio en el, junto a otras empresas e institutos, prevé impulsar la investigación para acelerar el desarrollo de las baterías para vehículos eléctricos en Europa. Ese rol de aceleradora es que también está desempeñando InnoEnergy.
La compañía nació en el 2010 tras ganar un concurso de del Instituto Europeo de Tecnología (EIT, por sus siglas en inglés), encargado de vehicular fondos europeos hacia negocios identificados como prioritarios, entre ellos las energías renovables y las baterías.
“La Comisión está empujando mucho y los estados se están moviendo”, explica Mikel Lasa. Alemania ha anunciado que destinará 1.000 millones para poder disponer de alguna de las fábricas europeas. Francia ha comprometido 700 millones e Italia, lo está estudiando.
“Son proyectos de interés estratégico y eso significa que con ellos las normas de competencia son más laxas. Se permiten ayudas públicas hasta la fase de comercialización, no sólo en la investigación”, añade.

El presidente de SeatLuca de Meo, reconoció que en estos momentos es difícil que la planta de Martorell fabrique vehículos eléctricos


Pero aun así las inversiones requeridas son tan grandes que Alemania ha reconocido que por sí sola no puede asumir el despliegue europeo y busca una alianza con el gobierno francés para compartir costes. En España, no se ha ido por el momento más allá de las declaraciones públicas. La ministra de Industria, Reyes Maroto, asegura que batallará por una fábrica de baterías, pero sin mayor concreción. “Ayudaría mucho”, dijo el presidente de SeatLuca de Meo, en la reciente presentación de resultados, cuando reconoció que en estos momentos es difícil que la planta de Martorell fabrique los vehículos eléctricos de Seat.
“Las baterías se transportan mal, son pesadas y además requieren de un transporte especial para evitar incendios”, argumenta Lasa. Es uno de los sectores que, junto con la ciberseguridad, va a movilizar los mayores volúmenes de inversión en los próximos años. Diversos estudios cifran que el negocio alcanzará los 250.000 millones de euros en el año 2025, incluyendo toda la cadena de valor, desde la extracción de materias primas, la transformación de las mismas, la fabricación de celdas y módulos, el software de gestión y el reciclado. Son cálculos referidos a las baterías de ion-litio, que son las dominarán en los próximos diez años en el vehículo eléctrico, aunque se está avanzando con otras tecnologías, como baterías de sodio.

El elemento diferencial que quiere imprimir Europa es la sostenibilidad


El elemento diferencial que quiere imprimir Europa es la sostenibilidad, que al mismo tiempo juega en su contra debido a los mayores costes en innovación que debe asumir frente a China. Desde el punto de vista medioambiental, todo el proceso plantea grandes dudas. “Ahora la extracción de materias primas se hace de forma muy poco sostenible social y medioambientalmente, la fabricación requiere mucha energía y el reciclado es complicado”, señala Lasa.
En una Europa escasa en materia prima, España destaca con una importante mina de litio en Cáceres. Se encuentra muy cerca de la capital y su explotación se plantea a cielo abierto, lo que ha desencadenado fuertes protestas de las organizaciones ecologistas.
El reciclado suscita también un gran debate. Algunos opinan que lo mejor es reciclar los materiales. Otros se decantan por la reutilización: cuando con el uso de los vehículos se hayan agotado en un 80% podrían tener otra vida, por ejemplo para aplicaciones estacionarias en la vivienda. Tesla y Nissan están trabajando en ello. Y bajo el paraguas de InnoEnergy, BeePlanet Factory, una start-upde Navarra, ha llegado a un acuerdo con Nissan para abordar esta vía.

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes