Headlines

Miles de personas se congregan en la Basílica de Higüey por el día de la Virgen de la Altagracia

Higüey
Desde ayer miles de personas acudían al santuario de la Virgen de la Altagracia para orar y pedir que haga realidad sus deseos y los de otros, ante un ambiente de desorden y arrabalización imperante en sus alrededores.
Bajo ese ambiente se espera que hoy el presidente Danilo Medina asista a las 10:00 de la mañana a la Basílica de Higüey para participar en la tradicional misa del Día de la Virgen de la Altagracia, protectora del pueblo dominicano.
No obstante, aparte de las personas que se conglomeraron en el sitio santo para palpar la imagen de la virgen en víspera de su día, cientos de vendedores y pedigüeños se apostaron adentro y afuera del templo para aprovechar la asistencia de los devotos.
En los jardines de la Basílica, muchos habían levantado casitas de campaña desde hacía varios días a fin de que la Virgen de la Altagracia les cumpliera el milagro tan anhelado. Otros por el contrario, ocuparon las aceras del recinto con cantinas y vasos de aluminio que remeneaban para mendigar con el sonido de las dádivas.
Velones, relojes, comida, vestimentas y otras prendas estaban a la venta como si de un mercado se tratara; además, los conflictos no se hicieron esperar.
Entre los repartidores de limosnas, estaban aquellos que también daban comida a los mendigos. Uno de ellos ofreció un pedazo de pan a una mujer y a continuación lo lanzó al piso y vociferó: “A mí dame dinero viejo del diablo, no me dé comida”.
Mientras que dos haitianos fueron apresados por los agentes de la Policía Nacional porque supuestamente uno de ellos intentó robarle a otro vendedor que estaba en el lugar. Los uniformados detuvieron a los individuos ante la mirada de los curiosos que de inmediato los rodearon para que no puedieran escapar.  
También se suscitaron dimes y diretes entre los mendigos que se robaban entre ellos mismos al primer descuido. Por ejemplo, a un señor inválido que estaba sentado en el contén de la acera, otro tomó su monedero y se escabulló entre la multitud ante los gritos de impotencia del agraviado.
Y así transcurrió la jornada de ayer; entre esperanzas de posibles milagros que se cumplirán y decepciones de realidades actuales.
Historia que contar
Claudine Jane carga a su hija de dos años de edad y junto a su otro hijo de cinco años que la sujeta de su vestido, se persigna ante la Basílica y pide a la Virgen de la Altagracia que a su familia llegue el dinero que tanto necesitan.
Ella huyó de Haití hace 5 años en momentos que se encontraba embarazada, según sus propias palabras; “porque allí se estaba muriendo de hambre y necesitaba otra vida”, por lo que dio a luz al varoncito en el Gran Santo Domingo, donde actualmente vive y tuvo a su otra niña.
Desde entonces ha mantenido a sus retoños pidiendo dinero en las avenidas de la capital, y cada año visita la Basílica para ver si algún día la protectora del pueblo dominicano le cumple su deseo.
“Mi esposo está en Haití porque se cayó de una construcción y no puede caminar, él no puede ayudarme y por eso yo tengo que estar aquí, porque en Haití yo no puedo mantenerlos”, explica Jane.




La Virgen de la Altagracia es la Protectora del Pueblo Dominicano (por confusión, muchas personas piensan que es la Patrona del país; la Virgen de las Mercedes es la Patrona de la República Dominicana).
Su devoción, por parte de la población católica, se inició en el país durante el período colonial, de donde pasó a otras regiones de América.
El 12 de mayo de 1512 es erigida en parroquia la villa de Salvaleón de Higüey por el obispo de Santo Domingo, García Padilla.
Para esa época, se instalaron en Higüey los hermanos Alonso y Antonio de Trejo, naturales de Plasencia, en Extremadura (España), quienes fundaron un trapiche para producir azúcar. Al mudarse estos hermanos a la villa de Higüey, trajeron consigo la imagen de la Virgen de la Altagracia y, más tarde, la ofrecieron a la parroquia para que todos pudieran venerarla.
En su relación del año de 1650, el canónigo Luis Gerónimo de Alcócer dice:
“La ymagen miraculosa de nuestra Señora de Alta Gracia está en la villa de Higüey, como treynta leguas desta Ciudad de Santo Domingo; son innumerables las misericordias que Dios Nuestro Señor a obrado y cada día obra con los que se encomiendan a su Santa ymagen: consta que la trayeron a esta ysla dos hidalgos naturales de Placencia en Extremadura, nombrados Alonso y Antonio de Trexo que fueron de los primeros pobladores desta ysla, personas nobles como consta de una cédula del Rey Don Felipe Primero, año de 1506, en que encomienda al Governador desta Ysla que los acomode y aproveche en ella, y aviendo esperimentado algunos milagros que avia hecho con ellos la pusieron para mayor veneracion en la yglesia parroquial de Higüey, adonde eran vecinos y tenían haciendas.
Parece que no quiere Dios Nuestro Señor que salga de aquella villa, porque a los principios embiaron por ella el Arzobispo y cabildo de la Cathedral y se desapareció de vn arca adonde la traian cerrada con veneración y cuidado y el mesmo tiempo se apareció en su yglecia de Higüei adonde solia estar; está pintada en un lienzo muy delgado de media vara de largo y la pintura es del nacimiento y está Nuestra Señora con el Niño Jesús delante y San Joseph a sus espaldas.
Y con aver tanto tiempo tiene muy vivos los colores y la pintura como fresca; van en romería a esta santa ymagen de Nuestra Señora de Alta Gracia de toda ysla y de las partes de las Indias que están más serca y cada día se ven muchos milagros que por ser tantos ya no se averiguan ni escriven, algunos en señal de agradecimiento, los hacen pintar en las paredes y otras parte de la yglecia y con ser los menos ya no ay lugar para más; son muchas las lismosnas que se hacen a esta santa yglesia y así está bien proveída de ornamentos y tiene muchas lámparas de plata delante de su santa ymagen”.
Desde principios del siglo 17, y quizás poco antes, la devoción por la Virgen de la Altagracia pasó a Puerto Rico, específicamente a Coamo.
Los viajeros que se trasladaban desde la Isla de Santo Domingo a Puerto Rico lo hacían por el "puerto del Higüey" (Boca de Yuma) y atravesaban el Canal de la Mona para llegar al puerto de San Germán.
Por temor a los piratas que frecuentaban estos mares y mientras esperaban barcos en el "puerto del Higüey", los viajeros acudían al santuario de la Virgen de la Altagracia en la villa de Higüey, implorando su protección contra los peligros del mar y de los piratas.
Antonio Cuesta Mendoza escribe en el tomo II de su Historia Eclesiástica de Puerto Rico: "De muy antiguo debió haver devotos en esta advocación pues ya para el 1647 le habían erguido una ermita particular [en la villa de San Blas de Coamo]".
De hecho, hay evidencia de que esta capilla ya estaba construida para el año 1622, o posiblemente desde antes.
En 1690, los españoles encabezados por Antonio Miniel invadieron el territorio del Oeste y el 21 de enero derrotaron a los franceses en la histórica batalla de la Sabana Real de la Limonade, pereciendo el gobernador francés Cussy en la acción y retirándose luego los españoles a Santiago.
Como las tropas procedentes del Este de la isla elevaron sus plegarias a Nuestra Señora de la Altagracia la víspera del combate, al verse triunfantes iniciaron la celebración de su fiesta religiosa en ese día (21 de enero), en vez del 15 de agosto, costumbre que se ha mantenido a través de las generaciones hasta nuestros días.
En 1692 el arzobispo Isidoro Rodríguez Lorenzo escribió una carta dirigida “a todos los fieles cristianos, estantes y habitantes, vecinos y moradores de este nuestro arzobispado” en donde por primera vez aparece una autoridad eclesiástica aprobando como buena y válida la fiesta de los 21 de enero.
Higüey (República Dominicana)
Al pasar el tiempo, se perdió el conocimiento del origen de la imagen.
Fue el padre Gabriel Benito Moreno del Christo quien años después inventaría la leyenda del "Viejo, los Dos Ríos y del Sueño Misterioso", que el poeta y escritor Rafael Deligne recogió en su obra Encargo Difícil y por igual el escritor y también poeta Juan Elías Moscoso en su obra Chiquitica de Higüey.
Pero la leyenda surge debido a vacíos en la historia y, unida a los datos históricos, nos dan una percepción de lo que fue la realidad. La leyenda y la historia se complementan.
A principio del siglo 20, Monseñor Arturo de Meriño, Arzobispo de Santo Domingo, pidió a la Santa Sede la concesión de Oficio Divino y Misa Propia para el día de la Virgen de la Altagracia suplicando, además, que fuese como festividad de precepto los 21 de enero, ya que los 15 de agosto no se podía pues la Iglesia Católica celebraba en esa fecha el Misterio de la Asunción de la Virgen a los Cielos.
El pedimento fue aprobado y la concesión es efectiva para toda la Arquidiócesis de Santo Domingo. El 21 de enero fue declarado oficialmente día no laborable y de fiesta nacional en todo el territorio nacional durante el gobierno de Horacio Vásquez.
La imagen de Nuestra Señora de Altagracia tuvo el privilegio especial de haber sido coronada dos veces. El 15 de agosto de 1922, en el pontificado de Pío Xl, sobre el Baluarte 27 de Febrero o Puerta del Conde fue canónicamente coronada Nuestra Señora de la Altagracia, traída desde su Santuario de la Villa de Higüey, hasta la Capital de la República
El Papa Juan Pablo II, durante su visita al país, coronó personalmente el 25 de enero de 1979 a la imagen con una diadema de plata sobredorada, regalo personal suyo a la virgen.
La advocación de la Virgen de Altagracia es muy popular, concurriendo a su santuario todos los años numerosas romerías que van desde los más apartados confines de la isla a ofrendarle

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes