Headlines

Juicio a "El Chapo" Guzmán: el día que el capo de Sinaloa casi se accidenta en un avión y otras sorprendentes anécdotas relatadas en el juicio en Nueva York


ChapoDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionUn testigo del juicio contó una anécdota sobre un accidente de avión que sufrió Guzmán.

Joaquín "El Chapo" Guzmán despegó de Guadalajara rumbo a la ciudad de Durango a bordo de su Cessna 206 pilotado por Miguel Ángel Martínez. Pero cambió de planes en pleno vuelo.
Guzmán ordenó aterrizar en un pueblito con "una pista de tierra, corta", dijo Martínez este lunes como testigo cooperante del juicio a "El Chapo" por narcotráfico, que se desarrolla en Nueva York.
"Cuando empecé a aterrizar el avión, la hélice pegó con el suelo", agregó.
Guzmán permaneció "calmado", según Martínez, pero su guardaespaldas se enfureció por el peligro que acababan de pasar.
"Me quería matar", dijo el testigo.
Sostuvo que el Chapo tranquilizó a su guardaespaldas e indicó a Martínez que no quería que volara más aviones para él: "Me dijo que yo era un piloto muy malo".
Martínez pensó que era el fin de su relación laboral con Guzmán. Sin embargo, fue lo contrario. El Chapo le pidió que abriera una oficina en Ciudad de México para mejorar las relaciones con la policía, dijo, a través de sobornos.
Era marzo de 1987.

Eduardo Balarezo es uno de los abogados de "El Chapo".Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLa defensa de Guzmán se enfrenta a un total de 11 acusaciones que podrían valerle una cadena perpetua.

En los años siguientes, aseguró Martínez al jurado en Brooklyn, Guzmán le confió cada vez más responsabilidades que incluyeron comprar toneladas de cocaína en Colombia y enviarlas a Estados Unidos a nombre del Chapo y su cartel de Sinaloa.
Y, de paso, relató varias anécdotas sorprendentes de su vida en el mundo del crimen.

"Tienes que traer más que Amado"

Guzmán, de 61 años, está acusado de introducir más de 150 toneladas de drogas a EE.UU. como líder del cartel de Sinaloa. Si es hallado culpable, podría recibir cadena perpetua.
Pero el Chapo rechaza los cargos y sus abogados alegan que es apenas un chivo expiatorio y que el verdadero líder del cartel mexicano es Ismael "El Mayo" Zambada, que sigue prófugo y nunca fue a la cárcel.
La defensa cuestiona además la credibilidad de testigos cooperantes como Martínez, a quien en los alegatos iniciales del juicio describió como alguien que esnifaba cuatro gramos de cocaína por día y casi "perdió la nariz".

El Chapo GuzmánDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionGuzmán podría ser condenado a cadena perpetua.

Martínez cayó preso en 1998 y sobrevivió a intentos de asesinato en la cárcel de México. Fue transferido a EE.UU. bajo el programa de protección de testigos y se presentó en el juicio contra el Chapo bajo medidas especiales de seguridad.
El juez Brian Cogan prohibió a los dibujantes de la corte retratar su rostro.
Durante su testimonio, que se prevé que continúe este martes, Martínez dijo que en aquellos tiempos Guzmán le indicó que "el jefe de todos" en su incipiente organización era Juan José Esparragoza, alias "El Azul".
Pero añadió que, tras el arresto de Esparragoza en 1986, el Chapo pasó a manejar el día a día del cartel, que en los años siguientes pasó a tener más de 200 empleados, desde secretarias hasta pistoleros.
A pocos metros de Guzmán, que lo miraba de brazos cruzados desde el banquillo de los acusados, Martínez sostuvo que él mismo llegó a ser "un gerente" del cartel de Sinaloa.
Afirmó que a principios de la década de 1990 Guzmán sobornó a Guillermo González Caldernoni, un oficial de policía que terminó asesinado en Texas en 2003.
"Se le mandaron dos o tres veces cerca de 10 millones (de dólares) cada vez", dijo el testigo, ante preguntas del fiscal Michael Robotti.
Explicó que, a cambio, Calderoni pasaba al Chapo información de posibles investigaciones sobre él, lugares donde traficar droga con seguridad y hasta el paradero de enemigos.
Martínez dijo que Guzmán recibía entre dos y "más de 10" aviones por mes desde Colombia. Cada uno cargaba entre 650 y 800 kilogramos de cocaína para enviar a EE.UU.

La audiencia contó con un enorme despliegue de seguridad.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLas audiencias del Chapo en la corte de Brooklyn han tenido una seguridad reforzada.

En aquellos tiempos, sostuvo, Guzmán competía con Amado Carrillo Fuentes, alias "El señor de los Cielos", por ver quién movía más cocaína.
"Me dijo: 'tienes que traer más que Amado'", testificó.

"Guzmán quería jugar"

Una de las anécdotas que ofreció Martínez fue sobre su primera importación de cocaína desde Colombia hasta México para Guzmán, como guía del piloto en enero de 1987.
Después de pasar por Cancún, el piloto advirtió que faltaba gasolina para llegar al estado de Sonora, donde harían la entrega cerca de la frontera con EE.UU. Pero decidieron seguir, para evitar ser detenidos por la policía.
El primer motor se apagó minutos antes del aterrizaje. Luego el otro. El piloto logró controlar el avión. Y llegó a destino, con el cargamento de cocaína y otro sobresalto.

SinaloaDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionLas montañas de Sinaloa son el territorio preferido del cartel que lidera el Chapo.

"Se rompió el tren de aterrizaje, pero el avión quedó ahí, en medio de la pista", dijo Martínez, precisando que recibió US$25.000 de pago del Chapo.
Agregó que Guzmán lo llevó a una casa en la localidad fronteriza de Agua Prieta, donde cargaban droga en una camioneta de doble fondo.
Más tarde cruzaron a Los Ángeles, California, a comprar dos aviones por US$3 millones "para mover droga". Y, tras cerrar un negocio por dos o tres toneladas de marihuana, fueron a Las Vegas.
"El señor Guzmán quería jugar", explicó Martínez.

Dólares confiscados a presuntos miembros del cartel de Sinaloa.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEE.UU. intenta confiscar el dinero que acumuló Guzmán, pero se ignora dónde está.

El propio negocio del narco es una ruleta peligrosa.
El testigo contó que en una ocasión los pilotos de un avión con droga proveniente de Colombia "malinterpretaron" las instrucciones de tierra: "Se fueron a otra pista, aterrizaron y la policía los detuvo".
En el juicio a Guzmán se oyeron otras historias de película.
Otro testigo cooperante que integró el cartel de Sinaloa, Jesús "El Rey" Zambada, dijo este mes que un día un barco con 20 toneladas de cocaína de Colombia a México fue hundido por sus propios tripulantes, porque sospechaban que las autoridades los habían descubierto.
Y agregó que más tarde su hermano, "El Mayo" Zambada, recuperó la droga "usando buzos de profundidad".

Corte federal en Nueva YorkDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionSe cree que el juicio del Chapo podría durar cuatro meses.

Martínez indicó este lunes que Guzmán comenzó a usar barcos para llevar la droga a México después de que el policía González Caldernoni le advirtiera que EE.UU. había instalado en Yucatán una base de interceptación de aviones procedentes de Colombia.
Y detalló el procedimiento marítimo: los barcos pesqueros y mercantiles de los carteles colombianos se encontraban en un punto predeterminado de aguas internacionales del Pacífico con barcos pesqueros de Guzmán, que recibían las toneladas de droga y regresaban a México.
Pero ese procedimiento también tenía sus riesgos.
Martínez contó que entre 1991 y 1992, un barco enviado por el Chapo cargó 10 toneladas de cocaína desde otra embarcación colombiana. Pero cuando volvía a México, fue sorprendido por "uno de los huracanes más grandes que hubo en el Pacífico".
Primero escucharon pedidos de auxilio del capitán, intermitentes. Luego se perdió la señal. Y, según Martínez, fueron en vano los esfuerzos de Guzmán por recuperar la mercancía de unos US$170 millones, aunque envió cuatro jets a buscarla.
"Nunca más supimos del barco", dijo el testigo. "Ni de la tripulación, ni de la droga".

A uno lo quisieron matar por ser un fiscal honesto. A otro por ser un policía corrupto que ayudaba a enemigos. Y a otro por ser un narco problemático, que evitó darle la mano a Joaquín "El Chapo" Guzmán.
El testimonio de un exjefe del cartel mexicano de Sinaloa, Jesús Zambada, en el juicio contra Guzmán cobró un tono macabro este lunes en Nueva York, con el relato de varios planes de homicidios a sangre fría.
Zambada —el hermano de Ismael "El Mayo" Zambada, a quien el gobierno de Estados Unidos señala como líder del cartel de Sinaloa junto a Guzmán— atribuyó seis de esos crímenes a "El Chapo".
La defensa de Guzmán, que tiene 61 años y podría recibir cadena perpetua si es hallado culpable de enviar más de 150 toneladas de drogas a EE.UU., procuró sembrar dudas sobre la credibilidad de Zambada, que fue extraditado a Nueva York en 2012.
De cualquier modo, los detalles que emergieron en el tribunal de Brooklyn pintaron con una crudeza inusitada la violencia del narco que desangra a México desde hace años.
La defensa notó incluso que la mayoría de los testigos citados por Zambada en sus testimonios están muertos o presos, con las excepciones de él mismo y su hermano "El Mayo".
"Afortunadamente estoy vivo", dijo Zambada, también conocido como "El Rey" y quien también escapó de un intento de asesinato en el que una bala le rozó la cabeza.

"No agarraba dinero"

Uno de los homicidios descritos por Zambada tuvo como víctima a Rodolfo Carrillo Fuentes, un narco que había estado relacionado con el cartel de Sinaloa.
A Carrillo Fuentes lo asesinaron en 2004 cuando salía de un cine de Culiacán junto a su esposa, que también murió, y sus hijos, que sobrevivieron.





Pistola con iniciales de El Chapo GuzmanDerechos de autor de la imagenUNITED STATES ATTORNEY'S OFFICE
Image captionFoto de la pistola con las iniciales de "El Chapo" que la fiscalía de EE.UU. presentó como prueba en el juicio en Nueva York.

Zambada dijo que su hermano "El Mayo" le contó luego que unos días antes del homicidio había organizado una reunión entre Carrillo Fuentes y "El Chapo" para discutir diferencias que habían surgido.
Al fin del encuentro, Guzmán estiró la mano para estrecharla con Carrillo Fuentes, pero éste evitó el saludo. "El Chapo" se enfureció hasta el extremo que prometió "matar a Rodolfo", agregó.
Poco después fue asesinado en la cárcel Arturo Guzmán, hermano de "El Chapo". Y se desencadenó una guerra entre el cartel de Sinaloa y los Carrillo Fuentes.
Otro plan de homicidio descrito por Zambada tuvo como objetivo a José Luis Santiago Vasconcelos, que en 2005 lideraba la lucha antidroga en la Procuraduría General de la República (PGR) mexicana.





Corte federal en Nueva YorkDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionSe cree que el juicio del Chapo podría durar cuatro meses.

"Vasconcelos era un alto mando de la PGR, todo el mundo le tenía miedo porque se sabía que no agarraba dinero del narcotráfico", dijo el testigo, detenido en México en 2008.
Zambada atribuyó la idea de matar a Vasconcelos a "El Chapo" y dijo que le pidieron que ayudara a organizar el plan. Pero aseguró que, cuando lo localizaron, le dijo a Juan José Esparragoza, un jefe del cartel conocido como "El Azul", que se oponía.
"No me pareció justo que iba a haber muerte de civiles, gente inocente, y él (Vasconcelos) no era un policía que estuviera trabajando en contra de nadie", explicó.
Según el testigo, "El Mayo" estuvo de acuerdo y el plan nunca se concretó.
Después, supo que otros sicarios enviados por uno de sus socios del cartel de Sinaloa buscaban matar a Vasconcelos y fueron detenidos en Ciudad de México.
Vasconcelos murió finalmente en 2008 cuando el avión donde viajaba cayó en la capital, en lo que fue definido como un accidente.

"Algo muy triste"






Policía en el juicio de El ChapoDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionEl juicio al Chapo en Nueva York se realiza bajo un fuerte operativo de seguridad.

Zambada relató que la última vez que vio a "El Chapo" fue en 2007, en un encuentro en su refugio de las montañas de Sinaloa donde discutieron iniciar una guerra con los Beltrán Leyva, otrora aliados del cartel.
Y recordó que en encuentros previos allí llegaron incluso a practicar tiro al blanco con AK-47 y una bazuka de "El Chapo", quien además tenía una pistola con sus iniciales entre diamantes incrustados.
Contó que a mediados de 2005 surgieron planes para matar a Julio Beltrán, porque "no hacía caso, le decían las cosas y no entendía".
La paciencia se agotó cuando Beltrán bajó un cargamento de cocaína en Acapulco. Entonces, "El Mayo" y "El Chapo" decidieron matarlo, dijo Zambada.
Pero a su nuevo objetivo lo protegían policías de Durango y cuando lo atacaron se desató una balacera, agregó. Y contó que uno de sus sicarios le dijo luego que, acribillado por las AK-47, a Beltrán "le habían cortado la cabeza, que le había quedado colgando".
Uno de los abogados de Guzmán, William Purpura, recordó luego que Zambada había declarado en 2015 a autoridades estadounidenses que ese crimen era responsabilidad de su hermano "El Mayo", sin mencionar a "El Chapo".
El testigo admitió esa incongruencia, sin ofrecer más explicaciones. Está previsto que la defensa siga interrogando a Zambada este martes.
Algunos de los homicidios descritos por Zambada requirieron cuidados especiales.





El Chapo GuzmánDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl Chapo Guzmán enfrenta un juicio en Nueva York por el que podría pasar el resto de su vida tras las rejas.

Uno de ellos, a inicios de 2008, fue el asesinato de un comandante de la policía judicial de Sinaloa al que identificó como "Rafita", un sicario importante de Arturo Beltrán Leyva.
"Tenían poder para detener a quien sea y para desaparecerlos", justificó.
La cuestión es que "Rafita" solía estar rodeado de varios de sus hombres, por lo que diseñaron un plan para "hacerlo salir solo" de su casa.
Esperaron a que su hijo fuera a la escuela. Un sicario del cartel de Sinaloa frenó su auto repentinamente frente a la casa, haciendo sonar los neumáticos. Y otro sicario golpeó la puerta gritando que habían atropellado al niño.
"Entonces el 'Rafita' salió corriendo a buscar al niño y ahí lo mataron", relató Zambada. El niño, aclaró, ni se había enterado de lo que acababa de ocurrir y siguió rumbo a la escuela.
La guerra entre el cartel de Sinaloa y sus viejos aliados Beltrán Leyva costó "cientos" de vidas, dijo Zambada, con un asomo de remordimiento que evitó mostrar en otros relatos violentos.
"Era una guerra entre nuestra misma gente", dijo. "Se volvió algo muy triste".
El narcotraficante Jesús “el Rey” Zambada García testificó ayer en el juicio en Nueva York contra Joaquín “el Chapo” Guzmán, al que señaló como uno de los líderes principales del cartel de Sinaloa y explicó cómo en una ocasión le ayudó a escapar de las autoridades mexicanas.
“El Rey”, que fue detenido en México en 2008 y posteriormente extraditado a Estados Unidos, es hermano de Ismael “el Mayo” Zambada, a quien la defensa de Guzmán señala como el verdadero cabecilla del cartel de Sinaloa.
Según Zambada García, “el Chapo” y “el Mayo” eran “socios” y dirigentes principales de la organización, de la que él mismo fue un “sublíder” y principal responsable en Ciudad de México.














"El Chapo" Guzmán detenido
Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionGuzmán, de 61 años, enfrenta 11 cargos en el que es visto como el mayor juicio por narcotráfico de la historia de EE.UU.

La defensa de Joaquín "El Chapo" Guzmán mostró este martes su estrategia en el colosal juicio por narcotráfico que se celebra en Nueva York, al acusar a dos presidentes de México de recibir sobornos del cartel de Sinaloa y negar que su cliente lidere esa organización, como sostiene la fiscalía.
En su alegato inicial en la corte federal de Brooklyn, que pudo presenciar BBC Mundo, el abogado Jeffrey Lichtman señaló en cambio al mexicano prófugo Ismael "El Mayo" Zambada como el líder del cartel de Sinaloa y le atribuyó un poder oculto mucho mayor que el de Guzmán.
También afirmó que entre quienes han recibido sobornos millonarios de esa organización criminal figuran el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y su antecesor, Felipe Calderón.
El portavoz presidencial mexicano, Eduardo Sánchez, respondió poco después que las afirmaciones de Lichtman son "completamente falsas y difamatorias".
Y sostuvo a través de su cuenta en Twitter que el gobierno de Peña Nieto "persiguió, capturó y extraditó" a Guzmán, que fue enviado a Nueva York en enero de 2017.














Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Enrique Peña Nieto
Image captionLa defensa de "El Chapo" Guzmán aseguró que el presidente saliente de México, Enrique Peña Nieto, recibió sobornos del cartel de Sinaloa, pero Peña lo niega.

Calderón tuiteó por su lado que "son absolutamente falsas y temerarias las afirmaciones" del abogado de Guzmán.
"Ni él, ni el cártel de Sinaloa ni ningún otro realizó pagos a mi persona", agregó.
Guzmán, de 61 años, enfrenta 11 cargos en el que es visto como el mayor juicio por narcotráfico de la historia de EE.UU. y podría recibir cadena perpetua si es hallado culpable.
"Dinero, drogas, asesinatos y una vasta organización global de narcotráfico: eso es de lo que se trata este caso", afirmó el fiscal Adam Fels en su alegato inicial.

"No controlaba nada"

Lichtman, por su parte, comenzó su intervención advirtiendo al jurado que presentaría "un lado triste de esta historia que el gobierno de México y EE.UU. no quieren que escuchen".
  • Sostuvo que el sistema estadounidense también puede ser deshonesto y que "el gobierno mexicano ha estado hasta el día de hoy completamente corrupto".














Felipe CalderónDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl expresidente de México Felipe Calderón niega haber recibido sobornos de algún cartel.

"El actual y anterior presidentes de México recibieron cientos de millones de dólares en sobornos", dijo Lichtman, que en 2005 ganó renombre profesional al evitar la cárcel para John Gotti Junior, un exmiembro de la mafia de Nueva York.
Agregó que más autoridades mexicanas han recibido sobornos de Zambada, actualmente de 70 años y citado por la fiscalía de EE.UU. en la misma acusación contra Guzmán como otro líder del cartel de Sinaloa.
"'Mayo' los soborna hoy", dijo Lichtman. "No sólo nunca ha sido arrestado sino que continúa con esta organización multimillonaria en dólares".
También acusó a "El Mayo" Zambada de ser capaz de lograr que la policía y el Ejército de ese país "mate a quién quiera".
"Lo cierto es que (Guzmán) no controlaba nada; Zambada lo hacía", concluyó.

"El premio mayor"

Los alegatos anticipan que la estrategia de la defensa será intentar presentar a Guzmán como un engranaje del sistema corrupto del narco, en vez del líder sanguinario que presenta EE.UU.














Jeffrey Lichtman, abogado de "El Chapo".Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionJeffrey Lichtman, abogado de "El Chapo", señala al mexicano prófugo Ismael "El Mayo" Zambada como el verdadero líder del cartel de Sinaloa.

Lichtman dijo que su defendido creció en una zona pobre de México y se dedicó a plantar marihuana y amapola porque era su "única opción de supervivencia".
Calificó como un "mito" la afirmación de que "El Chapo" es el mayor narco del mundo. "Ni siquiera es el mayor narcotraficante de México", indicó.
Sostuvo que las dos veces que escapó de la cárcel lo hizo para evitar ser asesinado por rivales, y que la primera en 2001 fue responsabilidad de Zambada.
Lichtman sostuvo que el telón de fondo del juicio a Guzmán es la "guerra contra las drogas" y que EE.UU. es el país del mundo que consume más estupefacientes ilegales, en un negocio que "continúa como siempre" aunque Guzmán esté preso.
"El flujo de drogas nunca cayó durante este período", señaló.














Corte de Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption"El Chapo" está siendo juzgado en una corte de Brooklyn, Nueva York.

El abogado también preguntó por qué el gobierno de EE.UU. está dispuesto a ofrecer reducciones de sentencias y visas para permanecer en el país a quienes testifiquen contra Guzmán, aunque sean ellos mismos criminales.
"Porque la condena de 'El Chapo' Guzmán es el premio mayor con el cual los fiscales han soñado", continuó. "Han soñado con esto desde hace años".

"Sólo una colusión"

Los alegatos iniciales de Lichtman contrastaron como día y noche con los del fiscal Fels, que describió a Guzmán como un capo del narco y asesino despiadado que introdujo toneladas de drogas en EE.UU. entre 1989 y 2014.
"Vamos a probarles a ustedes, damas y caballeros, que él era un líder", afirmó Fels al jurado de 12 miembros instalado este martes, tras cambios de última hora porque dos integrantes pidieron la baja por razones médicas y laborales.
Guzmán siguió la exposición del fiscal en sala, a través de intérpretes sentados a su lado, sobre los que llegó a inclinarse levemente para escucharlos con atención. Vestía traje oscuro, camisa blanca y corbata a tono.
El fiscal aseguró que "El Chapo" inició su carrera vendiendo marihuana en México pero luego comenzó a exportar drogas a EE.UU. mediante túneles, lo que acortó los tiempos de entrega.














Plantones de marihuanaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa defensa de "El Chapo" dijo que este se había dedicado a vender marihuana porque no tenía otra opción de supervivencia.

Agregó que Guzmán construyó relaciones con los carteles colombianos, que le enviaban aviones repletos de cocaína a México a cambio de un porcentaje de las ganancias, y luego asumió control del transporte y la distribución en EE.UU.
Fels dijo que Guzmán "forjó una fuerte asociación" con Zambada como "líderes principales" del cartel de Sinaloa, que abrió una guerra con rivales en México para seguir creciendo.
El fiscal anunció que presentarán como evidencia videos, grabaciones de audio y mensajes de texto de "El Chapo" dando órdenes a subordinados, así como testigos que pertenecían a su círculo más próximo y cuya identidad permanece reservada.
Dijo que Guzmán "contrató o controlaba grupos de sicarios" para asesinar a rivales. "El propio Guzmán a veces hacía los disparos", agregó.
En particular, citó el asesinato de uno de sus primos por sospechas de que podría estar cooperando con las autoridades.






























Fels anticipó que con las pruebas que los fiscales presentarán en un juicio que puede durar hasta cuatro meses, el jurado tendrá "una y sólo una colusión: que el acusado es culpable".

Un jurado de siete mujeres y cinco hombres juzgará desde este martes en Nueva York a Joaquín el Chapo Guzmán, acusado por el Gobierno de EE.UU. de narcotráfico y de mantener una empresa criminal durante dos décadas como jefe del Cartel de Sinaloa, un proceso entre fuertes medidas de seguridad.
El juicio arrancó el pasado 5 de noviembre con la elección del jurado, que se realizó durante tres jornadas con escenas poco habituales, como el temor a ser asesinado de algunos candidatos o el hecho de que una persona fuese rechazada para ser miembro por pedir un autógrafo del Chapo.
Entre los integrantes del jurado, cuya edades oscilan entre 20 y 50 años, hay inmigrantes de Polonia, Etiopía y Asia, así como cuatro personas que hablan español -uno de los seis sustitutos también lo habla-, todos ellos aislados parcialmente y sometidos a fuertes medidas de seguridad, con orden del juez de no hablar del juicio.
El juez que preside el proceso en la corte federal de Brooklyn, Brian Cogan, decidió no tomarles juramento del cargo hasta este martes preocupado de que alguno pudiera arrepentirse de ser jurado ya que, si así ocurriese, necesita tiempo para elegir a otro miembro entre los seis suplentes.
Durante este juicio no se conocerá el nombre de los integrantes del jurado, dónde viven o trabajan, como parte de las extremas medidas de seguridad por el historial de violencia del Cartel de Sinaloa, que ha secuestrado, torturado y asesinado a quienes representaran una amenaza, de acuerdo con la acusación de la Fiscalía.
Este proceso se realiza entre severas medidas de seguridad, que han rodeado la vida del mexicano desde que fuera extraditado a este país en enero del 2017.
Nueva York será así escenario este martes de un gran despliegue de seguridad en el reinicio del juicio por narcotráfico contra el Chapo, considerado por el Gobierno de EE.UU. como "extremadamente peligroso".
Las medidas van desde las condiciones extremas de su encarcelamiento hasta su transporte a la corte, y se extienden más allá para proteger a los jurados y a los testigos de una posible venganza del presunto capo, del que las autoridades temen que use sicarios para secuestrar y asesinar a quienes se atrevan a hablar en su contra.
Sus abogados rechazan que su cliente represente una amenaza para testigos o jurados debido a las extremas medidas de seguridad en que se le mantiene, en una celda en solitario, y según uno de sus abogados, Eduardo Balarezo, ello hace imposible que pueda tener contacto con sus allegados socios del narcotráfico.
Guzmán, de 61 años, está en el ala más segura de la Metropolitan Correctional Center en Manhattan, una de las prisiones más fiables del país, donde es mantenido 23 horas en una celda de 18 metros cuadrados donde nunca se apaga la luz, con una pequeña ventana opaca que no le permite ver el exterior.
Tampoco tiene contacto con otros presos, ni con su esposa -se le ha denegado abrazarla antes de iniciar la sesión de este martes- y no sale al patio debido a su historial de haberse fugado en dos ocasiones de cárceles de máxima seguridad en México, la última de ellas a través de un túnel al que entró desde su celda.
Solo se le permite una hora para ejercitarse y una llamada mensual de 15 minutos a su madre y hermana que es escuchada por las autoridades. También se le ha permitido una Biblia y un diccionario del inglés al español.
A sus abogados tampoco se le permite contacto físico con su cliente, lo que alegan que ha sido un obstáculo para preparar su defensa, y ni siquiera con sus hijas de siete años que le han visitado ya que todo ocurre en una habitación con una pared de vidrio, desde la cual Guzmán solo puede mantener una conversación.
Algunos reos que han estado en sus mismas condiciones han calificado a la sección 10 South de la cárcel en el que se encuentra de "cámara de tortura".
Sus traslados a la corte federal de Brooklyn, donde se lleva el proceso en su contra para audiencias previas al juicio, han sido un dolor de cabeza para los neoyorquinos que utilizan el puente de Brooklyn, cerca de la cárcel donde el Chapo aguarda a su juicio.
Dicho paso se cierra mientras dura el recorrido del convoy de vehículos y policías fuertemente armados, lo que genera problemas en el tráfico local. La comitiva del traslado siempre es vigilada desde un helicóptero policial.
Esas medidas serán desde este martes dos veces al día, y en las horas punta, mientras dure un juicio que podría extenderse hasta 4 meses.
Las medidas de extrema seguridad que rodean a Guzmán desde su llegada a EE.UU. también incluyen a la corte federal, donde se lleva a cabo el proceso judicial en su contra, que de por sí ya es un lugar que se mantiene vigilado por los agentes del tribunal.
Allí habrá agentes con armas largas, unidades caninas, que custodian el lugar y se ha colocado un segundo detector de metales frente a la sala del juez Cogan.















El Chapo Guzmán
Image captionEl Chapo está en una prisión de máxima seguridad de Estados Unidos.

Aunque los 12 miembros del jurado que estarán en el juicio de Joaquín "El Chapo" Guzmán en Nueva York permanecerán en el anonimato por motivos de seguridad, ya se conocen algunos detalles.
Se trata de siete mujeres y cinco hombres, quienes serán escoltados hacia y desde la corte por alguaciles de EE.UU., y tendrán la labor de decidir si el mexicano es culpable de 11 cargos relacionados con tráfico de drogas, lavado de dinero y armas de fuego.
Según los fiscales estadounidenses, bajo su mandato el Cartel de Sinaloa envió grandes cantidades de heroína, metanfetaminas, cocaína y marihuana a Estados Unidos.
Y entre los jurados que podrían condenarlo a cadena perpetua, en caso de encontrarlo culpable tres hablan español con fluidez yhay al menos tres inmigrantes.
También se supo que entre los seleccionados varios tienen familiares que trabajan como guardias de prisión o en algún organismo de aplicación de la ley.
Y si bien casi todos dijeron que habían oído hablar de Guzmán antes de ser llamados para el jurado, afirmaron que serían imparciales en el juicio.















Policía en el juicio de El ChapoDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionEl proceso de selección del jurado estuvo fuertemente custodiado.

"El Chapo" escapó dos veces de las cárceles de México antes de ser extraditado a Estados Unidos en enero de 2017.
Su juicio en un tribunal federal de Brooklyn comenzará el 13 de noviembre y podría durar hasta cuatro meses.
La estrategia de la defensa
Durante el proceso de selección del jurado, los fiscales dijeron que eran necesarias estrictas condicionesde seguridad para protegerlos dado el historial de intimidación y órdenes de asesinar a posibles testigos por parte de "El Chapo", algo que su defensa niega.
Los abogados del narcotraficante también insinuaron que planean argumentar que Guzmán tenía en el cartel un papel más pequeño del que se cree.















Corte federal en Nueva YorkDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionSe cree que el juicio del Chapo podría durar cuatro meses.

Varios jurados potenciales, sin embargo, fueron excusados ​​después de expresartemor por participar.
Al parecer, una mujer lloró después de enterarse de que fue elegida, y dijo que temía la atención que recibiría si se descubriera que estaba en el panel. Pero sigue siendo parte del jurado.
Sin embargo, otros fueron excusados ​​por razones más particulares.
Un hombre, nacido en Medellín, Colombia, no fue elegido después de admitir que era un "poco fanático" de Guzmán, y había tratado de obtener su autógrafo.
Otro dijo que su trabajo como imitador de Michael Jackson lo hacía demasiado conocido como para poder participar, mientras que un tercer hombre fue recusado después de decir que había oído hablar de Guzmán gracias a un sándwich que lleva el nombre del criminal en una tienda cerca de su casa, un hecho que, si se hace público, podría llevar a su identificación.

Cuando el mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán llegó a Estados Unidos, las autoridades lo presentaron como "el criminal más notorio de los tiempos modernos".


La magnitud de su juicio, que arranca este lunes en Nueva York con la selección del jurado, ciertamente parece encajar con esa definición.
Efectivamente, casi 22 meses después de haber sido extraditado por México, el futuro de Guzmán será definido, tal vez para siempre, en unproceso que solo puede calificarse de excepcional.
Los fiscales deberán probar más allá de una duda razonable que el acusado es el criminal que dicen que es: el líder del mayor cartel mundial de drogas que introdujo más de 150 toneladas de cocaína en el país usando una violencia despiadada.
Mientras que para Guzmán, quien tiene 61 años y se declara inocente, el reto es esquivar los 11 cargos que pesan en su contra o aguardar una condena que puede ser hasta de cadena perpetua.

















Eduardo Balarezo es uno de los abogados de "El Chapo".Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLa defensa de Guzmán se enfrenta a un total de 11 acusaciones que podrían valerle una cadena perpetua.l

El juez federal de la corte de Brooklyn que conducirá el juicio, Brian Cogan, advirtió la semana pasada que el caso en contra del presunto líder del cartel de Sinaloa "es cualquier cosa menos un procesamiento de drogas rutinario".
"El alcance internacional de la organización criminal alegada hace que sea un caso atípico incluso entre los mayores juicios de drogas hasta la fecha", indicó Cogan en una resolución.
Y en esto coinciden expertos como Daniel Richman, un profesor de derecho en la universidad Columbia de Nueva York que fue fiscal federal y consultor de los departamentos de Justicia y Tesoro de EE.UU. en cuestiones criminales.
"Es correcto sugerir que, en su alcance, esta organización realmente es excepcional", le dijo Richman a BBC Mundo.
A continuación, cuatro facetas extraordinarias del juicio a "El Chapo" en Nueva York, el que puede llegar a durar cuatro meses.

1. El dinero

Los fiscales de EE.UU. afirman que, como líder del cartel de Sinaloa, Guzmán condujo operaciones ilícitas de drogas entre 1989 y 2014 que le reportaron ganancias por US$14.000 millones.
Y ahora pretenden confiscarle ese monto a "El Chapo", quien también está acusado de lavado de dinero.

















Dólares confiscados a presuntos miembros del cartel de Sinaloa.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEE.UU. intenta confiscar el dinero que acumuló Guzmán, pero se ignora dónde está.

Esa, sin embargo, va a ser una misión sumamente difícil incluso con un veredicto de culpabilidad, ya que hasta ahora se ignora dónde habría ido a parar esa fortuna.
Y algunos expertos consideran incluso que US$14.000 millones es un monto excesivo, que surge de estimaciones de ingresos por narcotráfico sin descontarle los costos operativos del cartel.
Por otro lado, EE.UU. ha invertido abundantes recursos durante más de una década para investigar las actividades de Guzmán.
Y, aunque se desconoce cuántos millones costará este juicio, hay quienes consideran que puede ser uno de los procesos más costosos que el país haya tenido jamás.
Al costo de la investigación se suma el de las medidas de seguridad adoptadas, dada la reputación de peligrosidad y los escapes de prisión protagonizados Guzmán en México, así como el costo de movilizar y proteger testigos, señala Richman.
"No sería sorprendente si este fuera uno de los casos más caros (de la historia de EE.UU.)", le dice a BBC Mundo.

2. La acusación

La acusación que presenta EE.UU. contra Guzmán también es colosal, aunque el mes pasado el gobierno haya bajado los cargos a 11 desde los 17 que anunció inicialmente.
Cientos de miles de páginas de documentos, fotografías y unas 117.000 grabaciones de audio son presentados por los fiscales, que también planeaban atribuirle a Guzmán participación en al menos 33 asesinatos.

















Joaquín "El Chapo" GuzmánDerechos de autor de la imagenCHARLES REED/ICE
Image captionGuzmán fue extraditado a EE.UU. en enero de 2017.

En la última audiencia preliminar, sin embargo, el juez Cogan pidió al gobierno reducir la cifra de homicidios.
"Este es un caso de conspiración de drogas que involucra asesinatos. No dejaré que presenten un caso de conspiración de asesinato que involucre drogas", advirtió.
El magistrado también pareció molesto con un pedido de la defensa de aplazar nuevamente el juicio.
Los abogados privados de Guzmán, expertos en juicios de crimen organizado, aducían que los fiscales presentaron en la recta final 14.000 páginas nuevas de documentos y que les sería imposible revisarlas a tiempo.
Pero el juez Cogan respondió que la cantidad de documentos podría ser aún mayor en un juicio tan complejo y se negó a volver a postergar el inicio.
"Nadie va a estar tan preparado para este caso como le gustaría", dijo tras señalar que había estado recibiendo llamadas telefónicas de "pánico" tanto de la defensa como de la fiscalía.















Jeffrey Lichtman es uno de los abogados de "El Chapo".Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionJeffrey Lichtman es uno de los abogados de "El Chapo".

Los especialistas advierten que, pese a la fama internacional de Guzmán, los fiscales tienen el reto de presentar pruebas admisibles y convincentes para asegurar su condena.
"Este caso tiene que ser juzgado en la corte y siempre hay desafíos cuando tienes un acusado muy bien representado y testigos que no claman por declarar", dice Richman.

3. La seguridad

También son excepcionales las medidas de seguridad adoptadas para el juicio de "El Chapo", considerado por especialistas el mayor caso de drogas en la historia de EE.UU.
Es un caso sin precedentes "en términos del número total de muertes que podemos conectar con el cartel de Sinaloa y la escala y alcance de su operación de narcóticos", señala Fritz Umbach, profesor asociado de historia en el colegio John Jay de justicia penal de la universidad neoyorquina CUNY.

















La audiencia contó con un enorme despliegue de seguridad.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLas audiencias de "El Chapo" Guzmán en la corte de Brooklyn han tenido una seguridad reforzada.

Los fiscales han mantenido en reserva la identidad de decenas de potenciales testigos que prevén presentar durante el juicio, ante la sospecha de que podrían ser asesinados aunque estén en programas de protección o en unidades penitenciarias especiales.
El propio Guzmán, con dos antecedentes de escapes de cárceles mexicanas, ha estado recluido en una prisión de máxima seguridad en el sur de Manhattan, aislado en una celda 23 horas diarias.
Sin embargo, quizá durante el juicio "El Chapo" permanezca recluido en la misma corte donde se decidirá su suerte, para evitar repetir cada día los operativos de seguridad montados en audiencias previas para trasladarlo con caravanas de vehículos policiales y cierres del puente de Brooklyn.
Cada visita de Guzmán en la corte implica además el refuerzo de la seguridad en el edificio, con guardias armados hasta los dientes y detectores de metales al ingreso.
Y los 12 jurados que serán escogidos a partir de este lunes también tendrán su identidad bajo reserva y serán escoltados por alguaciles, medidas de protección ordenadas por el juez Cogan que solo se toman en casos especiales.

















Caravana de seguridad de El Chapo GuzmánDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionSe cree que durante el juicio "El Chapo" podría permanecer en la corte, para evitar los riesgos y problemas asociados a su traslado desde la cárcel.

"El cartel tiene ramificaciones en todos lados y los jurados son de hecho vulnerables a la intimidación, así que no creo que el juez actúe de forma inapropiada", sostiene Umbach.
Al igual que en otros juicios, el jurado estará compuesto por ciudadanos comunes, seleccionados entre una lista inicial de cientos de potenciales miembros (que ya se redujo a decenas) en base a preguntas que incluyen temas raciales, de política de drogas y relaciones de seguridad entre EE.UU. y México.

4. La atención pública

El juicio a Guzmán ha despertado además un interés fuera de lo común.
"En algunos aspectos, este caso no tiene precedentes; la cantidad de atención pública ha sido extraordinaria", sostuvo el juez Cogan la semana pasada en una decisión sobre la reserva en que se escogerá el jurado.

















Nueva YorkDerechos de autor de la imagenBBC MUNDO
Image captionDiversos medios locales e internacionales han seguido las comparecencias de Guzmán en la corte de Nueva York.

"Basta decir que no hay muchos casos cuyas acusaciones se dramatizan en producciones populares de televisión y podcasts antes que el juicio haya siquiera comenzado", agregó.
Esto se debe a los delitos atribuidos a "El Chapo" y al aura de todopoderoso que lo rodeó hasta que lo capturaron por tercera vez en enero de 2016, rastreado tras recibir a los actores Kate del Castillo y Sean Penn.
"No se trata simplemente de que sea un criminal o que la guerra contra las drogas sea un punto importante de disputa política", explica Umbach.
"(Guzmán) es un ícono de la cultura pop", le dice a BBC Mundo.

El capo narco mexicano "El Chapo" Guzmán, durante años el hombre más buscado por Estados Unidos, vive su peor pesadilla tras las rejas de una prisión neoyorquina: será juzgado desde este lunes en una corte federal de Brooklyn y puede ser sentenciado a cadena perpetua.

Encarcelado desde hace casi dos años en Manhattan en casi total aislamiento, no puede ver a su joven esposa Emma Coronel ni a ningún familiar salvo a sus hijas mellizas de siete años, y solo a través de un vidrio.

Con el cabello cortado al ras, sin bigote y vestido con un traje de presidiario azul, El Chapo, de 61 años y poco más de 1,60 m de altura, ha perdido mucho de su aura de implacable jefe narco, y espera su juicio "tan esperanzado como puede estarlo", según su abogado Jeffrey Lichtman.

El acusado ha bajado de peso, asegura tener problemas de salud y en varias audiencias en la corte federal de Brooklyn apenas se ha escuchado su voz, ya que el juez no le permite hablar en la sala.

- "Una tortura de 24 horas cada día" -

"Sufro de dolores de cabeza todos los días. Vomito casi todos los días. No me han arreglado dos muelas y me duelen mucho", se quejó en su única comunicación directa con el juez Brian Cogan, una carta enviada en febrero.

"Si no está muy frío, hace demasiado calor" en la celda, escribió el acusado de traficar más de 155 toneladas de cocaína a Estados Unidos, además de múltiples toneladas de heroína, metanfetaminas y marihuana a lo largo de 25 años. "Es una tortura de 24 horas cada día".

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera nació el 4 de abril de 1957 en una familia humilde en La Tuna, una pequeña población rural de Badiraguato, en el pobre y violento estado de Sinaloa en el noroeste de México, y solo cursó hasta tercer año de escuela.

Contó al actor estadounidense Sean Penn en un encuentro clandestino en octubre de 2015 que de niño vendía naranjas, refrescos y caramelos para ayudar a su familia, que era "muy pobre". Su mamá vendía pan para ganar un poco más de dinero.

Pero debido a "la falta de oportunidades" en el pueblo, a los 15 años ya cultivaba y vendía marihuana y amapola, un negocio floreciente en su modesto pueblo agrícola.

- El mayor cartel del mundo -

Adolescente, fue reclutado por el jefe del cartel de Guadalajara, Miguel Angel Félix Gallardo, y cuando éste fue arrestado en 1989, fundó con tres socios el cartel de Sinaloa, que creció de forma meteórica hasta convertirse en el mayor del mundo y conquistar miles de miembros.

Con el correr del tiempo, se tornaría en el narcotraficante más buscado del planeta, acusado de enviar drogas desde Latinoamérica a Estados Unidos, Europa y Asia.

Se burló una y otra vez de las autoridades en un interminable juego del gato y el ratón, traficando drogas por aire, tierra y mar, incluso a través de decenas de túneles en la frontera con Estados Unidos.

Su leyenda no hizo más crecer y se convirtió en parte del folclore mexicano, sus hazañas reflejadas incluso en varios "narcocorridos". Hasta Forbes reconoció su éxito, y hasta 2013 lo incluyó durante varios años en su famosa lista de multimillonarios, estimando su fortuna en mil millones de dólares.

"Yo suministro más heroína, metanfetaminas, cocaína y marihuana que cualquiera en el mundo", se jactó entre tragos de tequila frente a Sean Penn, según el relato del actor en la revista Rolling Stone.

Aunque en su estado de Sinaloa cultivó una imagen de Robin Hood, haciendo muchas obras sociales para la población local, El Chapo era considerado despiadado con rivales y traidores.

Y enemigos tenía a montones.

Se salvó por un pelo de morir en un atentado en mayo de 1993 en el aeropuerto de Guadalajara, donde murió el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, al parecer confundido con el jefe narco porque viajaba en un coche de la misma marca.

- Fugas de película -

Las cosas se le complicaron desde entonces y fue detenido por primera vez en junio de ese año en Guatemala, y trasladado a una prisión mexicana. 

Pero consiguió fugarse ocho años después, en 2001, cuando huyó escondido en un carrito de ropa sucia.

Volvió a ser arrestado en febrero de 2014, cuando estaba con su esposa Emma y sus mellizas en Mazatlán, en Sinaloa. Y nuevamente consiguió escaparse 14 meses después, por un túnel de 1,5 km cavado bajo el desagüe de la ducha de su celda, por el cual huyó en una motocicleta adaptada para circular sobre rieles.

Las autoridades dicen que su debilidad por la actriz mexicana Kate del Castillo, con quien intercambió sugestivos mensajes y quien arregló la cita entre El Chapo y Penn, llevó a su localización y detención final en enero de 2016, hasta su extradición un año después a Estados Unidos.

Guzmán se casó al menos tres veces, y tiene varios hijos, incluidos dos varones a quien Estados Unidos acusa de tener roles significativos en el cartel de Sinaloa. Otro hijo, Edgar, fue asesinado de un disparo en 2008.

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes