Y si vuelves la cabeza hacia los lados para respirar, eso también contorsiona el cuello. Así que si te despiertas con dolor y duermes boca abajo, este podría ser el problema. Si te cuesta cambiar de postura, una almohada más plana podría ayudar a reducir la tensión del cuello.
En cuanto a dormir boca arriba, la posición coloca la columna vertebral en una posición neutral, por lo que puede ser bueno para el dolor de espalda. También mantiene la cabeza elevada sobre una almohada, donde la gravedad puede mantener el ácido estomacal fuera del esófago y reducir la acidez estomacal.
Sin embargo, dormir de espaldas con la cabeza sobre una almohada también hace que tu cuello se flexione hacia adelante, lo que tensa las vías respiratorias y dificulta el paso del aire. Eso puede hacer que el ronquido y la apnea del sueño, una afección que hace que la respiración se detenga y comience durante el sueño, sean más severos. Así que si roncas, esta no es tu mejor postura.
Por todo lo dicho, no hay una postura mejor, hay varias que pueden ajustarse mejor que otras dependiendo de la persona, siempre con sus pro y contras, y una que está indicada como claramente la peor. [SciShow]