Cuentan los historiadores que el entonces rey usó de forma regular el automóvil hasta su muerte en 1955, cuando comenzó a acumular polvo. Posteriormente fue utilizado por una facultad de ingeniería de la ciudad para entrenar a mecánicos, pero las autoridades dijeron que ya no tenían fondos suficientes o piezas de repuesto para restaurar el automóvil antiguo.
Entonces sí, el vehículo que fue símbolo e imagen de una época en Nepal se guardó y se fue oxidando con el paso del tiempo en los terrenos del palacio Narayanhiti en el centro de Katmandú. Un auto legendario que pasó a formar parte del museo en el palacio que alguna vez fue ocupado por la antigua familia real hindú. [The Vintage NewsYouTube]