La entonación de las palabras por parte de la IA, las expresiones que usa, las pequeñas dudas al “hablar”. Lo que Google ha logrado, además de ser sorprendente, es un terrorífico, sobre todo si has visto cómo terminan las películas de ciencia–ficción que involucran la inteligencia artificial.
Más allá de las paranoias ocasionadas por ver repetidas veces las películas de Terminator, la nueva tecnología de Assistant produce algunas dudas en lo que concierne a la privacidad de los usuarios. Después de todo, Google posee los datos de cada uno de sus usuarios, incluyendo información personal, lugares que visita (Google Maps), cosas que le interesan (Google búsquedas, YouTube) y correos que recibe y envía (Gmail). Si a eso le sumas la nueva tecnología de Google Assistant que le permite hacerse pasar por un ser humano, es normal preocuparse.
El nuevo Google Assistant todavía está en desarrollo, así que por ahora no tiene fecha de llegada al público. [vía Google / Danny Sullivan (Twitter)]