“El mito de la baja intensidad” ¿por qué correr más despacio no te va a hacer perder más peso?

¿Qué sería mejor, correr a un ritmo menor durante más tiempo o, por el contrario, intentar correr a una mayor intensidad por un tiempo menor? La mayoría de las personas creen que más minutos de “rodada” irán relacionados con un consumo calórico y una pérdida de grasas más alto. Pero no es necesariamente así. Esta desacertada relación es lo que se conoce en círculos especializados como “mito de la baja intensidad”, y es la culpable de que maratonianas sesiones de footing no den siempre los resultados deseados.
A día de hoy, cuando acudimos a zonas de tránsito de corredores, es muy común escuchar eso de que rodar a una intensidad muy suave, un poco más rápido que ir caminando, es lo mejor para eliminar la grasa corporal y quemar más calorías. Aunque podría tener su lógica, esto no es del todo cierto. La realidad es que correr supone un mayor consumo de grasa (y calorías) que caminar.
El mito de que corriendo más lento vamos a perder más grasa y a quemar más calorías, se origina en el hecho de que, a muy baja intensidad, la fuente de energía preferida por los músculos es la grasa. Sin embargo, olvidamos el dato del consumo calórico en “términos absolutos” o, lo que es lo mismo, el consumo que origina la verdadera pérdida de peso. Aunque el porcentaje de grasa consumida sea mayor corriendo despacio, las calorías que se queman son mucho menores que las que provocaríamos yendo más deprisa. Debido a esto, el balance global siempre es favorable a la carrera respecto al trote suave.
Para comprender mejor como funciona esta relación, vamos a ilustrarla con un ejemplo:
Una persona trotando 30 minutos a baja intensidad frente a otra corriendo 30 minutos a un ritmo alto: (El VO2 max, es el consumo máximo de oxigeno y la intensidad la establecemos tomando de referencia este VO2 max)
Baja intensidad
 30 minutos corriendo a un 50% del VO2 max, efectivamente el % de grasas que interviene a este porcentaje de intensidad es mayor ya que la fuente de energía graso utilizado seria del 50%, utilizando las formulas del Gasto Energetico tendríamos un gasto de 225Kcal de las cuales 113 Kcal serian grasas, en resumen:

ü Baja intensidad
§ 30 minutos por 50% VO2 máx
§ 50% grasas
§ GE = 225 Kcal
§ Grasas= 113 Kcal

Alta intensidad
 El mismo tiempo corriendo (30 min) a una intensidad mayor por ejemplo a un 75% del VO2max el porcentaje de grasas que interviene es del 40% (porcentaje inferior que corriendo a baja intensidad) aplicando la fórmula del Gasto Energético que tiene en cuenta la intensidad (en este caso del 75% del VO2max) obtendríamos un Gasto Energético de 315Kcal es decir 90 kcal superior que corriendo a una intensidad menor, de estas Kcal, 126 corresponde a las grasas, en resumen:
ü Alta intensidad
§ 30 minutos por 75% VO2 máx.
§ 40% grasas
§ GE = 315 Kcal
§ Grasas=126 Kcal
Como podemos comprobar, a menor intensidad él % de grasas perdidas es mayor (en términos relativos), pero no el consumo de calorías total (valores absolutos) que es lo que provocará de manera efectiva la pérdida de peso. Este llegará sometiendo nuestra carrera a una intensidad mayor.
Además, una ventaja adicional a este efecto es el hecho de que el “metabolismo de reposo” (estado en el que se encuentra nuestro cuerpo después de hacer ejercicio) puede seguir acelerado durante horas cuando se hace una sesión intensa, lo que también desembocará en un consumo de calorías más alto, incluso habiendo parado ya de realizar nuestra actividad física. Por lo tanto, y como veis, si queréis perder peso de manera más efectiva deberéis aumentar el ritmo de vuestro entreno. Puede que os cueste un poco más pero los resultados serán mucho mejores. Probad.

¿Por qué no adelgazo si hago ejercicio?


Sabemos que el ejercicio contribuye a incrementar el gasto energético y por tanto permite quemar grasa y adelgazar. Por eso parece lógico pensar que el mero hecho de empezar a hacer ejercicio acabará reflejándose en la báscula con unos kilos de menos… Sin embargo, no siempre ocurre así.
No todo el mundo responde por igual cuando empieza a hacer ejercicio.
Es cierto que hay personas que responden muy bien y adelgazan con facilidad sin necesidad de variar sus hábitos alimentarios, pero a muchas otras, por desgracia, no les ocurre lo mismo y no solo no adelgazan sino que incluso engordan.

¿Por qué no adelgazo?

Existen diferentes causas. Una puede ser que la actividad realizada sea excesivamente suave y que el esfuerzo realizado no aumente de forma significativa el gasto energético, como por ejemplo en sesiones de Pilates, yoga, gimnasia o caminatas muy poco exigentes.
También es bastante común que el ejercicio despierte el apetito. No a todo el mundo le ocurre -los hay a quienes les sucede lo contrario y tienen menos hambre-, pero es frecuente que al pasar del sedentarismo a ser más activo se tenga más apetito y tienda a comer más.
Otra situación habitual, y totalmente contraproducente, es que la práctica del ejercicio se tome como una excusa o un atenuante para comer mayores cantidades o darse el capricho de ingerir o beber alguna que otra tentación “porque ya he quemado calorías”.  Y lo que suele ocurrir al adoptar esta actitud es que se ingieren más calorías que las gastadas durante el ejercicio, tirando por la borda todo el esfuerzo realizado.
Os voy a poner un ejemplo:  Una chesseburger de McDonalds contiene 335 Kcal (calorías); una ración mediana de patatas fritas, 340 calorías; y un vaso de 250 ml de CocaCola, 105 calorías. Total: 780 calorías. Pues bien, una persona de 75 kilos gasta alrededor de 300 calorías durante una hora de gimnasia; 180 calorías durante una caminata ligera de 30 minutos y, si trota media hora a 7 m/km, el gasto se eleva a 300 calorías. Por tanto, para ingerir el citado menú es necesario realizar las tres actividades deportivas mencionadas y con ello solo se equilibraría lo comido: no se habría gastado ni una sola caloría más de las ingeridas.
Hay que tener presente que el ejercicio físico por sí solo no es una medida muy efectiva para adelgazar, especialmente cuando existe un sobrepeso elevado y hay que perder mucho peso. Pero, en cambio, está demostrado que aumenta significativamente la efectividad de las medidas dietéticas para perder peso.
Conclusión: si se quiere perder peso con eficacia es una buena medida hacer ejercicio, pero para conseguir buenos resultados es esencial que en paralelo se cuide la alimentación.
¿Cuáles son los mejores ejercicios para adelgazar ?
En realidad cualquier actividad física incrementa el gasto energético y es válida para adelgazar. Lo verdaderamente importante es elegir aquella que mejor se adapte a las características, necesidades y gustos de cada persona. Lo principal es moverse.

Ejercicio aeróbico

Es un tipo de ejercicio al alcance de todo el mundo y además de permitir perder peso contribuye a la salud del sistema cardiovascular.
Como es conocido y notorio, se trata de hacer un esfuerzo físico durante el cual nuestro organismo utiliza principalmente el oxígeno -captado durante la respiración- para generar energía. En primer lugar, la obtendrá del glucógeno muscular y, posteriormente, de la grasa, una situación que se produce cuando ya se lleva un buen rato de actividad y los depósitos de glucógeno están ya bajos.
Por eso y con el fin de lograr quemar grasa, el esfuerzo realizado debe ser de larga duración. Siempre superior a los 30 minutos. Lo ideal es mantenerlo 45’, una hora o más. Para que no falte la aportación de oxigeno, es importante poder respirar bien y por ello la actividad debe realizarse a una intensidad suave o no muy elevada. Es importante que no falte el resuello.
Si el ejercicio aeróbico se hace en ayunas se tiende a quemar más grasa que si hemos desayunado antes. Al estar bajos los niveles de glucosa e insulina a causa del ayuno nocturno, se utiliza más energía procedente de las grasas.
Se puede hacer ejercicio aeróbico de mil maneras: andando (en cinta o por la calle), nadando, trotando o corriendo, yendo en bici (al aire libre o estática o elíptica en el gimnasio)… y eligiendo cualquiera de las múltiples actividades aeróbicas que se imparten en los gimnasios: stepsspinningcardioboxbodypump… El tipo de ejercicio, así como su ritmo e intensidad, deben adaptarse a la condición física de cada persona y a sus características (edad, peso, patologías…).

Trabajo de musculación

Para lograr una mayor consumo de energía, es muy recomendable combinar el ejercicio aeróbico con un trabajo de tonificación o musculación a fin de ganar masa magra o muscular.
La ganancia de masa muscular -además de hacernos más sólidos y más fuertes y apuntalar nuestro cuerpo- permite aumentar la tasa metabólica ya que se requiere energía para mantenerla. Hay que tener presente que cuánta más masa muscular, mayor será el gasto energético.
Por tanto, en contra de lo que se cree, el trabajo de musculación -se haga con pesas, máquinas, lastres, gomas, oposición…- es también una herramienta importante a tener en cuenta en un programa de ejercicio para perder peso.
El trabajo aeróbico de bajo impacto e intensidad -como puede ser andar o realizar bicicleta estática- combinado con ejercicios de tonificación suaves con lastres o máquinas, es el más adecuado para personas de edad ya avanzada.

Ejercicio interválico para los más jóvenes

Sin embargo, si eres una persona joven, con poco tiempo para una actividad de larga duración, o a la que simplemente le aburre correr, nadar o ir en bici, existen otros tipos de actividades físicas más entretenidas, que pueden realizarse en menos tiempo y que también ayudan a adelgazar con eficacia. Eso sí, requieren hacerlas a mucha más intensidad.
Uno de ellos el llamado ejercicio de tipo interválico, que alterna periodos de muy alta intensidad con otros de baja intensidad o de descanso.
Un partido de fútbol es, por ejemplo, un esfuerzo de tipo interválico ya que el jugador se ve obligado a correr tramos más o menos largos y a distintas intensidades: sea un sprint a tope de 30 metros, una carrera a medio gas de 60 u 80 metros o un largo trote suave…
Es bueno saber que un jugador de fútbol profesional de 75 kg de peso, gasta unas 1.600 Kcal (calorías) durante un partido.
Pero hay muchas formas de hacer ejercicio interválico sin necesidad de jugar al fútbol. Y pueden ser incluso mucho más cortos, aunque también más intensos. El llamado fartlek, un tipo de entrenamiento muy utilizado en atletismo, es también un ejemplo de ejercicio interválico.
  • Ejemplos:
Corriendo: 1 minuto trotando + 20 segundos intensos + 1’ trotando+ 20” intensos… así hasta completar un total de 20 minutos de carrera.
Se puede combinar como plazca. Otro ejemplo: 30 segundos  trotando+30 segundos intensos + 10” a tope o sprint… y repetir ciclo hasta un total de 15 minutos.
Estos cambios de intensidad pueden hacerse también nadando, en la bicicleta, en una cinta o en un aparato de remo…
Este ejercicio combina esfuerzos aeróbicos con anaeróbicos (predomina más uno u otro en función de las recuperaciones e intensidades) y, si bien parece ser que mientras se realiza no permite quemar tanta grasa como con el ejercicio aeróbico de larga duración y baja intensidad, una vez terminado, el gasto energético permanece incrementado durante varias horas lo que favorece la pérdida adiposa.

Trabajar en circuito

Otra forma de logar un efecto parecido es realizando diferentes ejercicios de tonificación y/o fortalecimiento a modo de circuito.
Por ejemplo, eliges 10 ejercicios a realizar: abdominal (1), sentadilla, fondos de pectoral, fondos de pierna, tríceps, abdominal (2), salto a la comba, deltoides, fondos laterales, bíceps.
Encadenas los ejercicios haciendo 30 segundos de ejercicio, seguido de 20 segundos de pausa y así hasta completar los diez planificados. Descansas 3 minutos y repites la vuelta 2 o 3 veces más; en 15 minutos queda lista la sesión.
Este tipo de trabajo admite todo tipo de variaciones y ejercicios. Tal es el caso del llamado método Tabata que consiste en realizar un determinado ejercicio (por ejemplo: sentadillas o fondos de pectoral) durante 20 segundos a máxima intensidad, descansar 10 segundos y repetirlo 8 veces. Bastan cuatro minutos para hacerlo.
Advierto que se trata de un tipo de trabajo muy extenuante y solo apto para personas en plena forma. Sólo recomiendo hacerlo cuando se va muy escaso de tiempo, ya que al consistir de un solo ejercicio solo se trabajan unos pocos músculos del cuerpo y, por tanto, es incompleto.
Definidos los tipos de ejercicios para perder peso, como hemos dicho al principio, para que en realidad sea efectiva la pérdida de peso es imprescindible adoptar paralelamente medidas dietéticas. Cuando hay un sobrepeso acusado, lo recomendable es seguir una dieta personalizada elaborada por un especialista.
Cuando se trata de perder unos pocos kilos, a menudo no es necesario seguir una dieta en sí y para eliminarlos basta con aplicar el sentido común, reducir un poco las cantidades a las que estamos acostumbrados, eliminar los dulces y el alcohol y corregir pequeños malos hábitos.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario