Generalmente hacerse un tatuaje es un acto festivo, no el preludio a una muy mala noticia. Un equipo de investigadores del EHT en Zurich ha creado algo parecido a un tatuaje que sirve para dar malas noticias, pero que también puede salvarte la vida. Solo aparece en la piel para alertar de que puedes tener cáncer.
El dispositivo es en realidad un biosensor implantado bajo la piel que monitoriza los niveles de cálcio en la sangre. Si el organismo comienza a sufrir de hipercalcemia, los sensores activan la producción de melanina en la zona, haciendo que aparezca un dibujo oscuro bajo la piel, como si fuera un tatuaje.
¿Por qué monitorizar el calcio? El exceso de calcio es uno de los síntomas prematuros asociados a varios tipos de tumor así como otras enfermedades graves. ¿Significa la aparición del tatuaje que sufres de cáncer? No necesariamente, pero es una manera perfecta de averiguarlo con muchísima antelación, y el diagnóstico temprano es crucial a la hora de eliminar tumores antes de que se desarrollen demasiado.
El biochip se ha probado en ratones con cáncer de cólon y mama, así como en ratones sanos y ha demostrado su eficacia reaccionando y mostrando coloración solo en los animales enfermos. Igualmente ha sido testado con éxito en piel de cerdo.
Aún faltan ensayos clínicos en seres humanos antes de que veamos el dispositivo en personas, pero es una esperanza de diagnóstico temprano en muchaos pacientes con factores de riesgo en determinados tipos de cáncer. En el futuro puede que un tatuaje nos salve la vida. El último tatuaje que querremos ver sobre nuestra piel. [Science Translational Medicine vía ZdNet]