Facebook jamás se había enfrentado a un escándalo tan grande como el que está combatiendo actualmente. Durante el fin de semana salieron a la luz detalles de su uso imprudente de datos de usuarios y cayó el valor de sus acciones. La posibilidad de que regulen las actividades de la red social es más grande que nunca.
Durante los últimos días varios medios de comunicación publicaron la historia: Facebook ha sabido desde el año 2015 que Cambridge Analytica, una compañía de minería de datos que fue contratada por la campaña electoral del presidente Donald Trump, obtuvo indebidamente los datos personales de unos 50 millones de usuarios de la red social, y Facebook no hizo prácticamente nada al respecto. Facebook dijo en una publicación el pasado viernes que suspendió las cuenteas de Cambridge Analytica y su compañía madre, SCL, mientras investiga su posible incumplimiento de un acuerdo para eliminar los datos obtenidos de manera ilegal.
Los detalles particulares de este caso son algo complejos, pero lo más importante es comprender que Facebook recolecta una enorme cantidad de información acerca de sus usuarios, y perdió el control de los datos. Cuando se percató de ello, pidió a los responsables que prometieran eliminar esos datos. Ahora, Facebook asegura que Cambridge Analytica y SCL podrían haber incumplido con esa promesa. Y que pase lo que pase, según los ejecutivos de Facebook, no deberíamos decir que esto es una “fuga” o “filtración”.
Dicho de otro modo, después de que Facebook nos ha dicho durante años que confiemos en ellos en cuanto a la forma en la que gestiona nuestros datos y nos muestra publicidad, un tercero habría violado la confianza de la compañía. En el pasado, cada vez que sucedía un escándalo como este Facebook lo negaba y en ocasiones prometía cambiar, sin ver su imagen muy afectada. Esta vez, el mercado demostró que el castillo de naipes podría estar a punto de derrumbarse.
En la mañana del lunes Reuters reportó que las acciones de Facebook cayeron más de un 4% en las operaciones previas a la apertura del mercado. Esa tendencia ha continuado durante el día, con las acciones reduciendo su valor en un 6,42% al momento de escribir estas líneas. Esto también se ha visto reflejadoen el Dow Jones y en Nasdaq, y los analistas advierten a los inversionistas que no compren durante la caída. Según Reuters:
Un analista de Wall Street dijo que los reportajes plantearon “problemas sistemáticos” con el modelo de negocio de Facebook y esto podría incentivar un escrutinio regulatorio de la plataforma.
“Creemos que este episodio es otro indicador de los problemas sistemáticos de Facebook”, comentó Brian Wieser, analista de la firma de corredores de bolsa de Nueva York Pivotal Research Group.
Wieser argumentó que los riesgos regulatorios para la compañía se intensificarían y que el uso de datos personales en publicidad estaría en mayor riesgo que nunca.
Sin embargo, también añadió que era poco probable que esto tuviera un efecto significativo en los negocios de la compañía, al menos por ahora, dado que es poco probable que los anunciantes “cambien repentinamente la trayectoria de su crecimiento en gastos en la plataforma”.
Facebook ya se ha enfrentado a escándalos similares negando que existen problemas o prometiendo que mejorarán sus algoritmos y lanzarán nuevos términos de servicio, pero esta vez parece que será diferente.
Los legisladores de todo el mundo llevan días solicitando nuevas regulaciones, audiencias e investigaciones sobre este incidente. Frank Pallone, representante de Nueva York, comentó que “el Comité de Comercio y Energía debería llevar a cabo audiencias pronto”. La Senadora Amy Klobucher de Minnesota también exigió que Mark Zuckerberg testificara ante el Comité Judicial del Senado para ser interrogado.
Además, expertos aseguran que este caso podría ser considerado una violación del decreto de consentimiento de la Comisión Federal de Comercio (FTC) que resolvió un caso relacionado a la privacidad en 2011. Si los investigadores de la FTC deciden investigar y tomar acciones contra Facebook, podrían recaudar “miles de millones de dólares” en multas.
Theresa May, la primera ministra británica, publicó un comunicado durante el lunes manifestando sus preocupaciones acerca de este caso, y Damian Collins, miembro del Parlamento británico, fue más allá y dijo que “alguien debe hacerse responsable de esto. Es hora de que Zuckerberg deje de esconderse detrás de su página de Facebook”.
En controversias pasadas Zuckerberg publicó largos ensayos en su página personal de Facebook, prometiendo que lo harían mejor. Pero hasta ahora el director ejecutivo (CEO) no ha dicho nada al respecto de este caso en particular.
El crecimiento y los ingresos de Facebook han aumentado considerablemente durante los últimos años, pero a finales de enero la compañía informó que los usuarios estaban pasando menos tiempo en la plataforma y experimentó su primer declive de usuarios diarios en la historia. A medida de que cada vez más personas se enteran de este incidente, el público será más cauteloso con Facebook. Después de todo, ¿qué tantas “no–filtraciones” 
han sucedido justo como esta en el pasado?
Pero a quien deben temer realmente Facebook y sus inversionistas es a los legisladores. Las investigaciones y audiencias prolongadas podrían tener un efecto severo en las acciones de la compañía. Y lo más probable es que, si llegan a enfrentarse a Washington, estarán solos dado que la industria de la tecnología posiblemente use a Facebook como sacrificio para tratar de redimir sus pecados.
Todas las megacorporaciones de tecnología tienen fallos que justificar, pero Facebook es un caso prácticamente único en la forma en la que la plataforma ha sido utilizada y los datos privados de los usuarios que recolecta.
Christopher Wylie, el empleado de Cambridge Analytica que sacó la verdad a la luz en este caso, aseguró en una entrevista con The Guardian que “creó la herramienta de guerra psicológica de Steve Bannon”. Puede que Wylie haya hecho la herramienta, pero parece que Mark Zuckerberg fue el proveedor del acero, la fragua y el objetivo al que apuntar. [ReutersBloomberg]