Cómo lograr el tiro libre perfecto en un partido de baloncesto, según las matemáticas

¿Cuál es la mejor manera de hacer un tiro libre en baloncesto? Un equipo de profesores de la facultad de mecánica e ingeniería aeroespacial en la Universidad de Carolina del Norte se hizo esta misma pregunta. Se pasaron cinco años analizando millones de trayectorias. Esto es lo que aprendieron.
La primera lección extraída por el profesor Chau Tran y sus colegas es que el baloncesto es un juego de trayectorias. Una vez el balón está en al aire, su trayectoria no cambia mucho, pero cuando toca el tablero o el aro puede reaccionar de formas a veces extrañas y eso se debe siempre a la trayectoria que le dio el jugador.
Tran y sus colegas estudiaron durante años la forma de rebotar del balón, dónde es más probable que impacte primero. Se pasaron horas y horas viendo partidos reales de baloncesto y estudiando cómo influye la altura del jugador, el efecto de giro que se imprime al balón y su velocidad. Probablemente no existe en el mundo un estudio tan exhaustivo del tiro libre desde el punto de vista de las matemáticas. Sus conclusiones son realmente curiosas:
  • La frecuencia idónea de giro del balón es de tres hertzios. Teniendo en cuenta que el balón tarda un segundo más o menos en alcanzar la canasta, esto significa que en durante ese vuelo ha girado sobre si mismo tres veces. 
  • Desgraciadamente, las personas no contamos con un regulador de hertzios integrado en las manos. 

  • La lección aquí es que imprimir demasiado efecto al balón para que gire más no sirve absolutamente de nada.
  • Asumiendo que el lanzador libere el balón por encima de su cabeza a una altura de alrededor de 210 cm, el ángulo perfecto de salida es de 52 grados. 
  • En ese ángulo la velocidad de llegada del balón es mínima, y por tanto tiene más posibilidades de encestar. Dicho en cristiano, es mejor lanzar el balón lo más alto posible.
  • La fuerza con la que lancemos el balón es la clave de todo el asunto. Si le damos mucha, rebotará, si le damos poca, se quedará corto. Dar una velocidad en kilómetros por hora no sirve de nada. La única manera de dominar esta parte es hacer tiros libres y más tiros libres. El consejo de Tran y su equipo es evitar los movimientos bruscos y lanzar el balón moviendo los brazos y el cuerpo con fluidez para imprimir la velocidad de salida más constante posible. Evita los movimientos bruscos.
  • Finalmente, está la cuestión de a dónde apuntar ¿Es mejor el aro o el tablero? La conclusión de los investigadores, al menos desde el punto de vista de las matemáticas, es que el jugador debe apuntar el tiro a la parte posterior del aro, justo donde este se une al tablero.
En cuanto a la altura del jugador, se da una circunstancia curiosa. Tran y su equipo llegaron a la conclusión de que es mejor cuánto más alto. Sin embargo, las estadísticas revelan que los jugadores más bajos a menudo tienen mejores estadísticas en tiros libres que los altos. La única explicación que estos ingenieros han encontrado es que los jugadores bajos se esfuerzan más para compensar su altura. Al final, el trabajo sigue siendo la variable más fiable, con matemáticas o sin ellas. [vía Popular Science]
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario