La teoría del gran filtro: por qué encontrar vida extraterrestre puede ser la peor noticia para la humanidad

Hay miles de personas que sueñan con encontrar vida extraterrestre algún día. Algunos hasta sueñan con hallar una especie inteligente y, ya puestos, benévola. Suena bien en el cine, pero hay una teoría que asegura que ese encuentro es lo peor que le puede pasar a la humanidad. Se trata del gran filtro.
La teoría del gran filtro no tiene que ver con la idea de que si encontramos una civilización más avanzada esta pueda decidir destruirnos como augura Stephen Hawking. Tiene que ver con algo mucho más siniestro, una fuerza destructiva inevitable que elimina a todas las civilizaciones que han existido y hacia la que (quizá) nos dirigimos irremisiblemente.
Para entender esta interesante hipótesis es preciso enmarcarla como una respuesta a la paradoja de Fermi. En otras palabras, es una teoría que trata de explicar por qué, si hay tantos millones de planetas habitables en el universo, no hemos sido capaces de encontrar ni rastro de vida en ellos.
El economista Robin Hanson formuló la teoría del gran filtro en 1996. Hanson comenzó explicando cómo se forma la vida en el universo y para ello estableció una serie de hitos consecutivos que son completamente necesarios:
  • Formación de un sistema estelar adecuado con planetas potencialmente habitables.
  • Existencia de moléculas aptas para iniciar la vida como el ARN.
  • Nacimiento de vida unicelular (procariotas)
  • Evolución de vida unicelular compleja (eucariotas)
  • Reproducción sexual
  • Vida pluricelular
  • Aparición de animales con cerebros grandes usando herramientas
  • Dominio del planeta por parte de una civilización
  • Primeros intentos de exploración a otros planetas (Donde nos encontramos ahora)
  • Explosión de colonización
Hanson explica que, si no hemos sido capaces de encontrar vida de ningún tipo en el universo es porque en alguna de estas fases hay un filtro prácticamente imposible de sobrepasar que la destruye antes de que llegue más lejos en términos evolutivos. La cuestión es... ¿Qué filtro es ese? y lo más importante ¿Lo hemos pasado ya?
De momento, el hecho de no haber encontrado ni rastro de vida en el universo avala la idea de que nuestro caso es increíblemente especial. Quzá sea la formación de células eucariotas con la mitocondria como fuente de energía. Quizá ocurre que el desarrollo de cerebros capaces de usar herramientas y dar pie a una civilización es un suceso increíblemente raro. Sea lo que sea, hemos pasado el filtro. Somos la excepción que confirma la regla, un pequeño milagro en el universo. Si seguimos solos significa que somos los primeros en haber pasado el gran filtro. El universo entero es nuestro.

Si, por el contrario, encontramos vida, significará que lo que hemos logrado es mucho más habitual de lo que parece.

Cuánto más inteligente y avanzada sea la vida que encontremos, peor noticia será, porque significará que lo que quiera que sea el filtro en el que perecen la mayor parte de civilizaciones, aún no lo hemos pasado.

Puede que sea alterar nuestro planeta hasta un límite insostenible, las armas nucleares, la nanotecnología o el desarrollo de inteligencia artificial.

Si encontramos vida inteligente sabremos que el gran filtro esta frente a nosotros y lo peor para nuestra civilización aún está por llegar. [vía In a Nutshell]
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario