Estos son los colores que más devalúan tu coche o, por el contrario, le dan valor


Un automóvil recién comprado pierde aproximadamente el 18 por ciento de su valor residual tan pronto como sale del concesionario y se matricula por primera vez. La depreciación anual es de alrededor del diez por ciento durante sus seis primeros años de vida, según datos de la empresa de valoración de siniestros Audatex.
Sin embargo, no todos los modelos ni todas las marcas se deprecian por igual. Al margen de factores como el estado del coche, el mantenimiento que se le haya realizado o los kilómetros totales, es curioso comprobar cómo determinado vehículo puede ganar valor (especialmente aquellos más raros o que puedan ser considerados piezas de colección), mientras que otros tienen un precio de reventa muy inferior al de sus competidores de similares caractarísticas.
Pero esos no son los únicos motivos. Un reciente estudio señala al color como uno de los aspectos más influyentes en la cotización de los vehículos usados, tras analizar nada menos que 2,1 millones de operaciones de compra y venta de vehículos usados. Decantarte por uno u otro puede ser mucho menos trivial de lo que te imaginas.
Y es que el color es uno de los aspectos que todos valoramos a la hora de adquirir un coche nuevo, sin embargo, lo hacemos generalmente atendiendo sólo a nuestras preferencias personales. Bien, pues quizá no sea lo más inteligente a tenor de las conclusiones que ha extraído iSeeCars en su último estudio, y tal y como adelantan desde CarandDriver.










Mientras los automóviles pierden de media el 33,1% de su valor en los tres primeros años, los de color amarillo lo hacen sólo un 27%, manteniendo así un valor superior. «Los vehículos amarillos tienen la depreciación más baja de cualquier color para automóviles de bajo volumen como convertibles. Curiosamente, el amarillo es también el color con la menor depreciación para los estilos de carrocería populares, como SUV y camionetas», destaca Phong Ly, CEO de iSeeCars.
Los colores más comunes, que suelen ser los plata, grises y negros pierden entre 33,5 y el 34% en los tres primeros años. Los blancos pierden el 32% de su valor. Asimismo, según este informe, los coches de color naranja y verde también son garantía de una buena cotización, mientras que los beige, morado y dorado se deprecian a un ritmo superior, si bien no suponen más de 0,7% del mercado norteamericano.
Curiosamente, los automóviles que resisten mejor su valor no son los más difundidos ni tampoco los que antes se despachan en los concesionarios. Este mismo informe apunta a que los vehículos amarillos requieren 41,5 días para abandonar los concesionarios de ocasión mientras que los naranjas necesitan 38,1 y los verdes 36,2, siendo la media de 36,5 días.
Bien es cierto que las cifras que arroja el estudio pueden resultar contradictorias según qué dato se analice, pero la percepción de los colores varía mucho en función del mercado. Lo curioso es que este factor condicione el valor de compra o el tiempo de permanencia en el concesionario de un vehículo de segunda mano.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario