Así es el nuevo camión eléctrico de Tesla: 800km con una sola carga

Elon Musk pretende estar en todo lo que tenga motor.

Entre otras cosas quiere que su flota de camiones eléctricos lidere el sector del transporte profesional.

Pero quizá este sector sea más difícil de dominar de lo que él cree porque a las empresas no se les convence con innovación, se las convence con beneficios.

Musk celebró un portentoso evento anoche en Hawthorne, California, para revelar su camión totalmente eléctrico. El vehículo, diseñado para tomar el mercado de camiones industriales, pretende aprovechar los motores eléctricos y las capacidades de autopilot para reducir las emisiones de GEI (gases de efecto invernadero) que enviamos a la atmósfera.
Los transportes industriales y profesionales pesados (categoría que incluye desde camiones a autobuses) son una minoría, pero producen la mayoría de las emisiones. En California por ejemplo, esa categoría representa solamente el 7% del total de vehículos, pero produce el 20% de las emisiones de gases. La idea es muy inteligente, para reducir el grueso del problema, ataca a los focos más grandes, así reduces la mayoría de los daños y a mayor velocidad.












Imagen: Tesla.

Elon ha hecho un vehículo a priori de aparente gran calidad, potente (un total de 1.032 caballos) y con una impresionante puesta en escena, probablemente será uno de los mejores camiones que se puedan comprar, pero está cometiendo unos cuantos saltos de fe.
Los profesionales no compran el vehículo más hermoso o innovador, ni el que mas emoción despierte entre los fans de Musk, ni siquiera el mejor de los mejores: las empresas compran las herramientas que les hacen ganar más dinero, por menos dinero.
Hay razones lógicas por las que muchos industriales aún funcionan con hardware y software antiguo en 2017. No es que no les parezca un producto bueno un MacBookPro o una Surface Book por ejemplo, técnicamente hablando, pero no los comprarían para sus oficinas aun con la mejor publicidad de por medio porque no les compensa.
El inmovilizado, tanto material como inmaterial, no se renueva hasta que se amortiza o, en su defecto, hasta que no queda de otra porque ya se ha vuelto un escollo en la cadena de producción y distribución; o simplemente cuando ya no funciona. Además, las empresas buscan la eficiencia antes que la eficacia: hacer el trabajo bien con el menor coste posible es mejor que hacerlo increíblemente bien, pero caro.
La compañía afirma que su camión consume solo $ 1.26 por milla, en comparación con $ 1,51 para camiones diesel, y que el camión está garantizado para 1 millón de millas (más de 40 viajes alrededor de la Tierra), pero las empresas lo que mirarán primero es cuántos años van a tener que mover el vehículo para que ese porcentaje amortice su desembolso inicial.
No decir el precio deja en el aire si les sale rentable o no. Y, de todas formas, si luego se dice y resulta terriblemente caro, habrá que plantearse cosas. Por supuesto, no se puede suponer aquí, ¿logrará hacer un camión económico? Musk no suele hacer cosas baratas, pero en este caso necesitará hacerlo como mínimo lo suficientemente asequible para que los profesionales lo quieran comprar.















Retrasos, retrasos…

El segundo problema de Musk es que una hipotética empresa de transportes, si se les estropea un camión, comprará literalmente el mismo modelo. Si este es muy antiguo, ya no se fabrica o se espera que se quede obsoleto pronto, buscarán un modelo superior pero preferentemente lo más parecido posible al anterior. ¿Por qué? Reducir al máximo la curva de aprendizaje y la fricción de la novedad para el futuro operario para evitar retrasos. La empresa prefiere poder decir: “Aquí tienes el remplazo, haz lo mismo que haces siempre”, a fin de que los tiempos de formación sean los mínimos. Y los productos de Tesla, a vista queda, son toda una novedad.
Para colmo, Tesla tiene cierta fama ya con los retrasos, y en el sector profesional todo es un asunto de retrasos, válgase la redundancia: las cosas deben llegar justo a tiempo (‘just in time’ es, de hecho, una metodología de organización de producción). Hasta el más innovador de los empresarios tendrá cuidado con Musk porque llegar tarde en algunos sectores puede literalmente hundir negocios. 













Imagen: Tesla.

Por cierto que, continuando con los retrasos, un camión de Tesla no suponen solo el gasto de enseñar a cada conductor a usarlo o a que se fíe de que esa “cuasi nave” conduzca solo y lo lleve de punto a punto. También supone un trabajo enorme en la reformulación de rutas y tiempos de entrega: hay que aprender a operar literalmente de manera distinta, y eso lleva tiempo .
Los camiones de Tesla prometen 500 millas (800 kilómetros) de recorrido con una carga de 30 minutos. Hay que meter esos 30 minutos en las cuentas porque cargar un coche de gasolina no tarda ni por asomo tanto tiempo, ni hay gasolineras eléctricas a cada dos farolas. Toda la cadena se va a retrasar con cada carga, al año se hará una buena proporción de envíos menos por esa carga, ¿compensará?
Probablemente, a la larga, sí. Cuando Musk tenga desprendida una gran red de cargadores rápidos por todo el país. Cuando un coche eléctrico no sea visto como algo demasiado arriesgado o demasiado nuevo, demasiado caro para hacer dinero, demasiado lento de implantar o demasiado difícil de aprender.
Musk tiene un gran reto, ha de convencer a una industria eminentemente conservadora, que lleva haciendo décadas lo mismo de la misma manera, a que haga la gesta de pensar en el planeta y no en su balance de cuentas el suficiente tiempo como para empezar a ganar. El pasado nos dice que Elon sigue empujando ante los retos y que no se achanta ante nada.
Ha dicho que piensa comenzar a fabricarlo en 2019, si usa todo ese tiempo para crear la red de alimentación y convencer al sector profesional haciendo al producto cercano, rentable y comprensible poco a poco, podría funcionar. Veamos cómo termina esto.



Así es el nuevo camión eléctrico de Tesla: 800km con una sola carga y más barato de conducir que cualquier diesel

Elon Musk prometió que su nuevo camión eléctrico nos asombraría y lo cierto es que ha cumplido. Sobre estas líneas tienes el Tesla Semi, un camión completamente eléctrico con una gigantesca batería que le proporciona una autonomía de 800 kilómetros (500 millas) con una sola carga.
La idea de hacer un camión eléctrico tiene mucho sentido desde el punto de vista medioambiental. Solo en California, los vehículos pesados (camiones y autobuses) suponen solo el 7% del parque de vehículos, pero generan el 20% de las emisiones de dióxido de carbono.
Tesla quiere cambiar eso con un vehículo que no solo es un camión eléctrico. También toca muchos puntos que importan a los que al fin y al cabo lo van a conducir: los camioneros. El primero es la seguridad. La batería está reforzada y se ha diseñado para minimizar el riesgo de explosiones incluso en caso de choque. El espectacular parabrisas panorámico es a prueba de rototuras, y el diseño de la cabina permite al conductor ver la carretera hasta inmediatamente delante del vehículo. Sensores en las ruedas se encargan de ajustar la potencia que recibe cada una para neutralizar posibles derrapes y pérdidas de control.
Bajo la cabina, y extendiéndose a casi toda la longitud del camión está la batería. Tesla tan solo ha hecho pública su autonomía. El camión tiene cuatro motores como los del Tesla Model 3, dos para cada eje, para un total de 1.032 caballos (cada motor del Model 3 tiene 258). En camiones es casi más importante la aceleración que la potencia. Tesla no ha revelado ese datos, pero tratándose de un motor eléctrico tiene que ser superior a un motor de combustión por pura estructura.







El interior de la cabina es otro de los elementos que más cambios ha sufrido. No solo es panorámica, también es tan alta (dos metros) que cabe una persona de pie sin problemas (a menos que sea extraordinariamente alta). Dos pantallas táctiles a los lados del volante son el único salpicadero.
El Tesla Semi tiene todos los sensores y cámaras de los automóviles Tesla. En otras palabras, tiene le potencial para ser completamente autónomo, aunque de momento el sistema autopilot que lleva solo funcione en algunas vías
Todo esto está muy bien, pero los camioneros no compran sus vehículos por lo bonitos que son, sino por su rendimiento. Tesla promete que su camión les hará ahorrar mucho dinero. Según la compañía, en rutas de 100 millas (160 km) la milla en el Tesla Semi saldrá a 1,26 dólares. Es un ahorro considerable comparado con los 1,51 dólares de media de un camión diesel. La gran incógnita es el precio de este monstruo eléctrico. Lo único que Musk ha dicho es que piensa comenzar a fabricarlo en 2019.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario