Cada cuánto tiempo es recomendable ducharse, según la ciencia

¿Con qué frecuencia te sueles duchar? Es posible que la mayoría lo haga diariamente. 
No pasa nada, al contrario, está bien. El problema puede venir si te duchas todos los días con jabón, los 365 días del año. Entonces, y dependiendo de tu cuerpo, la ciencia tiene algo que decirte.
Como cuentan en su último vídeo los chicos de sciShow, ducharse todos los días (con jabón) puede que no sea la mejor de las ideas salvo casos particulares. ¿La razón? La clave está en una palabra: microbioma cutáneo, una capa de bacterias inofensivas que, si frotamos demasiado, pueden dejar el terreno (la piel) libre para la entrada de otros microorganismos con muy malas intenciones.
Veamos. A la mayoría de las personas les gusta una ducha: es relajante, quita el posible mal olor y además protege al cuerpo de infecciones pero, ¿realmente necesitas una ducha diaria con jabón? La respuesta corta es no, para la mayoría de los casos.
Según explican en sciShow, estudios científicos basados en la biología de la piel humana (y lo que puede estar viviendo sobre ella) apuntan a una serie de recomendaciones. El cuerpo humano es un órgano gigante capaz de bloquear sustancias nocivas para que no entren en la piel. De hecho, está cubierto de una gran cantidad de bacterias, hongos, virus e incluso pequeños artrópodos. Todos juntos forman lo que se denomina microbioma de la piel.
En su mayor parte, los investigadores piensan que estos microbios son bastante inofensivos. Sin embargo, a medida que interactúan con el exterior pueden detectar otros microbios que podrían enfermarlos. Por ejemplo, al frotar los ojos o poner la comida en la boca, las manos pueden añadir gérmenes que se deslizan más allá de la piel y entran en el cuerpo.
En este caso, lavar las manos con jabón es clave, ya que se trata de un surfactante (agente activo) hecho de moléculas que unidas al agua es capaz de eliminar suciedad, aceites o bacterias al enjuagarlos.
Dicho esto, el lavado completo del cuerpo es muy diferente. Existen glándulas que siempre producen sudor y aceites que mantienen la piel hidratada y saludable. Estas necesitan de un equilibrio. 
Ciertas bacterias descomponen el sudor y liberan moléculas malolientes. Si la piel tiene demasiada suciedad, células muertas de la piel o aceites, los poros pueden obstruirse, lo que muchas veces acaba en problemas de acné.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario