Soy adulto, ¿puedo tener déficit de atención?

Inatención. El nivel de distracción hace que olvide las cosas fácilmente.

Santo Domingo
El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es un problema neuroconductual que se caracteriza por un patrón de falta de atención sostenida y un comportamiento de impulsividad o hiperactividad.
Durante mucho tiempo, todos, cuando escuchamos este diagnóstico, lo asociamos con un trastorno propio de la infancia o la adolescencia, ya que es en esta etapa cuando se detecta el mayor porcentaje de casos. Pero ¿qué sucede si no fue diagnosticado en la infancia o persiste durante la edad adulta?
Los síntomas pueden estar presentes en aproximadamente 60 % de los casos al llegar a la vida adulta y expresarse de forma diferente que en la niñez: hay una notable disminución de la hiperactividad y el núcleo del trastorno radica en la incapacidad para controlar los impulsos e inatención de manera más persistente.
Existe una grave alteración para concentrarse y prestar atención, la. La incapacidad general para mantener la concentración en algo se refleja en la dificultad para llevar un trabajo a término, ya que lo realiza de manera desorganizada con gran incapacidad para mantener y finalizar un proyecto. Sus logros académicos son inferiores al resto, lo que le produce una alteración al cumplir las metas a corto y largo plazo.
El aumento de la distracción hace que olvide las cosas fácilmente y como consecuencia pierda objetos, no cumpla con las actividades cotidianas, falte a reuniones o eventos importantes y tenga dificultad para escuchar y recordar instrucciones. Esto se refleja más en las actividades que requieren mayor nivel de atención en el tiempo, llevando a los afectados a ser personas inconstantes y con falta de credibilidad ante los demás, ya que lo consideran desinteresados, distraídos y, por ende, poco fiables.
El grado de impulsividad que manejan no les permite tener relaciones sentimentales permanentes, les cuesta concentrarse en sostener una conversación por largo periodo de tiempo; pierden el control con mucha facilidad, algo que les ocasiona conflictos en el entorno familiar y social; tienen historias de grandes problemas en el tránsito, conducen de manera temeraria, presentan falta de tolerancia al estrés manifestado por irritabilidad y mal genio.
El individuo puede tener actividades todo el día, horarios sobrecargados y elegir oficios que le permitan mayor actividad, convirtiéndose en adicto al trabajo.
El intenso descontrol comportamental provoca efecto multiplicativo para una disfunción social, individual o familiar importante, lo que conllevaría a una vida cargada de frustraciones.
La mayoría de las veces resulta complicado llegar a un diagnóstico durante la vida adulta, ya que los síntomas pueden coexistir con otra comorbilidad psiquiátrica como uso y abuso de sustancias, trastorno de ansiedad y depresiones reactivas como consecuencia del bajo nivel de autoestima asociado con la alteración de su rendimiento.
Es imprescindible, si estamos frente algunos de los síntomas descritos, acudir a un especialista calificado en busca de ayuda.
Yomaly Almonte es especialista de Psicológicamente
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario