Conducimos el Hyundai Ioniq Electric, el más puro

El cuarto fabricante del mundo, Hyundai, está dispuesto a seguir creciendo con una oferta que incluya todas las variantes posibles de vehículos medioambientalmente sostenibles y que tiene fijado el año 2020, como aquel en el que su oferta incluya 14 nuevos modelos movidos por energías alternativas y medioambientalmente sostenibles.

Ioniq Electric

El Ioniq Eléctrico se une al Ioniq Híbrido a la espera de que en unos meses aparezca la versión Plug-in o Enchufable y cierre el círculo de la gama más limpia del mercado con una única carrocería. Porque parte del mérito de esta gama es que con una sola carrocería, un único envoltorio con pequeñas diferencias, Hyundai ha conseguido meter tres tipos de propulsores distintos: un híbrido –aparecido hace unos meses-, un eléctrico –presentado estos días- y un eléctrico enchufable o plug-in que aparecerá en alrededor de tres meses y sea probablemente la estrella de la gama.





De momento y centrándonos en el Eléctrico la apuesta no podía salir mejor. Es verdad que la autonomía que presenta -280 kilómetros en el ciclo homologado- no es de las más extensas pues ya hay coches como el Renault Zoe, que acaba de presentar una versión con 300 kilómetros reales, pero como dicen en Hyundai las versiones eléctricas puras no deben sustituir al coche de combustible convencional ya sea gasolina o diésel sino complementarlo. Y por tanto su autonomía no debe tratar de igualar a estos.
En cualquier caso el nuevo Hyundai Ioniq Electric cumplirá como segundo coche de la casa o como único si entendemos que el día que queramos viajar no podremos hacerlo con él, salvo que la distancia no sea mucha y dispongamos de un punto de recarga al final de nuestro recorrido.

Cinco cómodas plazas






Entendiendo que el Ioniq no es entonces el coche principal su cometido es básicamente el de llevarnos y traernos sin emitir ningún tipo de emisiones por la ciudad y sus alrededores con un confort de marcha difícilmente igualable. Porque lo primero que llama la atención, como en todos los eléctricos, es la falta de ruidos mecánicos y la suavidad del fluir por el tráfico, al ser automático, sin cambios de velocidad.




Botonera en lugar de palanca del cambio
Botonera en lugar de palanca del cambio

Además, desde la versión básica el Ioniq llega cargado de un equipamiento que nos hará la vida mucho más sencilla como un volante regulable en altura y profundidad, la posibilidad de regular la altura del asiento y el apoyo lumbar, el navegador con pantalla táctil de 8 pulgadas y un equipo de audio de 8 altavoces Infinity, el acceso y arranque sin llave, el Control de crucero inteligente y limitador de velocidad con mandos en el volante ASCC, sensores de lluvia, luces y aparcamiento trasero, el control de arranque en pendiente (HAC), el control de la presión de los neumáticos con identificador de rueda y el sistema de aviso de choque frontal y de alerta de cambio involuntario de carril entre otros muchos.





Como hemos comentado más arriba, conducir el Ioniq es realmente cómodo y sencillo. No tiene una palanca de cambios al uso y a cambio hay unos botones en su lugar para arrancar, meter la marcha atrás -que en el caso de los eléctricos consiste en hacer girar el motor en sentido inverso- y parking. Además, existen tres modos de circular: Eco, Normal y Sport y gracias a unas levas tras el volante tenemos la opción de usarlas para retener más o menos el motor y con las que en según qué circunstancias podemos llegar a no utilizar el freno. Tampoco tiene los relojes tradicionales que son sustituidos por una pantalla TFT de 7 pulgadas donde ver toda la información relativa al coche de forma bastante sencilla.
Por lo demás, el Ioniq ofrece una potencia de 88kWh o su equivalente en caballos convencionales de 120CV y un par en el modo Sport de hasta 295Nm. Con ellos el Ioniq eléctrico alcanza una velocidad máxima de 165 kilómetros por hora. Cifras, todas ellas, que permiten incluso una conducción alegre si lo necesitamos. Aunque el objetivo del coche no sea ese pues las suspensiones están más pensadas para el confort de marcha para alegrarnos la vida con una conducción deportiva.





24 minutos

Son los minutos que con un cargador rápido podríamos tardar en recargar hasta el 80% de la batería, aunque en condiciones reales y con un wallbox tardaremos alrededor de 4 horas y en el enchufe normal de casa hasta 12 horas.

Seguridad añadida

El Ioniq Eléctrico es un coche tan seguro como cualquier otro de este tiempo e incluye según las versiones prácticamente de todo: un Sistema autónomo de frenado de emergencia, el Sistema de mantenimiento de carril, la Detección de ángulos muertos, la Alerta de aproximación de tráfico trasero y el Control de crucero inteligente.





Además, el IONIQ Eléctrico estará disponible con un paquete de garantías muy interesante, que ofrece la garantía exclusiva de Hyundai de cinco años sin límite de kilometraje para el vehículo, y la garantía de ocho años o 200.000 km para la batería de alto voltaje (lo que antes suceda). Asimismo dispone de ocho años de asistencia en carretera.




Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario