News

6/recent/ticker-posts

Intro Slider

Soy mamá: Hoy no puedo, mañana tampoco

Hoy no puedo, mañana tampoco

Todas las madres vivimos y padecemos del escaso tiempo que nos queda para salir, pero a veces no sabemos cómo explicar los motivos. Los compartimos ¡aquí!


 Lejos de la imagen perfecta, donde la mujer luce siempre espléndida, con un bebé en un brazo, el celular en el otro, y un perrito jugando alrededor, a las madres de hoy nos cuesta encontrar un minuto libre para reunirnos con una amiga o hacernos la manicura. ¿Te identificas?


El portal de noticias Upsocl subtituló un video extraído del canal de YouTube Whats Up Moms, dedicado a contar situaciones cotidianas de una madre ¡en apuros! Allí la protagonista expone una escena de su vida diaria en la que responder un mensaje de WhatsApp se vuelve un desafío. Cuando lo logra, intenta acordar un encuentro con su amiga, y aparece su segunda misión imposible: dejar a los niños por un instante. ¿Contratar una niñera para la noche? ¡No es una opción! Sus hijos solo logran dormir con sus padres al lado. ¿Encontrarse durante la siesta? Es el único momento en que puede sentarse frente a la computadora o darse la tan necesitada ducha… La comprendes, ¿no?

A las madres, nos cuesta salir. No es pereza, tampoco es culpa de dejar a los niños, pero para nosotras ¡es complicado! En el blog The Good Life del diario The Express Tribune, Iram Moazzam, escritora pakistaní, relata cómo a las mujeres se nos dificultan las situaciones cotidianas mucho más que a los hombres:
¿Por qué a las madres de hoy nos cuesta tanto salir?
1) Encuentro con amigas: ¡un caos! A diferencia de los hombres, nuestras reuniones siempre transcurren con algún niñito de por medio. Es lógico, no todas tenemos una excelente suegra o una madre generosa o con tiempo, que se ocupe de ellos cuando queremos contar con un rato para nosotras. Gritos de llanto y comida arrojada sobre la ropa: salir a comer se convierte en ¡un verdadero desastre!

2) Tomar un baño o enfermarse, ¡misión imposible! El post del diario antes mencionado también cita la situación “baño”: cuando un padre se da una ducha o realiza su aseo matutino, nadie intenta interceptarlo. En cambio, para las mamás, tomar un baño de poco más de 10 minutos es solo un recuerdo de las épocas de soltería. ¡Y ni hablar de contraer una gripe!

3) Alistarse para salir: ¡solo para valientes! Para un hombre, alistarse es simplemente la tarea de vestirse y aplicarse un poco de loción. En contraste, las mujeres debemos armar conjuntos para nuestros hijos, lograr que se vistan y preparar mochilas para que se entretengan durante el paseo. Agotadas, corremos a nuestra habitación donde nos vestimos bajo la presión del cronómetro infantil que precisa nuestra atención ¡a cada minuto!

No pierdas los momentos para ti
Es cierto que no es fácil dedicarse un momento cuando esas personas miniatura a quienes amamos nos necesitan 24/7. Sin embargo,Amy Przeworski, psicóloga y experta en trastornos de ansiedad, asegura en un artículo de la revista Psychology Today que todo ser humano precisa del auto-cuidado.
Como madres, esperamos poder centrarnos solo en nuestros hijos, en el trabajo y en las responsabilidades, mientras relegamos las propias necesidades, explica. Pero si ponemos nuestros deseos en el último puesto de prioridades, entonces no se concretarán y nos sentiremos estresadas y ansiosas, pudiendo llegar incluso a la depresión y a otros problemas de salud mental, asegura la experta.

Przeworski, anima a que las madres podamos tomar algunos momentos para nosotras. ¿Cómo? Con estos tres simples pasos:
- Programa con anticipación: determina un día y horario para ti, y no lo cedas a otras obligaciones.
- Date permiso: reconoce la importancia del auto-cuidado, y ¡vívelo sin culpa!
- Apaga la computadora y sólo recibe llamadas de emergencia. Libérate de las demandas porque ese día ¡es para ti!
Sabemos que no es fácil, pero anímate a cuidarte. Tus familia te lo agradecerá.

Publicar un comentario

0 Comentarios