News

6/recent/ticker-posts

Intro Slider

Recuperan 10 cadáveres del ferry griego incendiado en el Adriático


Lo confirmaron los equipos de rescate, que hasta ahora habían encontrado sólo un muerto. Las autoridades italianas dieron por concluida la evacuación del navío


Cuatro cadáveres fueron recuperados durante la operación de salvamento de cientos de pasajeros que se encontraban en el transbordador incendiado Norman Atlantic, anunció el ministro griego del Mar, lo que parece llevar a cinco el número de muertos.
"Las autoridades italianas confirmaron que cuatro cuerpos, cuyas identidades no se conocen, fueron recuperados", declaró Miltiadis Varvitsiotis a los medios. Horas después, las autoridades informaron del hallazgo de otros dos cádaveres.
"Se han descubierto dos cuerpos, el total de muertos es ahora de siete", dijeron los guardacostas italianos en Twitter. La víspera, un pasajero de nacionalidad griega muerto fue sacado de las aguas.
Mientras tanto, la Marina italiana dio por concluidas las operaciones de rescate de los pasajeros que aún se encontraban en el barco. "Todos los pasajeros fueron evacuados. Nueve tripulantes permanecen para inspeccionar el navío", afirmaron los responsables de los equipos en un mensaje Twitter. En el momento del incendio, el Norman Atlantic transportaba 478 personas: 422 pasajeros y 56 tripulantes.

Una larga evacuación
Más de 24 horas después de iniciado el incendio, casi 200 pasajeros del Norman Atlantic todavía se encontraban a bordo, en un buque lleno de humo, flotando a la deriva bajo gélidas temperaturas y en medio de un fuerte oleaje, entre Italia y Albania.
Este lunes, barcos y helicópteros de las guardias costeras griega e italiana sacaron a los pasajeros del malogrado ferry para ponerlos a salvo en una decena de mercantes cercanos que fueron convocados para ayudar.
Estaba previsto trasladar a la mayoría de los evacuados cuando se completara el rescate, según las autoridades, pero uno de los mercantes, el Spirit of Piraeus, se adelantó a los demás. Tras verse obligado a renunciar a sus planes de atracar en el puerto de Brindisi, el barco llegó a Bari después de las 7:30 de la mañana (6:30 GMT) con 49 sobrevivientes a bordo. El primero en desembarcar fue un hombre herido, envuelto en una manta de rayas amarillas y con vendajes en sus pies descalzos. Dos rescatistas le ayudaron a descender la escalera del barco.
Otros evacuados, muchos envueltos en mantas, recibieron ayuda para descender con cuidado la escalera, algunos alzando las manos en gesto de victoria mientras esperaban su turno. Entre ellos, había cuatro niños. Abajo, en los muelles, familiares y equipos de televisión se arremolinaban casi en silencio.
Después, los evacuados subieron a autobuses de bomberos de color rojo brillante. Las autoridades indicaron que se habían reservado hoteles para alojarlos.
El incendio se inició durante la madrugada en la cubierta para vehículos del ferry de bandera italiana Norman Atlantic, en el que viajaban 422 pasajeros y 56 miembros de la tripulación. Los pasajeros se agolparon en las cubiertas superiores del transbordador; les caía lluvia y granizo y respiraban con dificultad debido al humo, dijeron varios de ellos por teléfono a la prensa griega.
Para el lunes por la mañana, 329 personas habían sido evacuadas, dejando a 149 más a bordo, dijo la marina italiana.
Aunque el Spirit of Piraeus llevaba consigo al primer grupo grande de evacuados que llegaba a tierra, unos pocos sobrevivientes habían sido trasladados a hospitales del sur de Italia en las primeras horas de las operaciones de rescate. Varios recibieron atención por hipotermia, algunos por una leve intoxicación de monóxido de carbono y una mujer sufrió una fractura en la pelvis, según las autoridades.
En el hospital en Lecce, el doctor Raffaele Montinaro dijo que los tres niños trasladados allí estaban en un estado "excelente", y el doctor Antonio Palumbo, de la unidad de urgencias, dijo que también una mujer embarazada evacuada desde el ferry estaba en buen estado.
"Desde luego están asustados", dijo Eligio Rocco Catamo, director del hospital de Copertino. "Pero debo decir que me impresionaron por la calma y serenidad que demuestran".






Un convento local alojó a los sobrevivientes dados de alta.
Los helicópteros rescataron gente durante toda la noche, completando 34 salidas con vientos de unos 40 nudos por hora, u 80 kilómetros por hora.
"Pese al clima y la oscuridad, que es otro factor, persistimos durante toda la noche", dijo a Sky TG24 el almirante de la guardia costera italiana Giovanni Pettorino.
Los que permanecían a bordo recibieron mantas térmicas y encontraron puntos donde guarecerse de los elementos, "aunque las condiciones siguen siendo muy difíciles", dijo Pettorino.

Publicar un comentario

0 Comentarios