News

6/recent/ticker-posts

Intro Slider

INCREIBLE CASO DE NIÑOS VIEJOS...

Su nombre era Meg. Tenía 23 años. Era peso pluma y muy animosa.
Con 90 centímetros de altura, Meg no se parecía a sus compañeros. Calva y delgada, su cuerpo estaba envejeciendo rápidamente porque padecía una rara enfermedad genética llamada síndrome de progeria Hutchinson-Gilford, que muchos asocian con la historia de Benjamin Button.
Las personas con progeria se arrugan y desarrollan los mismos problemas de circulación y articulaciones que los adultos mayores; excepto que la mayoría de ellos muere antes de los 13 años.
La progeria afecta a entre 200 y 250 niños en total en el mundo, pero una investigación sobre la enfermedad podría ofrecer pistas sobre la función celular y cómo afecta el envejecimiento humano y otras enfermedades relacionadas con la edad.

Publicar un comentario

0 Comentarios