News

6/recent/ticker-posts

Intro Slider

4 décadas sin Jim Morrison, 40 años de leyenda

Cuatro décadas después de su muerte en París a los 27 años, el magnetismo del misterio sigue arropando la figura de Jim Morrison, el poeta que lideró “The Doors” y que trascendió a la escena musical para convertirse en un prominente icono de la generación maldita del rock and roll.
El rastro de los últimos pasos de Morrison -fallecido a la misma edad que Jimi Hendrix, Janis Joplin, Brian Jones o Kurt Cobain- ha dejado París surtido de lugares vinculados a “El rey lagarto” y venerados por sus incondicionales cada 3 de julio.
El próximo domingo, en la parisina sala Bataclan, el teclista y el guitarrista de la banda ofrecerán un concierto homenaje al difunto bajo el nombre de “Ray Manzarek & Robby Krieger of The Doors” en el que no participará John Densmore, batería del grupo original.
Pero existen otros enclaves en la Ciudad de la Luz que velan por el recuerdo del chico tímido y excéntrico que llevó a las radios de todo el mundo el rock psicodélico de temas como “The End”, “Break On Through” o “Touch Me”.
Protegidos por una valla metálica en la división 6 del cementerio del Père-Lachaise, los restos de James Douglas Morrison (1943-1971) yacen bajo una lápida a la que nunca le faltan flores y donde un epitafio reza: “Kata ton daimona eaytoy” (Fiel a su propio espíritu).
Allí se congregan sus adeptos, que a menudo declaman poemas, hacen fotografías o colocan botellas de bourbon junto a la célebre lápida, mucho más frecuentada que los vecinos lechos del escritor Oscar Wilde, la soprano Maria Callas o el compositor Frédéric Chopin.
olección personal”, explica a Efe Maillet, al que los abogados de “The Doors” le reprochan haber utilizado su no
“He sentido tristeza y respeto al ver la tumba”, comenta a Efe Sandy Babtist, londinense afincada en Melbourne que volverá a casa con una pequeño busto del artista guardado en su maleta.
Decorado con sillones de cuero y engalanado con gigantescas efigies de Morrison y su grupo, el Lézard King Bar sirve cócteles como “Light My Fire” o “Strange Days”, en honor a las canciones de los ídolos del propietario, Christophe Maillet.

mbre y su imagen sin autorización.

Publicar un comentario

0 Comentarios