BREAKING NEWS

22 feb. 2021

Por qué una vacuna que no evita la infección de covid-19 sigue siendo útil para frenar la pandemia

Aunque el ideal es lograr que una vacuna evite la infección, esto es algo muy difícil de lograr.

Las vacunas son una maravilla de la medicina. Pocas intervenciones pueden atribuirse el haber salvado tantas vidas.

Pero quizás te sorprenda saber que no todas las vacunas brindan el mismo nivel de protección. Algunas evitan que contraigas los síntomas de la enfermedad, mientras que otras también evitan que te infectes. Estas últimas inducen lo que se conoce como "inmunidad esterilizante".

Con la inmunidad esterilizante, el virus ni siquiera puede entrar en el cuerpo porque el sistema inmunológico impide que este penetre en las células y se replique.

Existe una diferencia sutil pero importante entre prevenir la enfermedad y prevenir la infección.

Es posible que una vacuna que "solo" prevenga la enfermedad no te impida transmitirla a otros, incluso si te sientes bien. Pero una vacuna que proporciona inmunidad esterilizante detiene el virus en seco.

En un mundo ideal, todas las vacunas inducirían inmunidad esterilzante. Pero en la realidad, es extremadamente difícil producir vacunas que detengan por completo la infección por un virus.

La mayoría de las vacunas que se utilizan de forma rutinaria en la actualidad no logran esto.

Por ejemplo, las vacunas contra el rotavirus, una causa común de diarrea en los bebés, solo pueden prevenir que la enfermedad se desarrolle de forma grave. Pero aún así, esto ha demostrado ser invaluable para controlar el virus.

Vacuna contra la covid-19
Pie de foto,

Aún no se sabe si las nuevas vacunas contra la covid-19 inducen en el cuerpo el tipo de inmunidad que evita que el virus penetre en las células y se replique.

En Estados Unidos, ha habido casi un 90% menos de casos de visitas hospitalarias asociadas al rotavirus desde que se introdujo la vacuna en 2006.

    Una situación similar ocurre con las actuales vacunas contra el poliovirus, pero hay esperanzas de que este virus se pueda erradicar a nivel mundial.

    Incógnita

    Se ha demostrado que las primeras vacunas autorizadas contra el SARS-CoV-2 son muy eficaces para reducir la enfermedad.

    A pesar de ello, todavía no sabemos si estas vacunas pueden inducir inmunidad esterilizante.

    Se espera que los datos sobre esta incógnita (que provendrán de los ensayos clínicos de vacunas en curso) estén disponibles pronto.

    Aunque incluso si se induce inicialmente inmunidad esterilizante, esto puede cambiar con el tiempo a medida que disminuye la respuesta inmunitaria y se produce la evolución viral.

    Inmunidad a nivel individual

    ¿Qué significaría la falta de inmunidad esterilizante para aquellos vacunados con las nuevas vacunas contra la covid?

    Gente contectada
    Pie de foto,

    Las vacunas son fundamentales para evitar la propagación del SARS-CoV-2.

    En pocas palabras, significa que si te encuentras con el virus después de haber sido vacunado este puede infectarte, pero tú puedes no tener síntomas.

    Esto se debe a que la respuesta inmune inducida por la vacuna no puede detener la replicación de cada una de las partículas virales.

    Se necesita un tipo particular de anticuerpo conocido como "anticuerpo neutralizante" para generar inmunidad esterilizante.

      Estos anticuerpos bloquean la entrada del virus en las células y evitan toda replicación. Sin embargo, el virus infectante podría tener que ser idéntico al virus de la vacuna para inducir el anticuerpo perfecto.

      Afortunadamente, nuestra respuesta inmune a las vacunas involucra muchas células y componentes diferentes del sistema inmunológico.

      Incluso si la respuesta de los anticuerpos no es óptima, otros aspectos de la memoria inmunológica pueden activarse cuando el virus invade el cuerpo.

      Estos incluyen células T citotóxicas y anticuerpos no neutralizantes. La replicación viral se ralentizará y, en consecuencia, se reducirá la enfermedad.

      Esto lo sabemos gracias a años de estudio sobre vacunas contra la influenza. Estas vacunas inducen típicamente protección contra la enfermedad, pero no necesariamente protección contra la infección.

      Dibujo en 3D de un coronavirus
      Pie de foto,

      El sistema inmunitario tiene muchas otras herramientas además de los anticuerpos neutralizantes para combatir al virus que causa la covid-19.

      Esto se debe en gran parte a las diferentes cepas de influenza que circulan, una situación que también puede darse con el SARS-CoV-2.

      Es reconfortante observar que las vacunas contra la influenza, a pesar de no poder inducir inmunidad esterilizante, siguen siendo extremadamente valiosas para controlar el virus.

      Inmunidad en la población

      En ausencia de inmunidad esterilizante, ¿qué efecto podrían tener las vacunas contra el SARS-CoV-2 en la propagación de un virus a través de una población?

      Si las infecciones asintomáticas son posibles después de la vacunación, existe la preocupación de que el SARS-CoV-2 simplemente continúe infectando a tantas personas como antes. ¿Es esto posible?

      Las personas infectadas asintomáticas suelen producir virus en niveles más bajos.

        Aunque no existe una relación perfecta, más virus equivale generalmente a más enfermedad.

        Por lo tanto, las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir suficiente cantidad de virus como para causar una enfermedad grave.

        Esto a su vez significa que las personas infectadas en esta situación transmitirán menos virus a la siguiente persona.

        Esto se ha demostrado claramente de forma experimental utilizando una vacuna contra un virus diferente en pollos; cuando solo se vacunó una parte de una parvada, las aves no vacunadas sufrieron una enfermedad más leve y produjeron menos virus.

        Por lo tanto, aunque la inmunidad esterilizante sea a menudo el objetivo final del diseño de una vacuna, rara vez se logra.

        Afortunadamente, esto no ha impedido que muchas vacunas diferentes reduzcan sustancialmente el número de casos de infecciones por virus en el pasado.

        Al reducir los niveles de enfermedad en las personas, también se reduce la propagación del virus a través de las poblaciones, y esto, con suerte, permitirá controlar la pandemia actual.

        *Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.

        Sarah L Caddy is investigadora clínica en inmunología viral y cirujana veterinaria de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido.

        El modelo que entró al Salón de la Fama de Japón en su cumpleaños número cincuenta


        La primera generación del Jimny fue uno de los tres modelos elegidos para entrar al Salón de la Fama (Suzuki)

        Todos los años, el Salón de la Fama del Automóvil de Japón elige tres automóviles clásicos para honrarlos y darle un espacio importante en la historia de la industria japonesa. En 2020, los tres modelos que ingresaron fueron el Toyopet SKB, el Honda RA272 y la primera generación del Suzuki Jimny.

        En relación al modelo de Suzuki, el “Japan Automotive Hall of Fame” destacó: “es una obra maestra histórica que abrió un nuevo camino para el segmento de los mini-autos japoneses. Un vehículo que sentó las bases de la serie Jimny, que se convirtió en un éxito de ventas durante 50 años y terminó siendo aclamado por todo el mundo”.

        La primera generación de Suzuki Jimny LJ10, que nació en 1970, inició la tradición 4x4 de Suzuki y sirvió como como vehículo de patrulla para los guardabosques, equipos de respuesta a emergencias y otros funcionarios gracias a su capacidad para circular por las regiones montañosas, nevadas y costeras de Japón.

        Fue emblema de la vida al aire libre en el mercado japonés (Suzuki)

        Fue emblema de la vida al aire libre en el mercado japonés (Suzuki)

        Otra de las razones que valoró el Salón de la Fama para su distinción es que el Jimny fue popular como vehículo recreativo entre amantes de la naturaleza, pescadores y esquiadores. El LJ10 fue el primer ejemplar de la marca con tracción a las cuatro ruedas que cumplía con las especificaciones de los “kei-car” tan aclamados en Japón.

        Más de cincuenta años con el Suzuki Jimny

        Suzuki lanzó en 1970 un vehículo que cambió para siempre la historia de la marca. El LJ10 (Light Jeep 10) fue el primer todoterreno de la automotriz y también el primero con tracción a las cuatro ruedas, dos características icónicas de la firma japonesa.

        Un estilo único que se mantiene después de cuatro generaciones (Suzuki)

        Un estilo único que se mantiene después de cuatro generaciones (Suzuki)

        Este desarrollo comenzó siguiendo las pautas de los vehículos militares, pero con un diseño compatible con el uso cotidiano, fácil de conducir, un tamaño compacto y una gran ligereza. El LJ10 Jimny contaba con una pequeña carrocería y con techo y puertas desmontables. En su interior disponía de tres plazas, más un espacio para la rueda de repuesto, que no podía sobresalir de la carrocería para mantener la longitud total por debajo de los 3 metros y homologarse como ‘Kei Car’.

        El primer Jimny se convirtió en el primer todoterreno de tamaño mini, rompiendo la tradición de un segmento acostumbrado a los vehículos de gran tamaño y cilindrada. Este también innovó por su sencillez, accesibilidad y facilidad de uso: los todoterreno de la época eran vehículos rudos, incómodos y difíciles de usar a diario.

        El LJ10 contaba con ejes rígidos y una caja transfer con reductora, elementos que hoy en día sigue manteniendo el Jimny y que reafirman su capacidad todoterreno. Esta combinación de dimensiones pequeñas y tecnología 4x4 se convirtió en la fórmula de todas las generaciones del Jimny a la hora de su tránsito en el offroad.

        Los "Kei Car" son característicos de la industria japonesa (Suzuki)

        Los "Kei Car" son característicos de la industria japonesa (Suzuki)

        En 1975, la segunda generación de Jimny (LJ50) se comercializó fuera de Japón por primera vez, para llegar con fuerza a Europa en 1978 con la tercera (LJ80). En 1981 la serie LJ pasó el testigo a los SJ.

        Su gran reconocimiento a nivel mundial permitió el crecimiento exponencial del Jimny que comenzó a producirse en ocho plantas diferentes. Esta fue la generación con más versiones de carrocería: con una distancia entre ejes corta o larga, pickup, techo de lona, de fibra, metálico y metálico sobreelevado.

        En 1988, se presentó una nueva generación que, por primera vez, se denominó Jimny en todos los mercados. Este logró aunar sus grandes aptitudes 4x4, junto a un confort y el equipamiento de alto nivel. Según la marca, esta versión fue todo un adelantado a su tiempo, lo que le permitió tener una vida comercial de dos décadas.

        Su llegada a Europa de la mano de una Joint Venture con Santana Motors

        Durante la década de 1970, algunos estados europeos establecieron restricciones a la comercialización de vehículos extranjeros, mediante el establecimiento de cuotas de importación, las que fueron especialmente restrictivas con los vehículos de origen japonés. Simultáneamente, se estableció como normativa para Europa que para homologar como “europeo” un vehículo debía tener como mínimo un 60% de los elementos fabricados localmente, atendido su valor, el que se fue incrementando hasta un 80% en la medida que las tasas de desempleo fueron creciendo en los años 90.

        Para su éxito en el mercado europeo tuvo que tener el "aval" de una empresa española (Suzuki)

        Para su éxito en el mercado europeo tuvo que tener el "aval" de una empresa española (Suzuki)

        Para superar esta barrera, los constructores japoneses buscaron formas de eludir estas restricciones a fin de satisfacer un mercado que buscaba vehículos económicos y confiables. De este modo, varias automotrices asiáticas celebraron “joint-ventures” con numerosas empresas europeas que en ese momento necesitaban inversiones en infraestructura y tecnología para mantenerse competitivas.

        Suzuki se asoció en 1985 con la empresa española Santana Motor S.A., la que en ese momento se encontraba enfrentando una severa crisis producto de la finalización de su larga relación con Land Rover y la pérdida de contratos importantes con el ejército español. Esta sociedad, que no terminó de la mejor manera, fue la que llevó adelante la comercialización del Jimny y de otros modelos dela firma japonesa en el mercado del viejo continente.

        La primera generación del Jimny fue la elegida por el Salón de la Fama de Japón (Suzuki)

        La primera generación del Jimny fue la elegida por el Salón de la Fama de Japón (Suzuki)

        La última generación que mantiene el espíritu de sus antecesores

        En julio de 2018 se develó la actual generación sostiene las ideas de la primera generación. Sencillo y práctico, el nuevo Jimny fue diseñado cuidadosamente para conseguir un exterior que mantenga la tradición del “Kei Car” y un interior funcional que se adapte a la nuevas tecnologías de la industria automotriz.

        Esta generación se vende en la región (Suzuki)

        Esta generación se vende en la región (Suzuki)

        Desde su chasis a su motor de 1.5 litros, el nuevo Jimny fue trabajado para su rendimiento en los caminos difíciles. Aún así, la marca asegura que ese desarrolló no comprometió sus habilidades para la conducción en el asfalto ya que su chasis ofrece una conducción confortable y el nuevo amortiguador de la dirección minimiza las vibraciones en el volante.

        El nuevo Jimny incorpora los cuatro elementos esenciales para una conducción offroad: chasis de escalera que supone una base sólida para los componentes de la suspensión, tres buenos ángulos para superar cualquier obstáculo, la suspensión rígida y la tracción a las cuatro ruedas con reductora.

        Por el lado de su motorización, se sumó un 1.5 litros que ofrece un mayor torque que su predecesor en toda la gama de revoluciones. Asociado al impulsor, está disponible una transmisión manual de cinco velocidades, lo cual ofrece una mayor eficiencia de consumo de combustible o una automática de cuatro marchas.

        La gran capacidad todoterreno es una de sus principales características (Suzuki)

        La gran capacidad todoterreno es una de sus principales características (Suzuki)

        A lo largo de todas sus generaciones, el Suzuki Jimny ganó una merecida fama de robustez y de una gran capacidad todoterreno. Con un peso reducido, dimensiones pequeñas y un eficaz sistema de tracción, el modelo fue un precursor en su segmento y esa fue una de las razones por lo que el Salón de la Fama de la Industria Automotriz Japonesa decidió incorporar a la primera generación del Jimny a esta extraordinaria lista.

        Tecnología en la nube en el mundo de la salud: una revolución científica gracias al coronavirus


        IMAGEN DE ARCHIVO. Un hombre utilizando una mascarilla camina cerca de una ilustración de un virus fuera  de un centro regional de ciencia en Oldham, Gran Bretaña. Agosto 3, 2020. REUTERS/Phil Noble

        Un hombre utilizando una mascarilla camina cerca de una ilustración de un virus fuera de un centro regional de ciencia en Oldham, Gran Bretaña. Agosto 3, 2020. 

        En la actualidad, se reconoce cada vez más el potencial de las tecnologías en la nube, que proporcionan almacenamiento de datos y recursos informáticos administrados por proveedores de servicios externos, para ayudar a mejorar la seguridad, la calidad y la eficiencia de la atención médica. Sin embargo, la adopción de la tecnología en la nube ha sido variable en las organizaciones de atención médica, obstaculizada por la preocupación de que la tecnología no sea coherente con los métodos existentes de garantía de calidad y gobierno de la privacidad, la integridad de los datos y la confiabilidad del servicio.

        El convincente propósito compartido y las necesidades de información en el contexto de la pandemia de COVID-19 han proporcionado un poderoso incentivo para adoptar y beneficiarse de la rápida ampliación de las soluciones basadas en la nube. Ahora que los implementadores han establecido este impulso, es importante tener en cuenta los compromisos y riesgos asociados con estas soluciones y su implementación con rapidez.

        En un documento de reciente publicación, especialistas del Usher Institute de la Universidad de Edimburgo relevan una descripción de cómo los entornos de atención médica han utilizado las tecnologías en la nube para permitir la implementación rápida de aplicaciones en organizaciones individuales y la integración de análisis de datos en todas las organizaciones durante la pandemia de COVID-19. También enumeran las posibles consecuencias no deseadas que surgen de la escala y la velocidad con la que se han implementado las tecnologías en la nube. Estos incluyen consideraciones de privacidad y gobernanza de datos, bloqueo de estructuras de datos, silos de datos e implicaciones no deseadas para las prácticas laborales y el funcionamiento organizacional.

        Digitalizados con cautela

        Hungarian biologist Alexandra Torok checks the purity of an antibody, a genetic sensor of sorts, manufactured by a small family company and sold to the largest pharmaceutical companies in the race for a coronavirus vaccine, in Szirak, Hungary, November 13, 2020. Picture taken November 13, 2020. REUTERS/Bernadett Szabo

        Hungarian biologist Alexandra Torok checks the purity of an antibody, a genetic sensor of sorts, manufactured by a small family company and sold to the largest pharmaceutical companies in the race for a coronavirus vaccine, in Szirak, Hungary, November 13, 2020. Picture taken November 13, 2020.

        Las organizaciones de proveedores individuales se han basado en tecnologías en la nube para implementar funcionalidades discretas relacionadas con COVID-19 para procesos organizativos y clínicos que incluyen monitoreo, diagnóstico, pruebas, triagge y consultas. Algunas aplicaciones facilitan el monitoreo en tiempo real de pacientes en entornos de alto riesgo para COVID-19 mediante la generación de descripciones generales de datos de varias fuentes, algunas permiten interacciones entre el personal de atención médica y los pacientes a distancia, y otras permiten el desarrollo de paneles de gestión operativa. facilitar la planificación de la fuerza laboral, los recursos y la atención.

        Un beneficio clave de los servicios basados en la nube para organizaciones y especialidades individuales es que permiten una rápida implementación y ampliación en una variedad de configuraciones, ya que no requieren que la organización compre hardware adicional (como servidores necesarios para soluciones locales) y se pueden implementar de forma remota (siempre que exista la infraestructura adecuada). Por ejemplo, Huawei Technologies informa que desplegaron una solución de diagnóstico de neumonía en un hospital de Ecuador en tan solo 14 hs. y el Departamento de Salud del Estado de Oklahoma hizo algo similar para el personal médico, diseñada para dar seguimiento a las personas con síntomas reportados de COVID-19, en 48 hs.

        Sin embargo, implementaciones tan rápidas, aunque abordan desafíos inmediatos, podrían tener consecuencias no deseadas para las prácticas laborales de los profesionales de la salud existentes y la seguridad del paciente, particularmente cuando se implementan nuevas funcionalidades en múltiples contextos a gran escala. Por el contrario, las soluciones locales permiten realizar pruebas piloto y adaptarse a los requisitos contextuales, ya que permiten un mayor grado de control organizacional. Esto es importante, ya que el trabajo existente con registros de salud electrónicos locales ha identificado la necesidad de adaptarse a los desafíos rápidamente cambiantes asociados con COVID-19.

        (Shutterstock.com)


        “Las organizaciones de atención médica deben considerar priorizar las soluciones en la nube de bajo riesgo que consisten en complementos a la funcionalidad existente (por ejemplo, una aplicación o un módulo en una plataforma existente basada en la nube para permitir un acceso compartido rápido), ya que es más probable que permitan mejor integración con las prácticas existentes que las aplicaciones complejas que conectan departamentos y organizaciones”, explicó Kathrin Cresswell, especialista a cargo del documento.

        El intercambio de datos entre organizaciones en la atención médica es difícil, particularmente cuando los datos se almacenan en servidores locales, ya que estos pueden convertirse en silos de datos. COVID-19 ha introducido necesidades informativas comunes y urgentes en torno a la incidencia, los pacientes de alto riesgo y la actividad de prueba. Los entornos de atención médica ahora utilizan cada vez más tecnologías en la nube para compartir información relacionada con COVID-19 y proporcionar inteligencia a través de análisis de datos integrados en tiempo real de varias fuentes en todas las organizaciones. “Las nuevas aplicaciones van desde paneles que conectan registros médicos electrónicos basados en la nube para identificar tendencias en pacientes de alto riesgo y actividad de prueba, hasta el establecimiento de centros de datos que facilitan la agregación y el análisis de información casi en tiempo real para aportar en decisiones sobre recursos y atención clínica asociados con COVID-19 en todos los grupos de hospitales -señala Cressmweel-. También hay muchos ejemplos de portales COVID-19 que brindan una visión general de las tendencias nacionales e internacionales, alojados en servicios en la nube, que actualmente se encuentran en desarrollo”.

        Este grado de intercambio de información a gran escala simplemente no es posible con los sistemas locales, donde se necesitarían instalar motores de integración adicionales, pero solo permitirían un intercambio de información relativamente pequeño entre organizaciones a través de mensajes estandarizados.

        Big Data es el análisis de un mundo constantemente inundado de datos

        Big Data es el análisis de un mundo constantemente inundado de datos

        Las tecnologías en la nube parecen ofrecer un camino a seguir aquí. Sin embargo, ahora existe la necesidad de alinear los propósitos de las tecnologías de nube existentes, ya que existe el riesgo de superposición entre las nubes de diferentes proveedores de servicios. También existe el riesgo de silos de datos en nubes individuales y problemas asociados que rodean la propiedad de los datos y el bloqueo de las estructuras de datos (por ejemplo, identificadores de pacientes o ubicación, clasificaciones de enfermedades). Los esfuerzos de colaboración que alinean las actividades de los proveedores de la nube podrían reducir este riesgo, pero esta colaboración debe equilibrarse cuidadosamente con las consideraciones de seguridad de la información (que se agravan a mayor escala a medida que los datos trascienden los límites de la organización). Por ejemplo, la gente ha advertido que el establecimiento de grandes nubes a gran velocidad podría aumentar los riesgos de la llamada ciberpandémica, lo que podría generar riesgos y costos adicionales imprevistos.

        “La implementación a menudo acelerada de las aplicaciones en la nube para COVID-19 también podría haber comprometido una negociación adecuada en torno a la armonización de las estructuras de datos y la gobernanza desde el principio, lo que llevó a posibles problemas relacionados con la integración de datos”, aporta la investigadora. Por lo tanto, existen claros beneficios de las tecnologías basadas en la nube en comparación con las soluciones locales, particularmente en términos de implementación ágil y ampliación de servicios donde la demanda es desconocida (como con COVID-19) e integración de datos entre organizaciones. Sin embargo, queda por ver si estos beneficios se mantienen.

         
        Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews