BREAKING NEWS

19 nov. 2020

Nueva York anunció un toque de queda para gimnasios, bares y restaurantes debido al aumento de casos de coronavirus


El gobernador Andrew Cuomo anunció que las medidas, que implican el cierre de los establecimientos a las 10:00 PM, comenzarán a regir el próximo viernes. También se limitarán las reuniones sociales a un máximo de 10 personas

Governor of New York Andrew Cuomo arrives at the unveiling for the Mother Cabrini statue in the Manhattan borough of New York City, New York, U.S., October 12, 2020. REUTERS/Carlo Allegri
Governor of New York Andrew Cuomo arrives at the unveiling for the Mother Cabrini statue in the Manhattan borough of New York City, New York, U.S., October 12, 2020. 

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció este miércoles nuevas reglas para gimnasios, bares y restaurantes debido al aumento de los casos de coronavirus en todo el estado. La disposición implica un toque de queda para estos establecimiento, que deberán cerrar a las 10:00 PM, hora local.

Los datos de las pruebas publicados el miércoles indicaron una tasa de positividad del 2,93% en todo el estado.

A partir del viernes, los gimnasios, bares y restaurantes deberán cerrar a las 10:00 PM, pero podrán seguir ofreciendo el retiro de pedidos en la acera de los establecimientos después de esa hora.

Trabajadores de salud en un puesto de control en Nueva York.  REUTERS/Brendan McDermid
Trabajadores de salud en un puesto de control en Nueva York. 

Además, las reuniones sociales en establecimientos privados quedarán restringidas a un máximo de diez personas, mientras aumenta la tasa de infección y las hospitalizaciones se disparan en el estado que fue el epicentro del brote en Estados Unidos en sus primeras etapas.

Las nuevas medidas, que entrarán en vigor el viernes, se produjeron un día después de que California y varios estados del medio oeste del país endurecieron las restricciones a los residentes el martes para tratar de frenar la rápida propagación del virus.

“Esta es nuestra ÚLTIMA oportunidad de detener una segunda ola”, tuiteó el miércoles el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, cuando anunció que la tasa promedio de siete días de pruebas de coronavirus que dieron positivo en toda la ciudad había alcanzado el 2.52%.

Nueva York, que tiene más de 8 millones de habitantes, ha alcanzado varias veces en los últimos días la barrera de los 1.000 casos diarios, algo que no ocurría desde mayo. EFE/Justin Lane/Archivo
Nueva York, que tiene más de 8 millones de habitantes, ha alcanzado varias veces en los últimos días la barrera de los 1.000 casos diarios, algo que no ocurría desde mayo.

El sistema de escuelas públicas de la ciudad, el más grande del país, se cerraría al aprendizaje en persona si esa cifra alcanza el 3%. “Podemos hacerlo, pero tenemos que actuar AHORA”, dijo de Blasio.

Casi 4.000 personas más dieron positivo por el virus en todo el estado el lunes, otro récord desde principios de la primavera.

Durante los últimos siete días, Nueva York ha informado un promedio de 3200 casos nuevos por día, casi un 50% más que una semana antes, y parte del aumento se produjo en las partes central y occidental del estado.

Las recomendaciones de la ciudad para Navidad

Cenas virtuales, compras por internet o villancicos en las calles son algunas de las recomendaciones que la ciudad de Nueva York hizo a sus residentes para que el inminente periodo festivo no dispare la transmisión del coronavirus.

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York. REUTERS/Mike Segar
Bill de Blasio, alcalde de Nueva York. 

Los consejos, reunidos por el Ayuntamiento en una breve guía de cara a festividades como Acción de Gracias, Januká y Navidad, defienden la necesidad de celebrar estas ocasiones, pero de hacerlo de la forma más segura posible.

“El mejor regalo que podemos hacer a quienes queremos es mantenerlos a salvo”, subrayó este martes el alcalde, Bill de Blasio, en una conferencia de prensa.

La guía municipal urge a los neoyorquinos a no viajar, a celebrar únicamente con los residentes en un mismo hogar y a no reunirse en grupo, al tiempo que propone alternativas seguras como la celebración de cenas festivas a través de videoconferencia, pasear por las calles para disfrutar de las decoraciones o comprar regalos a través de internet.

Las autoridades también animan a salir a las calles a cantar villancicos -manteniendo una distancia de seguridad mayor de la habitual-, a disfrutar de la nieve y a sorprender a amigos y vecinos con cartas o dejándoles dulces a la puerta. EFE/Jason Szenes/Archivo
Las autoridades también animan a salir a las calles a cantar villancicos -manteniendo una distancia de seguridad mayor de la habitual-, a disfrutar de la nieve y a sorprender a amigos y vecinos con cartas o dejándoles dulces a la puerta. 

Las autoridades también animan a salir a las calles a cantar villancicos -manteniendo una distancia de seguridad mayor de la habitual-, a disfrutar de la nieve y a sorprender a amigos y vecinos con cartas o dejándoles dulces a la puerta.

Nueva York avisa también del riesgo que plantean las ceremonias religiosas habituales en estas fechas y pide que los servicios se hagan por internet o en exteriores y que no se compartan objetos durante la liturgia.

Con un promedio de 2.88% de tasa general de positividad, solo faltan décimas en las métricas que miden los contagios para que se tenga que decretar la clausura de los edificios escolares.


Aunque las autoridades de Salud todavía no consideran la métrica de contagios oficialmente como una ‘segunda ola’, este martes ante la realidad del alza de los casos, el alcalde Bill de Blasio en sus palabras describió por segundo día consecutivo que “hay muchas razones por las cuales preocuparse”.

Y es que la tasa de pruebas positivas para el coronavirus en la Gran Manzana fue del 2.88% el pasado domingo, el promedio diario más alto desde al menos principios de agosto.

Además, el mandatario municipal informó que durante los últimos siete días la ciudad ha tenido un promedio de 795 casos confirmados diarios. La última vez que se alcanzó esa cifra fue en mayo.

A todos estos signos se agrega que 92 pacientes con complicaciones con el virus fueron ingresados en las últimas ​​en hospitales locales, si llegase a superar el umbral diario de 200 personas, allí sí empezarían sin dudas a aplicarse restricciones y cierres.

Lo peor: Podrían cerrar las escuelas

Hay otros factores más precisos para tomar decisiones drásticas. Si la tasa de positividad supera el 3%, lamentablemente eso sí significará un inminente cierre de las escuelas públicas de la ciudad y el retorno al esquema de 100% de clases remotas.

Pero si el marcador de pacientes positivos revienta el umbral del 5%,  podrían volver las pesadillas de los cierres comerciales, incluyendo los restaurantes.

¿Qué tan cerca está la Gran Manzana de la posibilidad de un nuevo cierre económico? De Blasio frente al callejón de los números argumenta que los esfuerzos de “miles de pruebas de descarte diarias, como nunca antes, es una variable que se debe siempre analizar en este otoño para diferenciarla de la realidad de meses anteriores”.

El Alcalde reforzó que no hay planes actuales para cierres, pero advirtió que podrían llegar en los próximos días o semanas e incluir empresas y escuelas.

“Esta es nuestra última oportunidad para detener una segunda ola. Si no somos capaces, claramente habrá consecuencias que nos recordarán demasiado a dónde estábamos antes“, sostuvo.

Si la tasa general de contagios brinca al 3% en NYC los protocolos indican que se deberán cerrar las escuelas. (Foto NYC Mayoral Office)

“Ya estamos en la segunda ola”

Ante la manifiesta preocupación hay quien asegura que en efecto la ciudad de Nueva York ya está en una ‘segunda ola’ no oficial de contagios.

En específico, Mark Levin, presidente de la Comisión de Salud del Concejo Municipal aseveró este martes que “no es que nos estamos acercando a nuestra segunda ola. Estamos en nuestra segunda ola”.

El legislador local apeló a que la tasa de positividad de este lunes en la ciudad se ajustó hasta el 3.58% y el promedio de 7 días es ahora del 2.31%.

“Necesitamos redoblar nuestros esfuerzos para aplanar esta nueva curva”, pidió Levin.

En sintonía con las estrategia de las autoridades de Salud que han exhortado a los residentes de la ciudad a no viajar por las Fiestas de Acción de Gracias y Navidad a otros estados en donde existen brotes elevados de contagios, el concejal fue más radical con decenas de miles de estudiantes universitarios de todo el país que están en los Campus de la Gran Manzana.

“Si a los estudiantes se les permite ir a casa para el Día de Acción de Gracias y regresar a Nueva York, esto representará un riesgo mayor. Deberían estar obligados a quedarse aquí”, propuso en su cuenta twitter.

Entre tanto, el doctor Dave Chokshi comisionado del Departamento de Salud de la Ciudad  (DOHMH) validó que están observando con mucha precisión que los números de COVID-19 están aumentando y alertó de los efectos que podrían tener las reuniones familiares en los próximos días.

“Ahora no es el momento de bajar la guardia. Se debe encontrar formas seguras de celebrar las Fiestas este año. La salud de nuestras familias depende de ello”, subrayó nuevamente el funcionario.

Sumarán más ‘zonas calientes’ 

El gobernador Andrew Cuomo, de quien depende la última palabra de medidas drásticas de cierres, luce más confiado en las restricciones focalizadas en localidades rojas, naranjas o amarillas en donde se determinen brotes del virus.

Todo parece indicar que en las próximas horas se establecerán nuevas zonas de riesgo en la ciudad de Nueva York, específicamente en Staten Island.

“La expectativa es que todo empeorará en todo el país, con el invierno y con las movilizaciones por las celebraciones familiares de fin de año“, concluyó el mandatario.

El activista comunitario ecuatoriano, Walter Sinche relata que en vecindarios de Corona, en Queens, la comunidad tiende a relajar las normas. (F. Martínez)

!Alerta en Corona!

Mientras las autoridades de Salud insisten a los neoyorquinos que deben reforzar las medidas de protección como el uso de máscaras y mantener el distanciamiento social, en algunos vecindarios que vivieron experiencias infernales con la pandemia, como es el caso de Corona y Jackson Heights, líderes comunitarios muestran preocupación porque observan que las comunidades tienden a “relajar” las normas. 

Así lo describe, Walter Sinche directivo de la Alianza Ecuatoriana con sede en Queens.  

“Se empieza a observar que lastimosamente mucha gente aquí en el área está obviando el uso del tapabocas. Vemos grandes reuniones en las plazas. Creo que es momento para que las autoridades empiecen a poner en su foco más vigilancia en estos vecindarios. Lastimosamente nuestra comunidad no aprendió la lección”, explicó Sinche.

El vecindario en su mayoría habitado por inmigrantes latinoamericanos y que fue el “epicentro del epicentro” del COVID-19 empieza a encender nuevamente alertas, de acuerdo con las estadísticas del DOHMH.

Desde el 1 al 7 de noviembre el código postal 11368 perteneciente a Corona muestra un número de 80 casos confirmados, una  de las tasas de positividad más altas de ese condado.

Números al borde

  • 200 casos en promedio más por día se han reportado en los cinco condados en la última semana en contraste con  la media de menos de 550 contagiados diarios que se mantuvo desde julio hasta septiembre.
  • 0.12% más casos que se sumen a las métricas de contagios generales en NYC en los próximos días, podría significar el cierre preventivo de los edificios escolares.
  • 2.69% es la tasa de contagios en el estado de Nueva York.
  • 4,14% es el promedio de infectados con COVID-19 en vecindarios de Kew Garden en Queens, la zona más roja de la ciudad hasta hace dos días.



Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews