BREAKING NEWS

20 sep. 2020

Qué significa que por segunda vez en la historia se use el alfabeto griego para nombrar a los ciclones tropicales


Una vista satelital de tormentas en el AtlánticoDerechos de autor de la imagenNOAA
Image captionLa lista de 21 nombres predeterminados para la temporada de huracanes se agotó este año.

La temporada de huracanes de este año "se puso en griego".

La lista que se elabora cada año para nombrar las tormentas en el Atlántico alcanzó el último disponible este viernes, con la formación de la tormenta Wilfred.

Ya no hay más nombres predefinidos para los próximos temporales. ¿Qué pasa cuando esto ocurre?

Esta es apenas la segunda ocasión en que la veintena de nombres para las tormentas tropicales, que luego puede convertirse en huracanes, llega hasta el final.

Así que a partir de este viernes, las nuevas formaciones comienzan a tomar los nombres de las letras del alfabeto griego. Y de hecho ya empezó.

La tormenta subtropical Alfa tuvo un corto periodo de vida este mismo viernes cerca de Portugal, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) de EE.UU.

En tanto, Beta se formó como una tormenta tropical en el golfo de México y tiene potencial de convertirse en huracán en la madrugada del lunes.

Un mapa con las tormentas activas en el AtlánticoDerechos de autor de la imagenNOAA
Image captionBeta se convirtió en tormenta tropical en el Golfo de México, mientras otros sistemas están en activo.

Y aún faltan dos meses y medio para que concluya la temporada de huracanes de este año, el 30 de noviembre.

Un 2020 movido

Este año el Atlántico ha tenido una temporada muy ocupada.

Hasta mediados de este mes, las estadísticas del NHC muestran que normalmente hay siete sistemas con nombre. Este año, sin embargo, ha estado lejos de ser normal, 13 más que el promedio.

Una de las características más notables de la temporada ha sido cuán temprano se formaron cada una de las tormentas nombradas en relación con años anteriores.

Las tormentas Teddy Vicky, por ejemplo, fueron las primeras con nombres que inician con T y V que se hayan registrado.

Una vista satelital de tormentas en el AtlánticoDerechos de autor de la imagenCENTRO NACIONAL DE HURACANES EE.UU.
Image captionDesde 1971 no se registraban cinco ciclones tropicales activos al mismo tiempo como ocurrió este mes.

Sin embargo, nada de esto ha sorprendido a los meteorólogos, ya que se pronosticaba que las condiciones se combinarían para tener una temporada alta este 2020.

Las predicciones de la Administración Nacional Oceanográfica Atmosférica de EE.UU., en colaboración con la Universidad Estatal de Colorado, indicaban que este año vería casi el doble del número promedio de tormentas con nombre que las vistas entre 1981 y 2010.

Solo hay 21 nombres en la lista de la Organización Meteorológica Mundial de cada año, por lo que procede echar mano del alfabeto griego para nombrar al resto.

Gerry Bell, el principal pronosticador de la temporada de huracanes de la NOAA, dijo que tener 25 tormentas con nombre era algo novedoso para ellos.

El alfabeto griego solo se ha utilizado una vez antes, en la temporada de huracanes de 2005 que batió récords, cuando hubo 27 tormentas con nombre. Ese año llegó hasta la tormenta tropical Zeta a fines de diciembre.

También fue la temporada en la que el huracán Katrina, de categoría 5, causó grandes daños en Luisiana y Mississippi, uno de los desastres naturales más costosos en la historia de Estados Unidos.

Usar nombres propios en lugar de números o términos técnicos tiene el objetivo de evitar confusión y facilitar la divulgación de alertas.

El listado de nombres para los ciclones tropicales del Atlántico fue creado en 1953 por el NHC y se ha utilizado como estándar para las listas de otras regiones del mundo.

¿Qué ha generado tantas tormentas?

Así como en la receta para un pastel, hay una serie de ingredientes que necesitamos para producir un huracán o una tormenta tropical.

Estos incluyen una temperatura de la superficie del mar superior a 26 °C e inestabilidad en la atmósfera alrededor de África occidental.

Ingredientes para un huracán

También es necesario que haya poca cizalladura: cambios en la velocidad y dirección del viento en toda la atmósfera que pueden afectar el desarrollo de tormentas.

Y eso es lo que hemos visto en lo que va de año. Las temperaturas de la superficie del mar en el Atlántico han estado consistentemente entre 1 y 2 °C por encima de lo normal durante el verano.

Los meteorólogos de la Universidad Estatal de Colorado sugirieron que las anomalías en la temperatura de la superficie del mar se clasifican como la cuarta más cálida registrada.

Durante el resto de septiembre y hasta octubre, la temperatura superficial de las aguas seguirá siendo lo suficientemente alta como para potenciar la formación de más tormentas tropicales.

Pasos de depresión a ciclón tropical

El otro ingrediente principal, la cizalladura del viento, también ha sido extremadamente baja desde julio.

El último factor que contribuye al pronóstico de una temporada muy activa es un patrón climático natural llamado Oscilación del Sur-El Niño.

Esto describe el estado de las temperaturas de la superficie del mar y los patrones de viento en el océano Pacífico, que tienen implicaciones climáticas en todo el mundo.

Cuando esta oscilación está en fase neutra o negativa, conocida como La Niña, la actividad de los huracanes tiende a incrementarse.

Escala de vientos Saffir-Simpson

La NOAA anunció a mediados de septiembre que las aguas del Pacífico oriental se habían enfriado lo suficiente como para que se forme La Niña.

¿Está el cambio climático detrás de esto?

Vincular los ciclones tropicales con el cambio climático es complicado.

Los climatólogos están investigando esta área y los estudios hasta ahora sugieren que podríamos ver tormentas grandes y más intensas en un plantea que se está calentándose.

Sin embargo, como hay tantos factores involucrados, no se puede decir si el cambio climático provocado por el ser humano tiene un efecto en temporadas únicas como la actual.



Por qué es insólito que haya 5 ciclones tropicales en el Atlántico al mismo tiempo
Planeta.Derechos de autor de la imagenCENTRO NACIONAL DE HURACANES EE.UU.
Image captionDesde 1971 no se registraban cinco ciclones tropicales activos al mismo tiempo.

Cada año, por esta misma época, comienza a vislumbrarse lo que será la temporada de huracanes y tormentas tropicales que afectarán principalmente a Norteamérica y el Caribe.

Y como si no faltara otra cosa por apuntar en este 2020, por segunda vez en la historia este lunes se detectaron cinco ciclones tropicales simultáneamente activos en el océano Atlántico.

La última vez que se presentó un fenómeno similar fue en 1971, cuando se registró el mismo número de tormentas tropicales en el Atlántico en un mismo momento.

De acuerdo al Centro de Nacional de Huracanes de EE.UU. (NHC, por sus siglas en inglés) las formaciones son el huracán Paulette, el huracán Sally, las tormentas tropicales Teddy y Vicky y la depresión tropical Rene (que ya se debilitó y no entra dentro del registro).

Mientras el huracán Paulette estaba pasando por las Bahamas, Sally ingresó este miércoles en territorio estadounidense, en Alabama, como tormenta de categoría 2.

Pero, ¿por qué se presenta este inusual fenómeno? ¿Y es un anuncio de lo que ocurrirá con la temporada de huracanes en el futuro?

"Hay que tener algo claro: no hay una sola respuesta a este fenómeno. Lo que vemos aquí es la suma de muchos factores que coinciden para producir estas cinco tormentas tropicales al mismo tiempo", le dijo a BBC Mundo el meteorólogo de British Weather Services, Jim Dale.

Dale, quien escribió el libro "Weather or Not", señala que la causa de este incidente no es únicamente el calentamiento global.

"Este fenómeno también se presentó en 1971, cuando el calentamiento global apenas estaba siendo notado, así que hay que tener siempre en cuenta los otros elementos que hacen parte de la formación de los huracanes", agrega.

"Igual este año ha sido tan inusual con tantas tormentas tropicales, que ya se están acabando los nombres de la lista para nombrar estas formaciones. Solo queda uno: Wilfred", anotó.

La temporada

Según señalan los científicos, en la formación de los ciclones tropicales -que de acuerdo a su avance se van transformando en huracanes o en tormentas tropicales- juegan varios factores.

"El calentamiento del agua, las zonas de baja presión en aguas cálidas, la dirección de los vientos, la absorción de vientos cálidos y fríos que le otorgan velocidad, entre otros", señala Dale.

Para el meteorólogo, este año se pueden encontrar dos fenómenos que pueden haber influenciado el alto número de ciclones tropicales.

Policía controlando el tránsito.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas autoridades de EE.UU. se preparaban para la llegada del huracán Sally.

"La influencia de 'La Niña', la corriente en el Pacífico y, por supuesto, el aumento de las temperaturas del océano, que afectó algunas zonas del océano Atlántico, especialmente en la costa Occidental de África donde se originan la mayoría de estos ciclones, pudieron incidir en este fenómeno histórico", señala.

Dale también apunta que el factor del calentamiento global seguramente incidirá en el número de huracanes y tormentas tropicales que afectarán esta zona del planeta en el futuro.

"Por ejemplo: ahora estamos viendo cómo los incendios forestales arrasan con miles de hectáreas. Aunque los incendios de este tipo los conocemos desde hace más de 100 años, lo cierto es que ahora son mucho más agresivos por la sequía y el aumento de las temperaturas", explica Dale.

"Con los huracanes pasa algo similar: los conocemos desde siempre, pero los efectos climáticos que la Tierra ha sufrido en los últimos años van a causar que se presenten con mayor frecuencia y en situaciones inusuales como la que estamos viendo".

Tres direcciones

Los modelos predecían que los cinco ciclones se dirigían en diferentes direcciones tanto hacia EE.UU. como hacia el este en el Atlántico.

De acuerdo al NHC, el paso del huracán Paulette por Bahamas "puede poner en peligro la vida de las personas".

Hurac[an Sally.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas personas que viven en las zonas de la costa de sur de EE.UU. preparaban sus casas para la llegada del huracán Sally.

"Las marejadas producidas por Paulette están afectando parte de las Islas de Sotavento, las Antillas Mayores, las Bahamas y Estados Unidos. Estas marejadas podrían causar olas que pongan en peligro la vida de quienes habitan estas zonas", explicó el NHC en un comunicado.

A esta advertencia se sumaba el huracán Sally, que ingresó a a EE.UU. por la costa sur y que el NHC llamó a observar con cuidado no sólo en su recorrido sino sobre todo en el efecto de los vientos en las zonas por donde pase.

Sin embargo, el NHC señaló que las tormentas tropicales Teddy y Vicky y la depresión tropical Rene, que ya se debilitó, en su estado actual no representan un peligro para esta región del planeta.

"Hay que tener en cuenta que tradicionalmente las temporadas de huracanes traen tres huracanes mayores. Apenas vamos en septiembre y ya contamos al menos ocho huracanes", señala Dale.

"Es una situación para monitorear e investigar, para así poder prevenir con mayor rigor los daños que causan estos fenómenos", agrega el meteorólogo.

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews