BREAKING NEWS

11 oct. 2020

Explicación de las clasificaciones de seguridad de la NHTSA: cómo se someten a pruebas los automóviles en 2020

 


Si compró un automóvil en los últimos 15 años, es muy probable que haya leído las calificaciones de seguridad de la NHTSA, incluso si no las buscó. ¿Por qué? Porque a partir de 2006, se requería que las etiquetas adhesivas para ventanas de automóviles nuevas las incluyan, junto con la información de economía de combustible y precios a la que está acostumbrado.


 
Los autos probados por la NHTSA reciben calificaciones de cinco estrellas en tres categorías, además de una calificación de seguridad general. Cuantas más estrellas gane un vehículo, menor será la posibilidad de que sus ocupantes sufran lesiones en caso de accidente. ¿Qué se necesita para que un automóvil obtenga una calificación de seguridad de cinco estrellas? Eso es lo que estamos aquí para averiguar.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras es una agencia gubernamental que depende del Departamento de Transporte. Se estableció como parte de la Ley de Seguridad en las Carreteras de 1970 para reducir las muertes, las lesiones y las pérdidas económicas por colisión de vehículos, y comenzó las pruebas de choque frontal en 1978.

El programa de pruebas de choque de la NHTSA ha recorrido un largo camino desde entonces. En la actualidad, además de las pruebas de choque frontal, evalúa los vehículos en las pruebas de colisión de barreras laterales y postes laterales, y realiza una prueba de resistencia al vuelco. La adición más reciente a su protocolo es una sección de tecnologías de seguridad recomendadas que han sido verificadas para cumplir con los criterios de desempeño de la NHTSA.

Prueba de choque frontal de la NHTSA
A diferencia de las pequeñas pruebas frontales de superposición realizadas por el IIHS, la prueba de choque frontal de la NHTSA está destinada a simular un choque frontal con otro vehículo de tamaño y peso idénticos. (El ejemplo que se muestra es un conductor que viaja en la dirección opuesta virando hacia su carril).
 
La prueba se realiza con un maniquí de choque que representa a un hombre adulto de tamaño medio en el asiento del conductor y otro que representa a una mujer adulta pequeña en el asiento del pasajero, ambos asegurados con los cinturones de seguridad instalados en el vehículo.

La metodología de prueba de la NHTSA dicta que el vehículo choca contra una barrera fija a 35 mph. Con base en los datos extraídos de los sensores en la cabeza, el cuello, el pecho y las piernas de los maniquíes, los analistas determinan la probabilidad de lesiones para el conductor y el pasajero en caso de un choque. Los vehículos con mayor probabilidad de proteger a sus pasajeros de lesiones obtienen calificaciones de cinco estrellas. Las calificaciones solo se pueden comparar con precisión entre vehículos de la misma clase y peso, más o menos 250 libras, por lo que los resultados de las pruebas para el segmento cada vez más pequeño de los autos pequeños y livianos son cada vez más irrelevantes.

Prueba de choque lateral de la NHTSA
Ver las 12 fotos

La NHTSA realiza dos pruebas separadas para evaluar la resistencia a los choques de un automóvil en caso de una colisión lateral, siendo la primera la prueba de barrera lateral. Para esta evaluación, los parámetros de prueba intentan simular un automóvil que atraviesa una intersección de cuatro vías y otro vehículo lo pega en el lado del conductor.

El maniquí masculino promedio permanece en el asiento delantero y el maniquí femenino pequeño se traslada al asiento trasero del lado del conductor. La realización de la prueba involucra una barrera de 3,015 libras que se mueve a 38.5 mph y choca con el vehículo de prueba estacionado. Se toman lecturas de la cabeza, el pecho, el abdomen y la pelvis de ambos maniquíes para determinar la probabilidad y la gravedad de la lesión. La NHTSA asigna tres clasificaciones para conductor, pasajero trasero y combinado.

Por otro lado, se utiliza una prueba de choque de poste lateral para simular la pérdida de agarre en una superficie de baja fricción (como una calle mojada o nevada) y colisionar con un poste de teléfono en el lado del conductor. La prueba se realiza solo con el maniquí femenino pequeño en el asiento del conductor. Con un ángulo de 75 grados, el vehículo se coloca lateralmente en un poste de 9,8 pulgadas de diámetro en la ubicación del asiento del conductor.
 
Para la prueba del poste lateral, las medidas se toman de los sensores en la cabeza, el pecho, la parte inferior de la columna, el abdomen y la pelvis del maniquí. Los puntajes de las pruebas de los postes laterales y las barreras laterales del vehículo contribuyen a las calificaciones laterales combinadas para el asiento delantero y trasero, que a su vez se combinan para formar la calificación lateral general. 

A diferencia de las calificaciones de choque frontal, todas las calificaciones de las pruebas de impacto lateral se pueden comparar con las de cualquier otro vehículo.

Prueba de vuelco de la NHTSA
El escenario que la NHTSA intenta replicar con esta prueba es un SUV que viaja a 55 mph que encuentra una curva cerrada, no puede reducir la velocidad, se aparta de la carretera y se vuelca. Las pruebas de vuelcos se agregaron a la gama de pruebas de la NHTSA en 2000, según datos que sugieren que los vuelcos representan el 35 por ciento de los choques fatales.

Las calificaciones de vuelco se basan en una medición de laboratorio en reposo, conocida internamente como factor de estabilidad estática, que analiza la distribución del peso y el centro de gravedad de un vehículo. El SSF, combinado con los resultados de una maniobra de conducción agresiva que evalúa la vulnerabilidad de un automóvil al vuelco, es lo que determina la calificación de vuelco.

Tecnología de asistencia al conductor
Desde 2010, las calificaciones de la NHTSA también han incluido una lista de características de seguridad activa de asistencia al conductor recomendadas. Mientras que esos sistemas estaban reservados para autos de lujo de alta gama hace una década, autos asequibles como el Toyota Co




If you’ve purchased a car in the last 15 years, there’s a good chance you’ve read safety ratings from the NHTSA, even if you didn’t seek them out. Why? Because as of 2006, it’s been required that new car window stickers include them, alongside the fuel economy and pricing information you’re used to.

Cars tested by the NHTSA receive ratings out of five stars in three categories, plus an overall safety rating. The more stars a vehicle earns, the lower the chance of injury to its occupants in the case of a crash. What does it take for a car to earn a five-star safety rating? That’s what we’re here to find out.

What Is the NHTSA?

See all 12 photos

The National Highway Traffic Safety Administration is a government agency that falls under the Department of Transportation. It was established as part of the Highway Safety Act of 1970 to reduce deaths, injuries, and economic losses from vehicle collision, and it began frontal crash testing in 1978.

The NHTSA’s crash-testing program has come a long way since then. Today, in addition to frontal crash testing, it evaluates vehicles in side barrier and side pole collision tests, and performs a rollover resistance test. The most recent addition to its protocol is a section for recommended safety technologies that have been verified to meet the NHTSA’s performance criteria.

NHTSA Front Crash Testing

Unlike the small overlap front tests conducted by the IIHS, the NHTSA’s frontal crash test is intended to simulate a head-on crash with another vehicle of identical size and weight. (The example shown is a driver travelling the opposite direction veering into your lane.)

The test is conducted with a crash dummy representing an average-size adult male in the driver’s seat and another representing a small adult female in the passenger seat, both secured with the vehicle’s installed seatbelts.

NHTSA testing methodology dictates that the vehicle be crashed into a fixed barrier at 35 mph. Based on data drawn from sensors in the dummies’ heads, necks, chests, and legs, analysts determine the likelihood of injury for the driver and passenger in the event of a crash. Vehicles most likely to protect their passengers from injury earn five-star ratings. Ratings can only be accurately compared between vehicles of the same class and weight, give or take 250 pounds, so test results for the shrinking segment of small, light cars are becoming increasingly irrelevant.

NHTSA Side Crash Testing

See all 12 photos

The NHTSA conducts two separate tests to evaluate a car’s crashworthiness in the event of a side collision, the first being the side barrier test. For this evaluation, the testing parameters try to simulate a car driving through a four-way intersection and being T-boned on the driver’s side by another vehicle.

The average male dummy remains in the front seat, and the small female dummy is moved to the driver’s side rear seat. Conducting the test involves a 3,015-pound barrier moving at 38.5 mph and colliding with the stationary test vehicle. Readings are taken from the head, chest, abdomen, and pelvis of both dummies to determine the likelihood and severity of injury. The NHTSA assigns three ratings for driver, rear passenger, and combined.

On the other side of things, a side pole crash test is utilized to simulate losing grip on a low-friction surface (such as a wet or snowy street) and colliding with a telephone pole on the driver’s side. The test is conducted only with the small female dummy in the driver’s seat. Angled at 75 degrees, the vehicle is pulled sideways into a 9.8-inch diameter pole at the driver’s seating location.

For the side pole test, measurements are taken from the sensors in the dummy’s head, chest, lower spine, abdomen, and pelvis. A vehicle’s side pole and side barrier test scores contribute to combined side ratings for the front and rear seat, which in turn combine to make the overall side rating. Unlike front crash ratings, all side-impact test scores can be compared with those of any other vehicle.

NHTSA Rollover Testing

The scenario the NHTSA intends to replicate with this test is an SUV travelling at 55 mph that encounters a sharp curve, is unable to slow down, departs the road, and rolls over. Rollover testing was added to the NHTSA’s gamut of testing in 2000, based on data that suggests that rollovers represent 35 percent of fatal crashes.

Rollover ratings are based on an at-rest lab measurement, internally known as the Static Stability Factor, which analyzes a vehicle’s weight distribution and center of gravity. The SSF, combined with the results of an aggressive driving maneuver that evaluates a car’s vulnerability to tipping, are what determine the rollover rating.

See all 12 photos

Driver Assistance Technology

Since 2010, the NHTSA’s ratings have also included a list of recommended driver-assist active safety features. Whereas those systems were reserved for high-end luxury cars a decade ago, affordable cars like the Toyota Corolla and Honda Civic now feature a suite of standard active safety tech, even on entry-level trims.

These recommendations do not impact a car’s overall safety rating and are completely unrelated to the five-star rating system. Rather, they intend to highlight a vehicle’s active safety features—such as lane keep assist, automatic emergency braking, or adaptive cruise control—while detailing whether those features are standard or optional and pointing out features missing from a model.


Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews