BREAKING NEWS

13 sep. 2020

Elon Musk: ¿exagera el potencial de su tecnología Neuralink para conectar el cerebro humano con una computadora?



Presentación de Elon Musk
Derechos de autor de la imagenNEURALINK
Image captionLa semana pasada Elon Musk transmitió en directo por internet la presentación sobre el progreso de su tecnología Neuralink.

Elon Musk es la figura más carismática del mundo de la tecnología y cuenta con algunos logros asombrosos a su nombre, desde que los autos eléctricos resulten atractivos hasta los cohetes que pueden regresar a la tierra y ser reutilizados.

Pero quien se atreva a sugerir que todo lo que hace Musk no es innovador ni visionario puede esperar una fuerte reacción del gran hombre y su ejército de apasionados seguidores.

Eso es lo que sucedió cuando un académico británico criticó la demostración que el viernes pasado hizo Musk de su proyecto Neuralink. Y la represalia que enfrentó fue en gran parte culpa mía.

Neuralink es un plan inmensamente ambicioso que busca conectar el cerebro humano a una computadora.

Al final, podría permitir que personas con afecciones como la enfermedad de Parkinson puedan controlar sus movimientos físicos o manipulen máquinas a través del pensamiento.

Pero ya hay muchos científicos trabajando en este campo.

Aunque Musk tiene ambiciones mucho mayores que la mayoría y habla de desarrollar una "cognición superhumana", mejorando el cerebro en parte para combatir la amenaza que ve en la inteligencia artificial.

La demostración del viernes por la noche incluyó la participación de una cerda llamada Gertrude, equipada con lo que el magnate de la tecnología describió como un "Fitbit en tu cráneo".

Un dispositivo pequeño registró la actividad neuronal del animal y envió la información de forma inalámbrica a una pantalla.

Cada vez que le tocaban el hocico se producían una serie de pitidos, lo que indicaba actividad en la parte de su cerebro que buscaba comida. "Creo que esto es increíblemente profundo", comentó Musk.

Pero algunos expertos en neurociencia no estaban tan impresionados.

Neuralink graphicDerechos de autor de la imagenNEURALINK
Image captionMusk dijo que el primer dispositivo Neuralink tenía un alcance suficiente como para conectarse con un teléfono inteligente vía Bluetooth.

El Science Media Center de Reino Unido, una institución que trabaja en tratar de hacer accesibles historias científicas complejas, publicó un comunicado de prensa citando a Andrew Jackson, profesor de interfaces neuronales de la Universidad de Newcastle.

"No creo que haya nada revolucionario en esa presentación, pero están superando los desafíos de ingeniería de colocar múltiples electrodos en el cerebro", dijo.

"En términos de su tecnología, 1.024 canales no es algo tan impresionante en estos días, pero la electrónica para transmitirlos de forma inalámbrica es de vanguardia y la implantación robótica es atractiva", apuntó el experto.

"El mayor desafío es lo que haces con todos estos datos cerebrales. Las demostraciones en realidad fueron bastante decepcionantes en este sentido y no mostraron nada que no se haya hecho antes", agregó.

Jackson cuestionó por qué el trabajo de Neuralink no ha sido publicado en revistas arbitradas.

Yo tomé sus palabras y su resumen de la demostración -"esto es ingeniería sólida pero neurociencia mediocre"- y publiqué un tuit.

Pocas horas más tarde, Musk tuiteó su respuesta:

"Desafortunadamente, es común que muchos en el mundo académico sobrestimen el valor de las ideas y den menos peso al trabajo para llevarlas a cabo. Por ejemplo, la idea de ir a la Luna es trivial, pero llegar a la Luna es difícil", escribió.

Muchos de sus 38 millones de seguidores parecían estar de acuerdo, algunos de forma vehemente.

"La academia está llena de personas que piensan que son el tipo más inteligente de la sala en un momento dado, pero, de hecho, son un poco tontos", escribió uno.

Otro dijo: "Si esperáramos a las revisiones de expertos sobre el Tesla, todavía estaríamos esperando el producto. Constrúyelo y ellos vendrán".

Y también se lanzó un viejo cliché sobre los maestros.

"Esa es la diferencia entre un académico (los que pueden, hacen; y los que no pueden, enseñan) y un visionario industrial que hace las cosas".

Mejorando el cerebro

Este martes por la mañana, me comuniqué con el profesor Jackson para disculparme por provocar este alboroto en Twitter.

Se rio y dijo que no era muy activo en las redes sociales. Añadió que, en cualquier caso, Musk ha dicho cosas peores sobre otras personas.

Elon Musk.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionCon Tesla, Musk ha logrado popularizar los autos eléctricos.

Lejos de estar atrapado en una torre de marfil, el profesor Jackson está involucrado en investigaciones prácticas.

Él ha explorado cómo ayudar a los pacientes con lesiones espinales transmitiendo señales desde el cerebro a la médula espinal para restaurar algunos movimientos del brazo.

No afirma estar a la vanguardia de la investigación de interfaces computadora-humano, pero conoce bien el campo y puede señalar a académicos que han logrado avances significativos sin recibir la publicidad que disfruta Musk.

Destacó que no había tenido la intención de parecer negativo.

"Todos los que han estado trabajando en este campo durante un tiempo están emocionados con las posibilidades que surgen cuando las grandes empresas de tecnología y los partidarios entusiastas intentan poner dinero detrás de esto", dijo.

Pero, aunque estaba impresionado por la tecnología de Neuralink, dijo ser escéptico sobre lo que se habla en relación con su posible uso para leer y escribir recuerdos, y mejorar las funciones cerebrales.

Explicó que aunque los neurocientíficos han avanzado en la comprensión de cómo el cerebro controla el movimiento, siguen sin saber cómo procesa los pensamientos y los recuerdos.

Robot de Neuralink.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionEl objetivo de Neuralink es conectar una computadora al cerebro humano.

Pese a todos sus logros, Musk tiende a exagerar las estimaciones sobre la rapidez con la que avanzará su tecnología.

Hace cuatro años, me dijo que en un par de años un Tesla podría conducir solo a través de Estados Unidos, deteniéndose para recargarse él mismo en el camino. Eso aún está por ocurrir.

Apenas fue este fin de semana cuando los autos de la firma recibieron una actualización de software para su sistema de piloto automático para reconocer las señales de límite de velocidad, algo que podría haber sido considerado esencial para una conducción autónoma segura.

La razón de ser de los visionarios tecnológicos es pensar en grande.

Pero sin los académicos de los que ha sido crítico, es poco probable que se haga realidad el sueño de Musk de mejorar el cerebro humano con una interfaz digital.

Y aquí está la ironía: el objetivo declarado de la demostración con la cerda Gertrude era alentar a los científicos a unirse a Neuralink.

Aquellos que siguen a Musk en Twitter pueden no estar convencidos de que valga la pena acompañarlo.




Este 28 de agosto se realizó la demostración en vivo del proyecto de una interfaz cerebral que impulsa Neuralink, la empresa de inteligencia artificial y neurotecnología de Elon Musk.

Esta iniciativa pretende instalar enlaces neuronales en los cerebros humanos para ayudar al tratamiento de enfermedades neurodegenerativas.

Musk enseñó a V2, la máquina que se usará para insertar los implantes directamente en el cerebro, pero lo más impresionante, es que reveló el chip VO.9 que será insertado en la cabeza de los pacientes y sus características:

Elon Musk lo describió como: “un Fitbit en tu cráneo con cables pequeños”. Tiene sensores que aparecen en wearables o relojes inteligentes. Reproduce música, y puede prevenir ataques cardíacos. Un robot hace la cirugía para insertarlo y no conllevaría sangrado. Busca gente para desarrollar el dispositivo y el robot cirujano.

En la demostración utilizó a tres cerdos, uno que no tenía el implante, otro que lo tuvo injerto y al que se le pudo extraer sin problemas para de esta manera dar seguridad de que se puede colocar y sacar todas las veces que se quiera sin riesgos y un tercer cerdo que lleva dos meses con el VO.9.

Cada electrodo influencia unas 10,000 neuronas y el chip se manejaría con una app por telefonía celular.



Tal como se venía anticipando Elon Musk dio más detalles sobre su ambicioso proyecto para crear una interfaz cerebro-computadora. La idea detrás de esta iniciativa es encontrar formas de optimizar el funcionamiento humano así como ayudar a personas con distintos tipos de daño neurológico a mejorar su estilo de vida. Con esta idea, el fundador de Tesla y Space X creó hace unos años la empresa Neuralink.

Este 28 de agosto, Musk mostró los resultados de experiencias realizadas en cerdos a los cuales se les implantaron chips en el cerebro. Los chips, bautizados como Link VO.9, son dispositivos de unos 8 milímetros de diámetro, con miles de electrodos conectados a hilos flexibles, cuyo grosor es menor al de un cabello humano y que son capaces de monitorear la actividad de las neuronas. En este sentido, el emprendedor describió a ese pequeño gadget como un “fitbit con pequeños cables” que se lleva en el cráneo.

Así es el chip desarrollado por Neuralink
Así es el chip desarrollado por Neuralink

Ese “fitbit” es colocado por un robot cirujano que introduce los hilos en las áreas del cerebro vinculadas con las funciones sensoriales y motoras. Se trata de una operación totalmente automatizada, que dura menos de una hora y se podría hacer con anestesia local. Una vez insertado el chip sería invisible, sólo quedaría una pequeña cicatriz, según explicó Musk.

Elon Musk durante la presentación de los chips desarrollados por Neuralink, el 28 de agosto de 2020
Elon Musk durante la presentación de los chips desarrollados por Neuralink, el 28 de agosto de 2020

El chip cuenta con una batería que dura todo el día y se puede cargar de forma inductiva. El dispositivo se puede quitar sin que se produzcan daños cerebrales, según explicó Musk. Todo esto lo contó mientras mostraba tres cerdos que habían atravesado la operación. A uno de ellos de hecho se le había quitado el implante y no había tenido inconvenientes, subrayó el empresario.

En el encuentro también se mostró el funcionamiento del chip con uno de los cerdos que tiene implantado el chip hace dos meses. Se vio cómo una computadora, que recoge la información tomada por esos dispositivos, mostraba la actividad cerebral del animal a medida que desplazaba por el espacio donde se encontraba con una cuidadora.

Musk mostró cómo funciona el chip de Neuralink en un cerdo que lo tiene implantado hace dos meses
Musk mostró cómo funciona el chip de Neuralink en un cerdo que lo tiene implantado hace dos meses

En las pruebas se vio cómo se usaba el monitoreo cerebral para predecir los movimientos que hacía el animal. El objetivo de la prueba fue dar cuenta del nivel de precisión con la que se tomaban y analizan los indicadores, algo que podría tener mútiles utilidades en el campo de la medicina, entre otros.

La idea es utilizar este tipo de tecnología en los humanos para poder conectar el cerebro a una computadora que permita monitorear de manera continua la actividad cerebral con el objetivo de anticiparse a cualquier inconveniente. También podría usarse para ayudar a resolver problemas neurológicos como el Alzheimer, por ejemplo, a través de estimulación eléctrica orientada a las neuronas correspondientes; para darle la capacidad a los humanos de controlar dispositivos telepáticamente y hasta para almacenar una copia digital del cerebro.

Elon Musk junto al robot que se usó en las cirugías para insertar los chips en las pruebas realizadas en animales
Elon Musk junto al robot que se usó en las cirugías para insertar los chips en las pruebas realizadas en animales

Son múltiples las aplicaciones que se le podría dar a esta tecnología pero para poder avanzar se necesita continuar desarrollando esta tecnología y, sobre todo, avanzar con más pruebas. En este sentido, Musk anunció que está en diálogo con La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para eventulamente llevar adelante las primeras pruebas con humanos, aunque todavía no hay fechas precisas para esto.

El año pasado, durante la presentación de los primeros testeos de Neuralink realizados en ratones y en un mono, el emprendedor dijo que ese año se comenzarían con las pruebas en humanos pero, por lo pronto, pareciera que la línea de comienzo se corrió hacia adelante. Hay un avance, como dejó ver al mencionar las conversaciones con la FDA pero no hay un comienzo claro en el horizonte.

Durante el encuentro Musk también subrayó que Neuralink está buscando contratar gente para continuar desplegando este ambicioso proyecto. No es la primera vez que habla sobre su interés en sumar más recursos humanos de todo tipo de áreas, desde ingenería y robótica hasta otras disciplinas científicas y del ámbito del diseño.

El proyecto deja ver el estilo Musk: es ambicioso, ingenioso y no conoce de límites. No debería sorprendernos que esta iniciativa se vaya a materializar antes de lo que nos imaginamos.


Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews