BREAKING NEWS

1 jul. 2020

Los inconvenientes del autolavado: ¿por qué puede ser perjudicial para tu coche?

Algunos lo hacen de forma sistemática y otros esporádicamente, pero quien más quien menos tiene la necesidad de limpiar su carro de vez en cuando. La suciedad que se acumula en el exterior de los vehículos aun durmiendo en garaje obliga a sus propietarios al farragoso ritual de acercarse al túnel de lavado -la opción preferida por la mayoría-, elegir el programa deseado y aguardar unos minutos hasta que el coche abandona las instalaciones completamente limpio.
No hay comparación entre el antes y el después, el coche parece otro luego de haber pasado por un proceso por el cual el conductor muchas veces ni siquiera tiene que salir del vehículo mientras dura la limpieza. Pero toda la comodidad que conlleva el lavado automático no siempre es bienvenida por el coche, ya que hay elementos de la carrocería que se pueden deteriorar durante el paso por el túnel de lavado así como sus accesorios externos. La antena, los espejos retrovisores y los limpiaparabrisas son los que suelen llevarse la peor parte.






El autolavado es el método más popular entre los conductores por la comodidad que supone
El autolavado es el método más popular entre los conductores por la comodidad que supone 

Hay otros elementos que sufren la acción de los rodillos, sobre todo si éstos no están en buenas condiciones por falta de mantenimiento o porque están excesivamente desgastados. La pintura del vehículo es uno de ellos, ya que cada vez es menos resistente por la pérdida de grosor derivada por la reducción de costes que aplica el fabricante. Por eso, se va a erosionar fácilmente si a menudo da con unos rodillos que no estén en condiciones óptimas. Este efecto es fácil de ver cuando la pintura está bajo la luz directa del sol.
Los faros delanteros de los coches actuales también sufren los efectos de los túneles de lavado mal mantenidos. Al ser de material plástico (policarbonato), las cerdas de los rodillos son muy abrasivas con ellos, con lo que harán saltar la capa superficial que los protege de la radiación ultravioleta. Cuando los faros hayan perdido toda su protección al quedar expuestos al exterior cambiarán de tonalidad, poniéndose mates amarillentos.






El lavado de los faros requiere un cuidado especial
El lavado de los faros requiere un cuidado especial 

Si bien en líneas generales el coche sale como nuevo del túnel de lavado -aunque con posibles efectos dañinos como se ha indicado anteriormente-, una de las desventajas respecto a los otros tipos de limpieza es que las llantas no suelen quedar bien limpias. 
Es difícil acceder a esta zona y lo más conveniente es hacerlo con la pistola de alta presión.

El apunte

La pistola de alta presión, la manguera y el lavado tradicional a mano también presentan algunos inconvenientes

Este es uno de los sistemas alternativos al autolavado y consiste en aplicar a través de este accesorio un chorro de agua a cualquier punto de la carrocería del vehículo. Sin embargo, las ventajas de llegar a todos los rincones puede verse contrarrestado por otros peligros. 

El más evidente es la falta de mantenimiento de los cepillos de la pistola con los que se frota el coche y que pueden llegar a rayar la pintura con más vehemencia si cabe que los rodillos del túnel de lavado.
Otros métodos de lavado son las mangueras a presión, el ecológico y el tradicional a mano. El primero de ellos es totalmente inocuo para la pintura del vehículo y permite lavar correctamente los bajos y los pasos de rueda del coche. Ahora bien, si esta opción no se usa a menudo resultará difícil eliminar la suciedad incrustada.






El lavado a mano es el más eficaz pero también es el que requiere más tiempo
El lavado a mano es el más eficaz pero también es el que requiere más tiempo 

Por lo que respecta al lavado ecológico o lavado en seco, ya que no se usa agua directamente, se utilizan productos ecológicos biodegradables y ahorra una media de entre 100 y 150 litros de agua por vehículo, en función de su tamaño y de la suciedad que acumula.
El lavado tradicional a mano es el que requiere más tiempo y suele tener un precio más elevado que los otros. Para que el secado sea lo más perfecto posible es necesario disponer de una gamuza de calidad y enjuagarla con frecuencia para evitar que la suciedad que se deposita en ella acabe rayando la pintura.

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews