BREAKING NEWS

5 jun. 2020

El robot de extinción de incendios a prueba de explosiones


Australia tiene una cantidad considerable de terminales de petróleo y gas en todo el país. Estas terminales apoyan nuestra vida diaria y bombean energía a nuestra economía. Pero, ¿qué pasa si una de estas terminales y sus tanques salen mal? En un abrir y cerrar de ojos pueden convertirse en monstruos.

La explosión de gas de Esso Longford fue un catastrófico accidente industrial que ocurrió en la planta de gas natural de Esso en Longford, en el estado australiano de la región de Gippsland de Victoria. El 25 de septiembre de 1998, se produjo una explosión en la planta, matando a dos trabajadores e hiriendo a ocho.

El 28 de enero de 2004, se inició un incendio en un tanque de 32 metros de diámetro que contenía unos 4.000 metros cúbicos de etanol en Port Kembla, en la costa sur de Nueva Gales del Sur.

La explosión destruyó la tapa del tanque de almacenamiento que contenía casi cinco millones de litros de etanol altamente inflamable. El fuego se quemó sin control durante la mayor parte del día, amenazando los tanques de almacenamiento cercanos.

Durante la conferencia Fire Australia de este año escuché una historia de un ex miembro de la tripulación de bomberos de NSW. Me dijo que en los años noventa, su brigada de bomberos respondió a una gran explosión de un tanque de petróleo en Sydney. Al llegar, los bomberos se enfrentaron a un gran tanque de almacenamiento de líquidos inflamables desde el cual las llamas saltaban 50 metros en el aire.

El calor radiante se había derretido y abrochado los accesorios de plástico en los automóviles estacionados a más de 50 metros de distancia. Su tripulación tuvo que alinearse para sostener una manguera contra incendios y enfrentar la llama desde muy cerca. "No tendría que ponerme en peligro si tuviera su robot de lucha contra incendios controlado a distancia en ese momento", declaró el bombero.
Las refinerías australianas se construyeron hace muchas décadas y ahora están desactualizadas, según los estándares internacionales.

Durante los últimos tres años hubo una serie de desarrollos clave en el uso, expansión y propiedad de la infraestructura del terminal. El creciente tamaño y volumen de los tanques de almacenamiento está creando nuevos riesgos y desafíos para la protección y respuesta contra incendios.

Aumenta la preocupación en el manejo de incendios peligrosos y otras emergencias donde los bomberos no pueden acercarse de manera segura a las llamas, especialmente cuando hay peligro de explosión.

Necesitamos algo que sea resistente, efectivo y ampliable, y que pueda salvar vidas yendo a lugares donde los humanos no pueden.

En una ciudad del norte de China, un robot de extinción de incendios compacto del tamaño de un tanque caminó hacia los tanques de combustible en llamas. Sus ojos infrarrojos exploraron el fuego para encontrar su corazón, y su canon de agua apuntó al núcleo de calor para rociar agua en el infierno.

El robot tiene tres formas de ver el entorno completo: cámara de alta definición ubicada en la parte superior que permite al operador ver la imagen completa, una cámara de imagen térmica que le permite detectar el calor y ver a través del humo, y un radar que permite mapear la distancia entre sí mismo y un objeto para evitar colisiones.

El robot se llama Robot de extinción y exploración a prueba de explosiones, que pesa 480 kilogramos, 1300 mm de largo, 820 mm de ancho y 750 mm de alto. Ha sido diseñado para no reemplazar a los bomberos; pero para ayudar a los bomberos a mejorar sus capacidades operativas. Será útil en muchos tipos de incidentes donde el ambiente sería muy peligroso para los humanos, como materiales peligrosos, radiactividad o un tanque de propano que podría explotar.

El robot puede disparar agua a lo largo de un campo de fútbol (85m a 1.2Mpa); Se puede controlar de forma remota hasta 3 km en la línea del sitio, 500 m cuando hay una obstrucción. Tiene una fuerte capacidad de cruce y escalada y la máquina puede contrarrestar diferentes terrenos. Puede subir las escaleras hasta 40 grados, tiene una altura máxima de cruce de 220 mm.

El robot tiene cierta capacidad de carga, que puede arrastrar y cargar el automóvil de rescate en la escena del desastre y rescatar a las personas varadas a tiempo. Puede cargar dos personas en una carretera nivelada y una persona en una rampa.

La máquina ha sido diseñada para resistir altas temperaturas y, cuando se acerca al calor, utilizará un sistema de doble cortina de agua para enfriarla y evitar que se sobrecaliente. Está equipado con caucho ignífugo para la vía externa e incluso si el caucho externo se derrite a altas temperaturas, el robot todavía tiene el marco metálico interno que garantiza su estabilidad y capacidad para caminar. Entonces, como podemos ver, es perfecto para combatir el fuego químico de gasolina.

El robot puede recopilar sonido e imágenes a través de tres cámaras que transmiten imágenes al operador a tiempo. Por lo tanto, el bombero que controla este robot tendrá una idea clara de lo que está sucediendo en la primera línea.

El robot de extinción de incendios es lo suficientemente pequeño como para poder atravesar una puerta de tamaño promedio y es muy efectivo para lidiar con el incendio de la fábrica y el grave entorno de incendios domésticos y comerciales donde los bomberos pueden enfrentar escombros o techos que caen.

Wei’s Technology tiene la intención de llevar esta pieza de tecnología a todas las principales ciudades de Australia y Nueva Zelanda, para hacer frente a incendios sin poner en riesgo vidas humanas.

Mantener a la tripulación de bomberos del peligro de exposición directa al fuego es nuestro objetivo a largo plazo. Si el robot sale con éxito de un sitio peligroso, bueno, ese es un excelente logro. Y si no es así, le otorgaré una medalla para honrar su contribución a la comunidad.

La seguridad de los bomberos es nuestra máxima prioridad. Por cada bombero que hayamos perdido, recuerde que no se trata solo de una persona, es el sufrimiento de toda la familia.

Australian refineries were built many decades ago and are now outdated, by international standards. During the last three years there were a number of key developments in the use, expansion and ownership of terminal infrastructure. The increasing size and volume of storage tanks is creating new risks and challenges for fire protection and response. It rises the concern in managing hazardous fires and other emergencies where fire fighters cannot safely approach the flames, especially when there is a danger of explosion.

We need something that is tough, effective and expandable, and that can save lives by going to places where humans can’t.

In a Northern China city, a compact tank sized fire-fighting robot walked towards the burning fuel tanks. Its infrared eyes scanned the blaze to find its heart, and its water canon aimed to the heat core to spray water into the inferno.

The robot has three ways of seeing the full environment: High definition camera located on the top that allows the operator to see the big picture, a thermal imaging camera that enables it to detect the heat and see through smoke, and a radar that allows to map out the distance between itself and an object to avoid collision.

The robot is called Explosion Proof Extinguishing and Scouting Robot, which weighs 480 kilograms, 1300mm long 820mm wide and 750mm high. It has been designed not to replace the firefighters; but to assist the firefighters to enhance their operating capabilities. It will be useful in many types of incidents where the environment would be very dangerous for humans, such as hazardous materials, radioactivity, or a propane tank that could explode.

The robot can shoot water the length of a football field (85m at 1.2Mpa); it can be remotely controlled up to 3 Km in line of site, 500m when there is an obstruction. It has strong crossing and climbing ability and the machine can counter different terrains. It can climb the stairs up to 40 degrees, has a maximum crossing height of 220mm. The robot has certain load capacity, which can pull and load the rescue car into the disaster scene, and rescue stranded persons in time. It can load two persons at level road and one person at a ramp.

The machine has been designed for high temperature resistance, and when it comes closer to the heat it will use double water curtain system to cool it down prevent itself from overheating. It is fitted with flame retardant rubber for the external track and even if the external rubber melts down under high temperature, the robot still has the internal metal frame that ensures its stability and walking ability. So as we can see it is perfectly in battling petrol chemical fire.

The robot is able to collect sound and image though three cameras that transmit images back to the operator in time. The fire fighter who controls this robot therefore will have a clear picture of what’s going on at the frontline.

The firefighting robot is small enough to be able to go through an average sized door and is very effective in dealing with the factory fire and serious domestic and commercial fire environment where firemen may face falling debris or roof.

Wei’s Technology is intended to bring this piece of technology to all major cities in Australia and New Zealand, to tackle fires without risking human lives.

Keeping fire-crew from the danger of direct exposure to fire is our long-term goal. If the robot successfully come out from a dangerous site, well, that is an excellent achievement. And if it doesn’t I will award it with a medal to honour its contribution to the community.

The safety of fire fighters is our highest priority. For every fireman we had ever lost, please remember it’s not just about one person, it is the suffering of the entire family.

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews