BREAKING NEWS

22 abr. 2020

Quién tiene el poder real en Estados Unidos: detrás de la disputa entre Donald Trump y los gobernadores

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y algunos de los gobernadores que lo enfrentaron: Gretchen Whitmer (Michigan), Andrew Cuomo (Nueva York) y Larry Hogan (Maryland)

“Yo tengo la autoridad”, dijo el mandatario este lunes en una conferencia de prensa. Se refería a la facultad para terminar con el confinamiento y poner en marcha la economía. Sin embargo, la Constitución da mucha autonomía a los gobiernos estatales, y eso se convirtió en un foco de conflicto en plena pandemia


“Voy a decirlo de forma muy simple. El presidente de los Estados Unidos tiene la autoridad para hacer lo que el presidente tiene la autoridad de hacer, y es muy poderoso. El presidente de los Estados Unidos toma las decisiones”, dijo Donald Trump el lunes, en una enardecida rueda de prensa.
El mandatario estaba a la defensiva. Antes, había proyectado en la pantalla de la sala de conferencias un inesperado video proselitista, que en tono épico resaltaba las medidas que había tomado su gobierno para combatir la pandemia de coronavirus. Era evidente su necesidad de responder a las críticas por su manejo de la crisis, en un contexto en el que parece haber perdido el impulso de hace unas semanas en las encuestas, mientras muchos gobernadores gozan de altísima popularidad.
Para alguien que se presentó como el hombre que iba a hacer grande a Estados Unidos, empezando por consolidar su lugar como gran potencia económica mundial, el brote de coronavirus fue un golpe particularmente duro. Ningún plan de desarrollo puede funcionar cuando hay una enfermedad que en poco más de un mes mató a cerca de 40.000 personas en el país, a una tasa de 3.000 por día esta semana.




 Play
Andrew Cuomo respone a las críticas de Trump
Lo único que se puede hacer es control de daños, un papel en el que Trump no se siente cómodo. Eso le permitió a muchos gobernadores ocupar el centro de la escena en la coordinación de la respuesta en sus estados. El más visible es el demócrata Andrew Cuomo, de Nueva York, que es el distrito más afectado, con más de 17.000 fallecidos. Pero no es el único que ganó protagonismo desafiando públicamente al presidente.
Trump está desesperado por volver a la normalidad cuanto antes, con la esperanza de que haya una reactivación económica antes del 3 de noviembre, cuando se juega la reelección. Pero muchos gobernadores —sobre todo los que, como Cuomo, no van a las urnas este año— temen que sea demasiado pronto para relajar las medidas de aislamiento.
A ellos iba dirigido el mensaje sobre quién decide cuándo se abre o se cierra la economía. “No pueden hacer nada sin la aprobación del presidente de los Estados Unidos”, dijo. Cuando los periodistas presentes le preguntaron qué pasaría si él quisiera levantar el confinamiento y los gobernadores se negaran, respondió desafiante: “Yo tengo la autoridad definitiva”.




Donald Trump durante la conferencia de prensa del 17 de abril (REUTERS/Leah Millis)
Donald Trump durante la conferencia de prensa del 17 de abril 
“Casi nadie ha apoyado las afirmaciones del presidente. Dada la deliberada ambigüedad de la Constitución sobre el poder relativo de los gobiernos estatales y el nacional, es un poco inusual ver este grado de consenso. En el artículo VI, la ‘cláusula de supremacía’ declara que las leyes federales prevalecen sobre las estatales. Pero la Décima Enmienda especifica que los estados son supremos, excepto en aquellas áreas muy específicas en las que la Constitución declara la supremacía nacional”, dijo a Infobae John Donahue, profesor de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard.
A diferencia de lo que sucede en otros países presidencialistas, la constitución estadounidense fija muchos límites al Poder Ejecutivo y establece un sistema muy federal, en el que los estados tienen mucha autonomía. Quizás por eso, Trump moderó su discurso en los últimos días y dijo que los gobernadores toman sus propias decisiones. Pero la disputa está abierta y revela hasta qué punto la pandemia sacudió un escenario político que ya venía convulsionado.




Un paciente es transportado en la entrada de emergencia del Hospital Mount Sinai en Manhattan, el 13 de abril de 2020. (REUTERS/Mike Segar)
Un paciente es transportado en la entrada de emergencia del Hospital Mount Sinai en Manhattan, el 13 de abril de 2020. 
Cuando nadie tiene el poder
Para comprender cómo se ejerce la autoridad en Estados Unidos hay que remontarse al origen. El Imperio Británico no fundó una colonia en el norte del continente americano, sino muchas, que mantuvieron siempre una importante autonomía. La mayor fuente de su malestar con Londres era que pagaban impuestos, pero no tenían representación en el Parlamento.
El enojo se transformó en ansias revolucionarias cuando el rey George III respondió a los reclamos tratando de reducir el margen de autogobierno. La Revolución Estadounidense fue el resultado de la unión de 13 colonias contra el dominio británico, que culminó con la declaración de la independencia, el 4 de julio de 1776, y la conformación de los Estados Unidos.
El país se fundó con la premisa de que los estados miembros mantuvieran su autonomía y de que no hubiera nada parecido a un rey por encima de ellos. Entonces, la Constitución consagró un sistema republicano, con una cuidadosa división de poderes, y federal.




Un hombre con una máscara protectora tras recibir comidas gratis durante el brote de coronavirus en la ciudad de Nueva York, EE.UU., el 18 de abril de 2020. (REUTERS/Jeenah Moon)
Un hombre con una máscara protectora tras recibir comidas gratis durante el brote de coronavirus en la ciudad de Nueva York, EE.UU., el 18 de abril de 2020. 
“Según los precedentes de la Corte Suprema, el Presidente no tendría el poder de ordenar a los gobernadores a que tomen medidas específicas. La Décima Enmienda establece que ‘los poderes que la Constitución no delega en los Estados Unidos, ni prohíbe a los estados, se reservan a los estados respectivamente, o al pueblo’. La Corte ha interpretado esa disposición en el sentido de que prohíbe al gobierno federal ‘ordenar’ a los estados que adopten medidas para promover su programa”, explicó William P. Marshall, profesor de derecho de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, consultado por Infobae.
Eso no significa que el presidente sea una figura protocolar, como en los sistemas parlamentarios. Nadie pone en duda sus múltiples potestades, particularmente decisivas en ámbitos como la política exterior, la defensa y el comercio. Pero su alcance es más limitado para regular la vida cotidiana de las personas, donde los gobernadores tienen mayor incidencia.
“El gobierno nacional tiene una amplia autoridad para regular el comercio interestatal, las relaciones exteriores y, por lo tanto, las cuestiones transfronterizas. Así, por ejemplo, el Presidente podría ordenar a la Fuerza Aérea que cancele los vuelos y suspender los movimientos en aguas navegablesPero no puede instituir un confinamiento nacional ni desplegar fuerzas unilateralmente para obligar a un estado a ejecutar una política nacional”, dijo a Infobae Keith Gaddie, profesor de ciencia política de la Universidad de Oklahoma.




Trabajadores en Hart Island, el antiguo emplazamiento de una prisión que la ciudad de Nueva York considera como lugar de enterramiento temporal de las víctimas de COVID-19 (REUTERS/Brendan Mcdermid)
Trabajadores en Hart Island, el antiguo emplazamiento de una prisión que la ciudad de Nueva York considera como lugar de enterramiento temporal de las víctimas de COVID-19
El mejor ejemplo del enorme margen que tienen los estados es lo que pasa con la pena de muerte. En 28 estados es legal, pero en los 22 restantes no. Algo parecido sucede con el aborto. Aunque está avalado por la Corte Suprema, varían enormemente de un distrito a otro las posibilidades de realizarse uno.
El Presidente puede aconsejar a los gobiernos subnacionales tomar ciertas medidas, como abrir escuelas y comercios. Puede incluso presionarlos públicamente, tratando de poner a la opinión pública en contra de los gobernadores. Pero si estos se niegan, carece de mecanismos legales para forzarlos.
A veces pensamos que el gobierno nacional es fuerte y ‘supremo’, pero a menudo le cuesta trabajo conseguir que los estados, las empresas o los individuos hagan lo que quiere. Dado que los presidentes comparten un gran número de facultades con otros actores, como el Congreso, los gobernadores y los jueces, sus principales poderes son informales, para persuadir, más que para forzar las cosas. Por lo tanto, los gobernadores tienen mucha capacidad para gobernar sus estados, y el gobierno federal tiene un número limitado de herramientas para alterar lo que hacen”, sostuvo el politólogo John Nugent, director de Investigación y Planificación Institucional del Connecticut College, en diálogo con Infobae.




Una mujer es llevada a una ambulancia por los paramédicos en un centro de salud en Brooklyn durante el brote de coronavirus (COVID19) en Nueva York. (REUTERS/Brendan McDermid)
Una mujer es llevada a una ambulancia por los paramédicos en un centro de salud en Brooklyn durante el brote de coronavirus (COVID19) en Nueva York.
Una disputa que va a continuar
En lo que pareció un evidente reconocimiento de que no le convenía insistir con la idea de que como presidente tiene la “autoridad total”, Trump cambió de discurso este jueves. “Los gobernadores tendrán el poder de modelar un enfoque que se ajuste a las diversas circunstancias de sus propios estados”, dijo.
Aunque inmediatamente después aclaró: “Si necesitan permanecer cerrados, les permitiremos hacerlo. Un anticipo de que el gesto de distensión no iba a durar mucho. De hecho, el viernes reanudó su pelea con Cuomo, luego de que el gobernador explicara en su conferencia de prensa diaria que aún era pronto para volver a poner en funcionamiento a la economía, entre otras razones, porque no tenían tests suficientes.
Al escucharlo, Trump le respondió en el momento desde su cuenta de Twitter. “Debería pasar más tiempo ‘haciendo’ y menos ‘quejándose’. Sal y haz el trabajo. ¡Deja de hablar! Nosotros construimos miles de camas de hospital que tú no necesitabas o usaste, dimos un gran número de respiradores que tú deberías haber tenido y te ayudamos con las pruebas que tú deberías estar haciendo”, escribió el presidente.




El candidato presidencial demócrata y ex vicepresidente Joe Biden, recibido por la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, durante su parada de campaña en la clínica Cherry Health en Grand Rapids, Michigan, el 9 de marzo de 2020. (REUTERS/Brendan McDermid)
El candidato presidencial demócrata y ex vicepresidente Joe Biden, recibido por la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, durante su parada de campaña en la clínica Cherry Health en Grand Rapids, Michigan, el 9 de marzo de 2020.
“¿Qué busca el presidente con esto? —se preguntó Donahue— Su objetivo es el posicionamiento político, básicamente hacer responsables a los gobernadores de todas las malas noticias, y quedar él como responsable las buenas. Dudo que tenga éxito, más allá de los partidarios acérrimos que estarán con él pase lo que pase”.
En medio de la peor crisis de la historia reciente de Nueva York, Cuomo está en el mejor momento de su carrera política. El 87% de los neoyorquinos aprueba su gestión de la pandemia, según una encuesta del Siena College. Solo el 41% respalda la respuesta de Trump, así que es lógico que esté inquieto y que busque confrontar con él.
Es cierto que Nueva York es una estado demócrata, pero a nivel nacional la popularidad del mandatario bajó en las últimas semanas. Del récord de 47% que había alcanzado al comienzo del brote, cayó a 45%, de acuerdo con el promedio de RealClearPolitics. El problema no es solo con Cuomo. Las relaciones con casi todos los gobernadores fueron siempre muy malas, especialmente con los demócratas.




Un grupo de personas participa en una protesta por contra la cuarentena en el Capitolio del Estado de Michigan, el 15 de abril de 2020 (Foto de JEFF KOWALSKY / AFP)
Un grupo de personas participa en una protesta por contra la cuarentena en el Capitolio del Estado de Michigan, el 15 de abril de 2020

“Lo ideal sería que los gobernadores y el presidente trabajaran conjuntamente para resolver problemas como la compra y distribución de equipos médicos y kits de prueba. Pero a Trump generalmente no le gusta cooperar y llevarse bien con los demás o escuchar y aprender de ellos. Quiere dominar a otras personas. Este es un mal enfoque para resolver los problemas sociales. Hemos visto que es muy difícil para él llevarse bien con los gobernadores demócratas. Simplemente no le gusta compartir el crédito con nadie”, dijo Nugent.
Uno de los enfrentamientos más ásperos lo tiene con Gretchen Whitmer, que gobierna Michigan y suena como posible candidata a vicepresidente de Joe Biden. Desde el comienzo, fue una de las más críticas con la falta de acción de Trump. Ahora fue blanco de una protesta apoyada por el presidente, que tuiteó “Liberen a Michigan”. Algunos de los manifestantes se subieron a las escalinatas del Capitolio portando armas largas y carteles contra el confinamiento que rige en el estado.




El gobernador de Maryland, Larry Hogan, habla con los periodistas durante una sesión informativa el 17 de abril de 2020 en Annapolis, Maryland (Chip Somodevilla/Getty Images/AFP)
El gobernador de Maryland, Larry Hogan, habla con los periodistas durante una sesión informativa el 17 de abril de 2020 en Annapolis, Maryland
“Es cierto que Trump puede tener algún poder informal y no oficial para influir en el comportamiento de la gente —continuó Nugent—. Si da un discurso y dice que le parece bien abrir negocios y empezar a reunirse en grupos y a socializar, algunas personas le creerán y dejarán de distanciarse socialmente. Así que, si dice ese tipo de cosas, podría tener poder retórico, aunque no tenga base legal”.
También hay gobernadores republicanos que tuvieron cruces con el presidente. Uno de ellos es Larry Hogan, de Maryland, que también dictó un estricto aislamiento social y cuestionó que los mensajes de Trump estuvieran en contra de las recomendaciones de los epidemiólogos. “Los gobernadores tendrán la decisión final sobre qué hacer con sus estados”, dijo el lunes en una entrevista, respondiendo a las declamaciones de Trump.
Todo indica que estos enfrentamientos se agravarán en los próximos meses. Sobre todo, a medida que se agraven los efectos de la crisis económica y la campaña electoral empiece a levantar temperatura.

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews