BREAKING NEWS

30 abr. 2020

Proponen ley en NY para ayudar a indocumentados a enterrar a sus muertos por coronavirus

$1,700 es el monto máximo que puede costar un entierro para calificar por la ayuda de los $900.


“El coronavirus mata, pero a uno lo mata más el dolor y la angustia de no tener dinero para poder enterrar a la gente que uno ama”, es la frase que Irene Arizaga expresa con su boca, pero que deja ver la profunda tristeza que lleva en el alma. Su hermana Lucía, de 59 años, quien era vendedora de comida ambulante, en la avenida Roosevelt con Junction Blvd, en Corona, Queens, falleció el pasado 15 de abril, en el hospital de Flushing.
Lo que empezó como una simple tos, en cuestión de horas se volvió un ahogo que le quitó el aliento y que la mandó de urgencias. La madre de cuatro hijos debió librar una larga agonía de 22 días hospitalizada, tratando de hacerle el quite a la muerte. Pero Lucía no pudo.
La mujer luchona de la Roosevelt, quien hace 34 años se despidió de los paisajes de Cuenca, en Ecuador, para soñar a lo grande en Nueva York, murió… y sus sueños se desvanecieron. Ella se convirtió en una de las víctimas del COVID-19 que engrosó la lista de los más de 10,000 fallecidos que ha dejado la pandemia en la Gran Manzana: la mayoría son latinos.
Pero peor que la muerte, son el desespero y el sufrimiento. Tener que apretar el corazón, secarse las lágrimas y saberse con los bolsillos vacíos sin poder darle un sepelio digno a quien lo enluta. Eso lo aprendieron a la fuerza los familiares de Lucía.
Los Arizaga no tienen un solo “peso” para acabar de pagar los $4,000 dólares que les cobró una funeraria de El Bronx que se hizo cargo de los servicios mortuorios, después de haber llamado a más de 15 que, o no tenían cupo o pedían hasta $18,000. Ellos solo han podido juntar $2,500, y eso con la caridad de amigos y vecinos, que han sacado de donde no tienen para la cremación.
“Mi hermana se nos fue, pero nosotros ahora llevamos ya una agonía, porque no nos alcanza para el entierro. Somos gente pobre que vivimos del día a día, y ese dinero para nosotros es un lujo que no tenemos”, comenta Irene, mientras se le corta la voz entre un suspiro hondo que ahoga un asomo de llanto.

Lo peor para indocumentados

Y al dolor de perder a su hermana, con quien compartía su apartamento en la calle 90, la inmigrante asegura que se suma otro dolor en semejante calvario: por ser indocumentada Lucía, su familia ni siquiera califica para recibir la escasa ayuda monetaria de $900 que ofrece el Estado, a través de un programa de auxilios funerarios manejado por la Agencia de Servicios Sociales de la Ciudad. Y eso duele.
“Sentir que no existimos para el Gobierno, que habla mucho y poco ayuda, lo mata más a uno en estos momentos. Nos han dejado totalmente abandonados y nos ha tocado que botar la verguenza y salir a pedirle a la gente y a los amigos que nos ayuden con cualquier cosita, a ver si podemos finalmente tener las cenizas de mi hermana”, comenta la inmigrante.



Personal médico traslada un cadáver en Brooklyn, NYC.

Irene, quien también se contagió de coronavirus junto al esposo y la hija de 16 años de su hermana, ha oído historias de conocidos en su vecindario, que debido a la falta de dinero para enterrar a sus muertos, no puede reclamarlos en los 15 días que da la Ciudad, y optan por dejarlos abandonados, antes que pedir la caridad de los vecinos.
“Es un crimen que en momentos así nos discriminen y nos dejen tirados a nuestra suerte con nuestros muertos cuando tanto le servimos a esta ciudad con nuestro trabajo y con nuestros impuestos. Deberían asumir los gastos de nuestros difuntos pobres o permitir que todos califiquemos por igual para beneficios, pues también somos seres humanos”, dijo Irene.
Nueva ley ayudaría a familias como esta
Y viendo cómo historias como estas se han convertido en pan de cada día en los distritos más pobres de Queens y El Bronx, la asambleísta Catalina Cruz y el senador Luis Sepúlveda introducirán este lunes en la Legislatura estatal una iniciativa, con la que buscan darle un poco de alivio a las familias que no tienen modos para enterrar o cremar a sus difuntos en la pandemia del COVID-19, incluyendo a los indocumentados.
La pieza de ley permitiría que indocumentados también puedan recibir el auxilio funerario, eleva el escaso monto actual de $900, a un máximo de $4,000 y mínimo de $3,000, y en situaciones de emergencia, como la actual pandemia, obligaría a la Ciudad a pagar directamente a la funeraria, en un plazo máximo de 15 días. Así la familia no tendría que preocuparse de buscar el dinero, que bajo la ley actual, no se entrega de inmediato, sino que se reembolsa, tras un proceso de solicitud de los fondos.
“Hay gente que incluso ni siquiera sabe que existe esa ayuda y queremos que la gente que la necesita la use, pero además queremos que haya justicia con todos por igual y que en medio de una necesidad tan grande como lo es un funeral, no se deje a un lado a los inmigrantes”, dijo la líder política de Queens, quien agregó que a diario ve y escucha historias de personas de la comunidad pidiendo ayuda y haciendo colectas para poder enterrar a sus seres queridos, muchos de ellos indocumentados.



Lucía Arizaga, de 59 años, murió por el COVID-19 y su familia no tiene dinero para el sepelio

“Queremos dar un poquito de luz, de paz a las familias. Es imposible predecir cuántas personas van a morir o la cantidad de dinero que eso va a costar, pero esto es de las poquitas cosas que como Estado no debemos escatimar en recursos, pues se trata de buscar darle dignidad a las personas fallecidas, de darle ese dinero a las familias para que no pasen la angustia y la dificultad de no saber cómo enterrar a su gente porque no tienen dinero”, indicó Cruz.
La legisladora también aseguró que esta ley evitará que muchos de los fallecidos terminen en fosas comúnes, pues coincide con que la falta de ingresos y trabajo que enfrentan miles de inmigrantes y neoyorquinos pobres, podría llevar a muchos a tomar decisiones dolorosas.
“Es muy posible que haya gente que no reclame a sus familiares muertos porque por más que los amen, cuando pasan a mejor vida y la gente no tiene ni para pagar la renta ni para poder comer, de dónde van a sacar para un entierro. Por eso debemos ayudarlos para evitar que además tengan que agregar un sufrimiento más a su dolor”, agregó la asambleísta.
Entre tanto, el senador Sepulveda, copatrocinador de la propuesta, hizo un llamado al gobernador Cuomo y a sus colegas de Albany para que den luz verde a esta ley de inmediato, pues cada día que pasa hay más familias afectadas sin recursos para sepultar a sus muertos.
“En medio del asalto de Trump y los republicanos contra los inmigrantes, no podemos ahora permitir que las familias que están perdiendo a sus seres queridos por el COVID-19 pasen más dramas. Tenemos que asegurar que quienes no tienen recursos para un entierro o una cremación, sin importar su estatus tengan el derecho de dar al menos un servicio funerario básico”, dijo el demócrata.

Lo que estipula la ley actual

Según reza la ley actual, los distritos de servicios sociales locales solo pueden proporcionar el auxilio funerario si el costo total del funeral y el entierro es menor que el límite de costo general establecido por el distrito local. El límite en Nueva York era de $1,700, pero en medio de la pandemia, la Administración De Blasio levantó el tope de ayuda a sepelios que no sobrepasen el costo de $3,400.



Asambleísta Catalina Cruz sigue su trabajo comunitario en Queens.

A pesar de ello, y quizá porque el costo de los sepelios actualmente supero en promedio ese valor, a diferencia de marzo del año pasado, cuando se recibieron 102 solicitudes de asistencia de entierros, esta vez solo se han recibido 70 solicitudes.
Isaac McGinn, vocero del Departamento de Servicios Sociales, comentó que como respuesta a la crisis del coronavirus, la Gran Manzana está promoviendo reformas radicales, pero advirtió que por estar regido el programa de auxilio funerario por el Estado y no por la Ciudad, no pueden cambiar el monto otorgado de $900, que resulta insuficiente para muchas familias, hasta que la Legislatura avance en el nuevo proyecto.
“Estamos tomando medidas inmediatas dentro del poder de nuestra Ciudad para hacer que este recurso vital esté disponible para más neoyorquinos, finalizando los cambios que permitirán que más hogares soliciten”, dijo el funcionario.
McGinn agregó que reconocen en este momento “que para muchos neoyorquinos la cremación puede ser la mejor opción por muchas razones, incluidos los desafíos de costos y las limitaciones de capacidad en las funerarias, que es una realidad muy triste con la que todos estamos lidiando. Al trazar juntos este territorio desconocido, nos comprometemos a hacer todo lo posible para apoyar a los neoyorquinos necesitados que han perdido a sus seres queridos”.
El presidente del Concejo Municipal Corey Johnson, también se mostró a favor de cambiar los parámetros del sistema actual de auxilios funerarios y admitió que tiene claro que para muchas familias de bajos ingresos, el costo de enterrar o cremar a un ser querido puede estar fuera de su alcance.



Senador Luis Sepulveda. Inmigrantes y politicos demandan una pasaje para legistaciones de documentos para manejar y el Dream Act.

“Esta es una doble tragedia. Desafortunadamente, muchos inmigrantes neoyorquinos no son elegibles para solicitar ayuda para pagar los arreglos fúnebres porque carecen de un número de seguro social. Somos una ciudad de inmigrantes, y necesitamos crear un fondo que proporcione los arreglos finales de descanso para todos aquellos que lo necesiten, independientemente de su estado migratorio, especialmente cuando la pandemia de coronavirus está golpeando desproporcionadamente a las comunidades negras y latinas”, dijo el jefe del Concejo. “El concejal Francisco Moya y yo pedimos la creación de un fondo de emergencia para ayudar a los necesitados, y apoyar todos los esfuerzos para ayudar a los neoyorquinos que, trágicamente, tienen que decir adiós a un ser querido en medio de esta pandemia”.

Datos del programa de auxilio funerario y la ley propuesta:

  • $900 es el auxilio funerario que actualmente ofrece la Ciudad.
  • $1,700 es el monto máximo que puede costar un entierro para calificar por la ayuda de los $900.
  • $3,400 es el nuevo monto máximo de un sepelio para poder aplicar por los $900.
  • $4,000 máximo es el monto que busca la nueva ley otorgar.
  • $3,000 sería el monto mínimo de ayudas fúnebres a familias pobres.
  • 10,746 personas han muerto por COVID-19 en NYC.
  • 5,102 decesos son consideradas probables muertes por coronavirus en la Gran Manzana.
  • 34% de los muertos por coronavirus en NY son latinos.
  • $3,000 a $18,000 es el promedio de costos que cobran las funerarias en NY por un entierro ahora.
  • 102 solicitudes de auxilio de entierros recibió la Ciudad en marzo del año pasado.
  • 70 solicitudes de auxilio recibió la Ciudad en marzo de este año.
  • Anteriormente, las solicitudes se presentaban en persona o por correo, pero a fines de marzo, se comenzaron a aceptar solicitudes por correo electrónico, fax y una versión en PDF que se puede completar online.
  • Para saber más sobre el programa de ayuda y aplicar en internet, puedes visitar este link: https://www1.nyc.gov/site/hra/help/burial-assistance.page
  • También puedes llamar al 718-473-8310 y pedir asistencia en español.

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews