BREAKING NEWS

16 mar. 2020

Medidas económicas sin precedentes que han tomado algunos países para ayudar a las personas a enfrentar la pandemia del Coronavirus

Trabajadora de la salud en Italia

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image capti
Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn algunos países se ha suspendido el pago de hipotecas e impuestos.
Mientras los casos de coronavirus siguen expandiéndose por el mundo, algunos gobiernos han aplicado medidas excepcionales para mitigar los efectos económicos que está provocando la pandemia.
Italia, el país con más personas contagiadas después de China y que decretó un aislamiento total, puso en práctica una batería de medidas de auxilio que incluyen suspender el pago de impuestos e hipotecas para aliviar la presión sobre las pequeñas empresas y los hogares.
Estados Unidos redujo este domingo las tasas de interés a casi cero y lanzó un programa de estímulo de US$700.000 millones en un intento por proteger su economía.
Otros países están estudiando aplicar medidas para enfrentar la crisis, relajando la política fiscal con el objetivo de ayudar a quienes resulten más afectados por la fuerte caída de la actividad económica.
Economistas y organismos internacionales han advertido que estamos muy cerca de una recesión económica global que puede golpear duramente al empleo.
Avión en vueloDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas aerolíneas calcularon que iban a perder hasta US$113.000 millones en ingresos este año... antes de que Trump anunciara las restricciones de viaje.
El crecimiento exponencial del coronavirus ha obligado a las autoridades a aplicar medidas cada vez más restrictivas, que afectan a la vida personal y laboral de millones de personas.
Uno de los sectores más golpeados ha sido el turismo internacional, con aerolíneas, hoteles y agencias de viaje pasando por uno de sus peores momentos.
Todo esto ocurre en medio del peor desplome bursátil en más de tres décadas, junto a una fuerte devaluación de las monedas en América Latina frente al dólar y una histórica caída del precio del petróleo.
Estas son algunas de las medidas económicas que han tomado algunos países para ayudar a las personas y las empresas más afectadas por el coronavirus.

1. Suspender pago de hipotecas

Italia suspendió esta semana el pago de hipotecas a las familias afectadas por el coronavirus.
La medida permite congelar el pago de los créditos hipotecarios a todas aquellas personas que se hayan quedado sin empleo o que hayan sido despedidas temporalmente de sus empresas debido a la pandemia.
Cartel en casa italianaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionItalia puso en efecto fuertes medidas restrictivas del movimiento de personas.
El plazo de la moratoria puede llegar hasta los 18 meses y cuando se reinicien los pagos, seguirán bajo las mismas condiciones que tenían antes de la interrupción.
Según la norma, la congelación de los pagos no requiere que los bancos pidan nuevas garantías o que se apliquen comisiones u otros cargos.
En España están estudiando la posibilidad de aplicar una medida similar.

2. Diferir impuestos por unos meses

España estableció una moratoria de seis meses para el pago de impuestos a pequeñas y medianas empresas (pymes) y trabajadores autónomos, con bonificación en los intereses.
También Italia anunció que impulsará una paralización en el pago de impuestos por parte de las pymes (incluyendo, por ejemplo, la suspensión a las cuotas a la Seguridad Social), así como una moratoria fiscal y de cotización para los empleados autónomos.
Operador de bolsaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEconomistas entrevistados por BBC Mundo coinciden en que estamos "muy cerca de una recesión global".
El país también contempla la entrega de ayudas directas a los sectores más afectados, como el transporte, la logística y el tráfico aéreo, así como complementos salariales para las empresas de hasta cinco empleados.

3. Préstamos a las empresas

Alemania prometió el viernes liquidez ilimitada a las empresas como una medida de protección frente a los efectos de la pandemia.
Es un programa de garantías de la banca pública para préstamos sin un tope máximo. El gobierno de la canciller Angela Merkel calificó las medidas como "inéditas" en la historia del país.
Trabajadores automotricesDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAlemania prometió el viernes liquidez ilimitada a las empresas.
España dispuso una línea de financiación específica a través del Instituto de Crédito Oficial para atender las necesidades de liquidez de las empresas y trabajadores autónomos del sector turístico, así como de las actividades relacionadas que se estén viendo afectadas por la crisis sanitaria.
En el caso de Italia, las pequeñas empresas podrán solicitar el aplazamiento del pago de un crédito.
Francia estableció que que se garantice hasta el 70% del crédito a pymes que tengan problemas para obtener préstamos de su banco y España también ofreció créditos a los sectores más afectados.

4. Rebaja de las cotizaciones sociales

La Casa Blanca propuso reducir las cotizaciones sociales temporalmente para que la renta neta de los trabajadores después de impuestos y retenciones sea mayor.
El objetivo es que los estadounidenses tengan más dinero en su cuenta de banco a final de mes y puedan lidiar con mayor facilidad con las dificultades que plantea la epidemia.
En Francia, se han puesto en marcha medidas como permitir el pago escalonado de contribuciones sociales de las empresas.

5. Financiamiento de la reducción de horas de trabajo

Alemania aprobó un plan de apoyo a las empresas que tengan que reducir el número de horas trabajadas.
El sistema alemán establece que la agencia de empleo estatal financia hasta el 60% de la pérdida neta de salario causada por la reducción de horas trabajadas. En el nuevo escenario de emergencia, ese sistema se amplía.
Investigador con una muestra de coronavirusDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionItalia definió entregar ayudas en forma de permisos laborales para los trabajadores con hijos a cargo.
Francia también puso a disposición recursos para que los ciudadanos que lo necesiten puedan reducir la jornada de trabajo.
Italia definió entregar ayudas en forma de permisos laborales para los trabajadores con hijos a cargo, así como un bono cercano a los US$660 para las personas que no puedan trabajar desde la casa y deban contratar a una persona que cuide a los niños.

La rápida propagación del coronavirus, ahora convertido en pandemia, está provocando pánico en los mercados financieros, fuga de capitales, devaluación de las monedas frente al dólar y una creciente amenaza de recesión global.
Aunque en un principio la situación parecía estar confinada a los países asiáticos, el escenario actual es completamente distinto: el brote está presente en al menos 114 países, ha contagiado a cerca de 120.000 personas y ha dejado más de 4.200 víctimas fatales.
A la decisión de Italia de poner a todo el país en cuarentena -además de una rápida propagación de la enfermedad en el resto de Europa y Estados Unidos- se suma el desplome de los precios de petróleo y la montaña rusa de las bolsas, haciendo que muchos expertos consideren que una recesión económica global durante el primer semestre de este año sea casi inminente.
Jeffrey Frankel, profesor de la Escuela Harvard Kennedy, de la Universidad de Harvard, le dice a BBC Mundo que la posibilidad de una contracción económica "parece haber aumentado dramáticamente".
"Estamos muy cerca de una recesión global", advierte.
Una voz de alerta que ha comenzado a extenderse entre la mayor parte de los economistas e inversores, especialmente ahora que los casos de contagiados están aumentando velozmente.
Este miércoles Wall Street se hundió en un "mercado bajista" (bear market, en inglés), luego de que el índice Dow Jones terminara un 20% más bajo en relación a su récord alcista de febrero, poniendo fin al período más largo de alzas en los mercados bursátiles en la historia de Estados Unidos.
El desplome bursátil se produjo después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciara que el coronavirus es oficialmente una "pandemia".

Piazarra en Wall StreetDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionWall Street se convirtió el miércoles en un "mercado bajista" o "bear market".

En el día a día, el temor al contagio y las medidas de aislamiento tomadas en algunos países, han golpeado duramente al sector turístico, con aerolíneas reportando inéditas pérdidas financieras que las han llevado a cerrar rutas aéreas o a operar vuelos "fantasma" casi sin pasajeros.
Entre las medidas más drásticas, Estados Unidos anunció el miércoles la suspensión de "todos los viajes desde Europa" hacia su país por 30 días.
Además, muchas empresas les han pedido a sus empleados que trabajen desde casa, mientras que el cierre de fábricas en China y en otros lugares, han causado problemas en las cadenas globales de producción.
En este escenario las empresas se están preparando para informar resultados en rojo, y si el crecimiento económico se estanca -con descenso en las inversiones y menos consumo en los hogares- los efectos económicos de la pandemia podrían generar un aumento en el desempleo y estancamiento en los salarios.

"Amenaza con paralizar el crecimiento global"

"El coronavirus amenaza con paralizar el crecimiento global", le dice a BBC Mundo Tom Orlik, economista jefe de Bloomberg Economics.
"Hace un mes, el escenario más probable parecía un brote importante limitado a China y otros países que sufren efectos relativamente menores. Eso ahora se ve demasiado optimista", agrega.




Avión en vueloDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas aerolíneas podrían perder hasta US$113.000 millones en ingresos este año.

"Las posibilidades de que se produzca el peor de los escenarios, con las principales economías sufriendo un impacto significativo, aumentan día a día".
En ese caso, el costo global podría llegar a los US$2,7 billones, si todos los países se ven expuestos a las consecuencias de la pandemia.
Y si la economía estadounidense se contrae, plantea Orlik, la dinámica de las elecciones presidenciales también podría verse afectada.
Rohan Williamson, profesor de finanzas de la Escuela de Negocios McDonough, de la Universidad de Georgetown, Washington DC, también cree que estamos cerca de una recesión global.
Los efectos del coronavirus y la volatilidad en los mercados bursátiles mundiales son indicadores que preocupan a los inversores, comenta.
"Claramente ha habido un shock en la demanda global que provoca un gran impacto", explica Williamson.

¿Y América Latina?

Marcos Casarin, economista jefe para América Latina de la consultora británica Oxford Economics, proyecta que la contracción económica generalizada se dejará caer en el primer trimestre y será de "corta duración".
Desde esa perspectiva, Casarin le dice a BBC Mundo que dadas las circunstancias, "estamos muy cerca de una recesión global", aunque el principal signo de interrogación es qué pasará con la recuperación que debería llegar en el segundo trimestre.




Pasajeros máscarasDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos inversores prefieren refugiar sus capitales en el dólar en la medida que el brote se propaga y aumentan los temores sobre el crecimiento económico global.

"Todo dependerá de cuántos bloqueos de emergencia se impongan más allá de marzo".
En el caso de América Latina, explica, estamos frente a un cóctel preocupante.
"La combinación entre caída del precio del petróleo, desplome de las monedas y coronavirus, es definitivamente negativa para el crecimiento", apunta el economista.




Reales brasileñosDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionBrasil, Chile y Colombia están entre los países más afectados por la devaluación de sus monedas en lo que va del año.

Y los países que ya están en recesión (como Argentina, por ejemplo) "verán una recesión más profunda", mientras que los que están al borde de una, como es el caso de México"se verán arrastrados a una recesión".
Sobre cómo se puede enfrentar la crisis en la región, Casarin dice que la mayoría de los gobiernos prácticamente no tiene espacio para relajar la política fiscal, es decir, bajar las tasas de interés, reduciendo el costo del crédito.

"Lo peor aún está por venir"

Aunque las proyecciones varían, existe una especie de consenso entre los analistas financieros de que el panorama debería mejorar en la segunda mitad del año.
Sin embargo, muchos advierten que el impacto económico no ha tocado fondo, en la medida que el virus sigue propagándose aceleradamente.
"Lo peor para la economía aún está por venir en los próximos meses", escribió Joachim Fels en una nota a sus clientes, asesor económico global de PIMCO (Pacific Investment Management Company), una firma que maneja fondos de inversión a gran escala.




Flecha en caídaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption"El coronavirus amenaza con paralizar el crecimiento global", advirtió Tom Orlik, economista jefe de Bloomberg Economics.

Mientras que Jan Hatzius, economista jefe del banco de inversión Goldman Sachs, le informó a sus clientes que la duración y la profundidad de la contracción económica dependen de las medidas que tomen los gobiernos.
Habrá que ver "si las autoridades de salud pueden retrasar materialmente la propagación del virus a través de un aumento en las pruebas, restricciones en las reuniones masivas y cuarentenas de personas infectadas".
Neil Shearing, economista jefe de la firma de análisis Capital Economics, advirtió que si las condiciones empeoran, se aproxima una "recesión aguda, pero probablemente corta".
Y agregó que a medida que el virus se propaga, hay una buena posibilidad de que el escenario más negativo de las proyecciones económicas, se convierta en el más probable.
Organismos internacionales también han hecho proyecciones barajando distintos escenarios, según el ritmo de propagación del virus.
En el peor de los casos, el crecimiento económico mundial podría descender a la mitad de lo que se había proyectado (bajando incluso hasta 1,5%), según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).
Y la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) esta semana alertó que el costo de la crisis en el ingreso global podría llegar a US$2 billones, y que la duración y la profundidad de la crisis dependerán de tres cosas: cuán lejos y cuán rápido se propagará el virus, cuánto tiempo pasará antes de que se encuentre una vacuna y qué tan efectivos serán los gobiernos para mitigar el daño.

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews