Headlines

Juan Guaidó: por qué no lo detuvieron a su regreso a Venezuela


Guaidó dio un discurso a sus seguidores en Caracas.

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionTras su regreso a Venezuela, Guaidó dio un discurso a sus seguidores en Caracas.

Juan Guaidó logró regresar a Venezuela este martes.
El líder opositor no lo tuvo fácil a su llegada a Caracas, donde sufrió los golpes, empujones e insultos de un grupo de simpatizantes del gobierno que lo esperaban en el aeropuerto.
Un video difundido por simpatizantes de Guaidó mostró que en el control de inmigración le fue requisada su cédula de identidad.
Los accesos al aeropuerto fueron bloqueados por fuerzas militares desde horas antes de la llegada del vuelo procedente de Lisboa en el que llegó Guaidó y se desplegaron equipos de lanzamiento de misiles en lugares visibles de la carretera que conecta la ciudad de Caracas con el aeródromo internacional Simón Bolívar de Maiquetía.
Pero, pese a estos obstáculos, Guaidó -a quien Estados Unidos y la mayoría de países europeos y latinoamericanos reconocen como presidente interino de Venezuela- no fue detenido y poco después de aterrizar participó en un mitin con sus seguidores en el feudo opositor de Chacao, un municipio de clase media de Caracas.

Un partidario de Maduro (centro) confronta a un periodista (segundo a la izquierda) tras la llegada de Guaidó al estado de Vargas.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionUn partidario de Maduro (centro) confronta a un periodista (segundo a la izquierda) tras la llegada de Guaidó al estado de Vargas.

Por qué había expectación

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela prohibió en enero de 2019 que Guaidó saliera de Venezuela.
El gobierno de Nicolás Maduro considera al líder opositor un "terrorista" y un "traidor" controlado por Estados Unidos, pero hasta ahora no ha dado el paso de su detención.
El presidente de la Asamblea Nacional ya desafió la prohibición del TSJ en febrero de 2019, cuando apareció en un concierto celebrado en Colombia con el objetivo declarado de recaudar fondos para la "ayuda humanitaria" a Venezuela.
Guaidó regresó entonces por vía aérea a Caracas.
Su fotografía identificándose a la llegada sin ser molestado por los agentes de inmigración se consideró entonces una afrenta a la autoridad de Maduro, a quien Guaidó y sus seguidores consideran un "dictador".

Por qué lo dejaron pasar

En la última etapa de la gira internacional de la que regresaba esta vez, Guaidó recaló en Washington, donde el presidente estadounidense, Donald Trump, le reiteró su apoyo en la lucha contra Maduro.
Mientras estaba allí, un funcionario de la Casa Blanca advirtió a la dirigencia chavista de "consecuencias significativas" en el caso de que el líder opositor sufriera "cualquier daño" a su vuelta, unas palabras cuyo eco amplifican acciones recientes como el ataque que mató en Irak al general iraní Qasem Soleimani.

Guaidó se reunió con Trump en la Casa Blanca, en Washington.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionGuaidó se reunió con Trump en la Casa Blanca.

Durante la visita de Guaidó a Washington, el analista de la Oficina de Washington de América Latina David Smilde vaticinó en un artículo en el New York Times que el apoyo de Trump "aumentará las posibilidades de que Guaidó pueda volver a Venezuela sin ser arrestado".
Los seguidores del gobierno suelen pedir el encarcelamiento del dirigente opositor en los mítines en los que participan.
Este mismo martes, quienes le esperaban en el aeropuerto gritaban "Guaidó a Tocorón", en alusión a una de las prisiones más conocidas y de peor reputación del país.
Cuando el político salió por la terminal, le reprocharon a gritos la imposición de sanciones por parte de Estados Unidos. También lo llamaron "asesino" y "traidor".
Nicolás Maduro ha dicho refiriéndose a Guaidó en repetidas ocasiones que "el tiempo de Dios es perfecto", insinuando un arresto que hasta ahora no se ha producido.
Pero en las últimas semanas se aprecia un cambio de tono. "Maduro insiste a las bases chavistas en que no hay que dejarse distraer de los asuntos principales y Guaidó es descrito como un don nadie, alguien a quien se debe ignorar", explica Guillermo Olmo, corresponsal de la BBC en Venezuela.
El fiscal Tarek William Saab dijo recientemente que Guaidó "es la nada".
"El gobierno da la impresión de haber sacado conclusiones tras lo que ocurrió el 5 de enero en la Asamblea Nacional, cuando un diputado opositor tránsfuga intentó desplazar a Guaidó de su presidencia con el apoyo del chavismo", indica Olmo.
"Entonces quedó claro que una acción abiertamente hostil y visible contra Guaidó puede tener el efecto contrario al deseado y relanzar su causa justo cuando mostraba signos de agotamiento", añade el corresponsal.
"Parece también una de las razones por las que las fuerzas de seguridad y los grupos irregulares afectos al gobierno ponen tanto celo en impedir el trabajo de los periodistas en la cobertura de las actividades de Guaidó".

Juan Guaidó.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas últimas protestas convocadas por Guaidó contaron con una asistencia menor a las primeras.

Entonces, ¿Guaidó no corre peligro?

Las fotografías y videos que muestran los golpes y empujones que sufrió a su llegada muestran que la posición del líder opositor sigue lejos de ser cómoda.
No es la primera vez que se ve envuelto en forcejeos e incidentes al término de los cuales miembros de su equipo y de los medios de comunicación denuncian haber sido agredidos por los partidarios de Maduro.
El día antes de su regreso a Venezuela, Maduro lo señaló directamente en un acto de protesta contra las sanciones a la aerolínea Conviasa, las últimas que ha impuesto Washington: "Les pidió a sus amigos de Estados Unidos que sancionaran a Venezuela y por eso tiene que pagar", dijo el presidente.
Pese a que Guaidó no ha sido detenido, sí lo fueron personas de su círculo más cercano, como su jefe de gabinete, Roberto Marrero, o el diputado opositor Edgar Zambrano.
En la misma noche de su llegada, la oficina de Guaidó denunció la "desaparición" de su tío, que lo acompañaba en el avión que lo devolvió a Venezuela.

Y ahora, ¿qué?

Una de las preguntas pendientes es si Guaidó logrará capitalizar el apoyo recibido por algunos de los más destacados líderes mundiales en su gira y el refuerzo de su liderazgo entre los suyos que resulta de su accidentada llegada a Caracas.
Una encrucijada se avecina con la convocatoria de elecciones parlamentarias este año anunciada por el gobierno. "La oposición no ha decidido aún si participará y el debate interno al respecto puede volver a poner en peligro su unidad, que costó mucho forjar", indica Olmo.
"La imagen de liderazgo casi heroico que se está construyendo en torno al coraje de Guaidó no ha bastado para revitalizar al alicaído movimiento opositor".
Nada en el discurso del líder opositor permite hasta ahora vislumbrar un posible cambio de rumbo: "Los mecanismos de presión no van a hacer más que aumentar", les anunció Guaidó a sus seguidores en Chacao, lo que se interpretó como una referencia a más sanciones internacionales contra el gobierno.
Luis Vicente León, de la consultora Datanálisis, cree que Guaidó logró "relanzar su protagonismo, fortalecer la simbología de líder, afianzar alianzas y renovar esperanzas de cambio. Todo positivo para él, pero es una obra de arte efimero: sirve si trae algo distinto a lo visible, que concrete su oferta de cambio".




Para David Smilde, lo ocurrido en los últimos días "no cambia el contexto político actual del país, que tiene a la coalición opositora contra las cuerdas".



Derechos de autor de la imagenCENTRO DE COMUNICACIÓN NACIONAL / TWITTER

Trump y Guaidó
Juan Guaidó recibió en Washington todo el calor del presidente Donald Trump y la alta política de Estados Unidos.
Si el martes fue ovacionado en el Congreso y Trump le ratificó su apoyo en su lucha contra el gobierno de Nicolás Maduro, este miércoles fue recibido en la Casa Blanca por el presidente.
Dos fotografías de alto contenido simbólico y un inusual gesto de respaldo con los que Guaidó culmina una gira internacional que le ha llevado a reunirse con el primer ministro británico, Boris Johnson, el presidente francés, Emmanuel Macron, y otros destacados líderes mundiales.
La pregunta ahora es ¿en qué se traducirá el reforzado apoyo de Washington?

Una aparición de impacto

La visita de Guaidó a Washington estuvo envuelta en la incertidumbre.
Después de que participara el fin de semana en un mitin con miembros de la comunidad venezolana en Miami, poco se sabía de la agenda del político al que Estados Unidos y la mayoría de países europeos y latinoamericanos reconocen como presidente legítimo de Venezuela desde hace más de un año por su condición de presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento).
El paso de los días alentó las especulaciones sobre una supuesta pérdida de apoyo de la Casa Blanca y muchos hablaron de que hasta tal punto era así que Trump no lo iba a recibir.
Geoff Ramsey, analista de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), atribuye el secretismo con que se manejó el asunto a estrategias de comunicación.




Trump y GuaidóDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionGuaidó necesitaba que Trump lo recibiera mucho más que el presidente estadounidense.

"Difundieron una lista de invitados al mensaje presidencial en el estado de la Unión en la que no aparecía Guaidó para rebajar las expectativas y después hacer mucho más impactante su aparición".
"Realmente, hubiera sido un revés para Guaidó regresar a Venezuela sin la foto con Trump", cree el experto, que detecta un intento de relanzar la figura de Guaidó, discutido internamente en Venezuela más de un año después de su proclamación como presidente interino.

Cambios en el mensaje estadounidense

Trump volvió a calificar a Nicolás Maduro como "un gobernante ilegítimo" y aseguró que su "tiranía" será "destruida".
Aunque esta vez evitó repetir aquella frase de "todas las opciones están sobre la mesa" con la que Washington insinuaba desde hace tiempo que no descartaba una posible acción militar para derribar a Maduro.




Juan Guaidó ovacionado durante el discurso del Estado de la UniónDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl líder opositor venezolano agradeció el apoyo recibido en el Congreso estadounidense, que lo ovacionó de forma unánime.

Ramsey cree que la amenaza"de la intervención militar ya no lo creen más que sectores extremistas de la oposición, por lo que recuperar esa retórica sería contraproducente para Guaidó".
El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se ha mostrado últimamente partidario de una negociación para solucionar el conflicto político en Venezuela.
El paso de los meses ha convencido a la mayoría de observadores de que una implicación militar estadounidense para resolver la crisis venezolana es poco probable.
Lo que se mantiene es la incógnita sobre qué más puede hacer Washington para apoyar a su hombre en Venezuela una vez que lleva meses aplicando sanciones a la economía venezolana.
"Estamos a mitad de camino de nuestra campaña de máxima presión", dijo un funcionario de la Casa Blanca este miércoles en un encuentro con periodistas, reportó la agencia Reuters.
El funcionario advirtió a compañías petroleras como la rusa Rosneft, la española Repsol y la estadounidense Chevron.
Henkel García, de la consultora Econométrica, recuerda al hilo del encuentro de Trump con Guaidó, que "lo importante no está en las reuniones, sino en el plan que se desarrolla".
El analista Michael Penfold lanzó un mensaje a la oposición venezolana en recientes declaraciones al medio en línea Efecto Cocuyo: "Si vamos a repetir lo que se viene haciendo desde hace meses vamos a tener el mismo resultado".

Juan Guaidó.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas últimas protestas convocadas por Guaidó contaron con una asistencia menor a las primeras.

Pero Penfold también recalcó el capital político que suponen para Guaidó sus apoyos en el exterior.
"Ahora hay un juego de poder, pero también un juego de legitimidad. Maduro domina el juego de poder, pero no controla el juego de legitimidad, y Guaidó conserva un mejor panorama internacional", dijo.

La reacción de Maduro y el papel de Rusia

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, leyó un comunicado en el que rechazó las "violentas amenazas" contra el "gobierno legítimo" de Maduro.
Pese a que Washington y sus aliados le reclaman la celebración de unas elecciones presidenciales, el gobierno insiste en que este año se celebrarán elecciones, pero serán parlamentarias.
Para el gobierno, Guaidó no es más que "un títere" de Washington.

ArreazaDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl canciller Arreaza criticó las amenazas de Trump.

En un ejemplo más de que el pulso por el poder en Venezuela es también un pulso global, Caracas espera la llegada el viernes del ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.
Moscú ha anunciado que la visita de Lavrov busca "contrarrestar las sanciones ilegales y unilaterales de Estados Unidos".
Fuentes del sector petrolero le dijeron a BBC Mundo que la compañía estatal rusa Rosneft ha estado colaborando con el gobierno venezolano para permitirle sortear las medidas impuestas por Washington y comercializar su petróleo.
Las cálidas palabras de Trump sobre Guaidó, al que describió como "un hombre muy valiente", y la visita de Lavrov a Caracas vuelven a poner de manifiesto que Estados Unidos y Rusia tienen posturas enfrentadas en Venezuela.
Pero Ramsey aprecia un matiz en el hecho de que Lavrov parará también en Cuba y en México. "Son países que pueden jugar un papel en una negociación con Maduro".

El efecto dentro de la oposición

Quizá sea dentro de la propia oposición donde el espaldarazo recibido en Washington por Guaidó tendrá un mayor efecto.
En los últimos meses, Guaidó había recibido críticas por parte de sectores de oposición que le reprochaban su supuesta tibieza ante el gobierno, y el pasado enero diputados opositores tránsfugas trataron de arrebatarle la presidencia de la Asamblea Nacional con el apoyo del chavismo.

Trump y LavrovDerechos de autor de la imagenMINISTERIO DE EXTERIORES DE RUSIA
Image captionVenezuela es un punto en el que discrepan los gobiernos de Rusia y Estados Unidos.

La inclusión del expolicía Iván Simonovis en la lista de invitados en lugar de Guaidó en las horas previas al acto en el Capitolio alentó incluso los rumores de que Trump había dejado de creer en Guaidó y ahora abogaba por fuerzas opositoras más a favor de una línea dura.
Y figuras como el excandidato presidencial Henrique Capriles habían pedido últimamente reabrir el debate acerca de la conveniencia de participar en las elecciones parlamentarias que ha anunciado Maduro.
Voluntad Popular, el partido al que pertenecía Guaidó hasta el pasado enero, rechaza que la oposición se presente porque cree que, si no hay un cambio en el Consejo Nacional Electoral, no podrá hablarse de unas elecciones con garantías, y participar solo serviría para darle legitimidad a Maduro.
"La inesperada aparición de Guaidó, con la unánime ovación de republicanos y demócratas, y el posterior encuentro con Trump acalla las voces críticas y transmite nítidamente a quienes se plantearan desafiar su liderazgo el mensaje de quién es el favorito de Trump", indica Guillermo Olmo, corresponsal de BBC Mundo en Venezuela.


En este sentido, sostiene Ramsey, "Guaidó necesitaba mucho más un encuentro de lo que lo necesitaba Trump".

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes