BREAKING NEWS

13 feb. 2020

En honor al Capitan Juan de Dios Ventura Simó un avión en el parque lleva su nombre


En honor al Capitán Juan de Dios Ventura Simó, de la llamada Aviación Militar Dominicana, la alcaldía de San Francisco de Macorís dejó instalado el martes 4 de febrero un avión en el parque que lleva su nombre, ubicado en la calle Castillo, esquina Duvergé.
La colocación del avión estuvo a cargo de la empresa Metal Estructura en el parque también conocido como Arcoiris, que oficialmente es nombrado Juan De Dios Ventura Simó, francomacorisano quien fue el piloto que trajo al país al grupo de expedicionario que aterrizó en Constanza el 14 de Junio de 1959.
El alcalde Alex Díaz Paulino, dijo que la renovación del parque está casi listo y tan pronto finalice la campaña electoral para escoger nuevas autoridades municipales, el ayuntamiento procederá a inauguralo.
Expresó que San Francisco de Macorís y turistas que nos visiten podrán disfrutar de este parque remodelado en honor a ese héroe expedicionario.
Historia Juan de Dios Ventura Simó







Piloto Juan de Dios Ventura Simó poco antes de abordar el avión que lo llevó a Constanza.
Piloto Juan de Dios Ventura Simó poco antes de abordar el avión que lo llevó a Constanza.

Juan de Dios Ventura Simó nació en San Francisco de Macorís el 8 de marzo de 1930.
Hijo de Santiago del Pilar Ventura y María Luisa Simó Sagredo. mártir de la expedición armada de Constanza, Maimón y Estero Hondo del 14 de junio de 1959.
Militar de carrera desde los 16 años, ingresa a la milicia hasta su asesinato en 1959. En 1958 fue detenido por sospechas de conspiración. Pocos días después fue liberado.
Juan de Dios Ventura Simó estuvo casado con Yolanda Garrido y procrearon dos hijos: Mary Lois y Juan de Dios Ventura Garrido.
Era capitán piloto de lo que en esa época se llamaba Aviación Militar Dominicana.
Entre los años 1956 y 1957, la hija de Leonidas Rafael Trujillo, María de los Ángeles Trujillo Martínez, lo conoce en un viaje a España y se enamoran.
Vivieron el romance a escondidas, hasta que su hermano Ramfis informó a su padre del noviazgo y este lo dio por terminado.
Desertó en abril de 1959 con todo y avión, en protesta contra la dictadura de Trujillo y sus crueles métodos de terror.
Ese exilio inesperado lo llevó, en menos de dos meses, a estar presente en Puerto Rico, Venezuela y Cuba donde el 14 de Junio del año citado formó parte, como ingeniero de vuelo, de la expedición que aterrizó en Constanza para emprender en el terreno la lucha militar contra Trujillo, a pesar de que Ventura Simó no tenía entrenamiento guerrillero.
El uso del avión no había sido previsto hasta su integración. Con la descripción ofrecida por Ventura Simó de las siglas de un avión C-46 de la Aviación Militar Dominicana, se incorporó al plan un ataque por sorpresa de un aparato similar pintado con iguales siglas y cargado con unos cincuenta hombres.*
Los insurrectos fueron diezmados por la superioridad numérica del ejército de Trujillo.
Unos fueron muertos en combate; otros fusilados después de capturarlos heridos; y muchos más quedaron prisioneros, entre ellos Ventura Simó.*
El 17 de junio, cerca de las diez de la mañana, Juan de Dios Ventura Simó se presentó a la casa de Juana Ceballos en la sección La Cotorra y clamó por comida y agua.
El ex capitán de la Aviación Militar Dominicana pidió ayuda para trasladarse hasta San Francisco de Macorís, pero un grupo de campesinos optó por entregarlo a una patrulla del Ejército para evitar que lo asesinaran.
Uno de los guardias requeridos rastrilló su arma, pero los labriegos impidieron que se consumara el sumario fusilamiento. La llegada del antiguo oficial a la base aérea fue celebrada por el propio Ramfis, quien descargó su pistola al aire en señal de macabro júbilo.*
*Tomado del libro Desembarco de la Gloria, de Juan Deláncer, Págs. 74,131, 162 y 163.
Piloto Juan de Dios Ventura Simó poco antes de abordar el avión que lo llevó a Constanza.
Dícese que fue obligado a beber sangre de sus compañeros, mantenerse junto a sus cadáveres, recibir los insultos y sarcasmos de antiguos compañeros de armas.
Se le disparaba sobre la cabeza y se le preguntaba por qué había traicionado.
Hambriento, casi a punto de desfallecer, se le llevaba al comedor de los cadetes y se le acercaban a la boca comestibles diversos para aumentar su angustia.





Juan de Dios Ventura Simó
Juan de Dios Ventura Simó

Fue expuesto a padecer los rigores de la insolación. Llevado a La 40, sufrió golpeaduras en los testículos, choques en la silla eléctrica y maltratos que le desfiguraron el rostro.*
El siguiente es el testimonio ofrecido por uno de los sobrevivientes de la expedición y quien vio a Ventura Simó en sus últimos días.
“Cuando estaba en La 40, un carcelero llamado Juan Mi Sangre abrió la puerta de una celda y me mostró un hombre que más bien parecía un monstruo de tan masacrado que estaba; sólo se le veía un ojo y estaba todo ensangrentado.
Le dije al carcelero que no lo conocía y este me indicó que era Ventura Simó”.
Un par de meses después, y durante una exhibición aérea frente al malecón, se vio caer uno de los aparatos.
El régimen puso a circular el rumor de que Ventura Simó se había accidentado. Al día siguiente se informó que el ex capitán había perecido en un accidente.
En realidad, la precipitación del avión no fue real. La reconocida pericia de un oficial piloto hizo aparentar la caída en el horizonte.
Poco después retornó a la base de San Isidro. Se ha dicho que el cadáver de Ventura Simó fue lanzado al mar.
Días antes un oficial mostró al piloto en su propia celda la edición de El Caribe en la que se comunicaba su muerte.**
* Tomado del libro Desembarco de la Gloria, de Juan Deláncer, Págs. 74,131, 162 y 163.
**Tomado de artículo publicado en el diario El Nacional, Sección Temas, por Tomás Báez Díaz, el sábado 31 de agosto de 1966.
.
.
.
.
.

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews