BREAKING NEWS

10 ene. 2020

Qasem Soleimani: por qué su muerte es más importante que la de Osama bin Laden

Qasem Soleimani.

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Qasem Soleimani era comandante de la fuerza de élite Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán.
Image captionQasem Soleimani comadaba la Fuerza Quds, un importantísimo instrumento político iraní para difundir su influencia en la región y en el mundo.

Desde la muerte de Osama bin Laden, exlíder de Al Qaeda, ninguna otra había causado tanta controversia como la del poderoso Qasem Soleimani, exjefe de la Fuerza Quds iraní.
En lo que tal vez fue el ataque más significativo de Estados Unidos en Medio Oriente en décadas, la orden del presidente estadounidense Donald Trump de bombardear el vehículo en el que viajaba el polémico personaje tomó a todos por sorpresa.
Y si bien las consecuencias del ataque aún se desconocen, esta acción podría fácilmente desencadenar un conflicto militar en la región.
Soleimani no era solamente una importante figura ideológica como lo fue Osama bin Laden, muerto en 2011 en una operación militar también llevada a cabo por EE.UU. en Pakistán, sino que estaba de facto al mando de la política exterior de Irán, una potencia militar regional.
Se trataba de una personalidad política popular tanto en su país como en el extranjero y una figura clave para la influencia de Irán en Medio Oriente y el mundo.
Pero, ¿por qué la muerte de Qassem Suleimani es tan significativa e incluso podría tener repercusiones mucho mayores que la del exlíder de Al Qaeda?

Mucho más poderoso



Osama bin Laden.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionA diferencia de Osama bin Laden, Qasem Soleimani tenía a todo un país e incluso un gran ejército que lo respaldaba.

Para Kasra Naji, corresponsal especial de BBC Persa, la muerte de Qasem Soleimani no tiene precedentes en la región. Ni siquiera se le puede equiparar a la del exlíder de Al Qaeda Osama bin Laden.
"No es comparable. Soleimani era una figura militar y política, al frente de una nación, mientras que Bin Laden era un hombre que dirigía una secta clandestina vinculada con actividades terroristas. Soleimani tenía a todo un país e incluso un gran ejército que lo respaldaba. Bin Laden no tenía nada de eso".
Pero desde un punto de vista estadounidense, ambos atacaron a ciudadanos estadounidenses y eso los hace "más o menos lo mismo", opina Naji.
Y efectivamente, para la administración Trump, Soleimani era un hombre que tenía sangre estadounidense en sus manos, al igual que el exlíder de Al Qaeda.
A este poderoso general persa se le acusa de estar detrás de los ataques con cohetes contra bases estadounidenses en Irak, donde un contratista civil estadounidense resultó muerto.
El Pentágono también lo culpa de tramar planes para atacar a diplomáticos estadounidenses en Iraky en todo Medio Oriente.

Una muerte que podría desencadenar una guerra



Banderas de EE.UU. e Israel en fuego.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionSegún Kasra Naji, corresponsal especial de BBC Persa, la muerte de Qasem Soleimani podría desencadenar una guerra entre EE.UU. e Irán.

Las posibles consecuencias de la muerte de Qasem Soleimani hacen que esta sea significativamente más impactante que cualquier otro asesinato ocurriden la región en las últimas décadas.
"El ataque contra Soleimani podría desencadenar una guerra, nadie descarta esa posibilidad. Al final era un poderoso hombre al mando de una potencia regional", explica Naji, quien recuerda que cuando Bin Laden fue eliminado no se contempló con tanta intensidad un conflicto armado de tal amplitud.
Actualmente todo el mundo sigue con atención el desarrollo de eventos entre EE.UU. e Irán y muchos hablan del posible estallido de una guerra.
De hecho, tras la muerte del general persa, la frase "Tercera Guerra Mundial" se colocó rápidamente como tendencia mundial y se coló entre los términos más buscados en internet en todo el mundo.
Muchos esperan una respuesta iraní contundente, como ya lo ha amenazado el líder supremo de ese país, el ayatolá Ali Khamenei, quien prometió "una fuerte venganza a los criminales detrás de la muerte del exgeneral".
Pero otros, como el exdirector de la CIA David Petraeus, creen que la "muy frágil" situación en la que se encuentra Irán podría limitar su respuesta ante lo que muchos han considerado como "un acto de guerra".
Petraus, quien como general estuvo al mando de las fuerzas estadounidenses en Irak y Afganistán, también considera que la muerte de Soleimani es más importante que la de Bin Laden y la de Abu Bakr al Baghdadi, el líder de Estado Islámico.

Su popularidad rebasa fronteras



Un chico con la bandera iraquí tras el anuncio de la recuperación de la provincia de Mosul en Iraq.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionSoleimani ayudó a evitar que la capital iraquí, Bagdad, cayera en manos de Estado Islámico.

Soleimani era una figura esencial para la proyección del poder iraní en la región.
Desde 1998, dirigía la Fuerza Quds, un poderoso brazo paramilitar de élite de la Guardia Revolucionaria cuyas operaciones están presentes en todo el mundo.
A esta organización también se le vincula con el grupo Hezbolá del Líbano y las milicias chiitas en Irak y en Afganistán, por lo que el impacto de la muerte de este general va más allá de las fronteras de Irán.
"Soleimani jugó un papel importante cuando Bagdad estaba a punto de caer ante las fuerzas del Estado Islámico, se dice que ayudó a salvar la ciudad", dice el corresponsal especial de BBC Persa.
"Igualmente cuando esta organización terrorista estaba a pocos kilómetros de la frontera iraní, él lideró una lucha en su contra que los obligó a retroceder. Por eso, y otras razones, es tan popular en Irán y en la región".

¿Un acto de guerra?





Douglas Silliman.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn diálogo con BBC Mundo, Douglas Silliman reconoce que tanto EE.UU. como Irán han cruzado líneas rojas y ahora la comunidad internacional debe actuar para ayudar a bajar las tensiones entre ambos gobiernos.

Para Douglas Silliman, quien fue embajador de Estados Unidos en Irak hasta principios de 2019 y ahora es presidente del Instituto de Estados Árabes del Golfo en Washington, tanto Irán como EE.UU. han cruzado líneas rojas.
"Lo que es un acto de guerra o no depende del ojo del espectador y creo que tanto Irán como Estados Unidos pueden señalar una serie de acciones del otro lado y definirlas como actos de guerra", le dice a BBC Mundo.
Como ejemplo de esas acciones, el diplomático menciona el ataque iraní en el estrecho de Ormuz y el derribo del dron estadounidense el año pasado. "Ninguna de esas agresiones produjo la reacción estadounidense que ellos querían".
Sin embargo, para Silliman, la reciente respuesta de la administración Trump era predecible. "Han estado diciendo por ya bastante tiempo que la línea roja sería al muerte de un ciudadano estadounidense en manos de Irán", y eso fue lo que produjo el ataque contra el coche en el que viajaba Soleimani.

Una posible respuesta mesurada

No obstante, lo importante para el exembajador en Irak es que la comunidad internacional intervenga ahora para prevenir una escalada y evitar una guerra en la región.
"En este momento, la presión se debe hacer sobre Irán para que no reaccione de forma exagerada. En fin, creo que debemos dejar de buscar razones por las que se debería ir a la guerra, sino por las que no debería ir", asegura.
Pase lo que pase, el corresponsal especial de BBC Persa, Kasra Naji, cree que lo más posible es que la respuesta iraní ante la muerte de Qasem Soleimani sea mesurada.


Marcha en Teherán tras la muerte del comandante iraní asesinado en un ataque aéreo estadounidense.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMuchos en Irán esperan la "venganza severa" prometida por el líder supremo de la República Islámica.

"Irán es un pequeño país en comparación con Estados Unidos. Así que pienso que los líderes iraníes elegirán sus objetivos con mucho cuidado".
Según él, el gobierno persa no quiere realmente entrar en una confrontación militar directa con una superpotencia. "Pero la respuesta podría ser mediante ataques a embajadas, embarcaciones y convoyes", como ya la República Islámica lo viene haciendo desde hace un par de años.
Lo cierto es que, debido a su importancia, la muerte de Soleimani marca un antes y un después en las relaciones bilaterales entre EE.UU. e Irán.
Por un lado, figuras como David Petraeus califican de "enorme" la importancia de la muerte de Soleimani, porque, como lo describe en la revista Foreign Policy, se trataba del "arquitecto y comandante operativo del esfuerzo iraní para consolidar el control de la llamada Media Luna chiita".
Pero en Irán, mientras algunos en las calles todavía lloran la muerte del polémico líder, muchos esperan la "venganza severa" prometida por el líder supremo.

La muerte del general Qasem Soleimani, el comandante de la fuerza élite Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, supone una escalada dramática en el conflicto entre ese país y Estados Unidos. Y podría tener consecuencias considerables.
Se esperan represalias. De hecho, se podría desencadenar una serie de acciones y venganzas, acercando a los dos países a una confrontación directa.
El futuro de Washington en Irak podría ser cuestionado, y la estrategia del presidente Donald Trump para la región —si acaso tiene una— puesta a prueba como nunca antes.
Philip Gordon, quien fue coordinador de la Casa Blanca para Medio Oriente y el golfo Pérsico durante el gobierno de Barack Obama, describió la muerte de Soleimani a manos de Estados Unidos como poco menos que una "declaración de guerra" por parte de los estadounidenses hacia Irán.
Pero este viernes, Trump negó esta interpretación.
"Actuamos anoche para detener una guerra. No actuamos para iniciar una guerra", dijo desde su club privado de Mar-a-Lago en West Palm Beach, Estados Unidos.
"No buscamos un cambio de régimen. Sin embargo, las agresiones del régimen iraní en la región, incluido el uso de combatientes para desestabilizar a sus vecinos, debe terminar y debe terminar ahora", afirmó.
Pese a sus palabras para rebajar la tensión, Trump avisó de que está "preparado para tomar cualquier acción que sea necesaria".
TrumpDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption"No actuamos para iniciar una guerra", aseguró Trump.
El grupo élite Quds es una de las ramificaciones de las fuerzas de seguridad iraníes para operaciones en el extranjero.
Durante años, ya fuera desde Líbano, Irak, Siria o desde cualquier otra parte, Soleimani ha sido clave a la hora de expandir la influencia de Irán mediante la planificación de ataques o el refuerzo de aliados locales de Teherán.

Una figura popular

Para Washington, era un hombre con las manos manchadas de sangre estadounidense.
Pero era popular en Irán. Y, en términos prácticos, lideró el contraataque de Teherán contra la amplia campaña de presión y las sanciones impuestas por Estados Unidos.
Mike Pence dirigiéndose a las tropas en IrakDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image caption¿Podría Irán atacar a soldados estadounidenses desplegados en Irak como represalia?
Lo que resulta más sorprendente no es que que Soleimani estuviera en la mira del presidente Trump, sino que el ataque haya ocurrido precisamente ahora.
Una serie de ataques menores con misiles contra bases militares estadounidenses en Irak fueron atribuidos a Teherán. Un contratista civil estadounidense murió.
Pero todas las operaciones iraníes previas —contra petroleros en el golfo, el derribo de un vehículo aéreo estadounidense no tripulado, incluso el mayor ataque contra una instalación petrolera saudita— ocurrieron sin una respuesta directa por parte de Estados Unidos.
En cuanto a los ataques con misiles contra bases estadounidenses en Irak, el Pentágono ya actuó contra la milicia proiraní que cree que está detrás de ellos. Eso provocó un asalto a la embajada estadounidense en Bagdad.
Al explicar la decisión de matar a Soleimani, el Pentágono no solo se centró en sus acciones pasadas, también insistió en que el ataque fue disuasorio.
Y que el general Soleimani, dice el comunicado del Pentágono, estaba "desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidense en Irak y en toda la región".

5.000 soldados estadounidenses

Qué sucederá ahora es la siguiente gran pregunta.
Trump esperará que su acción dramática haya intimidado a Irán y a la vez demostrado a sus aliados cada vez más incómodos de la región, como Israel y Arabia Saudita, que el poder de disuasión de Estados Unidos sigue siendo grande.
Sin embargo, es casi inconcebible que no haya una respuesta dura por parte de Irán, incluso aunque no sea inmediata.
Los 5.000 soldados estadounidenses desplegados en Irak son un objetivo potencial obvio. Y también lo son otros representantes que ya han sido el blanco de Irán en el pasado.
Las tensiones aumentarán en el golfo.
Manifestación en Teherán el 3 de enero de 2020 por la muerte de Soleimani.Derechos de autor de la imagenATTA KENARE / GETTY IMAGES
Image captionEs casi inconcebible que no haya una respuesta dura de Irán, incluso si no es inmediata.
No es de extrañar que el impacto inicial haya sido un aumento de los precios del petróleo.
Estados Unidos y sus aliados buscarán la manera de defenderse. Washington ya ha reforzado su embajada en Bagdad. Es posible que planee incrementar su presencia militar en la región rápidamente si fuera necesario.
Pero es igualmente posible que la respuesta de Irán sea, en cierto sentido, asimétrica —en otras palabras, no solo ataque por ataque; bien podría intentar jugar con el amplio apoyo que tiene en la región— a través de los muchos poderes que Soleimani construyó y financió.
Podría, por ejemplo, renovar el asedio a la embajada de Estados Unidos en Bagdad, poniendo al gobierno iraquí en una situación difícil y cuestionando el despliegue de Estados Unidos en ese país.
Eso podría impulsar movilizaciones en otros lugares para cubrir otros ataques.
Qasem Soleimani durante operaciones ofensivas contra militantes de Estado Islámico en la ciudad de Tal Ksaiba.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionNo hay duda de que Trump consideraba al general Soleimani (en la imagen) un "hombre muy malo".

"Un hombre muy malo"

El ataque contra el comandante de la fuerza de élite Quds fue una clara demostración de la inteligencia y las capacidades militares estadounidenses. Muchos en la región no lamentarán su muerte.
¿Pero fue esto lo más sensato que pudo haber hecho el presidente Trump? ¿Cuán preparado está el Pentágono para hacer frente a las inevitables consecuencias?
¿Y qué nos dice este ataque sobre la estrategia de Trump en la región? ¿Ha cambiado ésta de alguna manera? ¿Hay una nueva "tolerancia cerohacia las operaciones de Irán?
¿O se trató, simplemente, de la simple decisión de Trump de eliminar a un comandante iraní al que consideraba un "hombre muy malo"?
erechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption
Qasem Soleimani
El general iraní Qasem Soleimani era ampliamente visto como el arquitecto de la influencia iraní en el Oriente Medio.

Qasem Soleimani forjó su reputación de hombre aguerrido durante los ocho años que duró la sangrienta guerra entre Irán e Irak, en la década de 1980, cuando comandó una de las divisiones del Ejército iraní.
Entonces, entre otras cosas, se hizo conocido por encabezar misiones de reconocimiento dentro del territorio enemigo. Fue nombrado comandante de división cuando aún no había cumplido los 30 años.
Décadas más tarde, se hizo visible por el destacado papel que tuvo durante la reciente guerra contra el autodenominado Estado Islámico en Irak y Siria, tras la cual Teherán ha logrado ampliar su peso y su red de influencias en la región.
En la madrugada de este viernes, Soleimani murió durante un bombardeo de Estados Unidos contra del vehículo en el que se desplazaba cerca del aeropuerto de Bagdad.
Mapa del ataque

El Pentágono confirmó que ejecutó el ataque "por orden del presidente" Donald Trump.
"A dirección del presidente, las Fuerzas Armadas de EE.UU. tomaron una decisiva acción para proteger al personal estadounidense en el exterior matando a Qasem Soleimani", señaló un comunicado del Pentágono.
Las autoridades iraníes han deplorado la muerte de Soleimani, quien ha sido calificado como "mártir" por el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, quien declaró tres días de duelo en el país.
Donald Trump con la primera dama

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn el ataque ordenado por Donald Trump murieron Abu Mahdi al Mohandes y el general Qasem Soleimani.

Jamenei advirtió además que habrá una dura respuesta para los responsables de su muerte, según informó la agencia oficial iraní Isna.
Pero, ¿quién era Qasem Soleimani?

El brazo armado y oculto

Considerado como un hombre de confianza del ayatolá, a quien reportaba directamente, Soleimani era desde hace más de dos décadas comandante del grupo élite Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán.
Esa organización es la responsable de las acciones militares encubiertas de las fuerzas iraníes en el extranjero.
Desde esa posición, fue el responsable de los lazos tejidos por Teherán con la milicia libanesa de Hezbolá y con grupos palestinos como Hamás.
Qasem Soleimani

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionQasem Soleimani (segundo por la derecha) formaba parte del círculo de confianza del líder supremo de Irán, Alí Jamenei.

A este general iraní se le atribuye haber definido la estrategia que ayudó al presidente Bashar al Asad a cambiar el curso de la guerra contra las fuerzas rebeldes en Siria, al mismo tiempo que tomaba el control de la milicias chiitas en Irak, que recibían apoyo y entrenamiento de Irán.
Además, fue una pieza clave en la guerra contra el autodenominado Estado Islámico (EI) en Irak y Siria ya que la presencia en el terreno de las milicias entrenadas por Irán -a través de las fuerzas comandadas por Soleimani- fue fundamental para la derrota del EI.
Fue justamente en este último conflicto cuando Soleimani -conocido por ser un hombre discreto que tendía a no querer dejarse ver- logró una mayor visibilidad pública.
"Se ha ganado su poder porque trata directamente con las unidades en el terreno. No le atemoriza viajar por Siria e Irak para asegurarse de que las milicias son capaces de enfrentar la amenaza de EI", le dijo en 2014 a la BBC Hayder al Khoei, del Instituto Real de Asuntos Internacionales.

Un camión militar trasporta un misil Qadr de mediano alcance frente a la imagen del líder supremo iraní, ayatolá Alí Jamenei, durante un desfile en Teherán, 22 de septiembre de 2014Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa escalada de tensiones comenzó el 27 de diciembre cuando varios cohetes iraquíes mataron a un ciudadano estadounidense.

Soleimani es considerado por muchos como el estratega que fue capaz de aprovechar la oportunidad creada por la invasión angloestadounidense de Irak que derrocó a Saddam Hussein -así como la guerra contra EI en Siria- para expandir la influencia de Teherán en la región en detrimento de los intereses de Estados Unidos.

Adversario y aliado

Pero Soleimani también era visto como el hombre clave en la cooperación que discretamente establecieron Washington y Teherán para derrocar al Talibán en Afganistán en 2001 y para prevenir un mayor deterioro de la situación de seguridad en Irak en 2007.
El ex embajador de EE.UU. en Irak y Afganistán Ryan Crocker recordó en una entrevista con la BBC en 2013 lo crucial del rol que tenía entre bambalinas el general Soleimani.
"Mis interlocutores iraníes dejaron claro que aunque mantenían a la cancillería de su país informada, al final era Soleimani quien tomaba las decisiones", apuntó.
Según Lyse Doucet, corresponsal en jefe de la BBC, Soulemani era el verdadero ministro de relaciones exteriores de Irán cuando se trataba de temas de guerra y paz.
El ayatolá Jamenei

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl ayatolá Jamenei lanzó una fuerte advertencia.

En la guerra de Irak, la fuerza Quds fue la responsable de armar y entrenar a las milicias chiitas que se encargaron de combatir a EI no desde el aire sino sobre el terreno.
En manos de esos grupos, influenciados por Teherán, reposa ahora gran parte de la seguridad y estabilidad de Irak.
Con la muerte de Soleimani se abre entonces una interrogante no solamente sobre cómo usará Irán ahora esa influencia sino además sobre cuán lejos pueden llegar las consecuencias de lo ocurrido.
En un comunicado publicado por la prensa iraní, el ayatolá Jamenei lanzó una fuerte advertencia.


"Los criminales que han manchado sus manos con la sangre del general Soleimani y de otros mártires en el ataque del jueves por la noche deben esperar una dura venganza", dijo.

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © 2020 SFM NEWS. Designed by SFMNews