Headlines

Qué ha pasado para que Victoria's Secret haya cancelado su clásico desfile de lencería



Es oficial. Después de meses de especulaciones y de que modelos como Shanina Shaik apuntaran a la cancelación del mítico desfile de lencería de Victoria’s Secret, la empresa lo ha confirmado. Stuart B. Burgdoerfer, Vicepresidente ejecutivo de L Brands, la firma matriz de Victoria’s Secret, lo contaba este jueves en declaraciones al periódico especializado WWD’s justificando la cancelación a “una evolución en el marketing de la marca”.
La realidad es bien distinta. Desde hace años personajes relevantes de la industria, modelos y periodistas especializados han criticado la delgadez de las modelos, que han admitido alimentarse a base de líquidos los días antes del desfile , la imagen hipersexualizada que se presenta de la mujer y los comentarios tránsfobos de sus directivos. Las cifras de audiencia del desfile, que se emitía cada año en la cadena CBS tras una promoción descomunal, tampoco han acompañado en los últimos años.
Los espectadores han huido, las ventas han caído y las críticas en redes sociales se han convertido en el pan de cada día para la firma. Pero, ¿qué ha pasado realmente para que la empresa haya tomado esta drástica decisión? El asunto puede resumirse en un puñado de agrias polémicas que eran la crónica de una muerte anunciada para Victoria’s Secret.
El restrictivo canon de belleza y la hipersexualización de la mujer 
Victoria’s Secret no ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos. En plena era del #MeToo las mujeres ya no quieren ver el mismo tipo de cuerpo en la pasarela conseguido a base de dietas imposibles, ni lencería incómoda, ni alas de purpurina, ni poses de colegiala inocente.
La imagen hipersexualizada y sonriente de la mujer que mostraba la firma americana en sus desfiles choca directamente con la lucha por el empoderamiento femenino. Una lucha que en teoría Victoria’s Secret siempre ha dicho promover pero que se ha visto solo era de cara a la galería. Incluso una de sus estrellas, Bella Hadid, confesó esta semana que nunca se había sentido “poderosa” desfilando para la firma. Karlie Kloss, que fue angel de la marca durante dos años, colgó las alas por motivo similares: “No era la imagen que quería mostrar, ni el mensaje que quería mandar a las jóvenes de todo el mundo sobre lo que significa la belleza”.
La marca intentó hacer ‘guiños’ para demostrar que estaban evolucionando como no retocarle las estrías a la modelo Jasmine Tookes durante una sesión de fotos o contratar a Winnie Harlow, que tiene vitíligo. Sin embargo quedaron retratados cuando su jefe de marketing, Ed Razek, declaró en una entrevista con Vogue que las modelos transgénero y de talla grande no tenían cabida en el desfile porque “el espectáculo es pura fantasía” y “no interesaban”. Intentaron resarcirse contratando a Valentina Sampaio, modelo y activista transgénero, para un catálogo de lencería.
Pocas semanas después Razek dimitía en una maniobra que se entendió como una forma de mostrar su desacuerdo con los intentos fallidos de la firma por recuperar su imagen.
Los números hablan por sí solos: el desfile de 2018 apenas superó los tres millones de espectadores, cuando en sus buenos tiempos conseguía atrapar frente al televisor a más de 12. A eso hay que sumar la bajada en las ventas, y las consecuentes pérdidas millonarias. “Las mujeres no quieren verse como un estereotipo de supermodelo sexy que compra lencería para impresionar a los hombres”, comentó una analista del sector a The New York Times el pasado año.
Si a todo esto le sumamos que firmas como Savage X Fenty, la marca de lencería de Rihanna, han apostado por la diversidad de cuerpos, raza e identidades de género y recibido aplausos y críticas positivas, la irrelevancia de Victoria’s Secret se justifica todavía más. No en vano, muchos calificaron el último desfile de la colección de la cantante como “el funeral de Victoria’s Secret”.
Apropiación cultural y plagio
La firma no solo suspende en la imagen que muestra de la mujer, también ha recibido críticas de apropiación cultural, tropezando una y otra vez con la misma piedra. Primero en 2012, cuando Karlie Kloss desfiló con una corona de plumas que recordaba a los nativos americanos. Victoria’s Secret decidió eliminar el fragmento de la modelo de la emisión televisiva, pero no aprendió la lección. En 2016 Elsa Hosk desfiló con lo que parecía un dragón chino enrollado en su cuerpo y, en 2017, la firma volvió al centro de la polémica con una colección en la que presentaban atuendos propios de diferentes tribus nativas americanas.
Y para rematar la ecuación, plagio. Este verano la cuenta de Instagram Diet Prada, que se dedica a denunciar copias de todo tipo, compartió que Victoria’s Secret había copiado de arriba a abajo una colección de Fleur du Mal. En la publicación explicaban cómo la firma americana había hecho un enorme pedido a Fleur du Mal para, en teoría, luego reproducirlo.
Lo que sucede entre bambalinas en Victoria’s Secret no es tan brilli brilli como quieren hacer ver, pero ahora ya no tendrán la pasarela y la tele para taparlo todo con sus alas gigantes de purpurina.


Modelos en el Victoria's Secret fashion show.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn 2001 la transmisión del show logró su máximo apogeo alcanzando los 12.4 millones de espectadores.

Los "ángeles de Victoria's Secret" no levantarán el vuelo este año y se quedarán sin caminar por la pasarela de su tradicional desfile de moda, después de que la compañía de lencería anunciara su decisión de no realizar su popular show.
La empresa matriz de la marca, L Brands, dijo el jueves que es importante "evolucionar" su estrategia de marketing.
"Estamos descubriendo cómo avanzar en el posicionamiento de la marca y comunicarlo mejor a los clientes", dijo Stuart Burgdoerfer, director financiero de L Brands, en una llamada telefónica con inversionistas.
El espectáculo es uno de los eventos más característicos de la marca en el que participaban supermodelos haciendo gala de trajes de lencería muy elaborados.
De hecho, fue un hito en la carrera de muchas supermodelos, incluidas Tyra Banks, Heidi Klum y Miranda Kerr
Analizamos algunos de los motivos que llevaron a Victoria's Secret a cancelar su pasarela.


Modelo Bella HadidDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionBella Hadid es una de las muchas supermodelos que han caminado en desfiles para Victoria's Secret.

1. La audiencia

La transmisión por televisión del desfile inició en 1995 y pronto se convirtió en un importante evento de cultura pop que logró atraer a millones de espectadores cada año.
Con el paso del tiempo la expectativa creció ante el evento, que contaba con la presencia de cantantes durante la pasarela, atuendos vistosos y las características alas de ángel.
En 2001 la transmisión del show logró su máximo apogeo alcanzando los 12,4 millones de espectadores.


Modelo Victorias SecretDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa empresa matriz de la marca, L Brands, dijo este jueves que es importante "evolucionar" su estrategia de marketing.

Luego vino el declive.
En 2017 la audiencia comenzó a decaer, logrando tan solo 4,98 millones de espectadores, pero 2018 fue el peor año. La transmisión por la cadena ABC el 2 de diciembre solo alcanzó una audiencia total de 3,27 millones, de acuerdo con cifras de TV by the Numbers.
Stuart Burgdoerfer, director financiero de L Brands, admitió el jueves que la baja audiencia fue uno de los motivos para cancelar el desfile de este año y resaltó que están buscando una nueva estrategia para llegar a los clientes, ya que el evento era "un aspecto importante de la marca y un logro de marketing notable".

2. Los escándalos y polémicas

En los últimos tres años el tradicional desfile comenzó a recibir críticas por parte de los espectadores que lo encontraban anticuado, sexista y poco diverso.
En 2018, el entonces director de marketing de la marca, Ed Razek, sugirió en una entrevista con Vogue que las modelos "transexuales" no deberían ser parte del evento.
Más tarde se disculpó por los comentarios y dejó la compañía a principios de este año.
La empresa se enfrentó también a una controversia durante el último año por no incluir más modelos de tallas distintas a las tradicionales en sus desfiles.
Victoria's Secret fue acusada de preservar un estándar único e inalcanzable de belleza y sexualizar a sus modelos.


Jefrey EpsteinDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEpstein murió en prisión en agosto mientras esperaba juicio por cargos de tráfico sexual.

También L Brands recibió mala publicidad debido a la amistad del fundador de la marca, Les Wexner, con el fallecido financiero estadounidense Jeffrey Epstein.
Epstein se suicidó en agosto en prisióndonde estaba a la espera de juicio por cargos de tráfico sexual.
Wexner empleó a Epstein como asesor, pero cortó los lazos en 2007, y anteriormente lo acusó de malversación de dinero.

3. Bajas ventas



Maniquíes con ropa interiorDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn 2018 L Brands tuvo una gran caída de ventas de cerca del 40%, convirtiéndose en una de las grandes decepciones de Wall Street.

Las ventas de la compañía han bajado en los últimos años, y aunque sigue ocupando el primer lugar entre las empresas de ropa interior femenina en Estados Unidos, la marca enfrenta dificultades.
La firma ha impulsado una estrategia de grandes rebajas pero está por ver si funciona, ya que parece que los inversionistas han perdido la confianza.
En 2018 L Brands, tuvo una gran caída de ventas de cerca del 40%, convirtiéndose en una de las grandes decepciones de Wall Street.
A L Brands Inc., propietaria de Victoria's Secret, le quedan unos tres meses para resucitar a la cadena de lencería y para ello ha lanzado un plan que exige una estrategia de marketing que sea más incluyente y que mejore la experiencia en la tienda, de acuerdo con Bloomberg.


Línea

¿Se reveló el secreto?

Existen varias razones para que la marca esté experimentando un bajo rendimiento. Entre ellas está que la mayoría de las tiendas de Victoria's Secret se encuentran en centros y plazas comerciales, que a su vez están siendo afectadas por el comercio electrónico, lo que se vería reflejado directamente en sus ventas en tiendas físicas.
También influye el nuevo pensamiento que tienen las consumidoras sobre la apariencia física.


Modelos de Victorias SecretDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl pensamiento sobre la aceptación del físico está cambiando los hábitos de consumo de las mujeres alrededor del mundo.

"Hay dos elementos en la industria de la lencería que están afectando la popularidad de las marcas: comodidad y pensamiento positivo sobre el cuerpo", le dice a BBC Mundo Jo Lynch, editora de lencería de WGSN, firma consultora que anticipa tendencias en el mundo de la moda.
Por muchos años Victoria's Secret solo ha contratado a modelos delgadas y altas para ser la imagen de su marca, dejando de lado la diversidad de los cuerpos a nivel mundial.
La empresa intentó fichar a modelos de tez oscura y de diferentes orígenes étnicos; sin embargo, seguía imponiendo el estereotipo de delgadez como sinónimo de belleza.
Las consumidoras jóvenes "aprecian el uso de un amplio rango de formas, tamaños, origen étnico y edades", explica Lynch.
De una u otra manera, han ganado terreno las modelos que parecen más reales.

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes