Headlines

Caso Provolo: condenan a dos sacerdotes católicos a más de 40 años de prisión por abuso sexual a 25 menores en un internado para sordos en Argentina

Familiares de las víctimas y activistas se abrazan después de un fallo judicial en Mendoza, Argentina. Foto: 25 de noviembre de 2019
Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionTras conocerse el fallo, familiares de las víctimas y activistas se abrazaron llorando en la sala del tribunal

En uno de los casos más escabrosos que involucra a la Iglesia católica, dos sacerdotes que dirigían un internado para sordos en Argentina fueron condenados este lunes por abusar sexualmente de 25 niños y adolescentes que estaban a su cuidado.
El sacerdote italiano Nicola Corradi, de 83 años, el principal responsable del Instituto Antonio Provolo para Sordos en la provincia centro-occidental de Mendoza, fue sentenciado a 42 años de prisión.
Su segundo, el cura Horacio Corbacho, de 59 años, recibió una pena de 45 años de prisión.
En tanto, el jardinero del instituto, Armando Gómez, que fue juzgado junto con los religiosos, también fue condenado a 18 años de cárcel por abusar de dos menores.
Dos monjas que están detenidas, acusadas de haber sido partícipes necesarias en los abusos (una de ellas enfrenta cargos por presuntamente haber cometido abusos ella misma), serán juzgadas en un proceso separado.
Lo que hace especialmente desgarrador a lo ocurrido en el Instituto Provolo de Mendoza no es solamente que las víctimas eran chicos, incluyendo a pequeños de hasta 4 años.


Nicola CorradiDerechos de autor de la imagenGENTILEZA DIARIO EL CIUDADANO MENDOZA
Image captionEl cura pedófilo Nicola Corradi, de 83 años, había sido denunciado por abusos en Italia antes de ser nombrado director de dos internados para niños sordos en Argentina.

También eran niños que, por su discapacidad, no podían comunicar lo que les estaba sucediendo. Y debido a que muchos venían de familias humildes, no tenían otra opción más que dormir en el instituto.
Pero hay un dato más que ahonda el horror y que le ha dado trascendencia internacional a este juicio.
El principal acusado, Nicola Corradi, ya había sido culpado de cometer abusos en la sede central del Instituto Provolo, en Verona, Italia, mucho tiempo antes de llegar a Argentina.
Esas denuncias, que tienen más de una década, llegaron incluso hasta las manos del propio papa Francisco. Sin embargo, el Vaticano no hizo nada, denuncian las víctimas.
Fueron las autoridades argentinas las que ordenaron el cierre del Instituto en la ciudad mendocina de Luján de Cuyo en 2016 y detuvieron a Corradi, a Corbacho, y a otros 12 sospechosos (entre ellos las monjas Kosaka Kumiko y Asunción Martínez).
La justicia argentina también investiga una serie de abusos cometidos en otro Instituto Provolo, el de la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, que Corradi dirigió entre 1970 y 1997.

"Encubrimiento"



El Instituto Provolo en Luján de Cuyo, provincia de Mendoza.Derechos de autor de la imagenFACEBOOK
Image captionEl Instituto Provolo en Luján de Cuyo, provincia de Mendoza, fue cerrado por las autoridades argentinas en 2016, después de más de una década de abusos contra menores.

Tanto las víctimas italianas del Instituto Provolo como las de las dos sedes argentinas sostienen que la Iglesia católica sabía que Corradi era un pedófilo y no obstante lo pusieron a cargo de niñas y niños sordos en Argentina.
En 2017 el obispo de Verona, Guiseppe Zenti, se desligó de responsabilidades, afirmando que la curia no tenía poder sobre el Instituto Provolo porque es manejado por una congregación "autónoma".
Esa congregación es la Compañía de María para la Educación de los Sordomudos o Sociedad de María, fundada en 1840 por el sacerdote italiano Antonio Provolo, que, según Zenti, depende directamente del Vaticano.
Hasta ahora la Santa Sede no ha hablado públicamente sobre el caso. BBC Mundo contactó a la oficina de prensa del Vaticano pero de momento no obtuvo respuesta.
Las primeras denuncias sobre lo que ocurría en el Instituto Provolo de Verona se dieron a conocer en 2009, gracias a una investigación de la revista italiana L'Espresso de Milán.
Un grupo de 67 exalumnos revelaron los abusos a los que habían sido sometidos entre las décadas de 1950 y 1980 y acusaron al Vaticano de "encubrir" a los abusadores.
Si bien se denunciaron decenas de delitos, por el tiempo transcurrido la justicia no pudo intervenir. Sin embargo, las víctimas, agrupadas en una asociación, presentaron sus denuncias ante la Iglesia para que actuara.


Una marcha de las víctima del Instituto Provolo de Verona, en Roma, en 2019.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionUna marcha de las víctima del Instituto Provolo de Verona, en Roma, en 2019.

Entre la veintena de sacerdotes acusados de haber cometido abusos estaban Corradi y otros dos curas que también se habían mudado a Argentina en los años 70: Eliseo Primati y Luigi Spinelli.
El primero, de 83 años, codirigió el Instituto de La Plata junto con Corradi, y también es requerido por la Justicia argentina por abusos presuntamente cometidos durante sus casi cuatro décadas allí.
Sin embargo, el prelado retornó a Italia a finales de 2017 (un año después de que estallara el escándalo en Mendoza) y está viviendo nuevamente en la sede central del Provolo en Verona, por lo que la Justicia argentina ha pedido su extradición.

El papa Francisco

El caso afecta de cerca al papa Francisco, el exarzorbispo de Buenos Aires que fue elegido cabeza de la Iglesia católica en 2013.
En 2014, la Asociación Sordos Antonio Provolo de Verona, que agrupa a las víctimas italianas, realizó un video donde dio a conocer el nombre de los presuntos abusadores de esa institución, incluyendo a los tres que para entonces estaban ya en Argentina.
Y unos meses más tarde, uno de los miembros de la asociación, Giuseppe Consiglio, logró organizar un encuentro personal con Francisco y le entregó en mano una carta con la lista de los acusados.


Giuseppe ConsiglioDerechos de autor de la imagenSIMONE PADOVANI/AWAKENING
Image captionGuiseppe Consiglio, una de las víctimas del Instituto Provolo de Verona, se reunió con el papa Francisco y le entregó en mano una carta con la lista de los acusados, entre ellos Corradi.

Sin embargo, el papa argentino recién ordenó una investigación preliminar sobre las denuncias de abuso en el Instituto Provolo de Mendoza en 2017, un año después de que los sacerdotes fueran arrestados y ese internado fuera cerrado por las autoridades argentinas debido al gran número de testimonios sobre los horrores que estaban ocurriendo allí.
La investigación canónica continúa y, tras la condena de la justicia argentina los sacerdotes Corradi y Corbacho podrían recibir la pena máxima de la Iglesia: la excomulgación.
El caso había llegado hasta la Justicia gracias a la intervención de una legisladora mendocina, la senadoraDaniela García.
Durante un acto público sobre derechos del niño, en noviembre de 2016, el presidente del Movimiento de Sordos de Mendoza le contó, con ayuda de un intérprete, lo que ocurría en el Provolo.
García alertó a la gobernación y al procurador, quien puso un fiscal a cargo de la investigación.


Nicola Corradi (en silla de ruedas) Armando Gómez (centro) y Horacio Corbacho (izquierda) abandonan la sala del tribunal en Mendoza, Argentina. Foto: 25 de noviembre de 2019Derechos de autor de la imagenEPA
Image captionNicola Corradi (en silla de ruedas) Armando Gómez (centro) y Horacio Corbacho (izquierda) abandonaron la sala del tribunal tras escuchar el fallo de la justicia.

La Justicia entrevistó a decenas de presuntas víctimas -en muchos casos con la ayuda de intérpretes-, detuvo a 14 personas y ordenó el cierre del instituto. Los testimonios que se recogieron revelaron más de una década de abusos contra los menores.
Las autoridades mendocinas también empezaron a recibir testimonios de vejaciones ocurridas en la sede de La Plata del Instituto Provolo, lo que dio pie a la apertura de la segunda investigación allí.

Desgarrador

Las cosas que descubrieron los investigadores dan escalofríos.
El juez de la causa en La Plata constató que los abusos allí se cometían los sábados, porque era el "día en que disminuía el número de alumnos internados y solo quedaban los que no tenían familia".


Horacio CorbachoDerechos de autor de la imagenTWITTER
Image captionEl cura Horacio Corbacho fue condenado a 45 años de prisiòn.

Yoel, uno de los chicos abusados en Mendoza, contó al diario local Los Andes que allí los abusos "siempre eran de noche" y que a los niños que dormían en el instituto se los obligaba a quitarse los audífonos para ir a dormir, para que no escucharan los gritos.
Tampoco se le permitía a los niños utilizar el lenguaje de señas, ya que el método de enseñanza desarrollado por Antonio Provolo busca sustituir la mímica por la palabra. Por ello, algunos de los niños más pequeños no podían comunicarse con sus padres.
Yoel también reveló que a los niños más grandes se los obligaba a abusar de los más pequeños, mientras sus cuidadores miraban.
Varias de las víctimas contaron que sus abusadores amenazaron con matar a sus madres si revelaban lo que estaba pasando.
Paola, la mamá de una exalumna abusada, dijo a Los Andes que Corradi "ataba de pies y manos" a su hija para abusar de ella.
Las historias de horror involucran también a Corbacho y a otros tres hombres que trabajaban en el Instituto: el jardinero Armando Gómez, un cuidador cuya identidad no se ha revelado porque es considerado inimputable y un empleado administrativo llamado Jorge Bordón.
Bordón, conocido como "el monaguillo", confesó haber cometido 11 delitos contra cinco víctimas y fue condenado a 10 años de prisión en 2018.
Los demás acusados siempre mantuvieron su inocencia y se negaron a hablar con la prensa.
El juicio que concluyó este lunes fue uno de tres causas que conforman el "Caso Provolo" de Mendoza.

La "monja mala"

La segunda causa involucra a Kumiko Kosaka, una monja nacida en Japón y criada en Argentina a la que muchos de los testigos destacaron por su crueldad.
Kosaka era llamada "la monja mala" porque se dice que azotaba a los niños, pero los crímenes de los que se le acusa van mucho más allá de la violencia física.
Tiene seis imputaciones como partícipe primaria en los abusos cometidos por los curas pedófilos. Y también se le acusa de haber abusado ella misma.


El arresto de Kumiko KosakaDerechos de autor de la imagenDYN
Image captionLa monja Kumiko Kosaka está acusada de graves crímenes contra menores.

El abogado querellante Sergio Salinas, de la ONG Xumek, dijo al canal de noticias TN que Kosaka golpeaba a los niños "para ponerlos a prueba".
"Los golpeaba sistemáticamente y el más sumiso era entregado a los violadores. El que se rebelaba se salvaba de los abusos", afirmó Salinas.
La monja, que cumple prisión domiciliaria después de haber pagado una millonaria fianza, asegura ser inocente y ha acusado a los intérpretes de los testigos de tergiversar sus dichos. Incluso publicó un video en el que pedía un "juicio justo" y en el que aseguraba que las pruebas en su contra son "falsas".
Sin embargo, algunas de sus presuntas víctimas dieron detalles escabrosos de sus denuncias.
Una aseguró que Kosaka la "entregó" a Corbacho para que abusara de ella.
Y otra dijo que le colocó pañales para ocultar la sangre de sus heridas tras ser violada, cuando tenía años.
Una segunda monja, Asunción Martínez, será juzgada en una tercera causa, junto con exdirectoras y personal del Provolo de Mendoza.
En tanto, también se espera que llegue a juicio el caso por los abusos en el Provolo de La Plata, que involucra a Corradi, Primati y a un empleado administrativo.






*Esta nota se publicó originalmente el 5 de agosto de 2019 y ha sido actualizada con motivo de la condena a los acusados.

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes