Headlines

Los tratamientos estéticos mínimamente invasivos están en auge gracias a sus resultados efectivos y a que no tienen tiempo de recuperación (Shutterstock) Los tratamientos estéticos mínimamente invasivos están en auge gracias a sus resultados efectivos y a que no tienen tiempo de recuperación. No requieren quirófano, y son además preventivos por lo que cada vez más personas se atreven a dar el salto hacia este tipo de medicina. Los rellenos dérmicos de ácido hialurónico se convirtieron en el tratamiento preferido para conseguir reposicionar pómulos, reducir arrugas o dar devolver el volumen a los labios, entre otras muchas bondades. Según el último informe de la American Society Aesthetics Plastic Surgery (ASAPS) 2018, junto con el uso de toxina botulínica continúan siendo los tratamientos uno y dos en el top 5 de los tratamientos no invasivos más demandados. Hoy la naturalidad “manda” y es en este sentido que el referente en estética Mauricio De Maio desarrolló los MD Codes o Códigos Médicos, que son una revolución en la medicina estética ya que permiten establecer una serie de pautas fijas para realizar la aplicación de rellenos de ácido hialurónico con un resultado “natural y sofisticado”. “Los rellenos de ácido hialurónico bien utilizados permiten lograr la armonización facial, resultados naturales conservando los rasgos de cada paciente. Hoy se busca naturalidad y armonía en el rostro”. Para el médico cirujano plástico Fernando Felice, embajador de los MD Codes y formador de médicos en toda Latinoamérica, “la nueva técnica se basa en la aplicación ácido hialurónico sólo en unos ‘códigos’ o puntos específicos del rostro, para conseguir resultados más naturales en los pacientes”. El secreto de la naturalidad La nueva técnica se basa en la aplicación ácido hialurónico sólo en unos 'códigos' o puntos específicos del rostro (Shutterstock) La nueva técnica se basa en la aplicación ácido hialurónico sólo en unos 'códigos' o puntos específicos del rostro (Shutterstock) Los nuevos códigos son una revolución en la medicina estética ya que permiten establecer una serie de pautas fijas para realizar este tipo de tratamientos. “Antes la aplicación de rellenos era intuitiva, veíamos los surcos o las líneas y se trataba dónde estaba el problema, pero esa era la punta del iceberg. Los códigos son guías, direcciones específicas de cómo alcanzar el mejor resultado”, explicó Felice, quien resaltó que “hoy se busca que el resultado de la armonización facial sea natural y sofisticado; nadie tiene que darse cuenta que un paciente es tratado, todos deben verlo con naturalidad”. En base a estas guidelines se logró normalizar el uso de los rellenos dérmicos de ácido hialurónico, cuya clave, está en que “se nota que la persona está mejor, pero no se sabe por qué, ese es el secreto”, subrayó el especialista, quien destacó que “es muy importante comprender la dinámica del rostro cuando se expresa y tener muy en cuenta este aspecto a la hora de tratarlo”. Las emociones y el envejecimiento El cansancio, el enojo, la flacidez y la tristeza son los cuatro factores negativos que más rápidamente se reflejan en el rostro (Shutterstock) El cansancio, el enojo, la flacidez y la tristeza son los cuatro factores negativos que más rápidamente se reflejan en el rostro (Shutterstock) Para De Maio, “el envejecimiento es una secuencia de eventos, una colección de mensajes negativos en la cara. El cansancio, el enojo, la flacidez y la tristeza son los cuatro factores negativos que más rápidamente se reflejan en el rostro”. Por eso, los nuevos MD Codes se dirigen a conocer las motivaciones emocionales que llevan a los pacientes a realizarse un tratamiento facial. “Rellenar sólo arrugas o voluminizar rostros ya no es el objetivo, sino que el médico debe reconocer aquellas zonas de la cara que están directamente conectadas con las emociones, y trabajarlas -señaló De Maio-. No vamos a tratar el alma de los pacientes, pero sí las consecuencias físicas de sus problemas emocionales. No te vas a sentir mejor, pero te vas a ver mejor”. Con este nuevo enfoque también se enseña a descifrar los signos de la edad con años de antelación (mirando fotos de los padres, estudiando los efectos de los gestos en sus rostros, etc) para que los especialistas puedan prevenirlos. “Ya no se trata de rellenar surcos como hace unos años, ahora estudiamos cómo y por qué se origina el defecto que queremos corregir y lo tratamos de una manera mucho más anatómica y por lo tanto más natural que en el pasado”, subrayó en tanto Felice. Y agregó: “El mejor ejemplo es el ‘código de barras’. Es muy fácil de retrasar y muy difícil de borrar cuando ya está grabado. La mejor forma de saber si va a aparecer con el paso del tiempo es hacer el gesto de besar. Si se ‘frunce’ la boca y se ven dos arrugas, es señal de que con el tiempo aparecerán cuatro; cuando son cuatro, serán ocho; y si se ven ocho se convertirán en 16. Si tratamos el área a tiempo con ácido hialurónico cuando hay sólo dos arrugas, el paciente tardará mucho más en tener cuatro, y así sucesivamente”. Las zonas más delicadas Ya no se trata de rellenar surcos como hace unos años, ahora se estudia cómo y por qué se origina el defecto que se quiere corregir (Shutterstock) Ya no se trata de rellenar surcos como hace unos años, ahora se estudia cómo y por qué se origina el defecto que se quiere corregir (Shutterstock) Felice explicó que, realizando correctamente el tratamiento, todas las zonas del rostro deberían quedar igual de naturales. “No debería haber diferencias, no por ser los labios se va a notar más. Cuando se aplica mediante los códigos y con un producto adecuado, el resultado debería ser que la gente note que la persona está mejor, más descansada, pero que no note que se hizo algo. Sin embargo, y a pesar de que se pueden inyectar rellenos dérmicos de ácido hialurónico en todo el rostro excepto los párpados (aunque sí en las ojeras), hay áreas que requieren un profesional altamente entrenado y con experiencia”. Asimismo, además de la técnica, para De Maio y Felice, hay tres factores que son imprescindibles a la hora de alcanzar la naturalidad: el médico, el producto y el paciente. El primero es algo a tener muy en cuenta a la hora de hacerse un tratamiento de estas características. Es esencial encontrar al experto que esté especializado en lo que se busca: “La medicina estética es muy amplia, hay rellenos, toxina botulínica, equipamiento médico, peelings, hilos, pero eso no significa que todos manejen todo. Tenemos que encontrar a un profesional especializado, ya que tendrá una tasa de éxito mayor”. La recomendación de una conocida puede ser clave, pero también es importante hacer todas las preguntas relevantes a la persona a la que se acuda. “La primera pregunta sería si ya trató a alguien como tú. Después, le preguntaría con qué área del rostro tiene más experiencia, cuántos casos ha realizado, cuáles son los problemas o complicaciones posibles, si usará un producto que es reabsorbible y cuál”, recomendó De Maio. Asimismo, es importante ver algún ejemplo de sus trabajos anteriores, ya que, como indica el especialista, es esencial que el médico elegido tenga buen gusto estético. “Deben tener una percepción de la armonía, el equilibrio y la belleza”, coincidieron los expertos. Para el final, De Maio y Felice destacaron que “una de las cosas más preocupantes es el hecho de que a menudo los pacientes se guían por el precio u ofertas para escoger al especialista, y no tienen en cuenta todo lo anterior”. “Es necesario preguntar con qué tipo de producto trabaja y cuáles son sus características. Además, no hay que ser muy inmediatista, tal vez una visita para preguntar y luego analizarlo antes de tomar la decisión”.

Carrie Fisher, Michael Douglas, Demi Moore y Madonna tuvieron algunos desencuentros familiares


Para algunas celebridades la relación con su familia no fue siempre una fuente de alegría sino de conflictos y tristeza
“Yo no quería ser la hija de Debbie Reynolds”, así lo confesó Carrie Fisher en una entrevista con Oprah Winfrey, en la que reconoció la relación volátil que tuvo con su madre.
“Ser mi hija fue difícil para Carrie porque en la escuela el profesor la llamaba Debbie. Pero supongo que no estaba tan mal porque ahora yo soy la madre de la princesa Leia en cualquier sitio al que voy”, confesó Debbie en la misma charla.
La legendaria estrella de la década de los 50 en Hollywood y la protagonista de Star Wars decidieron hablar abiertamente de su reconciliación, después de años de desencuentros.
Ella no me habló durante diez años. Eso fue lo más difícil de todo. Muy doloroso, me rompió el corazón”, reveló Debbie en otra entrevista, con la revista People.




Debbie Reynolds y Carrie Fisher
Debbie Reynolds y Carrie Fisher
Poco se sabe de los motivos que llevaron a la ruptura en esta familia a la que el escándalo tocó muy pronto, aunque se habló del alcohol y las drogas como un factor que contribuyó a su separación.
Debbie, en lo más alto de su carrera, se casó con otra figura: el cantante Eddie Fisher, en 1956. Pero apenas tres años después se separaron en medio de un escándalo de infidelidad.
Fisher abandonó a Debbie y a sus dos hijos, Carrie y Todd, para irse con Elizabeth Taylor, quien había sido amiga cercana de Reynolds.
No se sabe si ese escándalo hizo mella en la pequeña Carrie o si fue el peso de la fama de sus padres, pero antes de cumplir los 20 años los problemas con Debbie eran profundos.
“A Carrie le llevó 30 años ser feliz conmigo. Nunca he sabido cuál fue el verdadero problema. Tuve que trabajar con ello. Siempre he sido una buena madre, pero siempre he estado en el mundo del espectáculo y en el escenario. No cocino galletitas ni me quedo en casa”, comentó la estrella de Cantando bajo la lluvia.




 Debbie Reynolds y Eddie Fisher con su hija Carrie Fisher en 1957 (AP Photo, File)
Debbie Reynolds y Eddie Fisher con su hija Carrie Fisher en 1957.
En esta caso, la historia tuvo un final agridulce. Una vez reconciliadas se volvieron inseparables y Debbie falleció apenas un día después que Carrie. Todd Fisher reveló que su madre le dijo que quería estar con su hermana y así ocurrió.
En el mundo de Hollywood, sin embargo, no son nuevas las historias de desencuentros familiares.
Una familia “deprimente”
Jane Fonda lo vivió en carne propia con su padre, el legendario Henry Fonda.
“Vengo de un grupo de gente deprimente”, dijo la famosa actriz al periódico El Mundo al hablar del documental sobre su vida que estrenó en HBO el año pasado.
“Te enteras por el documental de que mi madre se suicidó y de que mi padre sufría una depresión sin diagnosticar, y yo me sobrepuse a todo eso. Estuve muy deprimida durante mucho tiempo”.




A Jane Fonda le pesó la fama de su padre (Foto: Warner Bros/Kobal/Shutterstock)
A Jane Fonda le pesó la fama de su padre.
Fonda definió a su madre como una mujer complicada y quizás dejó huella en la pequeña Jane la distante relación entre sus padres. “Creo que mi padre no es la persona con la que debería haberse casado. No era tierno con ella”.
Cuando su padre supo del suicidio de su madre les dio la noticia a sus hijos y regresó a Broadway para seguir con las presentaciones de la obra The show must go on.
Jane reconoció que en los inicios de su carrera le pesó mucho la sombra de su padre, un “monumento nacional. Era la cara de la América en la que la gente quería creer. Nos veíamos como el sueño americano, pero gran parte de eso era sólo un mito”.




Jane Fonda recuerda a su padre como un hombre muy frío (Foto: ITV/Shutterstock)
Jane Fonda recuerda a su padre como un hombre muy frío (Foto: ITV/Shutterstock)
Trató de conectar con su padre cuando filmaron En la laguna dorada, pero aún después de compartir con él cómo le había afectado ese trabajo y en particular una escena en la que se quedó en blanco, no obtuvo la respuesta que esperaba.
“Tuve que decirme a mí misma: no puedes esperar a que alguien sea algo distinto a lo que ha sido toda su vida al final de sus días. Nunca expresó emociones, las odiaba y odiaba ver a gente expresando las suyas y llorando”.
La ruptura tras una sobredosis
A Demi Moore sus hijas le dejaron de hablar después de que tocara su punto más bajo. La estrella de Hollywood había enfrentado una complicada ruptura de Ashton Kutcher en medio de un escándalo de infidelidad.
Perdió mucho peso y comenzó a usar de manera inadecuada algunos medicamentos para enfrentar su tristeza. En una fiesta en su casa, que organizó junto a su hija Rumer, Demi sufrió una sobredosis.
“Hice lo que otras personas estaban haciendo: absorbí un golpe de óxido nitroso, y cuando me hizo efecto en el sofá hundido de mi sala de estar, tomé una bocanada. Lo siguiente que recuerdo es que todo se puso borroso y me podía ver a mí misma desde arriba. Estaba flotando fuera de mi cuerpo en colores que se arremolinaban y parecía que quizás era mi oportunidad: podía dejar atrás el dolor y la vergüenza de mi vida”.




Demi Moore y Bruce junto a sus hijas en el cumpleaños de Rumer Willis (Instagram Rumer Willis)
Demi Moore y Bruce junto a sus hijas en el cumpleaños de Rumer Willis (Instagram Rumer Willis)
Después de estar en el hospital, Demi se distanció durante un año de sus tres hijas, quienes no habían visto con buenos ojos los coqueteos de su madre con varios hombres y su interminable presencia en fiestas.
Demi acudió a terapia, resolvió sus problemas de adicciones y poco a poco recuperó la relación con sus hijas, quienes se mostraron orgullosas de ella por haber revelado todo lo que vivió en su reciente autobiografía.
“Es un desafío porque está haciendo un esfuerzo increíble para sacar los momentos más vulnerables de su vida. Simplemente sucede que también coincide con algunos de los momentos más difíciles y traumáticos de la mía”, dijo su hija Scout a The New York Times.
El peso de la fama
"Es extraño crecer viendo a tu padre y a tu abuelo como gigantes proyectados en pantallas y vallas publicitarias... ¿Cómo compites con Kirk Douglas? ¿Cómo vives a la sombra de Michael Douglas?“, escribió Cameron Douglas en Long Way Home, su autobiografía de reciente publicación.




La dinastía de los Douglas: Kirk, Michael y Cameron (Shutterstock)
La dinastía de los Douglas: Kirk, Michael y Cameron.
Cameron fue un adicto a la cocaína y a la heroína y pasó casi ocho años en la cárcel por vender metanfetaminas. En su libro también confesó varios atracos que lo hacían disparar la adrenalina. “Me gusta confundir a las personas, hacer que se pregunten cómo alguien que vino de tanto privilegio puede hacer una locura”.
Desde muy pequeño estuvo expuesto a los excesos del grupo de amigos de su padre, entre los que se incluían Danny DeVito y Jack Nicholson.
"Cuando era un niño muy pequeño, recuerdo llevar los cigarrillos de marihuana de un lado a otro. Papá decía: ‘Oye, llévale a tu tío’, y yo lo hacía, sin darme cuenta hasta años después de lo que había hecho. A medida que crecía, me arrastraba de casa en casa en el complejo, subía balcones y veía más de lo que se suponía que debía ver: adultos haciendo las cosas que hacen los adultos que viven vidas excesivas”.
Y fueron esos excesos los que ocasionaron la ruptura de Michael Douglas y Diandra Luker, la madre de Cameron, quien durante años tuvo una complicada relación con el astro de Hollywood.




Cameron está ahora mejorando su relacion con Michael Douglas (Shutterstock)
Cameron está ahora mejorando su relacion con Michael Douglas.
Cuando Cameron apenas iniciaba el colegio supo de las infidelidades de su padre. “Ella lo había atrapado en la cama con otra mujer, le había dado un ultimátum de que tenía que lidiar con su consumo de drogas y alcohol, y dos semanas después se registró en Sierra Tuscon, una clínica en Arizona”.
Para Cameron fue un alivio cuando supo que sus padres se iban a divorciar, pero incluso después de la separación, la relación entre Cameron y Michael no mejoró. Antes de que el joven fuera sentenciado a pasar algunos años en prisión, el actor le dijo: “Creo que vas a sufrir una sobredosis o que alguien te va a matar, o vas a matar a alguien. Estoy tratando de prepararme emocionalmente”.
Cameron cumplió su condena en prisión y ahora es un hombre centrado en su familia y en continuar su carrera en la actuación. “Mi padre y yo nunca realmente nos hicimos amigos, como muchos padres e hijos lo hacen en cierto momento. Pero ahora estamos empezando a hacerlo. Estamos formando la relación que siempre quise”.
Un distanciamiento muy público
En 2015 Madonna enfrentó uno de los episodios más complicados en su vida familiar. Su hijo Rocco, cansado de la fama de su madre y de su existencia de nómada, decidió mudarse con su padre.




Madonna y Rocco se distanciaron hace algunos años (AFP)
Madonna y Rocco se distanciaron hace algunos años.
Rocco ansiaba una vida más tranquila en Londres junto a su padre, Guy Ritchie, y su nueva familia. Por eso abandonó a su madre en plena gira Rebel Heart y no quiso volver más con la “Reina del Pop”.
Pero la mudanza significó una ruptura total con la cantante, quien en varios conciertos dedicó unas tristes palabras a su hijo. Se desató entonces una disputa legal por la custodia de Rocco y no faltaron los mensajes en redes sociales donde Madonna le decía que lo extrañaba.
A Rocco, al parecer, no le gustaba la estricta vida que tenía junto a Madonna, que no ocultó su preocupación una vez que se dieron a conocer imágenes del joven fumando junto a algunos amigos.




Rocco nació fruto del romance entre Madonna y Guy Ritchie (Shutterstock)
Rocco nació fruto del romance entre Madonna y Guy Ritchie.
La historia tuvo un final feliz y Madonna se reencontró con su hijo. En mayo de 2016 la estrella publicó en Instagram una fotografía en la que lucía sonriente abranzado a Rocco y escribió “necesitamos amor”.
El drama de Marlon Brando
Pero si se trata de conflictos con sus hijos, quizás en el mundo de Hollywood no ha existido otro caso como el de Marlon Brando.
La separación del actor y Anna Kashfi afectó profundamente a su hijo Christian. Existe una anécdota según la cual la mujer se llevó al pequeño y lo entregó a unos hippies para ocultarlo.




Marlon y su hijo Christian
Marlon y su hijo Christian
Christian Brando pasó mucho tiempo a la sombra de su padre, la salud mental del joven no era la ideal. Cuando supo que el novio de su hermana Cheyenne la había golpeado, sin pensárselo mucho se presentó en la casa de Dag Drollet con un revólver.
Su intento por "asustarlo" terminó en una tragedia. Los hombres forcejearon y Dag murió. Brando gastó una fortuna en abogados, pero Christian fue sentenciado a diez años de cárcel.




El final de la vida de Marlon Brando estuvo signado por el abandono que le produjo el suicidio de su hija Cheyenne y la cárcel de su favorito, Christian
El final de la vida de Marlon Brando estuvo signado por el abandono que le produjo el suicidio de su hija Cheyenne y la cárcel de su favorito, Christian
“Estoy seguro de que hay cosas que podría haber hecho de otra manera, si lo hubiera sabido en ese momento. Pero no lo hice”, dijo el legendario actor tras el juicio.
Brando vivió años después otra tragedia cuando su hija Cheyenne se suicidó.

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes