Headlines

Ego, orgullo y motores potentes: la historia de cómo Ford se unió a las carreras de autos

“Ford v. Ferrari” se estrenará este próximo mes de noviembre en los Estados Unidos, con Christian Bale y Matt Damon protagonizando la historia de cómo el diseñador de de autos americano Carroll Shelby (Damon) y el piloto británico Ken Miles (Bale) fueron arrastrados a una de las riñas empresariales más icónicas de la historia automotriz entre los dueños de Ferrari y Ford.
La trama de esta historia se desarrolla en 1966, durante la carrera de autos más vieja del mundo: las 24 Horas de Le Mans. Y entre los desenlaces que la audiencia puede esperar de esta historia, basada en hechos reales, se encuentra la inclusión de una marca americana en la histórica competencia que era predominado principalmente por europeos.




Foto: 20th Century Fox

Cómo ocurrieron los hechos

Todo empezó en 1963 cuando Henry Ford II – el hijo mayor del Henry Ford, fundador de Ford, y el director de la marca en ese tiempo – decidió que era momento de que Ford se uniera a las carreras de velocidad más importantes del mundo.
Para lograr dicha meta, el jefe de la marca americana envió uno de sus representante a Modena, Italia, para hablar con Enzo Ferrari, fundador de Ferrari, quien sufría de problemas económicos para financiar su escudería en las competencias y recurrió a la venta de autos de uso personal para generar ganancias.
Los americanos le hicieron al italiano una oferta de $10 millones, pero hubo un desacuerdo que inició una rivalidad entre el orgulloso fabricante italiano y el magnate norteamericano que nunca recibió un “no” por respuesta en su vida.
Todo iba viento en popa, pero a finales de las negociaciones Enzo rechazó la oferta debido que una cláusula en el contrato decía que Henry tendría control absoluto sobre el presupuesto y decisiones de su escudería.
Henry, como el impulsivo millonario americano que era, tomó el rechazo como un insulto e invirtió gran parte del dinero e ingeniería de su compañía en un plan que tuviera como meta final derrotar (humillar) a Ferrari donde a él más le doliera: Las 24 Horas de Le Mans.
Fue ahí cuando Ford tomó la decisión de crear su propio equipo. Pero, ¿con qué vehículo y quién lo conduciría?

Shelby y Miles desarrollan el GT40





Ford GT40 en Goodwood
Ford GT40 en Goodwood 

De una forma u otra, Shelby, quien se retiró de las carreras en 1959 debido a problemas de salud, y Miles, quien sirvió como comandante de tanques en el ejército británico en la Segunda Guerra Mundial, se vieron involucrados en crear un auto GT (Grand Touring) lo suficientemente rápido para derrotar a Ferrari.
¿El resultado? Una serie de autos basados en motores británicos – Lola MK6, MKI, MKII y MKIII – que uno tras otro fueron lentamente mejorados hasta llegar al Ford GT40, el vehículo que ganó Las 24 Horas de Le Mans cuatro veces consecutivas, de 1966 a 1969.




Henry Ford II, Bruce McLaren y Chris Amon celebran la primera victoria de un fabricante estadounidense en las 24 horas de Le Mans en el podio en 1966 

En 1966, el Mk II GT40 le entregó a Ford su primera victoria en Le mans, además que fue la primera vez en la historia de la carrera que un equipo americano ganó la competencia.
Después de ese día, Ford y Ferrari continuaron desarrollando y evolucionando sus propios vehículos. El GT4, por ejemplo, fue modificado y puesto a prueba varias veces para seguir ganando.
La película de las personas detrás de dicho lograo de Ford, “Ford v. Ferrari”, se basará más en relatar cómo es que Shelby y Miles trabajaron juntos para darle a Henry su trofeo.

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes