Headlines

¿Quién escucha las conversaciones telefónicas de Donald Trump


Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption
Donald Trump hablando con Enrique Peña Nieto el 27 de agosto de 2018 .
El 27 de agosto de 2018, Donald Trump habló con su entonces homólogo mexicano Enrique Peña Nieto desde el Despacho Oval. ¿Quién más pudo escuchar esa conversación?
La queja de un informante asegurando que la grabación de una llamada telefónica de Donald Trump se manejó de forma inusualmente hermética puso de relieve cómo se monitorean esas llamadas... y también cómo pueden ocultarse.
El funcionario (por ahora anónimo) de la inteligencia estadounidense afirmó que la transcripción de la ya famosa conversación entre el presidente Trump y su homólogo ucraniano Volodymyr Zelensky se mantuvo en un espacio electrónico secreto no por razones de seguridad nacional, sino con fines políticos.
La transcripción oficial de la llamada, según la denuncia, fue clasificada primero como "secreta" y después como "altamente secreta", lo cual aseguró que solo aquellos con las autorizaciones más altas pudieran leerla.
Eso era una señal de alerta, dijo el denunciante, porque demostraba que los funcionarios de la Casa Blanca no solo eran conscientes de la naturaleza políticamente sensible de la llamada, sino que trataron de ocultar esa información a otros miembros del gobierno estadounidense.
Los críticos de Trump dicen que la llamada fue un intento para convencer al líder de Ucrania de que investigara a su rival, el vicepresidente Joe Biden, para promover los propios objetivos políticos y ser reelegido presidente.
El presidente Trump y su equipo niegan las acusaciones y dicen que no hubo "nada diferente" en cuanto al manejo de la transcripción de la llamada telefónica o dónde se almacenó electrónicamente.
Pero ¿cuál es la práctica habitual en este tipo de casos?

¿Quién escucha las llamadas?

Tradicionalmente, los funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional (NSC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos dan instrucciones al presidente antes de hacer una llamada con un líder extranjero.
Luego, se sientan en la Oficina Oval con el presidente mientras él habla por teléfono con el mandatario extranjero. "Al menos dos miembros del NSC suelen estar presentes", según el diario estadounidense USA Today.
También hay agentes sentados en una sala de seguridad en otra parte de la Casa Blanca escuchando la llamada del presidente y tomando notas a las que se conoce como "memorándum de conversación telefónica". Como muchas otras cosas en Washington, tienen una abreviatura: "memcon".
Donald Trump hablando por teléfono con Vladimir Putin, 2018
Image captionEsta imagen corresponde a una conversación de Trump con el presidente ruso Vladimir Putin en enero de 2017.
Las llamadas del presidente con líderes extranjeros también son transcritas por computadoras.
Después, según explican exfuncionarios de la Casa Blanca, las personas que toman notas a mano comparan sus impresiones con una versión electrónica de la llamada.
Las notas de los agentes y las transcripciones computarizadas se juntan en un solo documento. Es posible que esa transcripción no sea perfecta, pero aseguran que se elabora con tanto cuidado como el tiempo y los recursos permitan.
En el caso de la llamada del presidente con Zelensky, según una queja del informante, una docena de personas escucharon la conversación.
Desde que Trump asumió como presidente, las reuniones previas a las llamadas telefónicas se organizan de manera apresurada y por personas con diferentes niveles de experiencia, según un exfuncionario del NSC, quien dice que a veces se les pidió que escucharan las conversaciones telefónicas en el último minuto.
Donald Trump hablando por teléfono con Vladimir Putin en el Despacho Oval en enero de 28, 2017 en Washington, DC. De izquierda a derecha, el ex jefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus; el vicepresidente Mike Pence; el ex jefe de estrategia de la Casa Blanca, Steve Bannon; el ex secretario de prensa Sean Spicer y el ex asesor de seguridad nacional Michael Flynn.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMientras Trump hablaba con Putin en 2017, sus equipo tomaba notas. De izquierda a derecha, el exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus; el vicepresidente Mike Pence; el exjefe de estrategia de la Casa Blanca, Steve Bannon; el exsecretario de Prensa Sean Spicer y el exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn.

¿Cómo se clasifica una transcripción como "secreta" o "de alto secreto"?

Los funcionarios que trabajan como secretarios ejecutivos del NSC deciden el nivel de clasificación para la transcripción de una llamada, según explican exfuncionarios de la Casa Blanca.
Si la transcripción contiene información que podría poner en peligro la seguridad nacional o vidas de individuos, se clasifica como top secret (de alto secreto) y se almacena en un lugar protegido.
Andrew Miller, del Proyecto sobre la Democracia en Oriente Medio (POMED), supervisó Egipto para el NSC durante el gobierno de Barack Obama y se familiarizó con el proceso de clasificación.
Miller dice que entiende por qué algunas transcripciones deben considerarse de alto secreto, pero dice que no hubo nada en la llamada entre Trump y Zelensky que la hubiera elevado a ese nivel.
"No veo qué justificó que fuera [clasificada] de alto secreto", dice Miller. "Tuvo que hacerse por razones políticas".
Presentational grey line

¿Qué ocurre si una transcripción es clasificada como "de alto secreto"?

Clasificar la transcripción como"de alto secreto" significa que solo los individuos dentro del gobierno de Estados Unidos con los niveles más altos de acreditación de seguridad pueden ver el material.
Tal y como explican los exfuncionarios, esas transcripciones se comparten a través de un sistema con un acrónimo, JWICS, que significa "Sistema de Comunicaciones Conjunta a Nivel Mundial de Inteligencia", una red utilizada por los servicios de inteligencia.
Sin embargo, con frecuencia las transcripciones son almacenadas en áreas secretas, aunque no protegidas con este extraordinario nivel de seguridad.
Clasificar una transcripción como secreta —pero no de alto secreto— significa que los funcionarios pueden discutir el contenido de las llamadas del presidente más fácilmente con otras personas que trabajan en el gobierno.
papeles del informanteDerechos de autor de la imagenEVA HAMBACH / GETTY IMAGES
Image captionEstos son los papeles que presentó el informante sobre la llamada de Trump con Ucrania.

¿Se usó el sistema de clasificación de seguridad de manera adecuada en este caso?

Kudlow y otros asesores del gobierno dicen que la llamada en sí estuvo bien y también el manejo de la transcripción. Están totalmente en desacuerdo con lo que dice el informante.
Pero otros creen que esta conversación telefónica de Trump y el secretismo que rodea a su transcripción demostró un abuso del poder presidencial.
"Las clasificaciones de seguridad están diseñadas para proteger vidas", dice Brett Bruen, un funcionario de la Casa Blanca que trabajó para el gobierno de Obama.
"Si de repente se convierten en un medio para proteger el posicionamiento político del presidente, significa que ya no tenemos un sistema de clasificación de seguridad nacional creíble".
Miller está de acuerdo: dice que mantener en secreto la transcripción de una llamada telefónica solo por querer proteger las perspectivas políticas de tu jefe menoscaba el sistema.
Quienes trabajan en la Casa Blanca hacen un juramento no al presidente, dice, sino a la Constitución de Estados Unidos: "Su primera lealtad debe ser al país, no al individuo".
Donald Trump

Los asesores de Trump consideran que la investigación de los demócratas puede favorecer su reelección.

El proceso de "impeachment" contra Trump lleva en el ambiente desde hace tiempo, pero hasta hace bien poco los demócratas, sobre todo la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se mostraban reacios a tomar esa decisión.
¿Por qué?
Trump dio una clave esta semana, poco antes de que Pelosi anunciara el inicio del proceso.
"Si ella lo hace (iniciar el proceso de impeachment), todos dicen que es positivo para mí, para la reelección", dijo Trump a los reporteros el martes.
Muchos asesores del mandatario creen que esta investigación puede fortalecer sus opciones electorales de cara a las elecciones de 2020 y debilitar a los demócratas, como le ocurrió al Partido Republicano cuando a finales de la década de 1990 impulsaron un impeachment en contra de Bill Clinton.
Pero, la idea de que un proceso de este tipo podría favorecer a Trump es también compartida por analistas críticos con su gobierno que, de hecho, consideran que hay razones de sobra para querer sacarlo del poder.
Pero, ¿en qué se basan estos análisis?
En líneas generales hay cuatro factores en juego.

1. Clima político

Pelosi anunció el inicio del proceso para un impeachment esta semana, luego de que un funcionario de inteligencia presentara una denuncia sobre una polémica llamada telefónica en la que Trump le pedía a su homólogo de Ucrania, Volodymyr Zelensky, investigar al precandidato presidencial demócrata Joe Biden, uno de sus posibles rivales para las elecciones de 2020.
Pese a ello, la mayor parte de los estadounidenses no favorece un impeachment.
En promedio, las encuestas realizadas sobre el tema desde 2017 indican que 38% de los encuestados respaldarían ese proceso, mientras que 55% se oponen.
De acuerdo con la web estadounidense FiveThirtyEight, que ha hecho seguimiento del tema durante meses, los primeros sondeos de opinión tras anunciarse el inicio de las investigaciones muestran un ligero cambio: el apoyo al impeachment subió a 42% y el rechazo se redujo a 53%.







Nancy PelosiDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa demócrata Nancy Pelosi se resistió durante meses a iniciar un impeachment contra Trump.

Nate Silver, el editor de ese portal, destaca la paradoja de que aunque Trump es un presidente impopular, el impeachment también lo es.
Esto se explicaría por las graves consecuencias de un proceso semejante: la posible salida del poder de un presidente en ejercicio, algo para lo que los ciudadanos exigirían que haya muy buenas razones.
Otros analistas apuntan a la posibilidad de que este procedimiento termine por fatigar la atención o el interés de los electores.
Frank Bruni, un columnista del diario The New York Times que considera que "Trump merece ser objeto de un impeachment", recordaba esta semana que los estadounidenses ya observaron durante largos meses las comparecencias en el Congreso relacionadas con la investigación sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016.







Durante muchos meses el Congreso estadounidense realizó audiencias por la investigación sobre la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones de 2016.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionDurante muchos meses el Congreso estadounidense realizó audiencias por la investigación sobre la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones de 2016.

Viendo esto a muchos les daba la impresión de que ya estaba en marcha una suerte de juicio político.
"Los últimos acontecimientos se reciben como si fuera 'El día de la marmota'", escribió en referencia a la película protagonizada por Bill Murray en la que el protagonista queda atrapado en el tiempo repitiendo una y otra vez el mismo día.

2. Impacto en la agenda política

Cuando falta poco más de un año para las elecciones presidenciales de 2020, existe la posibilidad de que este proceso político termine monopolizando la agenda de campaña.
"Si los demócratas someten a Trump a un impeachment estarán haciendo algo impopular en lugar de algo popular", escribe Ross Douthat en The New York Times.
"La agenda de los demócratas es más popular que la de los republicanos y los probables candidatos demócratas son todos más populares que Trump, por lo que cualquier cosa que ponga a los demócratas en el lado contrario de la opinión pública puede verse mejor, a los ojos de Trump, que el estado actual de las cosas", agregó.
Uno de los factores que contribuyeron al éxito obtenido por los demócratas en las elecciones de mitad de periodo en 2018 fue precisamente que los candidatos se concentraron en una agenda de propuestas de interés para los votantes -como la defensa del programa de salud Obamacare-, en lugar de dedicarse a atacar y cuestionar a Trump.







La defensa del Obamacare ayudó a los demócratas a ganar las elecciones de 2018.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa defensa del Obamacare ayudó a los demócratas a ganar las elecciones de 2018.

Pelosi estuvo entre los artífices de esa estrategia ganadora que ahora podría terminar siendo revertida a causa del impeachment.

3. Aumento de la polarización

Si este proceso se extiende a lo largo de la campaña electoral, la permanencia de Trump en la Casa Blanca ocupará el centro de la agenda política, lo que podría derivar en una campaña más polarizada, en la que la discusión se centre en dirimir si se está a favor o en contra del mandatario.
Esto es visto por muchos como un factor beneficioso para el aspirante a la reelección.
"Trump y sus aliados creen que esto lo convertiría en un mártir a los ojos de sus seguidores, dando la motivación necesaria para movilizar masivamente a sus partidarios a las urnas de votación", señala un análisis de la agencia estadounidense de noticias AP.
Además, añade la fuente, la estrategia de reelección de Trump se basa en movilizar a sus votantes más fieles, más que en intentar ganar electores de centro.
"Trump apuesta a que el malestar por lo que él califica como el maltrato de los demócratas sea un estímulo político y que el proceso de impeachment solamente alimente la visión negativa que tiene el país sobre los políticos de ambos bandos en Washington", apunta.







La estrategia electoral de Trump se basa en movilizar a sus seguidores más fieles.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa estrategia electoral de Trump se basa en movilizar a sus seguidores más fieles.

La idea de que este proceso no es más que "otra conspiración" de los demócratas para sacar a Trump de la Casa Blanca con cualquier excusa empezó a ser promovida por el equipo del mandatario desde el mismo día en el que se anunció el inicio de la investigación.
Poco después de que Pelosi diera luz verde al proceso, las cuentas de Twitter afines a Trump divulgaban un video en el que aparecían numerosos críticos del mandatario hablando sobre el impeachment y que terminaba con un mensaje dirigido a sus votantes: "Mientras el 'único foco' de los demócratas es luchar contra Trump, el presidente Trump está luchando por ti".
Peter Grier, del periódico Christian Science Monitor, señala que Trump parece operar bien en este tipo de ambiente político y que, aunque una votación en su contra en la Cámara de Representantes dejaría una suerte de marca sobre su presidencia también puede ser una gran oportunidad.
"Esta podría ser la pelea de su vida. Y, como han notado algunos comentaristas, este es un presidente que parece dar la bienvenida -e incluso prosperar- en medio de las refriegas políticas", escribe.

4. Desgastar al oponente

Otro elemento importante por el cual el impeachment puede favorecer a Trump tiene que ver con el hecho de que son muy escasas las probabilidades de que finalmente este mecanismo sirva para sacarlo de la Casa Blanca.
Aunque muchos votantes del Partido Demócrata crean que este proceso no solamente está justificado sino que servirá para poner fin a la presidencia de Trump, la verdad es que -al menos de momento- las matemáticas en el Congreso no permiten pronosticar ese resultado.
Aunque numéricamente la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes puede aprobar el impeachmentla destitución de Trump solamente se produciría tras un voto mayoritario de dos tercios del Senado, un resultado altamente improbable dado que el Partido Republicano tiene mayoría en esa cámara.







Muchos votantes demócratas han cuestionado la idoneidad de Trump para ocupar la Casa Blanca desde el primer día de su gobierno.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMuchos votantes han cuestionado la idoneidad de Trump para ocupar la Casa Blanca desde el primer día de su gobierno.

Así, aunque ahora la posibilidad de someter a Trump a este proceso puede ayudar también a movilizar a los votantes demócratas, el malestar que generaría un resultado infructuoso también podría aumentar la desmotivación y la decepción en las filas demócratas.
Ese sentimiento también puede alcanzar a votantes de centro, que, según los observadores de la política estadounidense, podrían considerar que los líderes demócratas descuidan temas de mayor interés ciudadano.
"Muchos republicanos creen que una pelea por el impeachment podría generar una victoria política para ellos. Ellos dicen que los esfuerzos de los demócratas pueden aglutinar a los votantes conservadores en torno al presidente y frustrar a los moderados que piensan que los demócratas están ignorando temas más urgentes", señala Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC en Washington.
Zurcher indica que algunos republicanos aseguran que desde el anuncio de Pelosi ya hubo un aumento en las donaciones a la campaña del partido, aunque por el momento los demócratas solo han puesto en marcha unas investigaciones preliminares que podrían derivar en un impeachment.
Queda por ver cuán duradero es el impacto de todo este proceso, sobre todo, porque, con Trump en la Casa Blanca, la agenda política en Estados Unidos no solo cambia de forma inesperada... también a velocidad de vértigo.




Trump al teléfono

Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa conversación telefónica entre Trump y el presidente de Ucrania impulsó el inicio de una investigación en el Congreso que puede llevar a un impeachment.
Los detalles de la controvertida llamada telefónica que impulsó al Partido Demócrata para iniciar una investigación que puede llevar al "impeachment" del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fueron divulgados este miércoles. ¿Qué revelan realmente?
La transcripción en bruto de la conversación que el mandatario estadounidense y su homólogo de Ucrania, Volodimir Zelensky, mantuvieron en julio ha sido tomada por los críticos de Trump como una evidencia de que él buscó ayuda extranjera para conseguir información comprometedora sobre uno de sus potenciales rivales en la elección presidencial de 2020: el ex vicepresidente Joe Biden.
Sin embargo, los republicanos afirman que el texto no revela nada inapropiado.
Aquí te presentamos cinco extractos clave:

1. Las tres menciones de Biden

Hunter Biden junto a su padre, el ex vicepresidente de EE,UU., Joe Biden.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionHunter Biden junto a su padre, el ex vicepresidente de EE.UU., Joe Biden.
Presentational grey line
"Otra cosa. Se habla mucho sobre el hijo de Biden, que Biden detuvo la investigación y mucha gente quiere saber sobre eso, así que cualquier cosa que usted pueda hacer con su fiscal general sería estupendaBiden estuvo por ahí, presumiendo de que él había detenido la investigación, así que si puede fijarse en eso... A mí me suena horrible".
Presentational grey line
Conclusión breve: esta es la confirmación de que Trump presionó a Ucrania para que indagara sobre Biden.
La versión completa: los medios informaron que durante la conversación del 25 de julio Donald Trump le pidió al presidente de Ucrania que investigara a Biden y a su hijo Hunter.
Posteriormente Trump lo confirmó. Más o menos.
Ahora, está aquí, negro sobre blanco, incluyendo la opinión editorializante del presidente acerca de cómo las acciones de Biden "parecen horribles". "Se habla mucho" es una construcción verbal clásica de Trump cuando él quiere insinuar actos viles, pero evitando hacer una acusación directa.
(Biden efectivamente presumió de haber logrado el despido del fiscal general de Ucrania, pero no ha surgido ninguna evidencia que indique que alguna vez vinculó esto con la investigación -mucho menos con algún enjuiciamiento- de la compañía ucraniana que empleó a su hijo).
Trump le dice al presidente de Ucrania que entre en contacto con el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, aunque el Departamento de Justicia ha dicho que ese funcionario no habló con Ucrania sobre ningún tema.
El hecho de que el presidente haya llegado a considerar una solicitud de ese tipo es altamente irregular, dado que podría sugerir que Trump intentaba estimular a su propio Departamento de Justicia a iniciar una investigación penal contra Biden o su hijo. Más aún, fue el propio Departamento de Justicia el que decidió evitar que la denuncia original del informante llegara al Congreso.

2. No era un intercambio de favores, pero…

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, y Donald Trump en Nueva YorkDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, y Trump se reunieron este miércoles en Nueva York, donde ambos asistían a las sesiones de la Asamblea General de la ONU.
Presentational grey line
Zelensky: "Yo quisiera agradecerle por su gran apoyo en el área de defensa. Estamos listos para seguir cooperando con los nuevos pasos, específicamente estamos casi listos para comprar más 'javelins' de Estados Unidos con fines de defensa".
Trump: "Yo quisiera que ustedes nos hicieran un favor, sin embargo, porque nuestro país ha pasado por muchas cosas y Ucrania sabe mucho al respecto".
Presentational grey line
Conclusión breve: Trump pide un favor, pero cualquier recompensa a cambio es sugerida, no explícita.
Versión completa: para entender completamente las implicaciones de la solicitud de Trump sobre Biden, hay que releer unos párrafos más arriba en el texto.
Luego de intercambiar algunos elogios diplomáticos, Zelensky le agradece a Trump por su "gran apoyo en el área de defensa".
Una semana antes de esta conversación, Estados Unidos congeló unos US$250 millones en ayuda militar que el Congreso había autorizado para Ucrania. Según se informó, la decisión se tomó por iniciativa de Trump y sin que se ofrecieran explicaciones.
Zelensky continúa y habla sobre los Javelins (unos misiles antitanque estadounidenses) que Ucrania quiere comprar, presumiblemente con los fondos congelados.
En cuanto Zelensky termina, Trump responde con un "favour" que quisiera que Ucrania le hiciera. Inicialmente, él menciona una empresa de ciberseguridad y un servidor perdido (quizá en una referencia a las teorías de conspiración conservadoras según las cuales no era Rusia realmente quien estaba detrás de los hackeos ocurridos durante la campaña presidencial de 2016, pese a las conclusiones de los organismos de inteligencia y de la investigación del fiscal especial Robert Mueller).
De allí, Trump comienza a hablar sobre los Biden.
Antes de que se divulgara la transcripción se especuló mucho sobre si habría un quid pro quo explícito (algo que se recibe como compensación por la cesión de otra cosa), una frase en la que Trump condicionara la entrega de la ayuda militar estadounidense a la disposición de Ucrania a investigar a uno de sus principales rivales políticos.
Aquí no hay una solicitud presidencial directa, pero los demócratas que piden hacer un impeachment a Trump podrían apuntar a esta parte de la conversación y decir que no es muy difícil ver una conexión entre ambas cosas.

3. Los países europeos también deben pagar

Angela Merkel.Derechos de autor de la imagenEPA
Image captionTrump criticó al gobierno de Angela Merkel en Alemania por no hacer más por Ucrania.
Presentational grey line
Trump: "Nosotros hacemos mucho por Ucrania. Gastamos mucho esfuerzo y mucho tiempo. Mucho más de lo que están haciendo los países europeos y ellos deberían estar ayudando más de lo que están haciendo. Alemania casi no hace nada. Todo lo que hacen es hablar y creo que es algo por lo que ustedes realmente deberían preguntarles".
Presentational grey line
Conclusión breve: esto ayuda a los defensores de Trump. Los republicanos señalarán esta sección como la verdadera razón por la cual la Casa Blanca retuvo la ayuda a Ucrania.
Versión completa: la primera explicación de Trump acerca de por qué suspendió centenares de millones de dólares en ayuda militar a Ucrania era que le preocupaba el historial de corrupción de las exrepúblicas soviéticas y que él pensaba que EE.UU. estaba haciendo demasiadas contribuciones a Ucrania y quería presionar a los gobiernos europeos a hacer más.
La Casa Blanca y los republicanos en el Congreso tomarán este punto, en la primera parte de la llamada, como evidencia para respaldar su posición.
Ciertamente, Trump tiene una larga historia destacando y criticando lo que considera como la gran carga que tiene Estados Unidos sobre sus hombros, en términos de ayuda económica y militar en comparación con sus aliados, por lo que esta explicación no resulta descabellada.
Sin embargo, la pregunta en este caso es si esta explicación es más probable que otra: la que sugiere que Trump estaba usando esa llamada telefónica no para perseguir un objetivo legítimo de política exterior sino para conseguir ventajas políticas personales.
Se trata de un punto sobre el cual indudablemente discutirán los republicanos y demócratas y acerca del cual finalmente los ciudadanos decidirán.

4. Trump respalda al fiscal de Ucrania

Viktor ShokinDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionViktor Shokin fue nombrado fiscal general de Ucrania en 2015 y destituido un año después.
Presentational grey line
Trump: "Escuché que tenían un fiscal que era muy bueno y que fue destituido, y eso es muy injusto. Mucha gente está hablando de eso, la forma como su muy buen fiscal fue cesado. Giuliani es un hombre muy respetado. Él fue alcalde de Nueva York, un gran alcalde, y me gustaría que él le llamara. Le pediré que le llame junto al fiscal general".
Presentational grey line
Conclusión breve: el fiscal general de Ucrania fue despedido en medio de críticas por su ineficienciam pero Trump afirma que fue tratado de forma injusta.
Versión completa: el fiscal general en cuestión es Viktor Shokin, quien fue destituido por el Parlamento de Ucrania en 2016. Biden, junto a otros funcionarios estadounidenses, aliados europeos y ucranianos reformistas consideraban a Shokin como corrupto y celebraron su salida del cargo.
En opinión de Trump, sin embargo, Shokin fue una víctima. Más adelante en la conversación, Trump dice que fue "tratado muy mal" y que era un "fiscal muy bueno". A continuación, le dice a Zelensky que contacte a Rudy Giuliani, su abogado personal ad honorem y ex alcalde de Nueva York.
Un artículo publicado el martes en The Washington Post detalla la fricción causada dentro del gobierno por la dependencia de Trump de Giuliani para que este manejara sus contactos en Ucrania. Una fuente no identificada del gobierno dijo que la controversia actual es el resultado directo de que Giuliani se hubiera "insertado en el proceso".
El exalcalde de Nueva York dice que todos sus contactos con Ucrania fueron hechos a solicitud del Departamento de Estado, una afirmación sobre la cual los investigadores en el Congreso querrán profundizar.

5. Los halagos del presidente de Ucrania

El presidente de Ucrania le dijo a Trump durante la conversación que recientemente se había alojado en la Torre Trump de Nueva York.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl presidente de Ucrania le dijo a Trump durante la conversación que recientemente se había alojado en la Torre Trump de Nueva York.
Presentational grey line
Zelensky: "Tuvimos una gran victoria y trabajamos duro por ella. Trabajamos mucho pero quisiera confesarle que tuve una oportunidad de aprender de usted. Usamos algunas de sus habilidades y conocimiento y pudimos usarlo como un ejemplo para nuestras elecciones".
Presentational grey line
Conclusión breve: Zelensky no es el primer líder extranjero en usar la lisonja en sus relaciones con el presidente de Estados Unidos.
Versión completa: dejando de lado las partes más polémicas de la llamada telefónica, la conversación entre los dos presidentes ofrece otra muestra de la estrategia que muchos gobernantes foráneos han decidido usar en sus relaciones con Trump.
Parece que piensan que los halagos les permitirán llegar a cualquier parte.
Zelensky cita las "habilidades y el conocimiento de Trump" como algo que le ayudó a construir su campaña política ganadora. Luego utiliza la retórica característica del mandatario estadounidense, al decir que su objetivo es "limpiar el pantano" en su propio país.
Hacia el final de la conversación, Zelensky destaca que la última vez que estuvo en Nueva York se alojó en la Torre Trump. Hospedarse en una propiedad de Trump se ha convertido en un mecanismo usado con bastante frecuencia por funcionarios extranjeros para ganarse la buena voluntad del presidente, pese a que la Organización Trump dice que dona todos los ingresos que obtiene de esas visitas.
En 2018, por ejemplo, le envió al Tesoro un cheque por US$191.538.
Los críticos del mandatario dicen que Trump se está beneficiando de hacer negocios con extranjeros en violación a la Constitución. La conversación de Trump con Zelensky sería un ejemplo más que ellos podrían citar tanto en sus quejas públicas como en sus argumentos jurídicos.
  El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, y Trump se reunieron este miércoles en Nueva York, donde ambos asistían a las sesiones de la Asamblea General de la ONU.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, y Trump se reunieron este miércoles en Nueva York, donde ambos asistían a las sesiones de la Asamblea General de la ONU.

La Casa Blanca divulgó este miércoles detalles de la polémica llamada telefónica entre el presidente Donald Trump y su homólogo de Ucrania, Volodymyr Zelensky, que llevó a congresistas del Partido Demócrata de Estados Unidos a iniciar una investigación formal para un "impeachment" al mandatario.
La información divulgada sobre la conversación, que tuvo lugar el 25 de julio, muestra cómo Trump le pidió a Zelensky investigar al precandidato presidencial demócrata Joe Biden, cuyo hijo trabajaba para una empresa de gas en Ucrania.
La conversación entre los dos mandatarios se produjo pocos días después de que Trump instruyó al gobierno de Estados Unidos a retener unos US$391 millones en ayuda militar a Ucrania.
El presidente niega que esa decisión estuviera destinada para presionar a Kiev en un intento de desprestigiar a Biden, a quien las encuestas ubican en este momento como uno de los favoritos para obtener la nominación demócrata.
Haciendo referencia a la polémica llamada, este miércoles el presidente ucraniano dijo que "nadie" le había presionado.
"Ese fue un buen intercambio telefónico, normal. Hablamos sobre muchas cosas...", dijo Zelensky durante una reunión que sostuvo con Trump en Nueva York, donde acudió para participar en la Asamblea General de la ONU.
"Nadie ejerció presión sobre mí", señaló e insistió en que no desea verse implicado en la campaña presidencial de Estados Unidos.




Donald Trump.Derechos de autor de la imagenSPENCER PLATT/GETTY IMAGES
Image captionDonald Trump prometió una transcripción completa y sin censura de la llamada.

La llamada telefónica entre Trump y Zelensky forma parte de una denuncia presentada por un funcionario estadounidense en contra de Trump que acabó dando pie al inicio este martes de un proceso de investigación en contra del mandatario.
Trump prometió el martes que se divulgaría una "transcripción completa, totalmente desclasificada y sin censura" de la llamada.
Sin embargo, los detalles divulgados por la Casa Blanca este miércoles son, en realidad, apuntes sobre la conversación tomados por funcionarios estadounidenses que la escucharon.




Viktor ShokinDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionViktor Shokin fue nombrado como fiscal general de Ucrania en 2015.

En las notas divulgadas este miércoles por la Casa Blanca no se hace mención sobre la ayuda que Trump decidió retener a Ucrania.
De acuerdo con los apuntes, Trump le menciona a Zelensky cómo Joe Biden, siendo vicepresidente de Estados Unidos, hizo lobby en Ucrania en 2016 para lograr la destitución de su entonces fiscal general Viktor Shokin.
El alto funcionario había abierto una investigación en contra de Burisma, una empresa de gas natural en cuya junta directiva participaba Hunter Biden, hijo del político demócrata.
Otros funcionarios de gobiernos occidentales también habían pedido la remoción de Shokin por considerar que era muy blando en la lucha contra la corrupción.

¿Qué dicen los apuntes sobre la llamada?

En las notas divulgadas por la Casa Blanca, se cita a Trump durante la llamada diciendo: "Escuché que tenían un fiscal que era muy bueno y que fue destituido, y eso es muy injusto. Mucha gente piensa eso".
"Se habla mucho sobre el hijo de Biden, que Biden detuvo la investigación y mucha gente quiere saber sobre eso así que cualquier cosa que usted pueda hacer con su fiscal general sería estupenda", agregó.
"Biden estuvo por ahí, presumiendo de que él había detenido la investigación así que si puede fijarse en eso. A mí me suena horrible", prosiguió el mandatario.




Hunter Biden junto a su padre, el ex vicepresidente de EE,UU., Joe Biden.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionHunter Biden junto a su padre, el ex vicepresidente de EE,UU., Joe Biden.

De acuerdo con las notas, durante la llamada Trump también le pidió a Zelensky que trabajara con el fiscal general de Estados Unidos, William Barr; y con su abogado personal, Rudolph Giuliani, para indagar sobre el caso.
A estos comentarios, Zelensky respondió:
"Nos encargaremos de eso y trabajaremos en la investigación del caso. Adicionalmente, quería pedirle amablemente si nos puede proveer con cualquier información adicional que tenga. Sería muy útil".
Al darle las gracias a su homólogo estadounidense, el mandatario ucraniano le comentó que se hospedó en la Torre Trump durante su visita previa a Nueva York.
La oposición suele acusar a Trump de aprovechar su posición como presidente de Estados Unidos para promover sus hoteles en los cuales, en ocasiones, incluso ha sostenido encuentros oficiales con mandatarios extranjeros.

Polémica denuncia

La controversia sobre esta llamada surgió después de que un funcionario de la comunidad de inteligencia presentó una denuncia ante una instancia interna de control acerca de la conversación de Trump con Zelensky.
El inspector general de la comunidad de inteligencia refirió la denuncia del soplón al departamento de Justicia.




El fiscal general de EE.UU., Willliam Barr.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl departamento de Justicia asegura que el fiscal general, Willliam Barr, no se ha comunicado con Ucrania para hablar sobre ningún caso.

La legislación estadounidense requiere que ese tipo de denuncias sean informadas al Congreso pero el gobierno de Trump se ha negado.
El departamento de Justicia dijo que el soplón había escuchado la información de "funcionarios de la Casa Blanca" y que no tenía conocimiento de primera mano sobre la llamada.
Kerri Kupec, la portavoz del departamento de Justicia, dijo que se revisó una grabación de la llamada telefónica y se determinó que "no había violación a las normas sobre financiación de campañas y que no era necesario realizar ninguna acción adicional".
En una declaración, Kupec dijo que Trump "no ha hablado con el fiscal general sobre hacer que Ucrania investigue ninguna cosa sobre el ex vicepresidente Joe Biden o su hijo".
"El fiscal general no se ha comunicado con Ucrania ni sobre esta ni sobre ninguna otra materia", aseguró.


La coacción del presidente para que Ucrania iniciara una investigación contra el hijo de Joe Biden impulsaron el inicio del proceso de destitución
La portavoz en la Cámara de Representantes de la mayoría demócrata, Nancy Pelosi, anunció la tarde de este martes la apertura de la investigación previa a inciar un juicio político contra el presidente Donald Trump. El anuncio se da en medio del ecándalo por la conversación telefónica en la que el mandatario estadounidense coaccionó a su homólogo ucraniano para que investigara al hijo de Joe Biden, su principal rival político de cara a las elecciones 2020.
La Cámara de Representantes anuncia el inicio formal de un proceso de destitución“, dijo Pelosi la tarde de este martes en una conferencia de prensa. La líder de los demócratas en la Cámara Baja dijo en su declaración que el presidente había puesto en peligro la seguridad nacional y violado la ley y la Constitución. Y “nadie está por encima de la ley”, afirmó la demócrata.
Pelosi se reunió en privado con los legisladores demócratas para ajustar los detalles del proceso contra el presidente antes de hacer público que había ordenado el inicio de la indagación.
Según los cálculos, 163 de los 235 demócratas que hay en la Cámara Baja han respaldado públicamente el proceso de destitución para el presidente Trump. Para iniciarlo, es necesario el apoyo de 218 legisladores pero la iniciativa quedaría bloqueada en el Senado, que tienen mayoría republicana.
La líder demócrata había considerado en ocasiones anteriores que era muy temprano para iniciar un proceso de destitución pero la polémica del caso ucraniano la última semana fue determinante para avanzar formalmente hacia el juicio político.
Pelosi había trato de “incorrecto” un caso “en el que el presidente de Estados Unidos le pide a un Gobierno extranjero que lo ayude de alguna manera para conseguir puntos políticos” como muchos apuntan que pasó con la coacción de Donald Trump al presidente ucraniano Volodymir Zelensky.
Trump ya ha reaccionado vía Twitter al anuncio del llamado impeachment y ha acusado a los demócratas de “arruinar” el “importante día en las Naciones Unidas”.
Such an important day at the United Nations, so much work and so much success, and the Democrats purposely had to ruin and demean it with more breaking news Witch Hunt garbage. So bad for our Country!




¿Qué es un juicio político y qué podría pasar con Donald Trump?
Ucrania reabriría investigación contra hijo de Joe Biden, tras las presuntas presiones de Trump
Competidor republicano de Trump lo llama “traidor” y habla de “pena de muerte”
Trump reconoce que habló con el presidente ucraniano sobre Joe Biden y corrupción



Donald Trump y Nancy PelosiDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionNancy Pelosi afirmó que Trump violó la Constitución durante su conversación con el presidente de Ucrania.

La presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de EE.UU., Nancy Pelosi, anunció este martes el inicio de las investigaciones para realizar un juicio político contra el presidente Donald Trump.
En una conferencia de prensa, la demócrata consideró que Trump "traicionó su juramento al cargo" y que sus acciones "violaron la Constitución".
"El presidente debe rendir cuentas y nadie puede estar por encima de la ley", aseveró.
El anuncio de este proceso, que de ser aprobado por el Senado podría llevar a la destitución del mandatario, viene tras un nuevo escándalo que ha sacudido la presidencia de Trump.
De acuerdo con reportes de medios estadounidenses, un informante alertó a los servicios de inteligencia de una llamada entre el mandatario estadounidense y un líder extranjero, que luego se reveló que era el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky.




Nancy PelosiDerechos de autor de la imagenAFP
Image caption"Nadie puede estar por encima de la ley", declaró Nancy Pelosi este martes.

Aunque se desconoce el contenido de la conversación, los reportes indican que Trump amenazó con retener ayuda militar de su país para obligar a Ucrania a investigar las acusaciones de corrupción contra el ex vicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter.
Aunque Trump reconoció haber discutido sobre Biden con Zelensky, indicó que al amenazar con retener la asistencia militar solo estaba tratando de hacer que Europa también aumentara su ayuda.
El mandatario estadounidense niega haber cometido algún error político en su diálogo con Zelensky y anunció que desclasificará el miércoles el contenido de la conversación para demostrar que no hubo conductas inapropiadas.




TrumpDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionTrump habló este martes en Naciones Unidas.

"...He autorizado la publicación mañana de la transcripción completa, completamente desclasificada y sin redactar de mi conversación telefónica con el presidente Zelensky. Verán que fue una llamada muy amigable y totalmente apropiada", escribió Trump en Twitter poco antes del anuncio de Pelosi.
Tras darse a conocer el inicio de las investigaciones, el mandatario escribió otra serie de tuits en los que se quejó de que los demócratas no esperaron a la publicación de la conversación y dijo ser víctima de una "cacería de brujas".
"¡Acoso presidencial!".




línea

La decisión de Pelosi tiene lugar tras crecientes demandas de su partido que en ocasiones anteriores no fructificaron.
Actualmente, sin embargo, existe un amplio apoyo entre los demócratas en la cámara baja para la destitución: más de 145 de los 235 miembros están a favor.
No obstante, si el proceso avanza, es poco probable que se apruebe en el Senado, controlado por los republicanos.

¿Qué pasa ahora?

El anuncio de Pelosi da el visto bueno oficial a la creación de un comité para investigar la llamada telefónica de Trump y el presidente ucraniano y determinar si hubo algún delito.
La líder demócrata indicó, además, que otros seis comités del Congreso que investigan a Trump sobre otros asuntos continuarían estudiando las acusaciones bajo el paraguas del juicio político.
Si el proceso avanza, la Cámara de Representantes votará sobre cualquier cargo que se encuentre contra el mandatario y, con la mayoría demócrata allí, podría pasar cómodamente a la cámara alta.




Joe BidenDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionSegún los reportes, Trump habría pedido al gobierno de Ucrania investigar a Joe Biden y a su hijo.

Pero luego pasaría al Senado, controlada por los republicanos y donde se requiere una mayoría de dos tercios.
Según una encuesta de YouGov, el 55% de los estadounidenses apoyaría la destitución si se confirmara que el presidente Trump suspendió la ayuda militar a Ucrania para presionar al gobierno de ese país para investigar a Biden.
línea

Por qué dio este paso Nancy Pelosi

Análisis de Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC en Norteamérica
Durante meses, los líderes demócratas en la Cámara de Representantes han estado practicando un juego semántico: querían que los que apoyaban y los que se oponían a una investigación formal de juicio político al presidente Donald Trump pensaran que estaban obteniendo lo que querían.
Esta estrategia sugirió la existencia de un temor de Pelosi y otros de que emprender el camino hacia la acusación pondría en riesgo a los demócratas moderados que enfrentan duras peleas en las elecciones de 2020.
Ese cálculo parece haber cambiado, luego del rápido golpe de nuevas revelaciones sobre los contactos de Trump con el presidente ucraniano Volodimir Zelensky. Ahora, incluso los políticos más moderados están a favor de los procedimientos de juicio político.
La gota desbordó la copa. El genio está fuera de la botella... Elige tu refrán. El hecho es que Pelosi, una entusiasta jueza del estado de ánimo político dentro de su caucus, ha tomado la decisión de pasar de resistir el juicio político a, por lo menos, estar abierta a ello.




congresoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa propuesta cuenta con apoyo en la Cámara de Representantes.

El camino a seguir es incierto. El presidente anunció que publicará la transcripción de su conversación telefónica del 25 de julio con Zelensky. Si bien eso no será suficiente para los demócratas, tal vez la Casa Blanca hará más para ceder a las solicitudes del Congreso.
Las encuestas de opinión podrían mostrar que esta situación está afectando a una de las partes haciendo que la voluntad política se desmorone.
O bien, ambas partes podrían iniciar una batalla larga y agotadora que podría arrastrar a días oscuros como en invierno.
línea

¿Qué es un impeachement?

En este contexto, el impeachment es el juicio político que tiene lugar en el Congreso de EE.UU. con vistas a una posible destitución del presidente.
La Constitución estadounidense establece que el presidente "debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves".






Gráfico impeachment

El proceso debe ser iniciado por la Cámara de Representantes y nada más necesita de una mayoría simple para ser activado.
El juicio, sin embargo, tiene lugar en el Senado. Y ahí se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente.
Y esto nunca ha pasado en la historia de Estados Unidos.

¿Qué presidentes de EE.UU. han sido sometidos a juicios políticos?

A pesar de que la amenaza ha pendido sobre la cabeza de numerosos mandatarios estadounidenses, solamente dos han sido llevados a juicio político.
El más reciente fue Bill Clinton, el 42º presidente de EE.UU., quien fue procesado tras ser acusado de perjurio en frente de un gran jurado y de obstrucción de la justicia, después de que mintiera sobre la naturaleza de su relación con la pasante Mónica Lewinsky y supuestamente también le pidiera a esta que mintiera.




Impeachment a Bill ClintonDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa última vez que la Cámara le abrió un juicio político a un presidente fue a Bill Clinton, en 1998.

En diciembre de 1998 la Cámara votó 228 a 206 a favor de enjuiciar a Clinton por la primera acusación, y 221 a 212 por la segunda.
Para esa época, sin embargo, el nivel de aprobación popular de Clinton como presidente era del 72%.
Y cuando el caso llegó al Senado, en 1999, la acusación estuvo lejos de conseguir los dos tercios de votos que necesitaba para prosperar.
"En su prisa por destituir al presidente, (los congresistas republicanos) nunca se detuvieron a pensar si las acusaciones podían ser probadas más allá de cualquier duda razonable", se lee en un análisis publicado por la BBC en aquel momento.




Bill y Hillary Clinton en diciembre de 1998 con el para en ese entonces líder de la Cámara de Representantes, el republicano Dick Gephardt.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionA diferencia de lo que pasa con Trump, los niveles de aprobación de Clinton eran súper altos.

El otro presidente de EE.UU. llevado a juicio político fue el número 17, Andrew Johnson, quien ocupó el cargo por dos períodos a partir de 1865.
Fue procesado por la Cámara de Representantes en 1868, solo 11 días después de que destituyera a Edwin Stanton, su "ministro de Guerra", quien no estaba de acuerdo con sus políticas.
A diferencia de Clinton, sin embargo, Johnson se salvó por los pelos: los dos tercios en el Senado no se alcanzaron por un único voto, gracias al número de Republicanos que había en la Cámara Alta.
























No todos apreciaban a Johnson, pero el senador por Iowa James Grimes justificó su apoyo diciendo: "No puedo aceptar destruir el funcionamiento armonioso de la Constitución solamente para que nos podamos deshacer de un presidente inaceptable".

Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes