Lanzados desde Cabo Cañaveral, Florida, el 23 de mayo, estos 60 satélites son el primer lote de la constelación de internet Starlink de Elon Musk. El plan es que este sistema de telecomunicaciones brinde acceso a internet de banda ancha a bajo coste para clientes de todo el planeta, incluso en las áreas remotas donde es difícil obtener un servicio de internet. Starlink no alcanzará una “capacidad operativa significativa” hasta que al menos 800 satélites estén en órbita, por lo que la compañía aún tiene mucho camino por recorrer.

La semana pasada, los 60 satélites Starlink, que pesan 227 kg, se desplegaron en la órbita terrestre baja (LEO) a una altitud de 400 kilómetros. La órbita prevista es mucho mayor. Cada satélite está equipado con un propulsor de iones Hall que permitirá a las unidades ajustar su posición en órbita, mantener una altitud prevista e incluso salirse de su órbita cuando llegue el momento. SpaceX no espera que estos satélites duren más de cinco años, después de lo cual se sumergirán nuevamente en la atmósfera terrestre y se desintegrarán durante el reingreso. La compañía aeroespacial pretende reemplazar los satélites antiguos con modelos más modernos en el transcurso del proyecto.
Es importante destacar que este tren Starlink es una característica temporal. Los satélites se alejarán cada vez más con cada órbita sucesiva a la Tierra. Este tren, como escribió Langbroek en su sitio web, “probablemente se disipe rápidamente”.
Langbroek no fue la única persona que presenció el espectáculo; los comentaristas de su web dijeron haber visto la formación en Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Canadá y otros lugares. La extraña visión despertó la preocupación de que fueran OVNIs, como informó AFP a través de CTV News:
Poco después, el sitio web holandés www.ufomeldpunt.nl se inundó con más de 150 informes de avistamientos de observadores asombrados que describían un “extraño tren de estrellas o luces moviéndose a través de los cielos a una velocidad constante”.
“Hay una larga línea de luces. Más rápida que un avión”, informó un observador. Otro lo llamó una “caravana de estrellas” y otro dijo “lo tengo en vídeo”.
Un observador simplemente envió el mensaje “WTF?”
“No sabía qué pensar”, dijo un testigo anónimo a la emisora pública NOS.
“¿Es Rusia atacando a Estados Unidos? ¿Son ovnis? En serio, no lo sabía”, dijo el testigo.
Afortunadamente, no fue una invasión alienígena, pero este no será el último tren de Starlink que veremos ni la última vez que experimentemos una ola de avistamientos de ovnis relacionada. SpaceX necesita al menos 800 satélites Starlink en órbita para obtener la funcionalidad completa del sistema, y un total de 1000 para que el proyecto sea económicamente viable. Elon Musk también visualiza hasta 12,000 satélites Starlink como parte de la constelación. Si eso es cierto, podemos esperar muchos más trenes Starlink transitorios en los próximos meses y años.