Imagina que eres parte de la marina de un país que acaba de recibir un submarino nuclear de última generación. Una máquina sin igual que cuesta más que el PIB de muchos países. Ahora imagina que te ponen al mando... y que un día te olvidas de cerrar la escotilla. Esta historia es verídica. Pasó en India.
Para ser más exactos, ocurrió en febrero de 2017, momento en que la marina india recibe el INS Arihant, lo que suponía poner en funcionamiento el primer submarino de misiles nuclear del país valorado en 2.900 millones de dólares.
Bien, resulta que el Arihant ha estado fuera de servicio desde que sufrió un “daño mayor” aquel fatídico mes de febrero, y todo debido a lo que definieron fuentes de la marina como un simple “error humano”. Básicamente, alguien permitió que el agua fluyera hasta el compartimiento de propulsión del submarino. ¿La razón? Se olvidó de asegurar una de las escotillas externas de la embarcación. Como contaba el medio The Hindu:
Aquel día de febrero de 2017, el agua se precipitó cuando una escotilla en la popa se dejó abierta por error mientras el Arihant estaba en el puerto, poco después del lanzamiento del submarino. Desde entonces, el submarino se ha sometido a todo tipo de reparaciones y limpieza. Gran parte de la maquinaria ha tenido que reemplazarse.



Las autoridades indias ordenaron el reemplazo de las tuberías del submarino porque “probablemente al estar expuestas al agua de mar corrosiva no podían ser confiadas nuevamente, particularmente las tuberías. que transportan refrigerante de agua a presión hacia y desde el reactor nuclear de 83 megavatios de la nave”.
Aquel incidente aún se recuerda en India por lo que supuso de cara al exterior. India se había convertido en 1974 en el sexto país en realizar una prueba nuclear exitosa. El Arihant debía acomodar una variedad de misiles balísticos y representaba un gran avance en la tríada nuclear de la India después de su finalización en octubre de 2016. La capacidad del submarino para entregar misiles nucleares de corto alcance y K-4 de rango intermedio fue concebida como un poderoso elemento de disuasión contra el incómodo vecino nuclear de India, Pakistán.
Por tanto, el Arihant debía ser capital, aunque, por supuesto, más importante aún era que pudiese funcionar (y a poder ser que fuera impermeable). [National Interest]