Headlines

Bloquear a personas en redes sociales es una señal de problemas mentales

El psicoanalista e hipnoterapeuta cognitivo Steve McKeown ha confirmado que los que bloquean a otras personas en redes sociales por el más mínimo desacuerdo son, cuanto menos, ególatras.
Cuando alguien comenta algo sobre ti, esa es su opinión y su elección. Cómo eliges reaccionar es tu elección. Aquí es donde comienzan los problemas y aceptar los comentarios supone un auténtico desafío al ego de muchas personas.
En una entrevista al medio Unilad, el psicólogo explicó cómo funciona el proceso del bloqueo en estas personas que tienden a tener una personalidad narcisista.
“Cuando alguien recibe un comentario negativo, crea resentimiento y te hace sentir que no merecen ser parte de tu mundo o de tu vida virtual. Las opciones son simples, ignorarlas o bloquearlas. El bloqueo parece la opción más fácil para evitar sentirse agravado, frustrado y ansioso.”, explicó.
El bloqueo de personas se ha convertido en un comportamiento normalizado en el ámbito de redes sociales.
El bloqueo simplemente se normaliza, es fácil. El problema puede desaparecer en el mundo virtual pero no en la vida real.El problema no desaparece. Estás agravando y reforzando el no tratar tu problema. Solo estás huyendo.
De hecho, en muchos contextos, es una práctica mezquina y bastante ridícula que simplemente pone un parche en las interacciones sociales. No consigue solventar nada, porque solo estás poniendo distancia y no solución. Los problemas volverán a aparecer.
Entonces, ¿por qué bloqueamos a las personas en las redes sociales, en lugar de enfrentarnos a las diferencias humanas que son perfectamente naturales?
McKeown afirma que las interacciones en las redes sociales, aunque estén perfectamente programadas y diseñadas, juegan con las inseguridades reales y humanas, la baja autoestima y la necesidad de las personas de ser aceptadas.
Aquellos que se apresuran a bloquear a otros tienen más probabilidades de tener problemas de egomania y narcisismo, junto con una baja autoestima profundamente asentada.
Es cierto que la herramienta de bloqueo se puede utilizar para el bien, para combatir el abuso en línea, y el acoso constante, en particular en plataformas de discusión abierta como Twitter.
Facebook tiene políticas para reportar el comportamiento que otras personas pueden encontrar molestas o abusivas. WhatsApp también ofrece al usuario la posibilidad de bloquear otro contacto.
Algunas plataformas de redes sociales, como Instagram, han intentado combatir los efectos negativos con nuevas interfaces y medidas para promover la buena salud mental y ofrecer apoyo a los usuarios que parecen necesitarlo.
Otros jóvenes argumentan que encuentran consuelo en los foros de redes sociales en línea, particularmente en comunidades basadas en intereses, pero internet es una espada de doble filo innegable.
A veces parece que para cada grupo de apoyo, hay veinte trolls dispuestos a intimidar e insultar a los demás.
Un nuevo estudio ha descubierto un patrón claro que vincula el elevado uso de redes sociales con niveles más altos de síntomas depresivos y el suicidio.
Dr. Jean Twenge, autor de iGen: ¿Por qué los niños superconectados de hoy se están volviendo menos rebeldes, más tolerantes y menos felices?, afirma que los adolescentes que pasan cinco o más horas al día en línea son un 71 % más propensos a sufrir riesgo de suicidio que aquellos que solo pasan una hora al día.
Sin embargo, somos una generación adicta a nuestras aplicaciones. Todo esto es un círculo vicioso y una enfermedad verdaderamente moderna, dijo McKeown:
Tendemos a desear apoyo, atención y aceptación. Nuestro objetivo principal es sentirnos aceptados para no sentirnos juzgados, pero al mismo tiempo juzgamos y condenamos todas las cosas que sentimos que no somos.
Esto puede ser una receta para el desastre porque estamos bombardeados y enfrentados con personas que creemos que en realidad nos están juzgando o faltan al respeto, solo porque no han pulsado el botón “Me gusta” o “Compartir”.
Esta necesidad de aceptación puede llevar a la ansiedad.
“La ansiedad nos consume y se convierte en un desafío al que todos estamos sometidos y seamos honestos, la mayoría de nosotros estamos obsesionados con las redes sociales porque nos mantiene conectados y, en última instancia, nos permite crear una imagen de quiénes somos.
Como seres humanos, nuestra naturaleza es querer gustar, por lo que tendemos a ir más allá a la hora de hacer que nuestras vidas parezcan mejores de lo que realmente son. 
Esto es una necesidad de ser aceptado.
Como bien dice McKewon “si somos completamente honestos, los medios sociales no son un apoyo para nosotros sino un desafío”.







Share this:

Publicar un comentario

VEHICULOS NEWS

VEHICULOS NEWS
Todas las noticias y novedades de la industria automotriz

Deportes News

Deportes News
Todas las Noticias de Deportes
 
Copyright © SFM NEWS. Designed by OddThemes