Así que lo que ocurre si tiramos del freno de mano sin pulsar el botón es… nada. El vehículo no se va a romper o averiar en algún punto si así lo hacemos. Fenske explica que a medida que se levanta el freno de mano, un pestillo se mueve sobre varios dientes (con el ruido característico que escuchamos al hacerlo) hasta que se detiene y queda atrapado sin poder bajar.
Por tanto, el mito que dice que podemos romper algo si tensamos el freno sin pulsar el botón es totalmente falso. Por el contrario, para soltar el freno sí que es paso obligatorio presionar el dichoso botón. [Engineering Explained]