Wilfrido Vargas recibe Premio a la Excelencia Musical del Grammy Latino


Wilfrido Vargas: “Yo no sabía hacer merengue”

Santo Domingo
Para Wilfrido Vargas, recibir el premio Excelencia Musical el pasado martes fue una bendición y más aún, que viniera de la mano de Johnny Ventura, quien fue su inspiración en sus inicios.
El veterano músico y merenguero criollo, oriundo de Altamira, es el sexto artista dominicano en recibir esta distinción de manos de la Academia Latina de la Grabación (Laras), entidad que organiza el Grammy Latino.
La ceremonia de entrega de los premios especiales se llevó a cabo en el Four Seasons Hotel de Las Vegas, como parte de la semana del Latin Grammy.
Wilfrido Vargas fue presentado por un merenguero que admira; Johnny Ventura, quien lo llamó al escenario.
Ventura aseguró que el intérprete de “Jardinera” es uno de los músicos más talentosos que ha “parido” la República Dominicana.
“La persona que homenajeamos es uno de los músicos más talentosos de mi país. Teniendo tanto talento, no sólo se dedicó a llevar nuestra música por el mundo con dignidad, sino que se convirtió en una fábrica de grandes artistas de República Dominicana y por eso le debemos tanto, nos ha dado mucho nombre, es un gran honor haber nacido en la tierra donde él nació”, manifestó el veterano Johnny Ventura, mientras se confundían en un abrazo, dos grandes representantes de nuestra música.
Al momento de hablar, el veterano músico y merenguero de 69 años de edad y más de 40 años de trayectoria artística confesó que en sus inicios no sabía hacer merengue y justo fue ese desconocimiento que lo llevó a implantar un estilo musical que estableció la diferencia en ese momento, en el merengue.
“Yo veía la música como el aire que yo podía respirar. Yo quería hacer música con pasión y gozo y por eso comencé a tocar a los 11 años en Altamira”, contó el intérprete de “Mi medicina eres tú”.
Fue su padre, contó Wilfrido, quien le animó a aprender a tocar merenguer, porque lo de él era jazz y bossa nova. “Mi padre me dijo: Si tú no haces merengue, te tendrás que ir a Altamira otra vez a pasar hambre”, contó Vargas mientras recibía su gramófono como Excelencia Musical 2018. Hasta el momento el país cuenta con seis artistas reconocidos con este premio.



El maestro Wilfrido Vargas recibió la noche del martes el premio a la Excelencia Musical de parte de la Academia Latina de la Grabación (LARAS), en el marco de la semana de entrega del Grammy Latino 2018.
El responsable de entregar el gramófono al destacado músico dominicano fue El Caballo Mayor, Johnny Ventura, quien se despidió como miembro del Consejo Directivo del Grammy Latino.
En presencia de Gabriel Abaroa, presidente de LARAS, Ventura agradeció a Dios las oportunidades que le ha dado en la vida, entre ellas poder entregar el Premio a la Excelencia Musical a su compatriota Wilfrido Vargas.
“La persona que vamos a homenajear en este instante la vi nacer en el mundo artístico preñado de inquietudes que ha sabido mantener durante toda su existencia. Inquietudes que me han forzado a decir que de los músicos de mi país es el más talentoso, porque eso es lo que le sobra”, destacó Ventura, ante los demás homenajeados de la noche y artistas invitados al acto celebrado en el Four Seasons Hotel Las Vegas.
Resaltó que Vargas ha tenido tanto talento y le ha sobrado tanto que no solo se dedicó a llevar la música por el mundo con mucho éxito y dignidad, sino que de todo ese talento que le sobró se dedicó a ser una fábrica de grandes artistas de la República Dominicana.
“Para mí es un grandísimo honor haber nacido en la tierra donde él nació”, resaltó Johnny antes de pedir un vídeo que resumió la vida de Wilfrido.
Al recibir el gramófono, el famoso director de orquesta recordó sus inicios como estudiante de música en su natal Altamira, donde a los 11 años de edad era trompetista solista de la Banda de Música del pueblo.
“Yo no creo que haya querido ser un artista para que se me aplaudiera y ser reconocido por el público, ni tampoco por la crítica, no! Yo veía la música como el aire donde podía respirar”, filosofó el artista al recibir la estatuilla de manos de su compatriota.
Recordó que en su pueblo escuchaba música que no tenía que ver con el merengue, como la de Chet Baker, Tijuana Brass, entre otros. “Al llegar a la capital, envié a mi papá, a la ciudad de Nueva York, unas grabaciones de jazz, y otro tipo de música experimental y él no tuvo tacto, me dijo ‘qué tú vas a hacer con eso, si no haces merengue vas a tener que regresar a Altamira otra vez a pasar hambre, porque esa es la música de República Dominicana’”.
Ese consejo fue el punto de partida de una de las carreras más exitosas de la historia del ritmo dominicano y hoy el intérprete de “El loco y la luna” comparte que “el no saber hacer merengue constituyó, probablemente, la semilla de que como eso no era merengue, real y efectivamente, entonces era otra cosa, un merengue mucho más novedoso, con muchos detractores, muchos seguidores, y al parecer, lo seguidores triunfaron por encima de los detractores, muchas gracias”.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario