EE.UU. admite sacó a Falcón y lo envió a RD


Santo Domingo
La embajada de Estados Unidos reveló a este diario que el Departamento de Seguridad Nacional fue la agencia que solicitó al Gobierno dominicano la recepción del capo Augusto “Willie” Falcón, de origen cubano, quien fue enviado a República Dominicana el 6 de noviembre.
LISTIN DIARIO 
pidió información a la embajada sobre las condiciones en las que llegó el capo cubano, condenado por narcotráfico a 20 años, pena que fue cumplida en Estados Unidos.
La embajada ofreció la información y puso en contacto a este diario con el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, a quienes se le sometió un cuestionario que buscaba aclarar las condiciones en la que se trató la llegada de Falcón.
La respuesta a ese cuestionario llegó desde el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de los Estados Unidos, a la firma de Tammy Spicer, oficial de asuntos públicos de esa agencia:
“Señor, aquí está la información que puedo proporcionar: El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de Estados Unidos sacó hacia la República Dominicana al ciudadano cubano Augusto Falcón-Ramos, también conocido como Willie Falcón, el 6 de noviembre. El Sr. Falcón-Ramos ingresó a la custodia de ICE en junio de 2017 luego de su liberación de la prisión federal. El Sr.   Falcón-Ramos recibió una orden de expulsión de los EE.UU. por un juez federal de inmigración en marzo, y los tribunales posteriormente denegaron una apelación en agosto”.
El Gobierno dominicano ha declarado que la recepción del convicto se produjo a solicitud de una agencia de seguridad de los Estados Unidos, y que se trató de un acuerdo de gobierno a gobierno.
Falcón se opuso en Estados Unidos a ser enviado de regreso a su país, Cuba, porque durante los años 90 habría financiado atentados contra la vida de Fidel Castro, comandante de la revolución cubana, y temía por su vida en caso de ser enviado allí.
“La agencia solicitante fue el Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés)Ö DHS es la agencia estadounidense responsable de manejar los procesos de deportaciones con otros países alrededor del mundo”, respondió la embajada norteamericana en comunicación con LISTÍN.
La legación diplomática en Santo Domingo informó que la agencia de Seguridad Nacional es la responsable de manejar los procesos de deportaciones con otros países alrededor del mundo.
Augusto “Willie” Falcón fue una de las cabezas de la banda criminal “Cocaine Cowboys”, que durante los años 70 y 80 dominó el tráfico y venta de narcóticos en Miami, estableciendo un imperio a base de sangre derramada y balas.
 LO QUE DIJO MINISTRO DE INTERIOR Y POLICÍA
El Gobierno dominicano, a través de su ministro de Interior, José Ramón Fadul, admitió que la presencia en República Dominicana del capo cubano era ilegal ante las leyes migratorias del país, y dijo que su permanencia sería temporal. Falcón cumplió su condena en el año 2017 y desde entonces Estados Unidos estuvo buscando un lugar donde deportarlo, ya que no se trataba de un ciudadano estadounidense.
Su pena de 20 años se vio severamente reducida tras firmar un acuerdo de colaboración con las autoridades norteamericanas. “Falcón se encuentra en nuestro país, de manera transitoria, por una solicitud que hiciera una agencia de seguridad del gobierno de los Estados Unidos al DNI, bajo cuya custodia se encuentra a la espera de que se defina su destino final”, declaró en su momento el Gobierno dominicano.

Augusto “Willie” Falcón. 
En seis días el reconocido narcotraficante Augusto “Willie” Falcón cumplirá su primer mes de estancia en territorio dominicano, sin embargo su localización en la geografía nacional sigue siendo el secreto mejor guardado de las autoridades.
Luego de que los noticieros internacionales publicaran la información de que Falcón había sido enviado desde los Estados Unidos a la República Dominicana el día 6 de noviembre, tras cumplir una condena de 20 años por narcotráfico, diversos sectores han estado demandando una explicación sobre el supuesto acuerdo que se dio para recibirlo en el país.
Ante las presiones, varios funcionarios del Gobierno han reaccionado, algunos diciendo que es ilegal la estancia, también han dicho que su residencia no es permanente, mientras que otros aseguran no tener detalles del supuesto acuerdo que alegadamente se hizo de Estado a Estado.
Lo que han dicho los funcionarios
Esta semana la directora de Pasaportes, Aura Toribio, aseguró que en su gestión esa dependencia no ha registrado entrada con residencia a Falcón, y consideró que las autoridades competentes deberían dar la información sobre el ese acontecimiento.
“Nada que ver (con Falcón) en mi gestión. Aunque hay diferentes métodos para ingresar a un país y el pasaporte es un medio, pero existen las cartas de ruta. No quisiera hacer ninguna aseveración porque no tengo la certeza, pero si pienso que los organismos competentes deben dar la información de cómo entró”, respondió a la presa la funcionaria cuando fue preguntada sobre el caso.
Ayer el ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul (Monchy), admitió que el acuerdo migratorio que permite la presencia en el país de Falcón ha generado preocupación y también consideró que con el mismo se violentó las leyes migratorias del país.
En tanto que el ministro de Relaciones Exteriores, Miguel Vargas Maldonado, afirmó la semana pasada que la deportación al país de “Willie” Falcón, se produjo por un acuerdo entre los gobiernos de Estados Unidos y de Dominicana, sin que la Cancillería tenga mayores detalles del arreglo.
Falcón, quien fue líder de una poderosa red que operó en Miami en los años 80 y los 90, está residiendo en el país y solo el Departamento Nacional de Investigaciones (DNI) tiene detalles del caso, “porque se trata de un tema de seguridad nacional”, dijo Vargas.
La decisión del gobierno del presidente Medina de dar asilo en la República Dominicana al traficante internacional de drogas cubano, Willie Falcón, condenado en Estados Unidos a 20 años de prisión, los cuales estaban ya cumplidos, es difícil de entender.
Sería uno de los enigmas de la política internacional, porque aunque a la institución que han puesto a dar la cara es a la Dirección Nacional de Investigaciones, DNI, ese tema tuvo que pasar por los altos mandos de Estados Unidos, de RD y quizás también de Cuba.
Estados Unidos buscaba deshacerse de Falcón y no quería dejarlo en su territorio no siendo ciudadano del país. No lo podía mandar a Cuba porque habría sido juzgado por organizar un complot para matar al expresidente Castro, y otras intentonas fallidas.
Se dice que el narcotraficante, uno de los de mayor arraigo en el mundo de las drogas de la región, abarcando Estados Unidos y otros países de Sudamérica y Europa, pidió a sus abogados gestionar  que la RD lo aceptara, cosa que se hizo de manera irregular.
También ha corrido el rumor de que el narcotraficante Falcón tiene una hija de nacionalidad dominicana que vive aquí. Ello reforzaría la idea de que gestionaran mandarlo al territorio dominicano y no a otro país de Centroamérica.
El recién llegado era conocido en el bajo mundo de las drogas como “el vaquero de la cocaína”, señalado en un trabajo sobre el tema de LISTÍN DIARIO ayer, como una leyenda de la agrupación criminal que se movió en el mundo del narcotráfico en los años 70,80 y 90.
La Carta de  Ruta
A Falcón se le habría expedido una “carta de ruta”, que suelen extender los consulados a los dominicanos que están en lista de deportación, no tienen documentos, no tienen familiares ni han llevado el caso a los tribunales de justicia del país donde se encuentren.
Aparte de haberle dado el innominado asilo, porque no es por razones políticas, ni económicas, ni humanitarias, lo que muchos se preguntan si es que el gobierno dominicano no pudo resistir las presiones del norteamericano para salir de un problema al cual no le veía solución.
Una de las muchas malas consecuencias del paso dado por las autoridades dominicanas es que ahora  se verá a la RD como un refugio de capos de las drogas, después de que uno notable, José David Figueroa Agosto, hiciera de Santo Domingo un hábitat de lujo.
Figueroa Agosto, un apuesto boricua llamado en su país “Junior Cápsula” hizo vida pública durante varios años en el país, tuvo amigos de alto rango de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional y era un cliente habitual de restaurantes y bares de categoría.
Hasta que se produjo su espectacular escape y la captura de sus allegados en apartamentos de lujo de la capital, el DNI no supo nada de esa presencia, como tampoco en otras esferas del gobierno, pero había tanta gente ligada que Estados Unidos suavizó las indagaciones.
Entre las múltiples declaraciones hechas por los funcionarios destaca la de Sigfrido Pared Pérez, director del DNI: “Falcón se encuentra en nuestro país, de manera transitoria, por una solicitud que hiciera una agencia de seguridad del gobierno de los Estados Unidos al DNI, bajo cuya custodia se encuentra a la espera de que se defina su destino final”.
Las preguntas que van y vienen de boca en boca son los que mantendrán en el país al narcotraficante deportado de los Estados Unidos, si ese país o el DNI con los fondos de los contribuyentes dominicanos. También, quién lo protegerá de deudas desconocidas en el mundo del narcotráfico.
La situación ha sido tan desairada para el Ministerio de Relaciones Exteriores, que su titular, Miguel Vargas Maldonado, dijo desde que se le preguntó sobre el caso, que su departamento no tenía nada que ver. Sin embargo la “carta de ruta” se firmó aparentemente en la embajada dominicana en Washington, D. C.
A Falcón se le quiso introducir al país de manera secreta. El tema saltó a los medios cuando el canal repetidor de la cadena ABC en Miami lo informó el miércoles en su noticiario nocturno, cuando ya los medios escritos de comunicación dominicanos estaban en su cierre.
¿Se negoció con Cuba?
Quienes piensan que quizás los Estados Unidos negociaron primero con el gobierno de Cuba para evitar un roce con la parte dominicana que hacía el “sacrificio” de recibir al capo de drogas, alegan que no hay otra razón para el silencio del país caribeño, que ha perseguido a su listado de delincuentes hasta más allá de la muerte.
Falcón era un conspirador incansable del régimen del entonces presidente Castro; participó en un complot para asesinarlo y en muchas tentativas para desestabilizar su régimen. Aparte de su incursión en ese tema, “montó su imperio a base de terror, balas y sangre”.
La presencia del narcotraficante condenado Falcón le ha hecho un daño a la reputación de la República Dominicana y de su gobierno. Revela el doble estándar de la política norteamericana que en los últimos años ha denunciado a RD como punto del tráfico de drogas.
Las especulaciones han llovido en los últimos días. Unas vinculan las presiones de los Estados Unidos al régimen dominicano luego de la decisión del presidente Medina de restablecer las relaciones con China Popular, nexos que USA reabrió hace 40 años.
La embajadora de los Estados Unidos en Santo Domingo, Robin Bernstein, de manera cándida dijo que se enteró por la prensa “y por eso no ofreceré ninguna opinión al respecto... eso es una decisión que depende de las autoridades dominicanas”.
De esa manera la diplomática sacó del juego a su país, entiéndase al Departamento de Estado, aunque el tema correspondía más bien al Departamento de Migración. Si USA requería un favor dominicano pese a tan alto costo, los apostadores apuntarán una deuda a favor.
Presiones por PDVSA
A Estados Unidos le falta mover el expediente de Petróleos de Venezuela, PDVSA, la principal petrolera de ese país, ahora en trance porque USA ha aplicado sanciones que abarcan sus negocios. La PDVSA tiene una ligazón con la Refinería Dominicana de Petróleo, REFIDOMSA.
Las sanciones que está aplicando el gobierno del presidente Trump al del presidente Nicolás Maduro, podrían llegar al extremo de que los bancos norteamericanos con sucursales en la RD se nieguen a participar en transacciones que envuelva la petrolera del país sudamericano.
Ahí las cosas pasarían de castaño a oscuro. El presidente Trump ha establecido una cruzada contra el régimen de Maduro aunque algunas fuentes dicen que hay puntos de entendimiento. Trump no baraja pleito como se ha demostrado en sus menos de dos años en el poder.
La República Dominicana posee el 49% del accionariado de la Refidomsa, aparte de que sigue medio vigente el acuerdo multinacional de suministro de petróleo llamado Petrocaribe, por cuyo aparente mal manejo las multitudes tienen al zarandeo al gobierno del presidente Jovenel MoÔse, de Haití, que lleva un año en el poder.
A los Estados Unidos posiblemente sea grato que la RD se deshaga del maridaje que mantiene con la REFIDOMSA, empresa que podría ser apetecible para grupos económicos dominicanos con sólido cash flow y que buscan buenos nichos para hacer inversiones. Se pensaría que si la empresa deja ganancias, la parte dominicana podría también aplicar su “negociación”.
El capo narco quedó en libertad en junio pasado tras ser sentenciado a 20 años de cárcel y mantenía una batalla legal con las autoridades para evitar su deportación a su país de origen, Cuba, bajo el argumento que en ese país se enfrentaría a una muerte segura.

Finalmente, fue deportado a República Dominicana

Willy Falcón en una foto de los años 80

Augusto "Willy" Falcón, uno de los "Cowboys de la Cocaína" que operaron en el sur de Florida entre los años 80 y 90, fue deportado a República Dominicana, informó este lunes el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Falcón quedó en libertad en junio pasado tras ser sentenciado a 20 años de cárcel y mantenía una batalla legal con las autoridades para evitar su deportación a su país de origen, Cuba, bajo el argumento que en ese país se enfrentaría a una muerte segura.

Por eso, según medios estadounidenses, la deportación a República Dominicana parece ser el resultado de un acuerdo con el Departamento de Justicia para que dejara de luchar contra la deportación a cambio de poder ir a un país que no sea Cuba.

Entre los años 1978 y 1991 Willy Falcón operaba junto con Salvador Magluta y su hermano Gustavo Falcón, también de origen cubano, una de las mayores redes de narcotráfico en Estados Unidos.

Los integrantes de la banda: Augusto “Willy” Falcón, su hermano Gustavo “Taby” Falcón y Salvador “Sal” Magluta

Durante su apogeo, Falcón y Magluta eran conocidos en todo el sur de Florida como "Los Muchachos".

Los tres fueron acusados en 1991 por un jurado federal del contrabando de al menos 75 toneladas de cocaína desde Colombia hacia Estados Unidos por un valor de 2 mil millones de dólares.

Falcón y Magluta habían sido absueltos en un primer juicio, en el que posteriormente se comprobó que habían comprado a los jurados.

Falcón, quien estuvo encarcelado desde 1991, finalmente se declaró culpable de cargos de lavado de dinero y otros delitos en un acuerdo que le permitió completar su sentencia en junio de 2017.

Posteriormente, estuvo recluido en un centro de inmigración en Louisiana mientras Estados Unidos buscaba enviarlo de regreso a su país natal. Magluta en cambio no alcanzó ningún acuerdo y recibió una condena de 205 años de cárcel, que fue posteriormente reducida a 195 años.

Santo Domingo
Tras el envío de Augusto “Willy” Falcón a República Dominicana se han generado ciertas interrogantes del porqué este acusado de narcotráfico de origen cubano, fue traído al país en vez de ser llevado a su nación, Cuba.
La explicación de que no fue llevado a su país es que este pudo haber enfrentado la pena de muerte, aseguraron los abogados de uno de los jefes de una red de narcotráfico que operó desde los años 70 y hasta comienzos de los 90 y cuyos integrantes eran conocidos como los "Cowboys de la cocaína" en Miami, Estados Unidos.
A mediados de este año, los abogados de Falcón presentaron una petición a la jueza estadounidense Agnelis Reese, para insistir en el argumento de que el cubano pudiera residir en territorio estadounidense en lugar de ser deportado a su país, puesto que allí su vida corría peligro. Según un publicación en el portal de 14ymedio.com
En esta petición la defensa explicó que Falcón desempeñó un "papel clandestino en la financiación de un plan de la CIA" en la década de 1990 para "matar a Fidel Castro", por lo que su deportación implicaría una casi segura sentencia de muerte en Cuba.
Falcón, de 62 años, quien había pedido no ser enviado a su país de origen porque temía por su vida, fue aceptado este mes por las autoridades dominicanas, tras quedar en libertad en junio pasado luego de ser sentenciado a 20 años de cárcel por narcotráfico.
“Willy”, como también es llamado, operaba junto al también cubano Sal Magluta, otro notorio "Cowboy de la cocaína", ambos traficantes "clave de los carteles colombianos de la droga".


Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario