Huracán Florence: la tormenta en la costa este de Estados Unidos

FLORENCE (EE.UU.). La tormenta tropical Florence ha dejado muertes en la costa sureste de Estados Unidos y se esperan más víctimas entre aquellos que han desobedecido la orden de evacuación obligatoria y se pueden dejar llevar por la impaciencia, ante el lento castigo al que el ciclón somete a Las Carolinas.
Más de un millón y medio de personas recibieron órdenes de evacuar sus viviendas en las costas de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia, pero muchos miles decidieron quedarse y afrontar el peligro en casa, en primera línea del frente.
“Salgan de su camino”, alertó el presidente de EE.UU., Donald Trump, en un vídeo especial para instar a los ciudadanos a que no “jugasen” con un ciclón que traía “enormes cantidades de agua”.
A su advertencia se sumaron las de autoridades de todos los niveles del Estado, pero muchos las ignoraron.
Incluso horas antes de que Florence tocase tierra como huracán de categoría 1, con vientos de más de 90 millas por hora (150 kilómetros por hora), los equipos de emergencia tenían que salir a rescatar a personas cuyas casas habían sido inundadas en localidades costeras como New Bern, situada junto a la desembocadura de un río Neuse desbordado.
Poco a poco comenzaron a llegar las noticias de los fallecimientos. Los primeros, una madre y su bebé a los que se les cayó un árbol en su casa de Wilmington, a pocos kilómetros de Wrightsville Beach, donde el huracán toco tierra a primera hora del viernes.
Después llegaron casos como el de un anciano que salió de casa a ver cómo estaban sus perros de caza, o cuatro más este sábado que murieron en unas carreteras inundadas o en choques con árboles caídos por los vientos.

“No puedo decirlo más claro: las aguas están subiendo y, si no tienes cuidado, pondrás tu vida en peligro”, dijo este sábado el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper.

“No puedo decirlo más claro: las aguas están subiendo y, si no tienes cuidado, pondrás tu vida en peligro”, dijo este sábado el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper.

Esa es ahora la mayor preocupación: el desbordamiento de ríos y lagos que recogen los miles de millones de litros caídos en las últimas 72 horas en la región y que están batiendo marcas históricas de acumulación de agua.
También provoca inquietud que la gente regrese a sus casas al ver que Florence se adentra en el país y desciende paulatinamente de categoría, lo que supone que pierde la fuerza de sus vientos, pero no del agua que trae consigo.
Y, mientras, siguen llegando órdenes de evacuación obligatorias, muchos residentes que se alejaron de la costa hacia el interior regresan al litoral.
Da igual que alcaldes como Brenda Bethune, regidora de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, insistan una y otra vez en que el peligro está por llegar y pidan que nadie regrese hasta que reciban la autorización para hacerlo.
Sin hacer caso a los avisos, centenares de personas ya se han acercado hasta la playa a ver los destrozos que había causado la combinación del fuerte oleaje, la subida de la marea, el viento y las lluvias en Myrtle Beach, por donde Florence pasó en la madrugada del viernes.
Uno de ellos fue el guatemalteco Sergio Abimael Tox, que llegó a EEUU como trabajador temporal en la construcción en mayo pasado y se desplazó a Myrtle Beach para hacer unas fotos y un vídeo que tranquilizasen a su familia en su país natal.
Impaciencia y desobediencia, errores mortales ante lento castigo de Florence
Desoyendo las instrucciones de unos y otros, Tox quiso salir de casa para ver cómo estaban las cosas y aseguró a Efe no tener “miedo” de Florence, aunque para llegar a la playa seguramente haya tenido que cruzar puentes que pasan por ríos cada vez más revueltos.
Poco efecto parecían tener en los residentes también las advertencias que las autoridades de la ciudad de Fayetteville, en el interior de Carolina del Norte, hicieron de que los ríos Cape Fear y Little se pueden desbordar.
Para evitar males mayores, ordenaron la evacuación de los residentes en la ciudad, de la vecina Wade y de todo el condado de Cumberland que vivan a menos de una milla (1,6 kilómetros) del río Cape Fear pero, escasas horas después, y según pudo comprobar Efe, vecinos de la zona seguían acercándose a la rivera fluvial y cruzando los puentes.
Ni la sonora amenaza de que el caudal del Cape Fear puede subir hasta 62 pies (19 metros) parece evitar que el miedo entre en el cuerpo de la gente, un temor que, junto a la paciencia y la obediencia puede salvar muchas vidas ante un ciclón que parece que no termina de irse y se desplaza por momentos a solo 2 millas por hora (3,2 km/h), más lento que una persona caminando.

Tres niños rescatados
Image captionHabitantes tuvieron que ser rescatados de su casa inundada en James City, Virginia.

Al menos cinco personas murieron este viernes en Carolina del Norte tras la llegada del huracán Florence a la costa este de Estados Unidos, que dejó sin electricidad a unos 600.000 hogares.
Florence, que tocó tierra como huracán de categoría 1, perdió fuerza progresivamente y pasó a ser clasificado en la tarde del viernes como tormenta tropical por el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU.
Una madre y su hijo fallecieron cuando un árbol cayó sobre su casa en Wilmington. La policía confirmó que el padre resultó herido y fue llevado al hospital.




Un árbol sobre una vivienda en Wilmington, Carolina del Norte.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionUna mujer y su hijo fallecieron en Wilmington después de que un árbol cayera sobre su vivienda.

Otra mujer murió en el condado de Pender debido a un problema de salud, después de haber llamado a los servicios de emergencia y que los médicos no pudieran llegar al lugar porque la carretera estaba bloqueada por árboles. Medios locales informaron que estiman que la mujer sufrió un ataque cardíaco.
Otras dos víctimas, de alrededor de 70 años de edad, fallecieron en el condado de Lenoir. Un hombre pereció mientras trataba de conectar un generador y otro ciudadano fue derribado por el fuerte viento cuando trataba de comprobar cómo se encontraban sus perros de caza, según informó la oficina del gobernador.
Desde la pasada noche y durante todo el viernes, los equipos de emergencia salvaron a cientos de personas atrapadas por árboles o vías inundadas, especialmente en los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia.
Unas 60 personas fueron rescatadas de un hotel en peligro de derrumbe en Jacksonville después de que una gran tromba de agua derribara árboles e inundara calles cercanas.




Persona rescatadaDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionCientos de personas tuvieron que ser rescatadas de sus hogares.

Las autoridades emitieron alertas de evacuación para 1,7 millones de personas.
Más de 700.000 hogares y negocios quedaron sin luz este viernes. Las compañías eléctricas temían que la pérdida del servicio afectara a hasta tres millones de casas y que restablecerlo podría demorar días o incluso semanas.

"Una bestia no invitada"

Florence tocó tierra en la mañana del viernes como huracán de categoría 1 sobre Wrightsville Beach, Carolina del Norte, dejando lluvias torrenciales y vientos de hasta 150 kilómetros por hora.



Algunos afectados se negaban a ser evacuados porque no todos los refugios aceptan mascotas.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAlgunos afectados se negaban a ser evacuados porque no todos los refugios aceptan mascotas.

El gobernador de este estado, Roy Cooper, dijo que "comunidades enteras podrían ser barridas" por Florence. "Es una bestia no invitada que no quiere irse", dijo.
Tras el impacto de las primeras horas, los vientos de Florence se debilitaron en la tarde hasta alcanzar los 120 km/h.



Inundaciones en Carolina del Norte.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionNew Bern, en Carolina del Norte, fue una de las localidades más afectadas.

En la tarde del viernes, el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. anunció que Florence se había convertido en tormenta tropical al reducir sus vientos máximos sostenidos a 110 km/h, mientras se desplazaba lentamente por el extremo sureste de Carolina del Norte.
Las autoridades estadounidenses, sin embargo, advirtieron que sigue siendo extremadamente peligroso y que se esperan más inundaciones en otras zonas de Carolina del Norte y del Sur.



Equipos de rescate trabajan en Carolina del Norte tras el paso del huracán Florence.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos equipos de bomberos se apresuraron el viernes a rescatar a las personas que quedaron atrapadas por las inundaciones.

El gobernador de Carolina del Norte dijo que es probable que el huracán "continúe su rutina violenta en todo el estado durante días", ya que se desplaza a muy poca velocidad.
"Esperamos más días de lluvia. Nuestra prioridad ahora es rescatar a la población del peligro más inmediato, para después volver a unificar a nuestras comunidades", dijo Cooper.




Mapa trayectoria Florence 14 septiembre
Línea






Huracán Florence visto desde arriba en una imagen de la NASADerechos de autor de la imagenNASA
Image captionFlorence avanza por el Atlántico hacia la costa de Estados Unidos con vientos máximos sostenidos de 175 kilómetros y a una velocidad de 28 km por hora.

El huracán Florence se debilitó a categoría 2 en las últimas 24 horas, pero su potencial destructor sigue intacto.
Florence avanza por el Atlántico hacia la costa de Estados Unidos con vientos máximos sostenidos de 175 kilómetrospor hora y a una velocidad de 28 km por hora.
En su boletín de las 23:00 hora local (03:00 GMT del jueves), el Centro Nacional de Huracanes, o NHC por sus siglas en inglés, informó que el ojo de Florence está a 455 kilómetros al sureste de Wilmington, en Carolina del Norte, y a 520 de Myrtle Beach, en Carolina del Sur.
Florence "se acercará a las costas de Las Carolinas este jueves" y "luego se moverá cerca o por sobre" la línea costera entre el jueves por la noche y el viernes, indicó el NHC.
Pero ¿por qué sigue siendo tan peligroso si se debilitó? La clave está en la clasificación de los huracanes, que se basa solo en un criterio y no delata su capacidad de causar enormes daños y pérdidas de vida.

Categorías 1 a 5








Ilustración de la trayectoria del huracán Florence

Las divisiones fueron creadas por el ingeniero civil estadounidense Herbert Saffir, en 1969, con el fin de predecir posibles daños a estructuras basándose en la velocidad del viento.
La escala fue luego expandida por Robert Simpson, exdirector del Centro Nacional de Huracanes, pero sigue basándose en un único criterio, la velocidad del viento.
Un huracán categoría 1 debe tener vientos sostenidos de entre 119 y 153 km/h, mientras que uno de categoría 5 tiene vientos sostenidos de 250 km/h o más.
Si la velocidad es menor a 119 km/h el fenómeno se considera una tormenta y no un huracán.
"La diferencia entre tormentas y huracanes es la velocidad del viento. Una vez que lleguen los vientos sostenibles, es decir, que se mantengan por un minuto o más, a 74 millas (119 km), ya es categoría 1 de huracán", señaló a BBC Mundo la climatóloga Ahira Sánchez Lugo, de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, NOAA.

En un huracán de categoría 5 se espera que un alto porcentaje de las casas sean destruidas y gran parte de la zona sea inhabitable por semanas o meses, según el NHC.
El último huracán categoría 5 que tocó tierra en Estados Unidos fue el huracán Andrew en 1992.
El huracán María, que dejó casi 3.000 muertos en Puerto Rico el año pasado, fue categoría 4.

Marejada ciclónica

Florence es actualmente un huracán categoría 2. Según el NHC estos huracanes están acompañados de "vientos extremadamente peligrosos que pueden causar daños extensos".
Los meteorólogos advierten que un huracán puede ser muy peligroso más allá de su categoría, como quedó demostrado con el huracán Sandy en 2012.







Plástico con un cartel que dice "Vete Florence", en un casa con las ventanas tapadas con paneles de madera compensadaDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionFlorence "se acercará a las costas de Las Carolinas este jueves" y "luego se moverá cerca o por sobre" la línea costera entre el jueves por la noche y el viernes, indicó el Centro Nacional de Huracanes.

Sandy llegó a territorio estadounidense con categoría 2 pero causó inundaciones y dejó más de 50 muertos en Haití, más de 60 en Estados Unidos y al menos 11 en Cuba.
El huracán Harvey, por otra parte, fue reclasificado a categoría 3 poco después de alcanzar Texas el año pasado, pero las intensas lluvias en los días posteriores causaron inundaciones y más de 80 muertes.
En el caso de Florence, "se esperan pocos cambios en la fuerza antes de que el centro del huracán llegue a la costa", señaló el NHC.
Los meteorólogos advierten, sin embargo, que el huracán mantiene su potencial de marejadas ciclónicas a lo largo de las costas de Carolina del Norte y Carolina del Sur y puede estacionarse causando intensas lluvias en amplias zonas de la costa sureste estadounidense.







Costa de Wilmington, en Carolina del NorteDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionCosta de Wilmington, en Carolina del Norte. Florence mantiene su potencial de marejadas ciclónicas a lo largo de las costas de Carolina del Norte y Carolina del Sur y puede estacionarse causando intensas lluvias.

Una marejada ciclónica es una inundación costera causada fundamentalmente por vientos que empujan la superficie oceánica y hacen que el agua se eleve por encima del nivel nivel habitual del mar.
El NHC alertó que "existe la posibilidad de inundaciones que amenacen la vida" debido a un aumento del nivel del mar "moviéndose tierra adentro" en las próximas 48 horas.
La marejada ciclónica causará que áreas que son normalmente secas cerca de la costa "se inunden por un aumento del nivel" del mar que podría alcanzar entre 9 y 13 pies (2,7 a 4 metros) de altura desde Cabo Fear en Carolina del Norte a Cabo Lookout en el mismo estado, con "grandes y destructivas olas", según previsiones meteorológicas.
Además se espera que Florence se estacione produciendo lluvias intensas con acumulaciones totales de lluvia de entre 20 y 30 pulgadas (50-76 centímetros).

"Un puñetazo de Mike Tyson"

Los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia y Georgiacontinúan labores de evacuación y preparativos ante la inminente llegada de Florence.







Daños a construcciones en la costa este de Estados Unidos causados por el huracán SandyDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn 2012, el huracán Sandy llegó a territorio estadounidense con categoría 2 pero causó inundaciones y dejó más de 50 muertos en Haití, más de 60 en Estados Unidos y al menos 11 en Cuba.

Las autoridades ordenaron la evacuación de más de millón y medio de personas en las zonas costeras de esos cuatro estados, y según las estimaciones preliminares, cerca de 3,6 millones de usuarios podrían quedarse sin electricidad, alguno de ellos durante semanas, la mayoría en la zona este de Carolina del Norte.
"Esto no va a ser un arañazo, esto va a ser un puñetazo de Mike Tyson a la costa de las Carolinas", señaló Jeff Byard, director asociado de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), en referencia al excampeón mundial de boxeo.
"Puede ser la tormenta más peligrosa de la historia de las Carolinas".







raya

Cómo se forman los huracanes









Image caption
Trayectoria del huracán Florence
Su intensidad, su tendencia a estancarse y la gran población que podría afectar, hacen que el poder destructivo del huracán Florence sea un gran motivo de preocupación para las autoridades estadounidenses.

El tamaño del huracán Florence es "asombroso [...] Podría cubrir varios estados fácilmente con solo las nubes. Esto no es solo un evento costero".
Esa fue la advertencia que lanzó Ken Graham, director del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) de Estados Unidos, sobre el huracán Florence, que se espera toque tierra este jueves en el sureste del país como una tormenta de categoría 4.
Pero Graham no es el único que se ha expresado de forma contundente sobre el poder destructivo de Florence.
"Esta tormenta es un monstruo", afirmó el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper. "Es enorme y violento".
"No se ha visto nada como lo que nos viene en 25 o 30 años, tal vez nunca. Es tremendamente grande y tremendamente húmeda. Grandes cantidades de agua", dijo por su parte el presidente Trump en el Despacho Oval tras reunirse con las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) y de la agencia de gestión de emergencias FEMA.









Donald TrumpDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl presidente Trump canceló actos de campaña que tenía previstos para el jueves y el viernes con motivo de las elecciones legislativas que se celebrarán en noviembre.

Más de un millón y medio de personas han recibido órdenes de evacuar sus viviendas en las costas de Virginia, Carolina del Norte y del Sur, a medida que se aproxima Florence.
Sin embargo, la amenaza también llega al interior, donde el riesgo de inundaciones se extenderá hasta la próxima semana en algunas zonas de Tennessee, Georgia, Virginia Occidental, Ohio, Pensilvania, Maryland y el Distrito de Columbia, donde se encuentra la capital, Washington.
Según John Johnson, gerente de una ferretería en Charleston, Carolina del Sur, la gente se ha llevado cientos de baterías, linternas, lonas plásticas y sacos de arena. Algo similar ocurre en las estaciones de gasolina, donde algunas se han quedado sin combustible por la alta demanda de vehículos de civiles y agencias del estado.
A continuación BBC Mundo explica por qué los expertos consideran que el huracán Florence es una tormenta "extremadamente peligrosa" que podría causar numerosas pérdidas humanas y materiales.









Personas entrando a un refugio de la ciudad para protegerse del huracán Florence.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMás de un millón y medio de personas han recibido órdenes de evacuar sus viviendas en las costas de Virginia, Carolina del Norte y del Sur.

1. Su intensidad

Los vientos de Florence han mantenido una velocidad máxima sostenida de 220 km/h y se espera que continúe la tendencia a la intensificación de la tormenta.
Se mueve a cerca de 28 km/h y seprevé que disminuya su velocidad "considerablemente entre la tardedel jueves y el viernes" al tocar tierra, señaló el NHC.
Esta es la tormenta más poderosa en amenazar a las Carolinas en casi tres décadas.
Los huracanes Hugo, en 1989, y Hazel, en 1954, causaron tanta devastación que sus nombres fueron retirados de la lista de nombres de huracanes.









Surfistas caminando en playas de Carolina del Sur.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos surfistas aprovechan la cercanía del huracán Florence para disfrutar de las olas en las playas de Carolina del Sur.

Desde 1851, las Carolinas solo han sido afectadas por una decena de tormentas de, al menos, categoría 3. Seis de esas tormentas han afectado a los dos estados en la misma ocasión.
Rob Fowler, jefe de meteorología de la cadena WCBD-TV en Carolina del Sur, le dijo a la BBC que Florence estaba creciendo y que incluso se sentiría el impacto a 160 kilómetros de distancia.
Los expertos del Centro Nacional de Huracanes (NHC) alertaron sobre la posibilidad de que el sistema genere una "marejada ciclónica que ponga en peligro las vidas humanas a lo largo de las costas de Carolina del Norte y Carolina del Sur".
El aumento del nivel del mar podría alcanzar entre 2,7 m a 4 m en algunos puntos y no se descarta una cifra más elevada.
Para poner las cosas en perspectiva, cualquier marea de tormenta de más de 3,6 m es "mortal", dijo el director del NHC, Ken Graham.









Joven llenando un saco de arena con ayuda de una mujer.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEn Charleston, Carolina del Sur, la gente se ha llevado de las tiendas cientos de baterías, linternas, lonas plásticas y sacos de arena.

2. El pronóstico de que se va a "estancar"
De acuerdo con el pronóstico del NHC, una alta presión que se situará sobre Nueva Inglaterra cuando Florence toque tierra, hará que la tormenta no pueda seguir su trayectoria hacia el norte.
Eso podría hacer que se comporte como el huracán Harvey en 2017 en Texas, que se estancó entre la costa y tierra firme durante varios días, produciendo lluvias intensas e inundaciones catastróficas.
Cuanto más tiempo pasa un huracán sobre un mismo lugar, más lluvia arroja, saturando el terreno.
Así, esta "lluvia podría ocasionar inundaciones repentinas que amenacen la vida humana", advirtió el NHC.
Se espera que Florence, que se mueve hacia el oeste-noroeste, produzca acumulaciones totales de lluvia de entre 38-63 centímetros, con cantidades aisladas de 89 cm en Carolina del Norte, Virginia y el norte de Carolina del Sur hasta el próximo sábado.
Esto es aún más preocupante si se considera que gran parte de las Carolinas ya están saturadas de lluvia por las grandes precipitaciones registradas en los últimos meses y la tierra no puede absorber mucha más agua.









Calles inundadas en Charleston por cuenta del huracán Hugo.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAsí quedaron las calles en Charleston, Carolina del Sur, después del paso del huracán Hugo, en 1989.

3. Millones de personas a su paso
Solo entre las Carolinas y el estado de Virginia, los tres estados que han recibido órdenes de evacuación en sus zonas costeras, viven cerca de 25 millones de personas.
Para 1989, cuando Hugo golpeó a ambos estados -a Carolina del Sur con categoría 4 y Carolina del Norte con categoría 1-, los daños fueron por cerca de US$7.000 millones.
Solo en Carolina del Sur se perdieron cerca de 3.300 viviendas.
En esa época, vivían entre los dos estados cerca de diez millones de personas, cinco millones menos que hoy en día.
"Muchas de estas personas aquí no han visto una tormenta de esta fuerza", afirma Chad Myer, metereólogo de CNN.
Esa falta de experiencia con los huracanes de muchos de los habitantes de la zona que quedará afectada por Florence también preocupa a los expertos.









FlorenceDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionDe acuerdo con el pronóstico del NHC, una alta presión que se situará sobre Nueva Inglaterra cuando Florence toque tierra, hará que la tormenta no pueda seguir su trayectoria hacia el norte.
raya
Florence









Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionAsí se ve a Florence desde el espacio.

La costa sureste de Estados Unidos está en alerta ante la llegada esta semana del huracán Florence, que se prevé sea una de las tormentas más intensas en azotar la región en décadas.
El gobernador de Carolina del Sur, Henry McMaster, ordenó la evacuación de todo el litoral del estado -casi un millón de personas-, mientras que Carolina del Norte y Virginia declararon estado de emergencia.
Las autoridades esperan que Florence toque tierra como un gran huracán con vientos de al menos 180 km/h en algún lugar entre Carolina del Norte y Carolina del Sur el jueves.
A mediodía de este martes en EE.UU., el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) reportaba que Florence, como huracán de categoría 4 de un máximo de 5 en la escala Saffir-Simpson, con ráfagas sostenidas de hasta 215 km/h.
El NHC calcula que el sistema seguiría fortaleciéndose hasta alcanzar categoría 5 conforme atraviesa las aguas cálidas del Atlántico.










Imágen satelital del huracán.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLos meteorólogos alertan del peligro para la costa de Estados Unidos.

Lluvia e inundaciones

Sería la primera tormenta categoría 4 o 5 en azotar esa parte de la coste este de EE.UU. desde que Hugo devastó Carolina del Norte en 1989, causando 49 muertes y daños por valor de US$7.000 millones.
NHC calificó a la tormenta Florence de un evento meteorológico "extremadamente peligroso".
Y calculan que puede dejar niveles catastróficos de lluvia e inundaciones a las regiones costeras y del interior.









Mapa huracánDerechos de autor de la imagenMAP
Image captionEl huracán podría alcanzar categoría cinco.

El CNH dice que "existe un riesgo cada vez mayor de que Florence traiga consecuencias mortales: marejada en la costa, inundaciones de agua dulce a causa de lluvias intensas y prolongadas en tierra, y vientos huracanados peligrosos".
El meteorólogo Dan Miller, del NHC, dijo al diario The State, en Carolina del Sur, que "algunos van a sufrir daños devastadores si la tormenta continúa como se prevé".
Los expertos temen que una vez que toque tierra, Florence se quede encallado unos días en en la zona de impacto, produciendo inundaciones catastróficas.









BarcoDerechos de autor de la imagenCALEDON RABBIPAL
Image captionEn la base de Norfolk, la instalación naval más grande del mundo, se están preparando para enviar a los barcos a enfrentar la tormenta en el mar.

Debido al huracán, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló el mitin en el que iba a participar el viernes en Misisipi.

Estados de emergencia

Además de la evacuación ordenada en Carolina del Sur, funcionarios de Carolina del Norte ordenaron el lunes la evacuación de la cadena de islas de los Outer Banksmientras el gobernador describió a su estado como "el blanco" de la tormenta.
En los supermercados de las comunidades cercanas a la costa se han registrado largas filas que han dejado estantes vacíos y agotado las existencias de agua, pilas y madera.
La agencia estatal de gestión de emergencias de Carolina del Sur dijo el domingo que se están "preparando para la posibilidad de un desastre a gran escala".









Residentes de Carolina del Sur comprando gas.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLos residentes de Carolina del Sur se preparan con provisiones para el huracán.

"Pretendan, asuman, supongan que un gran huracán viene directo a Carolina del Sur y que se va a adentrar bastante", dijo el gobernador McMaster.
En Carolina del Norte, el gobernador Roy Cooper suspendió las restricciones de transporte agrícola para que los agricultores puedan mover sus productos más rápidamente.
"Durante la cosecha, el tiempo es esencial. Tomar acciones hoy puede evitar pérdidas debido a Florence", señaló.
Las autoridades instalaron banderas rojas para avisar a los bañistas del peligro en las playas por la marejada del huracán, mientras los residentes de las zonas costeras colocan sacos de arena en las puertas de sus hogares y tablones de madera en las ventanas.
En la base de Norfolk, la instalación naval más grande del mundo, se preparaban para enviar a los barcos a enfrentar la tormenta en el mar.









Casa con ventanas tapadas.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionEn los supermercados de la zona la gente hizo fila para comprar madera para cubrir las ventanas de sus casas.

Isaac y Helene

Otras dos tormentas seguían a Florence por el Atlántico: Helene e Isaac.
Helene se desplazaba rápidamente hacia el oeste-noroeste con una velocidad de traslación de 14 millas por hora (22 km/h) y se espera que gire hacia el norte-noroeste a partir del miércoles y jueves próximos.
Isaac, por su parte, se movía hacia el oeste con la previsión de que atraviese las Antillas Menores y el este del Caribe el jueves.
Los expertos del NHC detallaron que Isaac se vaya fortaleciendo hasta que se debilite a partir de la mitad de esta semana, mientras se aproxima a las Antillas Menores.









Mapa del Atlántico con la ubicación de los huracanes.Derechos de autor de la imagenNOAA
Image captionLos huracanes Isaac y Helene siguen a Florence en el Atlántico.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario