"Entrenar a niños para cometer tiroteos masivos": la nueva acusación contra Siraj Wahhaj, el hombre que mantenía a 11 niños desnutridos en un desierto de EE.UU.

Lucas Morton y Siraj Ibn Wahhaj fueron detenidos en el campamento en el que vivían 11 menores de edad bajo condiciones miserables.

Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLucas Morton y Siraj Ibn Wahhaj fueron detenidos en el campamento en el que vivían 11 menores de edad desnutridos y sin acceso a agua corriente ni electricidad.

En el mugriento remolque no solo encontraron a 11 niños desnutridos, sino también armas de fuego y un improvisado campo de tiro.
La policía arrestó a dos hombres e interrogó a cinco mujeres tras haber allanado el pasado viernes el lugar, en un terreno desértico de Nuevo México (EE.UU.).
Uno de los detenidos, Siraj Ibn Wahhaj, de 39 años, estaba "fuertemente armado con un rifle AR15, cinco cargadores de 30 cartuchos y cuatro pistolas cargadas", informaron las autoridades.
El FBI y agencias estatales lo buscaban desde hacía meses tras haber sido acusado de secuestrar a su hijo de 4 años, Abdul Ghani Wahhaj.
En los días posteriores a su arresto, la fiscalía dijo este miércoles tener motivos para creer que el sospechoso entrenaba a los niños para cometer tiroteos masivos en escuelas.
Los fiscales introdujeron una moción para pedir que Wahhaj se mantenga detenido sin derecho a fianza hasta su audiencia preliminar.


Los niños estaban viviendo en un remolque en medio del desierto de Nuevo México, cerca de la localidad de Amalia (EE.UU.).Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLos niños estaban viviendo en un remolque en medio del desierto de Nuevo México, cerca de la localidad de Amalia (EE.UU.).

Además lo investigan por la muerte de un niño, cuyos restos en descomposición fueron hallados por agentes el lunes, cuando allanaron el remolque por segunda vez.
Hasta el miércoles, las autoridades no habían confirmado la identidad del menor de edad.
Sin embargo, una campaña de recaudación de fondos publicada en Facebook por el abuelo de Abdul Wahhaj, pide colaboraciones para pagar los costos funerarios del niño.
"Hakima (la madre del niño) está pidiendo colaboración para ayudar a pagar sus arreglos funerarios, costos de viajes y continuar pagando los costos por servicios legales", dice la campaña, subida al sitio web Go Fund Me.

mapa

"Futuros tiroteos masivos"

En el recurso introducido por la fiscalía, señalan que uno de los padres adoptivos de uno de los 11 niños "declaró que el acusado había entrenado al menor de edad para usar un rifle de asalto como preparación para futuros tiroteos masivos en escuelas".
Razón por la cual, argumentan en el documento, Wahhaj "representa un peligro para la comunidad".


Ropa y escombrosDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLos niños vivían en condiciones de miseria, informaron las autoridades.

Wahhaj y otros cuatro adultos se enfrentan a 11 cargos por abuso infantil que podrían conllevar hasta 33 años de prisión.
La fiscalía señaló que los menores, con edades entre 1 y 15 años, no tenían acceso a agua corriente, ni electricidad, vestían harapos y parecían no haber comido en días.
"Las armas de fuego cargadas que encontró la policía estaban a fácil alcance para los 11 niños", detalla la moción.
Los menores de edad se encuentran bajo protección gubernamental, dijo la oficina del alguacil del condado de Taos (Nuevo México).
Una pareja de propietarios de un terreno adyacente declaró a medios locales que Wahhaj y los demás se instalaron allí en diciembre del año pasado.
Tanya y Jason Badger aparecieron en el reporte televisivo de KOB4 caminando por lo que parece ser un campo de tiro y señalan casquillos de armas de fuego dentro de contenedores.

Una desaparición

La búsqueda de Abdul Ghani Wahhaj empezó hace nueve meses en Jonesboro (Georgia), cuando su madre reportó a la policía que su esposo se llevó al niño de paseo al parque y nunca volvieron.
La policía dio con su padre en el remolque luego de haber recibido un mensaje el pasado jueves que creen provino de allí y que decía: "Estamos hambrientos y necesitamos comida y agua".


Abdul-ghani WahhajDerechos de autor de la imagenNATIONAL CENTER FOR EXPLOITED AND MISSING CHILDREN
Image captionAbdul Ghani Wahhaj fue reportado como desaparecido el pasado 29 de noviembre de 2017.

Las autoridades dijeron creer que el niño llevaba "varias semanas" en el sitio.
En una transmisión de Facebook Live, la madre del niño, Hakima Ramzi, pidió ayuda para encontrar a su hijo y dijo que estaba "muy enfermo" y en "urgente necesidad de sus medicinas", ya que el menor de edad sufre de convulsiones.
Al momento del arresto, los adultos en el remolque no compartieron información sobre el paradero del niño, según dijo la policía.
Aunque no confirmó su identidad, el alguacil de Taos, Jerry Hogrefe, dijo con la voz quebrada el martes: "Encontramos los restos (de un cuerpo de un niño) ayer (lunes), el día del cumpleaños número 4 de Abdul".




Once niños de entre 1 y 15 años fueron rescatados en el estado estadounidense de Nuevo México luego de que agentes asaltaran un complejo improvisado ocupado por “extremistas” armados, afirmó la policía.

En esta fotografía del 3 de agosto de 2018 proporcionada por el Departamento de Policía del condado de Taos, en Nuevo México, se muestra un complejo donde 11 niños fueron hallados viviendo en condiciones deplorables. (Taos County Sheriff’s Office via AP)

Dos hombres fueron detenidos en el lugar, donde también se hallaban los niños. “Encontramos a los niños en las condiciones de vida y de pobreza más tristes que he visto”, comentó un oficial.
La operación apuntó inicialmente a rescatar a un niño secuestrado tres años atrás, según la oficina del alguacil del condado de Taos, en Nuevo México.
La investigación comenzó el año pasado en el lado opuesto del país, en Jonesboro, Georgia, donde Siraj Wahhaj, de 39 años, nativo del condado de Clayton en ese estado del sureste, fue acusado de secuestrar a su pequeño hijo, que finalmente no fue encontrado en el complejo.

Siraj Wahhaj. (Taos County Sheriff’s Office via AP)

La madre del niño dijo a la policía que su hijo, que según ella padecía convulsiones y retrasos cognitivos y de desarrollo, fue al parque con su padre Wahhaj en diciembre pasado y nunca regresó.
El 2 de agosto, el alguacil del condado de Taos, Jerry Hogrefe, emitió una orden de búsqueda que describía “un complejo improvisado rodeado de neumáticos y tierra” en una subdivisión donde se creía que estaban Wahhaj y Lucas Morten, un adulto.

Lucas Morten. (Taos County Sheriff’s Office via AP)

El FBI había proporcionado información y vigilancia en el lugar, pero “no creía que hubiera suficiente causa probable para ingresar en la propiedad”, dijo Hogrefe.
“Todo eso cambió cuando un detective de Georgia nos transmitió un mensaje que razonablemente creímos que venía de alguien que se hallaba en el complejo: el mensaje simplemente decía ‘estamos muriendo de hambre y necesitamos agua y comida’“, declaró el alguacil en un comunicado.
“Sabía que no podíamos esperar a que otra agencia interviniera y tuvimos que verificar esto lo antes posible”, agregó.
El oficial describió que la operación fue planificada con especial cuidado de la seguridad de los policías, porque les había llegado información de que “los ocupantes probablemente estaban fuertemente armados y eran considerados extremistas de la creencia musulmana“.

Así es el campamento donde estaban recluidos los niños/Vía Yahoo UK.

– Sin agua fresca ni comida –

En la mañana del 3 de agosto, una docena de oficiales ingresaron al lugar, donde descubrieron a los dos hombres con un rifle AR-15, cinco cargadores de 30 cartuchos y cuatro pistolas cargadas, incluida una en el bolsillo de Wahhaj.
La policía encontró muchas más municiones en el desvencijado escondite, al que describió como “un pequeño remolque de viaje enterrado en el suelo, cubierto de plástico, sin agua, tuberías ni electricidad”.
“La única comida que vimos fueron unas pocas patatas y una caja de arroz en el sucio tráiler”, señaló Hogrefe.
“Pero lo más sorprendente y desgarrador fue cuando el equipo localizó a un total de cinco adultos y 11 niños que parecían refugiados de países del tercer mundo“.
“No solo no tenían comida ni agua fresca, sino tampoco zapatos, carecían de higiene personal y básicamente se vestían con trapos sucios”.
La redada se realizó sin que se produjeran mayores incidentes ni heridos, indicó la policía.
Morten fue acusado de albergar a un fugitivo y Wahhaj de secuestro de menores.
Tres mujeres que se cree que son familiares de los niños, que ahora están bajo custodia de protección, también fueron detenidas para ser interrogadas, y fueron puestas en libertad en espera de nuevas investigaciones.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario