2 drones con explosivo C4 y 6 detenidos: los primeros detalles oficiales de la investigación del atentado a Nicolás Maduro


Néstor Reverol.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionEl ministro Reverol muestra el tipo de dron usado en el "atentado".

El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, aseguró este domingo que seis personas han sido detenidas por lo que el gobierno considera como un atentado contra el presidente Nicolás Maduro.
Reverol afirmó que dos drones cargados con un kilo de explosivo C4 cada uno detonaron cerca del acto militar que presidía Maduro el sábado.
"Tenemos seis detenidos y varios vehículos incautados. Se han realizado allanamientos a varios hoteles de la capital. Hemos incautado evidencia fílmica de presuntos colaboradores de este hecho. Están identificados los autores materiales e intelectuales", afirmó Reverol.
Entre los detenidos, afirmó, hay una persona que recibió recientemente una medida de gracia por parte de la Justicia y otra a la que el ministro vinculó con el asalto y el robo de armas a un cuartel militar, hace justo un año.
Reverol los acusó de "terrorismo y de intento de magnicidio en grado de frustración".


Efectivos policiales.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa policía ya ha detenido a 6 personas, según el ministro del Interior.



"Cada una de estas aeronaves tenían aproximadamente 1 kilo de explosivo C4", dijo.
Se espera que este lunes el fiscal general, Tarek William Saab, dé más detalles de los detenidos.
El presidente Maduro acusó el sábado a factores de la "ultraderecha" de Colombia, Venezuela y Estados Unidos de estar detrás del ataque y responsabilizó en concreto al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que negó toda implicación.







Nicolás Maduro.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl presidente Maduro lució vulnerable ante lo que el gobierno considera como un "atentado".

La rápida reacción de sus guardaespaldas tras la explosión no evitó que Nicolás Maduro apareciera vulnerable.
De acuerdo con la versión oficial sobre el atentado ocurrido el sábado durante un desfile militar en Caracas, uno de los dos drones usados para el ataque explotó muy cerca del escenario donde hablaba el presidente.
Maduro salió ileso, pero el hecho dejará en el recuerdo una imagen que revela la dimensión del conflicto político en el que está inmerso Venezuela.
"Fue un evento televisivo muy impactante en lo simbólico", le dijo a BBC Mundo Dimitris Pantoulas, analista político experto en Venezuela y en el chavismo.
El susto de la esposa del presidente, Cilia Flores, la reacción de los guardaespaldas de Maduro y la estampida de algunos miembros de la Guardia Nacional que participaban en el desfile fueron material para los ingeniosos creadores de memes en un domingo de agosto de periodo vacacional.

Pero el hecho fue insólito.




Vladimir Padrino.Derechos de autor de la imagenEPA
Image captionEl ministro de Defensa, Vladimir Padrino, mostró su respaldo al presidente.

"Muestra a un presidente vulnerable, atacado con un dron, las fuerzas armadas se disuelven de repente… La imagen de que sufre un atentado no es muy común", agregó Pantoulas.
Para el experto no sólo es una señal de la inestabilidad del gobierno en la peor crisis económica del país en la historia reciente, sino también de la oposición y de la desesperación de sectores extremistas.

Cohesión interna

Tras ganar en mayo unas elecciones presidenciales en las que no participó gran parte de la oposición por considerar que no eran unos comicios justos ni limpios, Maduro había anunciado algunas reformas para tratar de mejorar la economía del país.
A partir del 20 de agosto está prevista una reconversión monetaria de un país en hiperinflación y se esperan más medidas relacionadas con el precio de la gasolina (la cual es repartida casi gratis).
Esta semana se aprobó una flexibilización del estricto control de cambio.
La oposición se muestra crítica con esas medidas que ahora pueden quedar de nuevo en un segundo plano ante el discurso de la conspiración política.
El gobierno chavista justifica los problemas económicos del país, e incluso los del suministro eléctrico, con guerras financiadas desde el exterior.
Desde este sábado podrá reforzar esas posiciones que pueden generar cohesión interna entre el chavismo. Algunos de sus componentes se habían mostrado críticos durante el reciente congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que finalmente reafirmó el poder de Maduro, sustituto del histórico Hugo Chávez.




Néstor Reverol.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionEl ministro del Interior, Néstor Reverol, muestra el modelo de dron usado en el "atentado".

El sábado, Maduro ya acusó al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y a sectores desestabilizadores de Florida, en Estados Unidos.
Muchos críticos del gobierno sopesan la teoría de la conspiración, del "autoatentado". En Venezuela, el fallecido Hugo Chávez solía hablar de intentos frustrados de asesinarle.
De existir, sin embargo, no llegaron tan lejos como el del sábado.




Imagen de TV.Derechos de autor de la imagenEPA
Image captionMomento de la estampida de los agentes de la Guardia Nacional en el desfile tras la explosión.

Lo que seguro reveló el suceso que el gobierno califica como un "intento de magnicidio en grado de frustración" es la debilidad del sistema de seguridad, aunque este domingo en la televisión estatal se elogiaba a los sistemas de inhibición como parte del éxito de que se desbaratara el atentado.
La estampida de los agentes de la Guardia Nacional, además de generar bromas y memes en Internet, deja también en entredicho a las Fuerzas Armadas.

Sucesión de conspiraciones

Si se confirma la versión del gobierno, el del sábado sería un paso más en una sucesión de conspiraciones, que incluyen intentos de alzamiento de policías y soldados.
En junio de 2017, el miembro de la policía científica Óscar Pérez robó un helicóptero, sobrevoló el centro de Caracas y lanzó artefactos a las sedes del Tribunal Supremo y del Ministerio Público (Fiscalía), dejando mal de nuevo a las fuerzas de seguridad.




Oscar PérezDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl expolicía Oscar Pérez lideró una rebelión hasta que murió en enero por disparos de las fuerzas de seguridad.

Pérez inició así una fuga de renegado durante meses. Junto a su grupo, con el que buscaba recuperar la libertad de Venezuela, según decía en los videos publicados en redes sociales, se sumergió en la clandestinidad.
En enero de este año ya no pudo evitar más a las fuerzas de seguridad. Pérez murió durante un enfrentamiento del que se desconocen los detalles. Algunas organizaciones acusan al gobierno de haberlo asesinado.
Hace justo un año, otro grupo de integrantes de las fuerzas armadas asaltó el Fuerte Paramacay y robó armamento. Uno de los alzados participó en el atentado de este sábado, según dijo el ministro del Interior, Néstor Reverol.
En un país que sabe de golpes de Estado -tres intentos fallidos en los últimos 26 años- reapareció el fantasma del derrocamiento por el descontento en parte del Ejército.
La oposición institucional rechaza soluciones violentas, pero ha hecho llamamientos a las fuerzas armadas para "reconstruir el hilo constitucional"
La agencia Bloomberg informó en junio que antes de las elecciones presidenciales del 20 de mayo existía un plan llamado Operación Constitución para deponer a Maduro y llevarlo a juicio.




Soldados.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl descontento social ha llegado a los cuarteles con detenciones y acusaciones de conspiración.

Unos 30 oficiales fueron detenidos, algunos acusados de traición, una vez descubierto el plan. El tribunal militar aseguró que tuvieron respaldo desde Colombia y Estados Unidos.
El senador estadounidense Marco Rubio, quien parece estar detrás de la dura posición del presidente Donald Trump contra el gobierno de Venezuela, ha hablado abiertamente de respaldar una rebelión militar.
En los últimos meses se han sucedido las detenciones por lo que dentro de los cuarteles reconocen como "intentonas golpistas".
Hay decenas de militares detenidos desde el inicio de año, algunos de ellos de alto rango, según los abogados que defienden a muchos de ellos en los tribunales castrenses.
También el mayor general retirado Miguel Rodríguez Torres, ministro del Interior de 2013 a 2014, compañero de armas de Hugo Chávez en el fallido intento de golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 y desde hace algunos años crítico con el gobierno de Maduro.
Rodríguez Torres está "incurso en acciones contra la paz y la tranquilidad públicas, y en conjuras y complots que perseguían la intención aviesa de atentar contra la unidad monolítica de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana", dijo el gobierno en un comunicado tras su detención en marzo.




Pintada.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl conflicto social en Venezuela va de la mano del político y el económico por el descontento.

El 28 de febrero, Maduro firmó dos decretos en los que degrada o expulsa del Ejército a un total de 24 miembros de la fuerza armada.
Entre las razones esgrimidas está "haber Intentado por medios violentos cambiar la forma republicana de la Nación".

El "temor a la implosión"

"El gobierno debe temer a la implosión y a sus enemigos internos y externos, que están activos", dijo a BBC Mundo el analista Luis Vicente León, que cree que un golpe o un atentado "no es descabellado".
Para el analista Dimitris Pantoulas, todas estas conspiraciones son resultado tanto de la inestabilidad del gobierno como de la de la oposición, fragmentada y en busca ahora de una nueva estrategia en el arranque del segundo mandato de Maduro y sin salidas electorales en el futuro cercano.
"No hay liderazgo de la oposición parlamentaria o democrática, por lo que aumentan las ideas y los intentos extraconstitucionales de atentados, conspiraciones, golpes, fantasías e intervenciones militares", dijo a BBC Mundo.




Nicolás Maduro.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl analista Dimitris Pantoulas cree que ahora Maduro puede volver a encargarse más de las conspiraciones que de tratar de gobernar.

"El gobierno corta las libertades, deja espacios pequeños, que no se llenan por la oposición formal, y surge la tercera ala", afirma.
Y todo esto genera inestabilidad que afecta no sólo a la dirigencia gobernante.

"Es un país ingobernable con tensiones y con extremistas. Vamos a ver más cosas parecidas. Va a ser lo cotidiano y es muy malo para un país", vaticinó Pantoulas.
Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario