La casita de la medalla de oro


 Lincol Manuel Castillo y Ramón Rodríguez
Bayaguana
“Cuando subí al cuadrilátero, lo primero que pensé fue en mi hijo de apenas dos años y luego confié en las orientaciones que me dio mi madre antes de partir a los  Juegos del Caribe. El resultado fue la obtención del oro para la República Dominicana”.
Así se expresa la judoca Estefanía Soriano rodeada del cariño y la alegría de su familia y decenas de vecinos que acudieron el sábado  a su humilde casucha ubicada en el barrio “Las 100 Casitas” de este municipio.
 Ella vive en  una estrecha vivienda propiedad de una tía, en compañía de su madre, tres hermanos y su pequeño hijo de dos años. Es la judoka de oro de los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe.
Soriano lleva 14 años dedicada al rudo deporte con su entrenador Ruddy Contreras, quien la reclutó para que formara parte del equipo de Bayaguana y los logros han sido extraordinarios.
 En una estrecha sala de su vivienda se pueden observar decenas de medallas obtenidas por ella en diferentes eventos deportivos.
El pasado viernes, al regreso al país junto a la delegación dominicana que participó en Barranquilla, en el mismo aeropuerto ella recibió la buena noticia: el Gobierno le construírá una vivienda.  Mayobanex Escotto, director del INVI, dijo que ubicarán un solar para proceder en tal sentido en la propia Bayaguana.  En iguales términos habló el Ministro de Deportes Danilo Díaz.  
La madre de Estefanía,  Mireya Soriano Javier, nació en la comunidad rural del Pomito de Carabela, de aquí, y se dedica a los quehaceres domésticos.
La cotidianidad de Estefanía transcurre con muchas dificultades. El rancho de madera es de apenas dos habitaciones y por ello muchas de las labores domésticas se realizan al aire libre, en el patio.
“Siempre hemos vivido aquí confiados en que podemos mejorar nuestras condiciones. Mi madre hace algunas actividades para lograr parte del sustento de nuestra familia y ya nosotros podemos aportar algo para subsistir”, comenta “Alondra”, como le dicen sus más cercanos.
Ella siempre pensó en su hijo, puso todo el interés de obtener buenos resultados para mejorar las condiciones de su vástago y de su madre, ya que su padre desde muy pequeña la abandonó.
En la actualidad cursa el cuarto curso del bachillerato y se propone estudiar Ciencias Sociales en la universidad, siempre y cuando logre las facilidades necesarias.
“Tengo gran interés por ir a la universidad y ser una profesional destacada. Quiera Dios que ahora las autoridades olímpicas y el propio Gobierno puedan ofrecerme las facilidades de continuar desarrollándome y, sobre todo, cursar mi carrera profesional”,
Su versión
En República Dominicana no es nada nuevo ver a muchos adolescentes acoger algún deporte como carrera para salir de la pobreza.
Se puede ver en los diversos complejos deportivos o cualquier espacio, especialmente en el béisbol.
En el caso de Estefanía escogió el judo, deporte que le catapultó al subir a los más alto del podium de la categoría de los 54 kilogramos en los Juegos de Barranquilla.
Fue conmovedor ver a esta pequeña de estatura, pero gigante de corazón, con sus ojos humedecidos de la emoción levantar su brazo derecho en señal de triunfo.
Frente al público que la aplaudía, ahí estaba el Ministro de Deportes, Danilo Díaz, también el presidente del Comité Olímpico Dominicano, Luis Mejía Oviedno, quienes le entregaron el premio como testimonio de su hazaña. Poco después ella relataba su historia.
“No tengo más nada que los 4 mil pesos que gano en el Parni (Programa de Apoyo a los Atletas de Alto Rendimiento y Nuevos Valores)”, dijo que Soriano, quien debe mantener a su madre y sus otros cuatro hermanos, además de su niño Enzo, de apenas un año y nueve meses.
“Es una situación muy difícil, muy difícil”, insiste la atleta que también habla de las vicisitudes que ha vivido “para llegar hasta aquí”.
Ha estado a punto de dejar el judo, “pero no puedo, porque de esto es que vivimos”.
SUEÑO
Desde muy niña, a sus 6 o 7 años, Estefanía se le escapaba a su madre, recuerda, para irse a practicar judo con su hermano Carlos (Soriano) quien también practicaba judo. . Ahora sueña con que su esfuerzo sea premiado de alguna forma.
El Ministerio de Deportes ha ofrecido otorgar un salario en el Parni de no menos de 20 mil pesos a todo atleta que gane medalla de oro, Estefanía está muy contenta por ello, además recibirá un premios especial, según anunció el Ministro de Deportes, Danilo Día Vizcaíno. “Lo que más deseo es tener una casa o un apartamento para vivir con mi mamá, mis hermanos y mi hijo”, dijo llorando y muy compungida.
Tratando de secar sus lágrimas dijo entre sollozos “he trabajado duro, día a día para llegar hasta aquí, sabía que podía lograrlo y hoy estoy muy contenta y emocionada”. “¿Y ahora qué?”, pregunta, para luego irse en lágrimas

Share on Google Plus

About SFM News

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario